El kirchnerismo resignado

resignacion

Acabo de leer en el blog de mi amigo Gerardo Fernández – kirchnerista convencido – un posteo que me llamó la atención. Como no es largo, y está escrito con mucha claridad, se los copio casi íntegro y después lo discuto:

«El massismo es el  reagrupamiento de aquellos sectores conservadores del peronismo que soportaron estoicamente el esplendor kirchnerista esperando el momento del resurgimiento en pos de revivir la alianza con los sectores dominantes, eso que denominamos «consenso pre-kirchnerista».

 La pregunta que debemos hacernos desde el kirchnerismo es qué hicimos tan mal para que esto se de con tanta naturalidad. Se escucha por ahí que ni a Néstor ni a Cristina les interesó demasiado preparar una herencia, pero más me inclino por suponer que han habido serios errores de construcción en las fuerzas que intentaron ser los más fieles intérpretes del proyecto político liderado por Cristina. La otra interpretación posible es que el kirchnerismo como tal es un 25% de la población que tuvo un tiempo para hegemonizar a buena parte de la sociedad pero esa etapa llegó a su fin y ahora se impone terminar de la manera más prolija posible el gobierno y luego la reclusión para retomar fuerzas con vistas al futuro.
 
Pensándolo bien, no está tan mal. El desafío sería consolidar este 25%, estructurarlo y reposicionarlo para dentro de unos años ante la evidencia de que el cambio está instalado en buena parte de la sociedad y no será expresado por nosotros.
 
El kirchnerismo tuvo la virtud de liderar un tiempo político y dejar al país con una serie de transformaciones y leyes que serán históricas, pero no pudo contener durante más de 10 años a los sectores conservadores del peronismo que ahora vuelven a tener un tiempo de aceptación que está por verse cuán duradero será. Está por verse en definitiva si la sociedad está dispuesta a tolerar otra década del 90, pero para nosotros lo fundamental será ver si somos capaces de asimilar las experiencias que nos dejan estos diez años para retornar mejorados«.
.
Es un buen análisis, que tiene puntos con los que no coincido. Ahora, la blogosfera politizada está llena de análisis brillantísimos con los que estoy o no de acuerdo. Si marco éste, es porque me parece la expresión de una actitud bastante extendida en las últimas semanas en una parte importante de la militancia K. Y sobre eso es lo que me interesa reflexionar.
.
Primero, discuto una definición: «El massismo es el  reagrupamiento de los sectores conservadores del peronismo«. Seguro que Sergio Massa sumó en la Provincia de Buenos Aires el 11 de agosto los votos de gran parte de los peronistas conservadores. Que son muchos. (Tengo que decirte, Gerardo, que está expresión tuya me parece mucho mejor que el cuco «la derecha del peronismo». Peronistas de derecha derecha quedan, pero pocos. La mayoría son amigos míos, y su actividad política principal desde hace bastantes años es juntarse a cenar y hablar mal del gobierno).
.
La discuto entonces porque reagrupamientos de los sectores conservadores ha habido otros en el peronismo – el lejano Potrero de los Funes en el 2007, la cooperativa que armaron, entre otros, Eduardo Duhalde, Francisco de Narváez, Adolfo Rodríguez Saá, Ramón Puerta, Jorge Busti, Graciela Camaño y Mario das Neves en 2010, la candidatura del Dr. Duhalde en 2011 – y todos terminaron en patéticos fracasos electorales. Tenemos mucho de conservador en el peronismo, es cierto, como también tenemos una izquierda combativa y plebeya con raíces en Evita y la CGT. Pero si hay algo que ha quedado claro en nuestra historia, me parece, es que cualquiera de esas «alas» que se corta sola, es derrotada.
.
Ahora, el punto interesante de este posteo no es la caracterización teórica del massismo, sino el destino que ve para el kirchnerismo. Gerardo es uno de los (muchos) kirchneristas sin historia previa en el peronismo (viene del viejo Partido Intransigente) y no se considera a sí mismo parte del «peronismo tradicional» (sea eso lo que sea. Yo no me defino, en absoluto, como kirchnerista y supongo que por edad soy un peronista tradicional. Pero no tengo idea qué sería eso). Creo que para muchos como él ha sido doloroso percibir – en los votos de Massa, y en los resultados nacionales de las Primarias, por ejemplo en Córdoba y Santa Fe – que el kirchnerismo no es necesariamente la mayoría del peronismo. Y avizora su futuro, el del kirchnerismo, como un proyecto y una identidad que será desplazada en el 2015, y deberá luchar para estructurarse y tener chances nuevamente.
.
Es posible. Pero creo que ese destino podrá ser el de dirigentes, funcionarios – lo que no me preocuparía demasiado; es legendaria la capacidad de los peronistas para reciclarse – pero no el de la experiencia polìtica que llamamos kirchnerismo. Ni el de la militancia K, como conjunto. En los destinos de cada uno en la política, influyen mucho las circunstancias, y la sicología de los individuos. Pero en los grandes números… Creo que hay una masa importante de hombres y mujeres que se consideran, y son, de izquierda, que no van a renunciar a la experiencia de poder y realizaciones concretas – aunque sean muy mediatizadas, y obliguen a tragarse sapos – que ofrece el peronismo para refugiarse en los placeres de una oposición impoluta. Los que prefieren eso, ya se han ido.
.
Después de todo, como digo siempre, el peronismo es un país de inmigración. Si durante la experiencia menemista se incorporaron tantos compañeros de la Ucedé, que hoy encontramos en las más diversas ubicaciones, ¿porqué no se incorporarán los K no P, como los llaman en una jerga horrible? No es, justamente, la primera, ni la segunda ola inmigratoria desde la izquierda.
.
Y si discuto esto aquí – ese posteo tiene muchos comentarios, y muy jugosos – es porque esa actitud tendrá, necesariamente, influencia en el futuro del kirchnerismo. Que miro con interés: es la etapa actual del peronismo, y, si finaliza, pienso que es lo mejor para todos que lo que viene incorpore lo mejor de ella.
.
La actitud, que yo llamaría pesimista (pero otros, optimista) de Gerardo, que ve al futuro del kirchnerismo distinto del que toque al conjunto del peronismo no es por cierto inusual en estos días. Esta semana se la escuché, fundamentada, a un conocido encuestador que apoya decididamente a Cristina (No, no es Artemio).
.
Si yo la juzgo equivocada es porqué me parece absurdo imaginar al kirchnerismo fuera del peronismo. Néstor Kirchner, y Cristina siempre se mantuvieron dentro de su estructura. Y él fue un típico gobernador peronista, no muy distinto del santiagueño Carlos Juárez, del que era admirador en otros tiempos.
.
Sus ideales y convicciones, que «no abandonó en en la puerta de la Casa de Gobierno», que planteó a una sociedad que no lo esperaba, también eran parte de una experiencia peronista. Eran los de la JP de los ´70, de esa generación que se incorporó masivamente al peronismo pero que traía sus propios códigos y valores. Y tanto Néstor como Cristina son expresiones absolutamente genuinas de ese zeitgeist, para usar un término pedante. Combinado, eso sí, con la muñeca y el uso del poder que se aprenden en una larga práctica política en el peronismo.
.
(Es cierto que Néstor en algún momento especuló con su reemplazo con fuerzas más definidas ideológicamente en un sentido tradicional de izquierda y derecha. Bueno, su fuerte no era el análisis político. Pero no comía vidrio: abandonó esas tonterías cuando se dio cuenta que no le servían).
.
El argumento decisivo en este debate, al menos para mí, que me gustan los argumentos prácticos mucho más que los teóricos, es que el kirchnerismo, fuera del peronismo, no será el 25 %. Sospecho que no estaría muy por encima del 10 % tradicional en Argentina de las diversas variantes de la izquierda clásica. Pero también creo que, sin los votos que suma el kirchnerismo, sin esa ola inmigratoria, el peronismo pierde. Bah, el peronismo, que como fuerza política no es más que la primera minoría, pierde siempre que pierde su capacidad de sumar.

29 Responses to El kirchnerismo resignado

  1. Gerardo dice:

    Una aclaración, solamente; No planteo que el kirchnerismo deba abandonar el espacio peronista.

    Abrazo

  2. Abel B. dice:

    No pensé en ningún momento que planteabas eso. Pero tuve la impresión que lo veías como inevitable. Me alegro de haberme equivocado. Abrazo

  3. manolo dice:

    Abel

    Hay cuestiones de fondo que Gerardo y sus comentaristas no explicitan.

    1/ El FPR se comió, literalmente, los votos de los sectores medios del Conurbano.
    Los mismos que les dieron la victoria a la UCR de Alfonsín en 1983 y 1985; y a la Alianza con Álvarez y Fernández Meijide en 1997 y 1999.
    Por esa razón “amenguo” la discusión sobre el “quiebre” del PJPBA, y la “oportunidad” de una fuerza No P para disputar el balotaje.

    2/ El voto duro pejotista, el de las peores circunstancias, se “reparte” geográficamente.
    La “territorialización” distribuye en 35% para la “Agrupación” de los Intendentes del “Norte”, y un 65% para la “Agrupación” de los Intendentes del Sur.
    Básicamente, NO HAY diferencias Doctrinarias o Ideológicas, solo una pulseada por la “transición”.
    Es tan así, que los “renovadores” no quieren ni hablar de una “Interna de Autoridades”; aunque las fiscalice la ONU la pierden en los porcentajes de más arriba.

    3/ El Dispositivo Cultural e Intelectual K, que se comenzó a armar con Massa JGM, saben que a este y sus aláteres no les interesan sus “servicios”.
    Extremadamente costoso, que además, en lugar se sumar votos los expulsa.
    A tal punto, que en lugar de analizar porque se “dilapidaron” la mitad de los votos en 2 años; acusan al Conservadorismo pejotista.
    Ver videos de la Patrulla Infernal en el link.
    http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2013/08/sabados-de-super-accion-y.html

    4/ Los que están “garrocheando” no suelen tener votos; quienes SI los tienen, van a pelearla; porque es la mejor mano para negociar los próximos dos años.
    El FPR tiene votos extremadamente “volátiles” a mediano plazo, y eso es un consenso en ambas trincheras.
    Además, todos los Intendentes tienen el “problema” del Estatuto del Municipal; que quedo asordinado `por las PASO; y les guste o no, van a tener que sentarse en la “mesa” para negociar con los gremios.

    Un abrazo

    PD, para quienes tengan por hobby la “Auditoria”, tres links con data para analizar.
    http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2013/08/arqueologia-electoral-y-paso-2013.html

    http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2013/08/encuestas-discurso-e-ideologia-el.html

    http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2013/08/rattenkrieg-en-octubre.html

  4. victorlustig dice:

    Abel, despair is a sin diria una persona que leemos

    solo se lo dejo como inquietud, aquellos representados por Gerardo creyeron ser los jovenes turcos del peronismo, no les dio el pinet

  5. Daniel dice:

    Junto lo que dicen Gerardo, Abel y Manolo, lo bato y sale algo bastante cercano a la realidad.

  6. José Mercado dice:

    El término «zeitgeist» no es pedante sino alemán. Pedante es escribir en itálicas. ¡ Qué pobreza franciscana estos editores de comentarios ! No se puede escribir en itálicas. Digo pedante.

  7. Mauro A. dice:

    El problema que tiene el kirchnerismo es que nunca creo poder desde abajo hacia arriba, mas bien hizo lo contrario: desde arriba, empoderó para abajo. Pero creo que eso está en la genesis del kirchnerismo, creo que viene desde Santa Cruz que sea así. Con esa mentalidad, obviamente que los votos van a ser volátiles, pero coincido con abel que no creo que sea igual de volatil el kirchnerista. El tema está en cuánto aporta el kirchnerista, cuánto el pjotista, cuánto el ignorante político, y cuánto el voto en blanco. Me parece a mi que algunos kirchneristas se engañan en creer que el 25% de piso que pueda tener el FPV, es aportado por los kirchneristas, me parece mas bien que hay un buen porcentaje de pejotistas ahi adentro tambien.

    Pero mas allá de todo eso, coincido con abel en que no parece tan terrible esto, los conservadores siempre estuvieron y van a estar (adentro o afuera del PJ, no importa), el kirchnerismo deberá probarse ser un movimiento que trascienda al partido (estoy en falta, todavía no repasé los libros de peron), y si tenemos que volver a estrellarnos para que algunos aprendan de una vez que no sirve para nada el liberalismo, y bue… nos tocará…

  8. Sergio Robles dice:

    Carlos Kunkel : «Yo nunca fui kirchnerista, siempre fui peronista»;

    El señor del Blog, en este post: «…Yo no me defino, en absoluto, como kirchnerista …».

    Caballeros: Les recuerdo: las mujeres y los niños primero.

  9. guido dice:

    Sucede que la discusión del Estatuto del municipal ES la discusión de la distribución de los recursos en la provincia. O el reparto depende del poder de fuego electoral/demográfico, o depende de una visión integral de desarrollo. Un municipal de cualquier municipio de más de 200.000 habitantes (es decir contribuyente a las tasas) tiene un salario similar (y no pocas veces más alto) que su equivalente que reporta a provincia o nación. Un municipal de un municipio pequeño tiene ingresos por debajo del SMVM.

    Para dar una idea con un caso concreto: hará 5 años el actual candidato renovador a senador en la quinta (P. Hogan) e intendente de general Alvarado llamó a concurso para cubrir un cargo de 30 horas como trabajador social en el hospital municipal. El primer llamado terminó vacante: la oferta era de $500 pesos. Quinientos pesos. Una carga horaria similar para un profesional equivalente (y sin la responsabilidad de la jefatura, aún sin personas a cargo, como era el caso) en el municipio vecino (y varias veces más poblado) de gral. Pueyrredón más que quituplicaba esa cifra. El cargo lo terminó tomando una estudiante, con poco más de 10 materias aprobadas.

    No es que Hogan sea un «mal» intendente y Pulti uno «bueno» (de hecho, yo creo que exactamente al revés) sucede que la distribución de los recursos del estado provincial para garantizar un desarrollo convergente y parejo implica una serie de acuerdos imposibles en una configuración institucional que, si bien «subvalora» a los votantes algunas secciones, no lo hace lo suficiente como para que su peso en las cámaras provinciales sea lo suficientemente decisivo como para concentrar el grueso de los recursos en el 1% del territorio, que justamente a causa de esa inversión desproporcionada, se convierte en importador de ciudadanos del resto de la provincia (dinámica reproducida a nivel nacional, pero ya es otro tema).

    El resultado de las elecciones (una interna entre facciones del peronismo porteño) tiende a acentuar este problema. Por eso no va a haber estatuto municipal, es inviable (lo que Hogan puede pagar, aún renunciando a otras obligaciones de un municipio, nunca llegaría a una fracción de lo mínimo que está dispuesto a discutir un municipal de Matanza, San Fernando o MdP). Por razones similares, tampoco habrá nunca autonomía municipal, ni reformulación de la coparticipación.

    Al menos mientras no se divida la provincia.

    abz

  10. Norberto dice:

    Si puedo opinar como fundacional, Gran Jefe, siento que seguiremos siendo el 25/30% porque somos aquellos que el bombardeo no ha podido convencer en contrario, si toda la carne al asador que ha puesto el multimierdos y sus parientes no podido reducir eso, eso perdurará.
    Pero coincido que siendo el peronismo en estado puro, sin contaminación de la UCD, aunque siempre hubo izquierdas y derechas en el movimiento, ver los ministros del gran Viejo y se encontrará ambas vertientes unidas o en puja, pero siempre están, yo siempre me consideré de la derecha nacionalista no liberal en economía, no confundir con la nazionalista, y me sentí muy cómodo en el primer peronismo, y su escasa continuidad de los setenta, así como me he sentido fuera del peornismo liberal de los noventa, cuya continuidad, hasta con el mismo programa económico, vemos en la máscara sonriente de la caterva de dirigentes de esa extracción y época, y me siento muy cómodo con esta «nueva» versión de peronísmo, que posiblemente tenga las raíces de la izquierda nacionalista del movimiento con quienes a lo sumo hay diferencias de matices e implementaciones, que pueden resumirse en discusiones de mesas de café.
    Adonde voy es a que hoy quienes dicen ser adversarios de este gobierno tienen muchos votos anti K pero también anti peronistas que ven la oportunidad de que una versión noventosa se haga cargo del Estado para luego volver a generar un sistema donde este no tenga peso y sea instrumento de las corporaciones, esas que a través de los medios manejan humores sociales que pueden ser de consumo o electorales.
    En mi opinión quienes nos sentimos peronistas y K, somo mayoría dentro del piso electoral peronista, aunque no formemos parte de su estructura, y eso ha hecho que los que se esconden detrás de la máscara sonriente hayan desechado la opción de participación interna dentro de las PASO, tenían certeza de ser minoría, y llegarán en base a concentrar mayorías ciertamente no peronistas junto a su porción de peronistas de esos que le gustan a Manolo y que yo en particular detesto por recordar a los viejos punteros conservas y radichas de mi niñez y adolescencia, y por ello seremos la base sobre la que se recuperará este proyecto esencialmente peronista.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  11. guido dice:

    A mi «conservador» se me antoja aún menos riguroso que «de derecha» y definitivamente creo que no explica la fractura en esta etapa electoral. En ese sentido hasta coincidiría más con Manolo, aunque hasta ahí, porque el peso que le asignaría al «territorio» es algo menor, un plus que hace la diferencia en elecciones parejas pero que no construye la base sobre el que ese plus opera. Desde la ley Saenz Peña que los aparatos solo son decisivos en distritos de menos de 50.000 habitantes y en internas.

    Más bien, pareciera que el corrimiento de un sector del peronismo, que ha logrado representar a un sector relevante del electorado peronista, es hacia el republicanismo tal como se lo suele entender en este microclima bloguero (y de ahí su éxito allí donde Manolo lo señala). Así como la izquierda peronista no fue un invento de adolescentes acomodados de fines de los 60, el peronismo liberal tiene una larga prosapia, no demasiado reconocida, pero con su razonable representación en las listas del peronismo originario.

    Me permito una observación que apenas tiene que ver: La semana pasada un editorial de un diario de circulación nacional describió como «dádivas» el cobro de asignaciones familiares por parte de trabajadores cuyos empleadores no tienen la amabilidad de realizar el registro y aportes correspondientes o se encuentran coyunturalmente desempleados como resultado de las dificultades del Estado de garantizar una estructura económica que permita un mercado de trabajo óptimo (trabajadores que participan del financiamiento de la seguridad social mediante impuestos al consumo, recordemos). Pocos días después, a propósito de la publicación de una biografía el mismo diario comentaba como quien no quiere la cosa que el programa Patria Grande, uno de los orgullos de esta administración, habría sido un maquiavélico plan cuyo objetivo consistiría en abrir las fronteras (que se ve que antes de 2003 eran inexpugnables) para facilitar el ingreso de drogas y fomentar el trabajo esclavo (a ojo algo más difícil para personas que regularizaron su situación migratoria con el Patria Grande). Ambas idioteces no se encuentran en los discursos habituales de ningún sector de la oposición (o de los que tienen alguna relevancia) y, desde ya, no se encuentra en el peronismo disidente. Pero si en sus votantes, o en una parte importante de ellos, no especialmente de sectores económicamente privilegiados..

    En la medida en que el oficialismo está claramente identificado socialmente con las perspectivas ideológicas de la cual políticas públicas de ese tipo son tributarias, pareciera razonable esperar que, ante la pérdida evidente de hegemonía (es decir de la capacidad de conducir los términos de la discusión) perlitas como las dos mencionadas comiencen a multiplicarse y sus expresiones políticas asuman con acciones políticas concretas aquello que sus representados les exigen, por ahora en voz no tan audible. Pasaremos quizás así los próximos dos años.

    abz

  12. Jorge dice:

    Una cosa es defender al kirchnerismo como una etapa del peronismo y otra es reivindicarlo desde el “vamos por todo”. GF se resiste a abandonar la fortaleza de la “Batalla Cultural” ve que fuera de ella se pierde todo. El que se la cree pierde y el que no se la cree también pierde.

  13. Abel B. dice:

    Debí poner la traducción: «Espíritu de la época», sería lo más aproximado. La época era la de Vietnam y los ecos del Mayo Francés

  14. ada e ido dice:

    Nos parece q lo q se va a discutir no es cuanto de liberales o no librrales vamos a ser. En el fondo todos somos votantes de los democratas yanquis.
    Lo q se va a discutir es cuanto tienen q ganar los empleados.
    Btw guido sos un capo total!!

  15. Abel B. dice:

    Guido, lo tuyo, como siempre, da para varios posteos ¿Para cuándo tu blog?

    Hay un punto que quiero aclarar: Como somos de distintas generaciones, el término «peronista de derecha» lo asociamos con distintas cosas.
    Para vos, creo, señala a un votante peronista que recuerda con nostalgia los precios estables y el dólar barato de los tiempos de Menem, ponele.
    Yo lo asocio, por ejemplo, con un militante peronista que reivindica el recuerdo de Rucci (sin ser sindicalista). Fijate que a Rucci nuestro interlocutor Manolo lo incluye, acertadamente, en la «izquierda social». Y nuestro ultra K veterano, Norberto, en su coment., entiende lo de «derecha» en el mismo sentido que yo.

    Porque los clivajes sociales y culturales son más complicados que cualquier «relato».

    De todos modos, esa derecha, nacionalista y comezurdos, es la que yo digo que hoy es sólo nostalgia (aunque el apellido de Claudia sume algunos votos). Lo mismo, los que reivindican a las organizaciones guerrilleras. Son soldados japoneses y yanquis que siguen peleando en una isla olvidada del Pacífico.

    TU «derecha» es la que tiene que ver con nuestra actualidad. Y tenés mucha razón cuando señalás que hay una masa de votantes disponible para un discurso contra las políticas sociales, la inmigración, … Si eso funciona en Europa y en USA, porqué no entre nosotros? Somos mestizos de Europa, acordate.
    El punto que yo hago es que en el peronismo no podés ganar con eso, solamente. Y sin el peronismo, hoy, no se puede ganar en una elección nacional.

    Como ves, siempre favorezco los argumentos prácticos.

    Abrazo

  16. Jorge dice:

    Abel…. Creo que aparte de las consideraciones generacionales hay aspectos que se definen en la militancia de acuerdo al lugar en que se ejecuta. Por ejemplo la militancia territorial (barrio) se hace efectiva en torno a necesidades comunes y no se pelusea tanto lo ideológico. Creo que a medida que el militante se personaliza pero a su vez se descontextualiza, los aspectos ideológicos empiezan a ser relevante, a tal punto que desde este eje se reinterpreta la política y la militancia. Es en ese punto se verifica como unos pocos van por un lado y el resto va por el otro.

  17. Gerardo josé González dice:

    Genial.

  18. Gerardo josé González dice:

    Bueno, bueno, la cosa se está poniendo linda.
    Mi tocayo de nombre y primo de apellido, que viene de la intransigencia radical, se prepara para después del 2015.
    Le digo amistosamente que trabaje para Cristina presidenta en 2019. Asistí asombrado a actos políticos de amigos menemistas después de 2003, que sentían que había que mantener la bandera.
    Alguien decía en La Nación de hoy que con Cristina termina la vigencia política de la generación de los 70, a la que pertenezco.
    Estoy en un recodo del rio de la política, parecido lugar adonde terminará Kunkel y tantos otros. Pero en la otra ribera.
    A esta altura del proceso, el Matrimonio pasará a la historia como el reivindicador de la guerrilla setentista, propósito anacrónico y utópico gastado, si se lo estudia con atención. De los Montoneros, no del ERP. Es algo muy raro, una ideación adolescente.
    Porque fue un proyecto derrotado y es preferible que la historia no de segundas vueltas, que no suelen ser felices.
    Abel, hombre honesto, dice en su nota cosas terribles para un oficialista. Por ejemplo: el cristinismo tendrá que pelear para sacar 10% en las legislativas de 2017.
    Seguiré en otro momento.

  19. victorlustig dice:

    en todo este analisis, que casi podriamos decir intraperonista, me gustaria saber si alguien analizo el voto de los recientemente nacionalizados y sus hijos, algo le pregunte a Tow, pero se me da que el analisis debe ser muy mucho mas fino, pero tambien creo se puede hacer
    pero, me parece que son un componente ignorado en toda esta ecuacion de meas culpas variadas

  20. leandro dice:

    Este cro Fernandez es muy tremendista. La gente a veces te acompaña y a veces no, incluso haciendo las cosas bien o mucho mejor de lo que el resto la haría. El nivel de valoración de las conquistas son maximas cuando se lucha por ellas y cuando se las pierde no así cuando se las posee. Estamos haciendo bastante bien las cosas, estos tres gobiernos han sido los mejores de la historia. Hay que continuar gobernando y mejorar para dentro y fuera, buscar sumar y que despues la gente elija. Hay que acompañar a Cris que dara batalla y desde alguno de los hombres del interior del país vendra la continuidad.

  21. Rogelio dice:

    Víctor:

    Aquí encontrará elementos para el análisis.
    Se trata del escrutinio definitivo de extranjeros PASO 2013 de Quilmes, PBA
    Ojo, no son nacionalizados sino extranjeros inscriptosque pueden votar el nivel municipal.
    Extranjeros habilitados para votar: 15.250 (aprox. 3,75 % del padrón)
    Emitieron voto: 1.304 (aprox. 0,4 % del total de votos emitidos)

    Y aquí totales de extranjeros de la 3a. sección electoral.
    Como ve, se repiten las proporciones con respecto a los totales del padrón general.

    Saludos

  22. Mariano T. dice:

    Me causa gracia eso de los «conservadores» del FR.
    La mayoría de esos dirigentes ha tenido cargos importantes y figuración en lo 8 primeros años de kirchnerismo. Diría que eran mayoría en la segunda línea detrás del matrimonio. O sea que este fue un «gobierno conservador»?
    Y ni hablar de los dirigentes territoriales, en los que sería imposible establecer una prueba de ADN que diferencie FR de FPV.
    Pero tanto la situación actual, como las perspectivas económicas de los próximos 2 años hacen evidente que después de 2015 la cúpula actual del PENva a ser desplazada por otra, eso a mi me hace muy feliz.
    El peronismo que quede afuera del FR va a tener que generar un candidato que pueda competir bien con Massa. Y sobre todo que pueda competir por el voto de clase media no K y el voto peronista tradicional. Si ponen un camporista no llega ni al 15. Hoy se me ocurre que solo puede ser Scioli, sobre todo porque si no cambian la ley en 2015 va a haber PASO.
    Insisto en que en 2015 va a haber un ballotage entre Scioli y Massa. Menudo dilema para Gerry Fernandez.

  23. Abel B. dice:

    MarianoT, veo que a Ud., como a Manolo Barge, le hace un poco de ruido que yo use el término «conservador».

    No veo porqué. Los conservadores hicieron el país y el Estado moderno que heredamos. Profundamente injusto, es cierto, y con una veta autoritaria que impidió que las transformaciones modestas de Irigoyen y las más profundas de Perón fueran asimiladas pacíficamente. Pero demonizarlos es una actitud parecida a la de los intelectuales blanquitos que quieren trasladar la estatua de Colón y y demoler la de Roca. (No se lo cuestiono a nuestros mapuches; los entiendo, como a los argentinos de origen armenio que exigen que Turquía reconozca el genocidio).

    En cuanto al peronismo, es un dato histórico que en su origen sumó aparatos y dirigentes del conservadorismo, como también del radicalismo, de la izquierda y del anarcosindicalismo. Y los transmutó en algo nuevo y distinto, pero que incorporaba cosas de todos ellos.

  24. Mariano T. dice:

    En mi familia lucharon 2 generaciones contra ellos, y algun pariente mio estiuvo preso en el 31.
    Pero no es el punto. Los perdonajes que estan con Massa no parecen muy diferentes de los que se quedaron, o de los que van a pasarse, o de los que acompañarán a Scioli o a Urribarri por quedarse con la herencia K.
    El sentido despectivo es el que le adjudica GF y los K no peronistas, son conservadores porque se pasaron con Massa, y eso es independiente de su ideología o de la tradición del P.A.N. Pero en ese caso deberían reconocer que hasta 2009 este era un gobierno conservador.
    El razonamiento, muy precario, y hasta filoradical, es que conservador=caca y Massa=caca por lo tanto Massa=conservador.

  25. Mauro A. dice:

    Pero en política 2+2 no necesariamente es 4. Para llegar a una conclusión del «estilo del gobierno» no es suficiente con saber quienes adhieren, sino cómo reacciona el que conduce (al menos así es en el peronismo). Bajo esa premisa, cualquier adherente conservador se puede encontrar dentro del FPV-PJ, pero si el que conduce, lo hace por fuera del conservadurismo, es evidente que la postura de los adherentes es meramente coyuntural. Cosa que está demostrada en los hechos.
    Ahora, a Massa lo veo con mas perfil de conservador que a Cristina, qué queres que te diga. Tal ves esté cortado por el mismo molde de Scioli, pero a la corta o a la larga, hasta Scioli, si quiere seguir perteneciendo al FPV-PJ, sigue al conductor. Así que llegar a esa conclusión de que por que antes habían adherentes conservadores en el FPV, entonces antes el FPV era conservador, es limitado.

  26. Abel B. dice:

    Estimados;

    Me parece que llevados por la discusión, están pasando algo por alto.

    El peronismo no es un trámite administrativo para llegar al gobierno (aunque, por supuesto, llegar al gobierno es la motivación de la lucha política). Se compone de los dirigentes, los militantes y los VOTANTES.

    Y en el peronismo, como en TODAS las fuerzas políticas que son algo más que una pequeña secta, hay una relación de doble mano entre quien conduce en un momento dado y quiénes adhieren y siguen.

    Quien conduce es el que traza el rumbo. Si tiene un gran carisma, o una percepción fuera de lo común, es posible que ese rumbo sea inesperado por la mayoría de los que adhieren (y de los que se opondrán). Pero, en CUALQUIER caso, si los que adhieren no están dispuestos a seguir ese rumbo, inesperado o previsto,… obviamente ya no es quien conduce.

    En lo concreto: Muchas de las medidas, y del estilo de gobierno de Néstor Kirchner, no eran esperadas por la sociedad argentina – incluídos quienes lo votaron – en 2003.

    Pero, una vez visto lo que hizo, se lo volvió a votar, en la continuidad de Cristina, en 2007 y 2011, por mayorías crecientes.

    También hay que recordar que el viraje de Menem hacia el capitalismo y el «1° mundo» no estaba anunciado cuando lo votaron en 1989.

    Pero ya lo había dejado muy claro en 1995, cuando fue reelegido.

    Creo que todo eso debe decirnos algo, o estamos hablando de política estudiantil.

    Abrazos

  27. jorge dice:

    Bueno lo tuyo Abel, como Casi siempre.-
    abrazo

  28. […] en el Blog de Abel este interesantísimo post. Eso si, el parangón entre Kirchner y Juárez me supo mal. Entre los dos gobernadores hubo muchas […]

  29. […] que “mayoría” equivale “las cosas en que todos estamos de acuerdo”. Hace algo más de un año, para una polémica basada en un malentendido – como muchas – […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: