Devaluación. Y dólares para todos y todas

fantasma-de-cantervilleSigo pensando, como dije el mismo día en el blog, que esta devaluación – o «corrección en el tipo de cambio», como dice mi amigo Artemio López – es el «sinceramiento» de una realidad económica resultado de decisiones que se tomaron, y de algunas que se dejaron de tomar, desde hace por lo menos seis años. Y, por supuesto, de la estructura productiva argentina. Sobre todo eso, se ha escrito y debatido mucho, por economistas de buen nivel teórico, y hasta por quienes tenían experiencia práctica de gestión, con distintas ideologías. Si quieren algunos pantallazos, de divulgación, cliqueen en la categoría economía del blog. Para algo más técnico, pero siempre accesible al lego que está dispuesto a esforzarse un poquito, recomiendo Finanzas Públicas, Estructura Desequilibrada (yo también tengo mi ideología, cómo no) y Economista Serial Crónico (para no exagerar).

En cuanto a esta devaluación en sí, es demasiado pronto para evaluarla. Lo que se nota en la ausencia de análisis en profundidad en la blogosfera (igual, el tucumano Ricardo hace un resumen muy bueno), y en la pobreza de las declaraciones de los voceros oficialistas y opositores. Como todos tienen asesores que saben de economía, está claro que nadie está en condiciones de hacer predicciones más o menos razonables.

Atención: estoy hablando del manejo, o desmanejo, de las consecuencias de la devaluación, la tarea fundamental del gobierno. Que va a producir un salto en los precios, parecido y mayor al que se produjo en diciembre, eso lo podemos predecir con seguridad, porque ya está ocurriendo (en rubros distintos. El del mes pasado fue sobre todo en alimentos. Ahora empieza con los electrodomésticos. Si visitan alguna casa importante – por ejemplo Rodó, donde compré ayer – verán que las etiquetas con los precios están arrancadas. Natural: todo se fabrica en China; algunos, se ensamblan acá).

Que, a la larga, no se va a producir una modificación importante en las relaciones de precios entre los factores de la economía, también lo podemos predecir, porque tenemos la experiencia de tres décadas de devaluaciones más o menos continuas, antes de 1991. Ni siquiera la Gran Devaluación del 2002, después de 10 años de Convertibilidad, logró cambios permanentes, como lo estamos comprobando.

¿Por qué entonces se permitió la devaluación, se preguntará algún lector inocente, si queda? ¿El gobierno quería favorecer en esta ocasión a los productores rurales de la pampa húmeda, en su mayoría enconados opositores, a los de los cultivos regionales, algunos oficialistas y otros no, y, en general, a todos los que tienen stock para exportar, incluyendo tal vez Cargill, Bunge y Dreyfus?

No lo creo. En mi opinión, lo hizo porque no tuvo otro remedio. En general, esa es la razón por la que todos los gobiernos, en todos los países, aceptan devaluar: porque ya no pueden sostener el valor de su moneda. Ningún Estado quiere recibir menos bienes por los billetes que él mismo emite, pero a veces tiene que aceptarlo. Recordaba en ese posteo del jueves que le pasó a Inglaterra tres veces, en la Gran Depresión, en 1967 y en 1992, para dar un ejemplo.

Son los costos de la inflación – aunque no sea nac&pop, parece, hablar de esos temas – y/o de la falta de competitividad. Peor es no poder devaluar cuando eso sucede, por estar atado a una moneda ajena, como nos pasó a nosotros a fines de los ´90 y a algunos países europeos ahora.

Pero, como dije, es temprano para profundizar en el análisis de cómo se va manejar esta devaluación en particular, y no soy yo el que tengo las herramientas técnicas para hacerlo. Creo, sí, que puedo aportar algunas observaciones, sobre el manejo político.

Por ahora, el asunto es una lucha de discursos. En esto, el gobierno nacional corre con una gran desventaja: el «relato» populista – que ha elegido deliberadamente – no sólo necesita que sea una historia de Buenos contra Malos, sino que además da un valor desmedido a la pelea del momento, que se cuenta como la Gran Batalla donde se enfrentan esos dos bandos. Entonces, tiene que retroceder en chancletas. Como decía un comentarista «Antes de ayer la devaluación era un golpe de mercado y hoy “el tipo de cambio se encuentra alineado con el programa económico del gobierno” «.

Que Página 12, el vocero intelectual del centro izquierda oficialista y criatura amada del Sr. Fernando Sokolowicz, haya dedicado su nota de tapa del día siguiente a la devaluación al cambio de grilla de los canales de Cablevisión, es revelador… y patético. Hay también un malestar en parte de la militancia K, pero también es temprano para saber si va a tener expresión política o no. Lo que sí se puede decir – hay consenso de la mayoría de los oficialistas en eso – es que el gobierno debe encarar la comunicación como un tema estratégico. Además de la gestión, claro.

Porque el punto decisivo será cómo se maneja la recomposición salarial y de las jubilaciones frente al salto inflacionario, a lo que hace referencia ese posteo de Artemio que enlacé arriba. No todos los argentinos, por cierto, son empresarios, trabajadores con convenio o jubilados. Pero estos últimos dos grupos son lo bastante numerosos para que el nivel de la actividad económica, por ende también los ingresos de los que no lo son, dependa de ellos. De aquí a marzo, será la prueba de fuego.

La oposición la tiene más fácil, en apariencia: sólo necesita repetir que todo lo que hace el gobierno está mal, es corrupto y/o torpe. Puede omitir en el juicio comparar ésta, por ejemplo, con la devaluación que acompañó a la salida de la tablita de Martínez de Hoz, la del final del Plan Primavera de Alfonsín, o como se manejó la de 2002 (donde estuvieron hoy opositores y hoy oficialistas, pero esa es otra historia). Después de todo, su tarea no es gobernar sino oponerse.

Ahora, … eso es así por un plazo muy corto. En pocos meses, se hará visible que en la oposición hay distintos proyectos políticos, cada uno con la necesidad de convencer a los votantes que es el que puede gobernar mejor. Que no es una tarea sencilla, lo demostraron los resultados del año 2011.

Pueden apostar, lo están haciendo, a que el humor social contra el gobierno, si se mantiene y extiende. les facilite la tarea. Pero no le da «chapa» de gobernante. La trayectoria de la Dra. Carrió es elocuente al respecto.

Me interesa señalar en ese plano una muestra de la capacidad de reacción de este gobierno, a la que hago mención en el título, y en el bonito video de arriba donde aparece esa extraña pareja: Jorge Capitanich y Axel Kicillof. Donde anuncian que «autorizan a personas físicas a comprar divisas para fines de atesoramiento y bajan a 20% el anticipo del impuesto a las Ganancias«.

Sobre esta medida en sí, y la forma – hasta ahora muy confusa – en que se va a implentar – voy a escribir más adelante. (Por ahora, me arriesgo con una predicción: el lunes no pasará mucho; y seguirá habiendo – al menos hasta que no se tomen otras medidas – un dólar «blue», cuyo precio estará entre $ 11.- y $ 13.-).

Puedo estar muy equivocado, pero ese no es el punto. Frente a una situación que es una derrota simbólica, el gobierno, mientras sus voceros todavía repiten pavadas, se da cuenta que debe producir hechos. Pueden ser acertados, o no; pueden significar – creo que es así – aceptar una realidad que no es la que se pretendía. Pero muestran la condición básica de un gobierno: Asumir la realidad, y gobernar. Sonará sectario, pero tengo que decir que es una cualidad peronista.

24 Responses to Devaluación. Y dólares para todos y todas

  1. Elías dice:

    El gobierno ha asumido que gran parte de lo que se venía sosteniendo en cuanto a distribución de ingresos era una ficción. Muchas de las cifras que se usaban para comparar el país con otros para colocarlo como cabeza de lista se han «corregido» instantáneamente. Parece haber comprendido que con buenas intenciones no alcanza. Seguramente muchos sindicatos reclamarán recuperar lo que la devaluación les frustró a sus agremiados, así como también supermercadistas, etc. El problema es que todo no se puede, y si se vuelve al mismo nivel de ingresos anterior de la devaluación para todos y todsa, vamos a estar en la misma, con la diferencia de una devaluación previa y menos reservas aún. No hay manera de aumentar los ingresos de los argentinos sin aumentar el producto de los argentinos. Para eso hay que «redistribuir» los recursos, pero no para darle más a los que menos tienen, sino a los que más producen. Y a los que no tienen incentivarlos a producir antes que a pedir.

  2. Creo que tomaron el camino de la devaluación ya que los diferentes métodos que intentaron llevar adelante para reducir la brecha no funcionaron. O lo hicieron, pero por un lapso corto de tiempo. No pueden seguir vendiendo dólares ni haciendo bajar el dólar MEP infinitamente, ya que tendrá efectos en la composición de cartera de ANSES, por ejemplo.
    El tema es cómo seguirá esto. No creo que se puedan hacer muchas compras en dólares a partir del lunes, probablemente el sistema se sature o no esté listo todavía. Pero lo que es seguro es que los empresarios y supermercadistas ya arrancaron a remarcar precios. Sacando los «Precios cuidados», el resto está imposible.
    Y las avivadas con los electrodomésticos ya fueron bastante comentadas en las páginas de los diarios.
    Habrá que ver qué elementos existen para frenar la distribución regresiva del ingreso que introduce la devaluación. Las retenciones podrían ser una manera para generar esto y, a la vez, incentivar las cosechas de maíz, trigo y demás cultivos que pertenecen a la canasta básica, en desmedro de la soja.

  3. victorlustig dice:

    al pasar, a veces creo sinceramente que lo importante para mucha parte de este gobierno es la tapa de pagina, algo asi como Tony

  4. oti dice:

    Era obvio que el $ se iba a depreciar, todos sabían que iba a pasar eso.

    Pero vos sabes, Abel, que en el llamado «mercado» hay muchos sesgos. Los especuladores saben que tienen una oportunidad para sacar una ventaja cuando el contrario produzca su movimiento.

    No es lo mismo que el U$S quede en $ 8 que en 13 o 14.

    Si el objetivo del gobierno era que quede en 8, se cumple.

    El tema de cómo impacta esto en los bolsillos de la gente común, veremos. Yo creo que el gobierno va a implementar varios mecanismos compensadores, en las paritarias, jubilaciones, etc.

    A mi me parece que, a fin de año, el impacto va a ser neutro.

    Si la estrategia del gobierno es correcta, es menos probable que un error táctico o de coyuntura lo haga sucumbir.

    El gobierno va a apostar a profundizar la inversión en infraestructura y esto va a condicionar las expectativas de todos los actores económicos.

    El futuro gobierno tendrá muy poco margen para cambiar la orientación, porque en las condiciones actuales, un cambio de orientación supone pérdidas de puestos de trabajo y salario real, lo que ocasionaría protestas sociales muy difíciles de manejar, a no ser que haya un engañapichanga para las masas, como en la década del ’90, pero lo veo muy difícil eso.

    El gobierno no se va a bajar del tren, va a afrontar todo lo que tenga que afrontar, pero arriba de este tren y en la dirección que va.

    Como esa dirección es potencialmente peligrosa para algunos intereses minoritarios y muy poderosos, lo van a querer hacer sucumbir, aprovechándose de los problemas que se producen en cualquier camino elegido.

    El relato de «buenos» y «malos» es un síntoma y se monta sobre algo objetivo: que hay intereses que son contradictorios, hay grandes grupos de población que los favorece o no ciertas tendencias y pequeños grupos que los favorecen o no otras tendencias. Tendencialmente, casi nunca coinciden entre los grandes grupos populares y los pequeños grupos oligárquicos. De ahí que no se puede gobernar sin tensiones y presiones. Puede haber coincidencias coyunturales, por ej., si una crisis te pega y te daña, los intereses oligárquicos no ponen objeciones en que te cures de las heridas que te ocasionaron. Pero las objeciones empiezan cuando no querés limitarte a curar heridas sino a aspirar a una salud más fuerte. Esta es la diferencia del proceso que representaba NK -en el que no había relato de buenos y malos por lo menos al modo de como sí lo hubo después-, del que representa CFK, no porque cada uno haya querido cosas distintas, sino porque el proceso en que se encontraba NK era distinto al que se encuentra CFK ahora.

    Cuando los grupos oligárquicos son los que tienen el control del gobierno y del Estado, el modelo que imponen, implosiona solito, sin que los actores sometidos, es decir, los sectores populares, lo socaven desde adentro porque no pueden, no tienen los medios de hacerlo. Sí pueden protestar y manifestar su disconformidad por los problemas que provoca ese modelo y su implosión, pero esos serían síntomas de la crisis de ese modelo, no que esas manifestaciones en su contra lo hicieran sucumbir.

    Pero, cuando son los sectores populares, los que tienen alguna influencia en el gobierno y éste puede realizar intervenciones en el Estado dominado por los grupos oligárquicos, el modelo que intentan imponer, puede ser socavado por los intereses oligárquicos (que sí cuentan con medios como para hacerlo) que ven menguado su control por aquella influencia.

    Por lo tanto, cuando la combinación gobernante tiende a expresar los intereses de grandes conjuntos populares, tiene un doble desafío: no sucumbir por errores tácticos o estratégicos propios, por un lado, y neutralizar la estrategia y táctica de socavamiento que hacen los intereses minoritarios ajenos, por otro.

    La historia ilustra en Argentina que, cuando triunfan estos intereses minoritarios es porque logran imponer por la fuerza su propia estrategia o porque logran que los errores o dificultades por las que atraviesa la fuerza contraria en el gobierno se convierten en el pretexto para implementar (sin la fuerza) el modelo contrario.

    Cada uno disputa las bases del otro. Cuando van ganando los sectores populares los sectores minoritarios desde el punto de vista económico, también lo son desde el punto de vista político. Pero, cuando van ganando los sectores minoritarios desde el punto de vista económico, dejan de ser minoritarios, políticamente hablando.

    Estas son las razones objetivas del relato simplista de “buenos y malos”, no es meramente un invento para engrupir a la gente, obedece a una lógica en la que se desenvuelven voluntades que se contraponen. Y tampoco tiene nada que ver con un sesgo conspirativo. Es la forma, a nivel discursivo, en que se manifiesta esa lógica de lucha que subyace.

    Por ej., sería totalmente absurdo que los voceros de las clases dominantes como Clarín o Nación, por ej., digan que el gobierno “conspira” contra sus intereses (lo cual es verdad, pero no porque sea malvado, sino porque es la consecuencia de representar otros intereses que no son ésos).

    Pero lo inverso, que es estrictamente verdadero (que esos voceros “conspiran” contra el gobierno, no por malvados sino porque tienen que promover sus propios intereses a expensas de los de los demás), obviamente que no puede ser presentado de esa forma, porque serían señalados como los representantes del demonio sobre la Tierra, y solo un grupito de fanáticos leería esos diarios, en lugar de los cientos de miles que los leen.

    Por lo tanto, las formas que adopten los “relatos” no se pueden separar de la realidad subyacente de la que forman parte. Por eso no se puede ser neutral, por más que uno se empecine en tratar de no caer en ningún desfasaje o exageración discursiva de un bando u otro bando.

    Los relatos oficialistas u opositores, reflejan, en su crudeza, sincera o insincera, la crudeza oculta que le subyace.

  5. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Abrí la página web de Página 12 y la tapa que muestra hoy (25 de enero) es «Luz verde para el dólar blanco». Si te referís al viernes, es otra cosa, aunque nada obliga a mostrarlo en primera plana si la idea es tomar todos los elementos y luego analizarlo.

    Después de todo, Página es un diario político, no uno financiero.

    Personalmente, celebro que esta sacudida del avispero ayude a discutir el tema. Creo que los argentinos queremos demasiadas cosas contradictorias (pleno empleo con libre importación, dólares baratos para viajar y/o depositar en el exterior con impuestos bajos y arcas fiscales llenas, subsidios propios por doquier y nula intervención estatal en el propio sector) y estas sacudidas ayudan para darnos cuenta que no podemos tener la chancha, los 20 chanchitos y la máquina de hacer chorizos la mismo tiempo.

    El gobierno puede sacar mucho provecho de las contradicciones de los opositores con este tema, así como Dominguez en su momento supo habilmente separar a la SRA de muchos pequeños productores agropecuarios aprovechando la scontradicciones del rechazo de la 125 en el mismo seno del sector.

    Saludos,

    Andrés

  6. MAGAM dice:

    Espero que entienda el gobierno que hace falta una serie de medidas.

    Yo ya medio les perdi la confianza, pero les sigo prendiendo velas.

    Esta inflación es la convencional y es mala, y los mas pobres van a perder más si no la detienen.

  7. Vea yo no conspiro contra nadie,ya no tengo edad pero hace 7 años que escribo y digo sin tapujos que hay que sacarlo.Es mi derecho,todavia…
    Arrivillaga.

  8. Alcides Acevedo dice:

    Ahá… yo le pongo una ficha a Cristina y su capacidad de reacción… sin ir más lejos mientras Kachillof y Kapitanich anunciaban que el Lunes los sistemas de AFIP van a estar caídos e inaccesibles (¿no habían anunciado antes un mecanismo esotérico de compra de dólares con autorización vía clave fiscal que fracasó rotundamente?)… la señora adelanta su viaje a CUBA previo a una trascendental cumbre multilateral de países Nac&Pop ¿habrá ido a pedirle al inmortal Fidel que nos devuelva los miles de millones de dólares que nos debe hace más de 30 años?… los necesitamos…. y mucho.

  9. Mariano T. dice:

    No se entiende ( o lal vez si) porqué desde las usinas del gobierno insisten tanto con la soja que falta exportar (un 15% remanente de la cosecha) y al mismo tiempo impiden que se exporten los 2,5 o 3 millones de toneladas de trigo excedente por sobre el consumo interno. Brasil las esta esperando, sino comprará en EEUU, los productores estan más que dispuestos a venderlas, y no habría repercusión en el mercado interno. Puros caprichos, después quiere que les den una mano.
    En un radio de 200 km de Mar del plata (y 400 si vamos al oeste o sudoeste), hay cientos de bolsones de trigo, algunos de cebada, y dudo que haya alguno de soja o maíz. Por ahora nadie acepta descuentos sobre el precio FAS teórico, pero los compradores saben que muchos van a necesitar vender pronto. De yapa, el Banco Nación canceló todas sus líneas (incluso renovaciones) para productores agrícolas.

  10. Gerardo josé González dice:

    Quien frecuente este blog sabe que soy opositor enconado a este gobierno que nos vino de la Patagonia y de mala mano de Duhalde.
    Pero como político y como persona debo reconocer que en esta se jugaron y dejaron de patinar, que es lo que le gusta a Cristina.
    Bien dice Abel que debemos esperar la semana próxima, y agregaría que todo febrero.
    La Nación se inclina levemente por calificarla de una jugada para ganar tiempo.
    Con el dólar pasó, en menos tiempo, lo mismo que con la electricidad. Parches, segundos parches, terceros parches, uno encima del otro, como en cámara de bicicleta de pobre.
    ¿Cómo es posible, en un país como el nuestro, no se le haya ofrecido a la gente ahorrar en dólares con un interés del 5% anual?
    ¿O en 30% en pesos?
    La clase media alta corrió a comprar Audi, porque estaban baratos!!!
    Calcularon muy mal los desincentivos al turismo externo, y la gente viajó y tarjeteó al máximo que pudo.
    ¿Así que la maldita Shell fue autorizada a girar ganancias a su matriz por el BCRA? ¿Cómo ocurrió eso?
    ¿Es en serio que le venderán dólares para guardar a quien pueda comprarlos? Si sí, desaparece el parelelo. Si no, salta a 18 a fin de la semana.
    Que Lorenzino haya sido ministro de Economía tanto tiempo revela de CFK no tiene idea de estos asuntos.
    Nadie podrá decir que Kisy no tiene pelotas. Pero en su puesto se requiere además cerebro.
    Estamos con un atraso de TRES años. Es mucho.

  11. Juan Salinas dice:

    Esto reenviándole la nota a compañeros pero… ¿qué tiene que ver Szpolsky con Página 12?

  12. Abel B. dice:

    Disculpas a los lectores, y gracias por señalarlo, Juan. Me confundí de estante en mi archivo mental. La referencia, casual, era a Fernando Sokolowicz,que además no estoy seguro si sigue siendo el dueño. Ya estoy corrigiendo el posteo.

  13. Abel B. dice:

    Andrés, abra la página web de Página 12, cliquee en «Ediciones Anteriores», y elija la de ayer viernes 24 de enero.

    No es importante. Lo elegí como un ejemplo del desconcierto y la falta de respuesta que aqueja a una parte de la militancia K. Y eso sí es importante, políticamente.

  14. Mauro A. dice:

    che, puro capricho!, no era que el año pasado faltaba trigo y que por eso subieron el valor de la harina?, bah… pregunto por que eso me dijo el panadero de la esquina, que lo escucha a mario pereyra mas seguido que yo, asi que seguro la tiene clara.

  15. Mauro A. dice:

    Estaba por escribir lo único inteligente que le escuche decir al chanta de Tomas Bulat que dijo que la pelea Clarin vs. Gobierno nos ha costado muy cara a todos cuando justo veo que en tu nota deslizas que la pelea tonta sigue en pie. Que Pagina hable de la grilla, dandole mas importancia a eso que a la devaluación, es una muestra mas. Y que los comerciantes de electrodomésticos remarquen inmediatamente al 25% despues de la devaluacion, es una muestra del daño que nos hace esta pelea, por que en definita, ya cualquiera pone los precios que se les canta, total «la gente», como tonta, convalida el discurso de que «la inflacion» es cualquiera que se le ocurra a cualquier gil, asi que hay que aceptar que pongan el precio que se le cante.

    El único gobierno que va a poder pasar a la posteridad como el mejor gobierno de la argentina, va a ser el que logre cambiarnos la cabeza a los argentinos y logre neutralizar los discursos absurdos que conspiran contra nuestros propios intereses.

    Lo que mas me preocupa de esta medida es que pensaba que despues de la extorsión que hicieron los canas hace un mes para lograr aumentos exageradisimos, las próximas paritarias iban a ser mas medidas que años anteriores, por que la sociedad se había cansado de la extorsión gremial. Sin embargo, ahora, despues de esta devaluacion, los gremios van a arrancar en un 45% (25% de inflación by clarin + 20% devaluación). A eso sumale que en marzo se van a empezar a pagar los aumentos a los canas. Va a estar durisimo… Si el gobierno logra mantener las variables despues de esa, no lo bajan mas…

  16. casiopea dice:

    Perdón, Abel, si hay que retroceder en chancletas cuando se estuvo avanzando con aires de taita, y si ahora hay que «reconocer la realidad» que les da la razón a los que han venido denunciando el daño que hicieron la «pesificación», el «blanqueo», los «controles de precios», el «desendeudamiento», la «sustitución de importaciones» y otros bolazos que nos han embutido estos últimos años, ¿eso es una virtud peronista? Si es así, espero que el electorado haya aprendido la lección, pero no la aprendió ni con Menem así que ya sé que es demasiado pedir. Es un poco perverso pretender que se mire el lado positivo cuando tantos van a vivir en carne propia el lado oscuro de las medidas que ahora toman como adolescentes chinchudos, cuando los adultos sabemos muy bien que no estaríamos en este brete si no hubiesen tenido tanto viento en la camiseta hace 5 años, cuando el «modelo» empezó a hacer agua. Y también es loco pretender que no se lamente el tiempo perdido y la oportunidad desaprovechada. Pueden pasar otros 100 años antes de que volvamos a tener términos de intercambio como los que tuvimos en la última década, ¿y qué nos queda? 29.000 millones de reservas que hay que devaluar para que no se vacíen del todo, déficit fiscal, inflación e infraestructura decrépita. Eso es la realidad.

  17. Sergio Robles dice:

    A esta altura de la soiree algo resulta innegable: El kirchnerismo vino, a designio o por ineptitud, qué mas da; a terminar la tarea inconclusa de los noventa: dolarizar de una buena vez y por todas la economía.

    Primero fueron los inmuebles (era Rodrigo); luego los bienes durables (Cavallo II) y hoy (literalmente hoy) hasta los panes de manteca.

    Aleluya: Cristina sin prisa, pero sin pausa, extingue la posibilidad de remunerar (léase defraudar) a unos en pesos y a otros gratificarlos con dólares. O lo que es lo mismo que unos sigan siendo periódicamente estafados en beneficio de una cada vez más intensa minoría de beneficiados.

    Todos harán sus cálculos en base al mismo metro (de cien centímetros para todos). Muerto el peso se acabó la rabia.

    Avanti morocha.

  18. No es fácil hacer pronósticos sobre la situación económica, no solamente por lo difícil que siempre ha sido en ese campo, sino también por una notoria «ausencia» referente a los planes del gobierno en esta materia.
    Como a tres importantes funcionarios actuales le caben las generales de la ley en esa omisión, nada mejor que citarlos, para aclarar el tema, casi pudiendo recomendarles:
    «Zapatero(s) a tus zapatos»:
    «A casi un año de asumir Néstor Kirchner la presidencia hay un hecho incuestionable: el gobierno no presentó públicamente el programa económico para su gestión. Sin embargo, a partir de las múltiples declaraciones del Presidente y del ministro de Economía, Sr. Lavagna1 es posible reconstruir los lineamientos centrales de la agenda económica del gobierno, pese a que ES INDUDABLE QUE LA AUSENCIA DE UN PLAN MANIFIESTO Y TEÓRICAMENTE FUNDAMENTADO DIFICULTA LA DISCUSIÓN SOBRE LA VIABILIDAD Y LOS ALCANCES DE LA POLÍTICA ECONÓMICA VIGENTE.».
    http://www.iade.org.ar/modules/noticias/article.php?storyid=795

  19. oti dice:

    La CGT se guía por la canasta de supermercados. Si la devaluación no impacta en eso, no creo que sea tan dura la negociación en las paritarias.

  20. Mauro A. dice:

    Cuál CGT?, la de Moyano?, la de Barrionuevo, o la de Calo?.

    De todos modos, cómo nadie releva la «canasta de supermercados», pueden decir que esta aumento un 10%, o un 200%, y, si tiene repercusión mediática, se avala el valor que quieran. Si hasta antes de que hubiera el aumento de diciembre decían que la inflación era del 20%, no me sorprendo de que pidan cerca del 40%.

    Pero mas alla de eso, hay dos cosas que, al menos a mi, me preocupan. Primero: que la CGT no es cabeza de lanza de las paritarias: algunos sindicatos piden mas, y otros menos, con tantas CGT’s, no son parámetro ya. Segundo: los sindicatos usan cualquier argumento para pedir aumentos (y me parece muy bien, ese es su rol como sindicatos), asi que hay que sumar la devaluacion por mas que todavía no haya impactado en los precios, no se van a sonrojar en hacerlo. El problema no es que pidan mas, sino que automáticamente, la patronal, traslada ese aumento de costos a sus precios, y la rueda sigue. Creo que hasta que no haya madurez en los distintos sectores (estado, patronal, y sindicatos) y se den cuenta que estan corriendo atras de la zanahoria, esto va a seguir mas o menos igual.

  21. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Quizás sea adecuado buscar un poco de contexto estratégico.

    Viento de frente
    Y no solamente en la Cuenca del Plata.

    Título de una nota en el NYT edición de ayer: «Los cambios económicos en los Estados Unidos y China, azotan los mercados» => http://tw.gs/Rcz5Ca

    «El ascenso de los países en desarrollo durante la última década ha sido alimentada por dos tendencias mundiales: el crecimiento constante de China y la buena disposición de la Reserva Federal para estimular la economía.
    Ahora, con ambas tendencias comenzando a retirarse, los inversionistas están saliendo de mercados tan alejados como Buenos Aires, Estambul y Pekín, con efectos que se extienden al resto del mundo».

    ¿ En qué proporción se aplica a nosotros ?

    Una buena nave, un buen timonel y una buena tripulación
    – Si es una buena nave navegará en condiciones menos favorables;
    – La calidad de los dirigentes en el comando se prueba en la adversidad; vale para hoy y también para dentro de 2 años.
    – La tripulación continua dispuesta a afrontar el rumbo y las misiones que le quieran asignar sus dirigentes, los que se ponen a la cabeza, sabiendo que «el camino se extiende por varias generaciones futuras».

    Saludos

  22. Mariano T. dice:

    Si un año exportan de más, no se compensa exportando de menos el otro año. En 2012, dijeron que en 2013 iban a exportar 5 MT y cobraron las retenciones por adelantado. Al final solo dejaron embarcar 3, pero no previeron que había ql menos 1 MT con pésima calidad.

  23. […] lo que yo podía decir, constructivamente, sobre esta devaluación del jueves ya lo dije aquí y aquí. Lo que sigue depende en parte de la muñeca del gobierno. Y, claro, de la Realidad, que es un […]

  24. Mariano T. dice:

    Kicillof arrancó en octubre con ganas de devaluar. De hecho todos sabían que era inevitable y se venía tarde o temprano.
    Pero lo que fue absurdo fue pretender hacerlo en cuotas (Rodrigazo en cuotas decían). Una tasa de devaluación superior a la de interés es insostenible, y además el mercado siempre se anticipa a estas historias de final conocido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: