El «peronismo realmente existente»

leonid-brezhnevLa expresión del título la usé otras veces, respondiendo comentarios, y la expliqué. Pero como la volví a emplear en este posteo, para referirme la estrategia de Daniel Scioli, creo que conviene que vuelva a hacerlo. La capacidad de malinterpretación es infinita.

Ante todo, quiero dejar claro que pienso que el peronismo «es» muchas cosas diferentes (Un hegeliano diría «deviene»). Es la fuerza política, reconocida por propios y extraños por ese nombre, que ocupa el gobierno nacional, de la mayoría de las provincias y de muchísimos municipios.

Es una identidad histórica y cultural, con una iconografía diversa y poderosa.

Es (se decía en los ´70) el movimiento de liberación nacional del pueblo argentino.

Es (se decía en los ´40 y también recientemente) la condensación de la experiencia histórica de Argentina, como parte específica de una realidad iberoamericana que la engloba.

Es el pensamiento de Juan Perón, expuesto en centenares de libros y discursos de su autoría, enriquecido y actualizado por todo lo que aconteció en casi 70 años.

Es (la definición pragmática que prefiero) la suma de los argentinos y argentinas que deciden votar al peronismo.

Todas esas cosas y unas cuantas más son el peronismo «realmente», en el sentido que forman parte de la realidad social que nos rodea.

Ahora, cuando yo y algunos otros usamos la expresión «peronismo realmente existente», usualmente nos referimos al conjunto de los gobernadores, intendentes y dirigentes sindicales que se identifican como peronistas.

Este uso tiene su origen en una expresión «el socialismo realmente existente» o «socialismo real» que se hizo común en los tiempos de Leonid Brézhnev, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, desde 1964 hasta su muerte en 1982.

El camarada Leónidas, un imperialista prudente, gobernó con mano firme pero con relativamente moderada represión – aún la Primavera de Praga fue aplastada sin las tradicionales masacres – el largo otoño de la URSS. Los términos «socialismo realmente existente» o «socialismo real» pueden buscarlos en Google y encontrarán muchísimo material.

Yo prefiero explicarlos con una parábola: Digamos que Fidel Castro o algún otro joven líder revolucionario de corazón ardiente (sí, Fidel fue joven, tiempo ha) de lo que entonces se llamaba el Tercer Mundo iba a Moscú para solicitar apoyo para una lucha decisiva y a muerte con el imperialismo. Armados con decisivos argumentos ideológicos, por supuesto.

Don Leónidas y el Presidium lo recibirían con la hospitalidad rusa, por supuesto, y, una vez escuchado, le dirían algo así «Mirá, macho, los escritos del Joven Marx sobre la alienación están muy bien. Pero nosotros tenemos el Ejército Rojo, la industria pesada, el Pacto de Varsovia y 30 mil cabezas nucleares con los medios para lanzarlas. Y del otro lado tienen más o menos el equivalente. Así, que hacés lo que decimos o te vas a lavar el culo«.

La elocuencia del argumento era irresistible (mi traducción es muy imperfecta). Pero creo que se puede entender a lo que me refiero cuando hablo del peronismo realmente existente.

Eso sí, me parece conveniente dejarles también una pregunta para la reflexión de los compañeros gobernas, intendentes, de Daniel Scioli y Sergio Massa y aún de la compañera Cristina: ¿Dónde está hoy la Unión Soviética?

11 Responses to El «peronismo realmente existente»

  1. Victoria Tornay dice:

    Creo que Rusia sigue existiendo como una polaridad contra EEUU, como un freno uniéndose con China. El peronismo siempre se definió como una tercera posición, aunque odiando al norte y mirando con agrado a la izquierda. Pero muerto Peròn , se terminò la idea del movimiento y por consiguiente surgieron dos bandos. Uno derechoso y otro izquierdoso, por definirlo de alguna manera. Para este gobierno que se posicionarìa en la segunda,va hacia un socialismo, que no se puede profundizar , creo que el peronista y el votante peronista no se anima a profundizar un cambio hacia un socialismo pleno.

  2. Politico Aficionado dice:

    Alli donde hay un peronista, (y tambien donde haya un gorila), habrá, posiblemente, una definición, o al menos un listado de quienes merecen y quienes no merecen ser considerados peronistas.

    Personalmente prefiero una definición mas operativa: Peronista es quien trabaja para la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación, en ese orden.

    Así , por ejemplo, Néstor pasa la prueba de la blancura y Menem, no.

    Y si se me recrimina cierta arbitrariedad en lo que antecede , permítaseme responder con esta cita de Lewis Carrol, en Alicia en el País de las Maravillas:

    «When I use a word,» Humpty Dumpty said, in rather a scornful tone, «it means just what I choose it to mean—neither more nor less.»
    «The question is,» said Alice, «whether you can make words mean so many different things.»
    «The question is,» said Humpty Dumpty, «which is to be master—that’s all.»

  3. manolo dice:

    Abel

    Un aporte sobre lo realmente existente. ;-P

    Abz

  4. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    ¿Dónde está hoy la Unión Soviética?

    En las líneas que siguen, fragmentos de una respuesta muy reciente que – salvo mejor opinión – se pueden relacionar bastante bien con tu pedido de reflexión sobre el futuro del “peronismo realmente existente”.

    «La soberanía, la independencia y la integridad territorial de Rusia son incondicionales.
    (…)
    La identidad nacional, cultural y religiosa es prioritaria.
    (…)
    El cristianismo, el islam, el budismo, el judaísmo y otras religiones son una parte integral de la identidad de Rusia, de su patrimonio histórico y de la vida actual de sus ciudadanos.
    (…)
    Los años posteriores a 1991 se conocen a menudo como la era post-soviética.
    Hemos vivido y superado ese periodo turbulento y dramático.
    Rusia ha pasado por estas pruebas y tribulaciones y está volviendo a sí misma, a su propia historia, tal como lo hizo en otros momentos.
    Después de la consolidación de nuestra identidad nacional, del fortalecimiento de nuestras raíces y permaneciendo abiertos y receptivos a las mejores ideas y prácticas de Oriente y Occidente, debemos y queremos seguir adelante».

    Vladimir Putin, 19/09/2013; completo ACÁ

    ¿ Repudio, Nostalgia, Superación o Confirmación ?

    Saludos

  5. Bistiarj dice:

    Abel, una amigo, filósofo hizo un pequeño apunte hace unos días sobre «¿qué es el peronismo?», más propositivo que oclusivo. Si me autoriza enviártelo, ¿querrías leerlo?

  6. Luis dice:

    En Roma

  7. Gerardo josé González dice:

    El peronismo realmente existente, y toda la nota de Abel, es necesaria y oportuna en este blog, al menos para mí.
    Mi amigo y maestro Jorge Bolívar, conocido en el peronismo de nuestra generación, sostiene que el 1° de julio de 1974 se terminó el peronismo, lo que continuó debe llamarse justicialismo, y no es nada casual que así se siga llamando el partido. El peronismo en sí murió con su líder; los posteriores son herederos.
    La distinción no es meramente semántica: a partir de la muerte de Perón, sus seguidores deben definir nuevos poderes, que se manifiestan por la aparición de otras figuras que asuman el liderazgo, pero, naturalmente, pequeños o enanos comparados con Perón, pero que reclaman la primogenitura. El primero fue Menem.
    A su ex vicepresidente Duhalde, digamos, no le dio la talla para el momento histórico que le tocó. El hombre terminó convocando a unas votaciones incomparables, mundiales, en las que se postularon TRES candidatos justicialistas, del cual uno heredó el nombre J, después de intentar superarlo con la transversalidad, de la cual no se habla ahora. Por doble herencia, marital y política, Cristina invoca vocación hereditaria, como decimos los abogados.
    El peronismo es una tradición política, cultural y emocional que tiene SETENTA años de existencia. De Isabel a Cristina corrió mucha agua bajo el puente.
    (Si no entendí mal, Abel sugiere el temor de que el «peronismo» desaparezca, como el comunismo en la URSS. Si así fuera, puede dormir tranquilo, porque durará tanto como el radicalismo, el socialismo y -¿porqué no?- el comunismo vernáculo.)
    Quiero decir que a los sufragantes de este país no les interesa mucho ya si el candidato es radical, peronista o Miguel del Sel.
    El gran tema es que el modelo de liderazgo fortísimo que creó Perón, heredero a su vez de Roca y de Justo, no de Yrigoyen, se degrada cada vez más.
    Es evidente que Cristina se asume como la versión actual de Evita, antes que nada, y tibiamente de Perón, al cual no estudió, obviamente. Imita mas que ser.
    En mi juventud (clase 44) estuvimos los que creímos en un Tercer Movimiento Histórico, superador del yrigoyenismo y el peronismo.
    Pero eso fue una experiencia juvenil teorética, barrida por el viento de Perón regresado, al cual nos sumamos humildemente, siguiendo el ejemplo de Jorge Bolívar, acompañando, como sello de goma, a Guardia de Hierro.
    Va para largo esto.
    Rusia es el centro de una civilización, la ortodoxa cristiana. Putin dijo el otro día que la revolución de octubre había sido un golpe de estado. Sí, sí, sí, lo dijo. Pero allá el líder nacional es Pedro el Grande, y Putin invoca esa herencia, no la de Lenin.
    En fin, Abel, discrepo menos contigo a medida que el tiempo pasa, lo que tal vez sea bueno.

  8. Abel B. dice:

    Tenemos discrepancias, Gerardo, pero no son muy importantes. Eso sí, me parece necesario – después de lo que escribís – hacer una aclaración de la aclaración.

    La idea no es hacer una analogía entre el peronismo y la URSS. Sería muy descolgada.

    El punto es más general: Reconozco que la realidad decisiva en política es el poder, no las ideologías (es el mensaje de Maquiavelo, entre otros muchos).
    Pero también recuerdo que el poder tiene límites. Las 30 mil cabezas nucleares, el Ejército Rojo, no le sirvieron al poder sovíético para perdurar.

    Abrazo

  9. FR dice:

    Abel, le dejamos una reflexión que nos surgió a partir de su post.
    saludos
    FR
    http://elviolentooficio.blogspot.com.ar/2013/09/peronismo-y-estalinismo-realmente.html

  10. dennet dice:

    Abel,el aparato militar sovietico no solo no contribuyo a la permanencia de la URSS sino que fue un lastre que contribuyo a su caida.La decision de Reagan de relanzar la carrera armamentistica obligando a su adversario a una competencia economica que no estaba en condiciones de sostener y el fiasco de Afganistan fueron factores clave (Ahora es EEUU el que esta cosechando los mismos frutos de aquella decision pero ya pasaron 30 años y son Obama y sus sucesores los que se van a tener que comer los cachetazos y Reagan quedara por siempre en el bronce).En todo caso habria que preguntarse,en el caso del peronismo porque para la URSS ya es tarde,donde reside el poder y cual es su fuente de legitimidad.Hace 30 años se podia decir que era el movimiento obrero,hoy no se.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: