Después del acuerdo EE.UU.-Irán

obama rohani

Sobre el asunto ya subí un breve posteo, aquí (donde además recordé el 40° aniversario de otro acuerdo sorpresivo, EE.UU.-China). Y no es que haya muchos más datos duros que los que señalé. Ni los habrá, hasta que nos los traiga, con sus modales descomedidos de siempre, la Señora Realidad.

Pero es, posiblemente, un hecho decisivo, de los que marcan rumbos. Corresponde que reflexionemos sobre él, porque podría cambiar situaciones complejas en el único planeta que habitamos. Además, para ser franco, estoy un poco desanimado por los pocos comentarios agudos que ha merecido en la blogosfera y en los medios en general (aparte de una reacción muy local y partidista “Zafamos! El Memorándum de Entendimiento no parece tan descolgado!”).

La verdad, lamento que la Presidente, que decidió que se necesitaba una Jefatura de Gabinete y un Ministerio de Economía, todavía no encontró necesario un Ministerio de Relaciones Exteriores. No para el Medio Oriente; para el MERCOSUR y la UNASUR. Pero ese es otro tema.

Por ahora, me parece interesante acercar análisis lúcidos sobre el asunto. Desde diversos puntos de vista. Ayer recibí uno de Stratfor, la “C.I.A. privada” a la que me referí bastantes veces en el blog (pueden encontrarlas en el Buscador).

Es cierto que Stratfor no previó este acuerdo hasta que era inminente. Todavía en la introducción a este artículo dice que “era impensable para mucha gente por muchos años“. Entre otros, ellos mismos. Lo que muestra que no todos los kissingerianos tienen la imaginación histórica del Dr. K original.

No importa. Es una apreciación realista de los desarrollos posibles. Desde la óptica de Washington, por supuesto, que es uno de los actores decisivos, después de todo. Traduje lo sustancial, y, como es un poco largo, lo dividí en dos partes: la primera, que trata sobre las políticas de Irán, la situación en el mundo árabe y las acciones de EE.UU. y sus aliados de la Unión Europea, la copio abajo. La segunda, que versa sobre los actores regionales, la subiré el fin de semana. Los que se manejen bien con el inglés, pueden leerlo completo aquí.

Los próximos pasos en el acuerdo EE.UU-Irán

… Es un acuerdo preliminar, y ambas partes se enfrentan a meses de trabajo para vencer la oposición interna, construir mecanismos convincentes para garantizar el cumplimiento y desarmar las sanciones globales.

Esa es la parte fácil. Más difícil será el proceso para reestructurar las relaciones bilaterales, mientras que prácticamente todos los jugadores regionales en el Medio Oriente buscan la manera de hacer frente a un Irán que ya no está trabado geopolíticamente.

Análisis

… Habrá eventos disruptivos en el camino, pero es poco probable que derriben el proceso de normalización. Ambas partes lo necesitan. Los riesgos reales son para el equilibrio de poder en el Medio Oriente.

Irán está más interesado en mejorar su posicionamiento geopolítico a través de medios convencionales. Mientras tanto, Estados Unidos quiere aprovechar las relaciones con Irán para hacer más fácil implementar sus políticas en la región en una época de turbulencias. Al contrario de lo que se afirma en la mayor parte del discurso público, la administración Obama no está facilitando un Irán nuclear.

Washington y el Medio Oriente

Los Estados Unidos están dispuestos a aceptar que Irán va a consolidar gran parte de la influencia que ha acumulado a lo largo de los 12 años transcurridos desde los atentados del 11 de septiembre (recuerda el bloguero: atribuidos a sus enemigos sunitas). Desde el punto de vista de los iraníes, ya habrían alcanzado los límites de cuánto podían aprovechar la guerra de EE.UU. contra los islamistas sunitas militantes. Las sanciones amenazaban con socavar los logros que la república islámica había hecho. Así llegó el momento que Irán lograra a través de la moderación geopolítica lo que ya no era posible a través de una política exterior radical.

Aunque Estados Unidos están preparados para tratar con un Irán rehabilitado a nivel internacional como un actor importante en la región del Gran Oriente Medio, eso no significa que permita a Teherán explotar la oportunidad para ganar un poder desproporcionado. El enfoque estratégico debe ahora pasar de la política nuclear a la necesidad imperiosa que los Estados Unidos balanceen a Irán con otras potencias regionales, especialmente los estados árabes sunitas.

Las turbulencias post- “primavera árabe” en la región han sumido las relaciones árabe -estadounidenses en un estado de incertidumbre por dos razones: En primer lugar, los regímenes autocráticos se han convertido en socios poco fiables; en segundo lugar, la región está viendo el surgimiento de fuerzas radicales islamistas suníes.

Un Irán rehabilitado, junto con sus aliados y satélites radicales chiitas, se contrapone al radicalismo suní. Todas las estrategias tienen consecuencias no planeadas. Un Irán geopolíticamente desencadenado, debilita las alianzas estadounidenses en la región, que tienen décadas de antigüedad. Estas incluyen a Turquía, Israel y los Estados árabes (los que han sobrevivido al caos regional causado por la agitación popular contra sus autocracias, como Arabia Saudita, Egipto y otros).

Washington no es el único actor que anticipa un cambio en sus ambiciones regionales. Francia desafió inicialmente los primeros intentos de un acuerdo entre EE.UU. e Irán, poniendo mayor presión sobre los iraníes – para el disfrute de potencias regionales como Israel y Arabia Saudita. Aunque París presiente al Medio Oriente – en concreto a las monarquías suníes del Golfo Pérsico – como un mercado potencial más grande para sus empresas de energía y exportadores de armas, Francia tiene mucho que perder para oponerse frontalmente a un acuerdo entre EE.UU. e Irán. Por el contrario, trató de dar forma a las conversaciones y reacciones regionales a favor de sus industrias nacionales.

Alemania y el Reino Unido, los otros poderes de la UE presentes en las conversaciones, tienen la esperanza de obtener una mayor participación para sus empresas de energía y aumentar sus exportaciones a la gran base de consumidores de Irán. Alemania en particular disfrutó de una de las relaciones comerciales mayores con ese país fuera del campo de la energía, antes que el programa de sanciones más reciente se pusiera en vigor”.

6 Responses to Después del acuerdo EE.UU.-Irán

  1. Capitán Yáñez dice:

    Creer o reventar: Lord Palmerston (aquel de “Inglaterra no tiene amigos eternos ni enemigos perpetuos, Inglaterra sólo tiene intereses que son eternos y perpetuos”) tenía razón.
    Y vos también con lo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Que, efectivamente, es otro tema (que ya empieza a ser muy preocupante).

  2. victorlustig dice:

    un poco de humor, el irani, no es parecido a Lanata?, si mencionamos el Ministerio de Relaciones Exteriores, es lo unico razonable para decir

  3. ABEL Me parece que los de Stratfor están bastante bien orientados en la manera que interpretan los posibles escenarios futuros si el acuerdo USA-Irán aparece estable. Y que tanto Israel como Saudí Arabia tienen que pensar mejor como acomodarse a la nueva relación de fuerzas. No sabía (lo supe por Stratfor) que los sauditas tienen una apreciable minoría shiita en su territorio.
    De paso: ayer publiqué en mi blog un artículo del Washington Post contando como fue la negociación USA-Irán.
    Eddie

  4. oti dice:

    “Es cierto que Stratfor no previó este acuerdo hasta que era inminente. Todavía en la introducción a este artículo dice que “era impensable para mucha gente por muchos años“. Entre otros, ellos mismos”.

    El cambio de rumbo abrupto vino con el acuerdo Kerry-Lavrov (por iniciativa de Rusia) por lo de Siria, el cual hizo que la Casa Blanca cancelara ataque con 500 misiles que ya había sido ordenado.

    Eso demuestra que los acuerdos no vienen como corolario lógico de un proceso de deliberación más o menos racional, sino que viene como consecuencia -luego de llegar al límite del abismo de la guerra nuclear y balancearse sobre el mismo- de luchas tremendas de facciones y la imposición de una de ellas: la relativamente más cuerda.

    Pero ese cambio abrupto de último momento, deja pedaleando en el aire a los intereses y facciones (fundamentalmente británico-saudíes a través de relaciones HSBC y Bancos Saudíes) que estuvieron financiando al yihadismo y a Al Qaeda, primero en Libia, luego en Siria.

    Basta ver las declaraciones de los príncipes Saudíes y de los israelíes para darse cuenta de lo que piensan ahora ellos sobre USA (su ex-aliado).

    Por lo tanto, estos acuerdos dejan frustrados a gentes muy influyentes a nivel global, los cuales tienen mucha capacidad de daño. Y, para que tengan éxito los acuerdos, va a haber que doblegar a esas gentes.

    Si no entendemos los factores intervinientes como parte de un proceso que hay que saber identificar, los resultados nos van a parecer aleatorios, caóticos, azarosos, porque estaríamos a la espera del último factor que explique la última novedad que ocurre.

    Esto se aplica a la historia también.

    Por ej., la 2ª guerra mundial no empezó el día que Alemania invadió Polonia, porque el proceso que llevó a ella había empezado mucho antes de esa decisión de Hitler.

    Lo ideal es saber ver los procesos mientras ocurren y no con los resultados puestos, porque así se pueden modificar, si es que van para el lado equivocado.

    Y para identificar esos procesos no podemos basarnos en lo que los gobiernos dicen que quieren, porque los gobiernos nunca van a confesar la naturaleza de los intereses que los constriñen y gobiernan.

    Por ej., si nos basamos en lo que decía Obama 1 h. antes del acuerdo con los rusos, hubiéramos concluido que el “interés” de USA era la guerra, porque el gobierno sirio había pasado el límite con el uso de armas químicas. Luego del acuerdo, no se dijo más nada de ese límite, incluso algunos sugirieron que el límite lo pasaron los mismos rebeldes sirios y no el gobierno sirio.

    De lo que se trata es de tratar de desentrañar qué intereses están por detrás del aparente “poder”, el aparente “poder” por quién está dando la cara y por qué, qué es lo que pasa tras bambalinas?. Estas preguntas son las pertinentes. Y solo las podemos responder no por lo que “dicen” los medios de información sino por lo que no dicen, y lo que está “entre líneas” y haciéndonos hipótesis sobre lo que sucede y tratar de imaginar por anticipado qué hechos serían congruentes con esas hipótesis que nos hicimos.

    Siempre va a haber una brecha entre lo que creemos que pasa y lo que pasa, esto es una condición estructural de la realidad misma, que no la podemos dominar a voluntad haciendo que la realidad coincida con nuestras creencias. Pero si las creencias propias se basan en hipótesis y si éstas son congruentes, disminuimos esa brecha y las “creencias” pasan a ser menos “creencias” y más hechos.

    Las creencias son solo una parte de la realidad y, al ser solo una parte de ella, son fácilmente manipulables por los intereses de poder que, también, son una parte de la realidad, y, también, los que representan esos intereses tienen “creencias” sobre lo que pasa. Pero no es lo mismo la creencia de quien pone la noticia en una agencia informativa en comparación de quien la consume.

    El hecho de que todos creen en algo, independientemente del poder que cada creyente tenga, no significa que la realidad esté tan alejada o tan cercana para todos por igual. Solo significa que los creyentes que tienen más poder van a tener más influencia en esa realidad que aquellos que tienen menos poder.

  5. […] posteos pendientes, además de la 2″  parte de Después del acuerdo EE.UU.-Irán pero los nombramientos de ministros, tema coyuntural si los hay, me han distraído tiempo y […]

  6. […] hacer una pausa en la crónica de nuestros problemas, y subir esta segunda parte, muy demorada, de un posteo anterior. La imagen que elegí para ilustrarlo no tiene que ver directamente con su tema, o tal vez sí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: