Las ideologías no han muerto. Tampoco la del capitalismo

El video, de sólo 7 minutos, tiene partes de noticieros, y de la película que hizo HBO sobre el Secretario del Tesoro, Henry Paulson, y la caída de los gigantes, Lehman Brothers, AIG en el año 2008. Está subtitulado y les sugiero que lo vean. Para conservar la memoria.

Qué tiempos aquellos… A partir de ese momento, hubo un cambio importante, aunque poco reconocido, en el entorno global en el que se mueven, hasta donde pueden moverse, los gobiernos nacionales. Desde ese punto más alto de la Crisis, y cuando se extendió y profundizó en Europa, el llamado «paradigma neoliberal» – básicamente, la globalización de los mercados financieros – empezó a ser cuestionad0.

No enfrentó un desafío profundo – reconózcamoslo – porque los gobernantes que lo criticaban con más dureza no eran los que conducían los estados más poderosos. Y, sobre todo, porque no apareció, ni siquiera en esbozo, una alternativa realista a escala planetaria.

Igual, permitió un margen de maniobra mayor a todos los gobiernos, porque ese modelo, el que se postulaba como el único racional y exitoso y que condenaba cualquier intervención en la lógica maravillosa de los mercados… no estaba funcionando bien. Y en América del Sur permitió avances importantes en los acuerdos entre nuestros países. No tanto en la implementación, pero eso tiene que ver con una inclinación latinoamericana por los anuncios antes que por las realizaciones.

De todos modos, creo que ese clima político, el desprestigio del modelo de los países centrales, tuvo que ver conque dos brasileños llegaran a las cumbres de la OMC y de la FAO, y un argentino a la de la Iglesia Católica.

Bueno, nada es para siempre. No es que la Crisis haya terminado, no. Pero los que mandan en el Atlántico Norte sienten que la tienen bajo control, o por lo menos que pueden anunciarlo (la inclinación no es sólo latinoamericana). Y ya han comenzado a bajar línea a las «razas menores sin ley», como decía Kipling.

En el posteo anterior, el amigo Rogelio Galliano acercó una nota del Financial Times sobre la llegada de la Crisis a los mercados emergentes. Se trata, simplemente, de algo que ya se comentó en el blog: los anuncios de la Reserva Federal a propósito de un posible fin de la emisión desenfrenada de dólares, han hecho que los fondos que habían ido a esos mercados, India, Indonesia, y también Brasil, empiecen a retirarse, previendo… que se iban a retirar. Cualquiera que opere en bolsas conoce del fenómeno.

Pero eso no es lo central, aunque la baja del Real nos obligará a acelerar el ritmo de nuestra devaluación (ya lo estamos haciendo). El punto es que asistiremos a una renovada ofensiva de los «formadores de opinión» en el nivel internacional por tratar de reforzar el debilitado paradigma globlalizador. En el continente que – ideológicamente – más resistente se muestra (El Islam tiene otros problemas, aún más profundos; África no está en condiciones de oponerse; China y el este de Asia estiman que a la globalización, en conjunto, le han sacado provecho; y Rusia… el impulso eslavo de hermandad universal está controlado por mentes prácticas, entrenadas por la KGB).

Como un ejemplo muy claro de lo que estoy diciendo, les ofrezco el editorial de ayer del mismo Financial Times (Seguramente será reproducido en castellano, pero el blog de Abel suele adelantarse, con traducción propia). El peligro principal que quiero advertirles es que nuestras internas, la lucha por la sucesión que se ha abierto y durará dos años, ofrece muchas oportunidades para «vender» esta mercadería a compradores que no discriminan:

«La marea rosada retrocede en América del Sur

La desaceleración económica que siguió a la crisis financiera ha jugado en todo el mundo como una película en cámara lenta. Los primeros en sufrirla fueron los EE.UU., en el epicentro. La película continuó en Europa, con una fuerte presencia en los países del sur más vulnerable. La desaceleración se trasladó a China y ahora se está abriendo en otras economías emergentes, sobre todo las de América del Sur. Aunque los precios de las commodities han caído, hay pocos síntomas de una crisis financiera. De hecho, los efectos políticos de la desaceleración puede ser más duraderos que los económicos. La «marea rosada» puede comenzar a retroceder.

América del Sur ha disfrutado de una década de prosperidad en gran parte gracias a una profunda mejora en sus términos de intercambio. El despegue de los precios de las materias primas que se inició en 2003 y que fue motivo de preocupación en muchos otros lugares, fue una gran ayuda para sus economías. Las exportaciones crecieron, permitiendo mayores importaciones. Las entradas de capital avivaron los auges de crédito. Los ingresos del gobierno también se dispararon, al igual que el gasto social dirigido por el Estado.

Es por eso que los partidos de izquierda continuaron ganando elecciones en países tan diversos como Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela (aunque la pobreza también se redujo drásticamente en otros lugares.) Se habló del comercio sur-sur, suplantando el comercio sur-norte. Hugo Chávez encabezó la fundación de un «Banco del Sur». Un capitalismo liderado por el Estado al estilo chino, en lugar de la variante anglosajona en crisis, fue presentado como el modelo – aunque con un toque local que prioriza el consumo sobre la inversión.

Se trataba de un enfoque políticamente eficaz, aunque también derrochador uno. La eficiencia importaba poco, porque la bonanza, al parecer, nunca terminaría. Algunos países, como Chile, Colombia y Perú, mantienen el ritmo de reforma e incluso guardan los ingresos extraordinarios.

Para los más derrochadores, el boom menguante junto con las señales de la Reserva Federal está obligando a ajustar los cordones de la bolsa. Algunos están pensando en un retorno al pragmatismo, si no a la ortodoxia. El populismo ha encontrado sus límites. Decisiones difíciles ya no pueden ser manipuladas.

En Brasil, el partido de los Trabajadores ha gobernado con gran éxito desde el año 2003. Sin embargo, tras las recientes protestas y con la desaceleración de la economía, Dilma Rousseff, la presidente, ya no está segura de ganar las elecciones del próximo año. Ella tiene que recuperar la confianza y la inversión privada. Se ha recortado el gasto, al banco central se lo puso a combatir la inflación, y se aumentó el rendimientos de los inversores sobre el estancado programa de infraestructura de Brasil.

En Argentina, Cristina Fernández, quien ha gobernado continuamente junto a su difunto esposo desde 2003, acaba de sufrir una dura derrota en las primarias del Congreso. La Sra. Fernández aún proclama la necesidad de profundizar «el modelo», pero también ha permitido a la compañía petrolera estatal YPF asociarse con Chevron, una compañía «gringa», y admitió que los controles de divisas son un problema.

Mientras tanto, en Venezuela, Nicolás Maduro gobierna un país casi en ruinas con el más delgado de los mandatos. Por lo tanto, ha llegado a hablar de un acercamiento al sector privado para ayudar a aliviar la escasez de los productos básicos. En el extremo más lejano del espectro, incluso Cuba se está convirtiendo tentativamente hacia el mercado.

Las economías más libres de la región también se están desacelerando, pero a partir de un ritmo más rápido. Por otra parte Chile, Colombia, Perú y Uruguay han alternado gobiernos en la última década, la sucesión política es menos traumática.

La ideología también puede impedir en Argentina y Venezuela de la búsqueda de nuevos enfoques necesarios en un mundo cambiado. Sin embargo, si no cambian, los votantes lo harán por ellos. El resultado, en cualquier caso, de un retorno a las reformas liberales representaría un cambio radical político de la región. Puede incluso llegar a tiempo para cuando la película en cámara lenta de la recuperación económica, ahora desde el mundo desarrollado, alcance las costas de América del Sur«.

Corresponde que diga que en el amargo cuadro que hace de los «populistas» hay algo de verdad. Los engaños están, sobre todo, en el elogio indiscriminado a los países que han seguido siendo «mercado friendly», y en la promesa de una futura prosperidad, cuando vuelva la recuperación. Los argentinos tenemos experiencia con esas reformas, en los años de la prosperidad clintoniana, además, y sabemos que al final no está el paraíso. Pero a  los directores técnicos se los mide, siempre, por la última serie de partidos. Los campeonatos pasados… no garantizan nada.

22 Responses to Las ideologías no han muerto. Tampoco la del capitalismo

  1. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    El artículo es un rosario de expresión de deseos. De dónde saca que el occidente desarrollado se está «recuperando»?

    Si Chile, Perú y Colombia «mantienen el ritmo de reforma e incluso guardan los ingresos extraordinarios», cómo puede ser que Alan García y Sebastián Piñera no puedan imponer su sucesión ante semejante «éxito»?

    Las empresas en el norte podrán sentarse en un colchón de plata, pero la capacidad de consumo de los hogares norteamericanos y de sus industrias anda por el piso.

    Yo sospecho que la suba de tasas tiene más que ver con la ausencia de otras fuentes de recursos para los bancos que con una recuperación. Ya no pueden especular con cuantiosas subas de commodities ni con préstamos baratos (incluso a tasa 0 desde 2010-2011 no hay boom inmobiliario).

    Saludos,

    Andrés

  2. Abel B. dice:

    Lo que Ud. dice es cierto, Andrés, pero ese editorial es algo más que una expresión deseos. Es la afirmación de un dogma de fe, como cuando Altamira anuncia la inminente crisis final del capitalismo.
    Y también, y esto es lo que debe importarnos, es un aviso publicitario, igual que el que podría hacer Coca Cola: «El capitalismo financiero refresca mejor! Pida créditos!»
    Saludos,

  3. El Lurker dice:

    En Perú no cambian el modelo económico desde Fujimori.
    Toledo (tan indio como Evo), Alan García y Humala mantuvieron el mismo modelo económico de Fujimori. La hija de Keiko no estuvo tan lejos de ser presidenta la última elección.

    Su neoliberalismo noventista tuvo éxito, Perú está muchísimo mejor que en los 80s. Hay muchos menos pobres. Todavía hay muchos porque crecieron a partir de un piso muy bajo.

    Nuestros 2 modelos neoliberales, con los militares y con Ménem, tuvieron algo en común, el tipo de cambio fijo sobrevaluado, la tablita y la convertibilidad. Creo que por eso terminaron tan mal.
    Si Argentina hubiera tenido una moneda propia que flotara no habrían quebrado todas las industrias que se fundieron con Ménem, por empezar no se habrían endeudado en dólares, y ante batacazos como el Tequila la devaluación por la salida de dólares (como lo que pasa en Brasil ahora) las habría protegido de la competencia extranjera.

    Ménem con el peso = dolar las obligo a competir como si nuestra productividad fuese la de un país del primer mundo, por eso tantas quiebras y tanta desocupación. Fue un esquema ponzi que se mantuvo con el dinero de las privatizadas y endeudamiento.
    Esas fiestas para que la clase media alta se vaya de vacaciones afuera y compre autos importadas siempre tienen una resaca que no vale la pena.

    Por eso tenemos que tomar en cuenta que a los gobiernos digamos, liberales, más interesados en lograr acuerdos de libre comercio con países de Asia que en la integración latinoamericana, no les aplica tanto nuestra experiencia con Ménem y Martínez de Hoz.

    La gente vota por muchas razones. Bachellet terminó co un 80% de popularidad, probablemente vuelva a ser presidenta, pero su sucesor fue Piñera. Porque los chilenos querían probar otra cosa. Si la gente tiene la sensación de que las elecciones no son una cuestión dramática, que gane quien gane el país va a segui progresando al mismo ritmo, pueden darse el lujo de votar así.
    Aunque sí es verdad que los gobiernos peruanos últimamente no tienen una popularidad muy alta.

  4. Mariano. T. dice:

    Los que esperan ansiosos el fin del capitalismo van a tener que aguardar otra generación

  5. Norberto dice:

    Te recomiendo Lurker que leas que pasó con los pequeños productores Colombianos, por otra parte muy similar a lo que pasó y sigue pasando con los mexicanos, y con Perú allí podés hablar por cierto del viento de cola que llevó el precio de los minerales que exporta a siete veces su valor en el mismo plazo que nuestros productos agrícolas subieron entre dos y dos veces y media sus precios.
    Con respecto a que en Chile no hay sensación dramática por el cambio de gobierno, podría muy bien ser resignación ante la evidencia que gobierne quien gobierne, las condiciones de los excluidos no cambiarán , tal como aquí que entre el peornismo de Menen o Duhalde, hoy escondidos tras la careta sonriente, el radicalismo mayoritario de De La Rua, Ricardito o Margarita, El PRO de Macri o el socialismo de lo posible de Binner, por no hacer mas extensa la lista, podría haber haber pequeñas diferencias formales, nunca de rumbos.
    Eso tal vez te satisfaga, no es lo que muchos peronistas sentimos, y que por lo tanto de triunfar alguno de ellos, trataremos de resistir.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  6. casiopea dice:

    Je, el muerto se ríe del degollado. Para mí no está en discusión la grave crisis del primer mundo, ni tampoco los mamarrachos económicos de los gobiernos populistas que nos están llevando al abismo al son del grito ¡década ganada! Lo que sí está en discusión es a quién van a votar los pueblos para atravesar sus respectivos calvarios, y qué libro de recetas eligen. Cuando hay elecciones (aunque no todo el tiempo), los dueños de la pelota son los que votan, en Argentina, en Europa y en cualquier lado donde haya elecciones libres. Y los que votan cambian de opinión, para un lado y para otro, no necesariamente por lo que digan los medios como tanto escorchan, sino por sus experiencias directas y las conclusiones que saca respecto de lo que esas experiencias directas indican para el futuro. Después de eso, la gestión de cualquier signo ideológico puede ser buena, mediana o pésima, pero eso no depende de los votantes. El mayor problema de las ideologías es que a veces nublan la visión y hacen ver como buena una gestión horrible sencillamente porque es del propio signo ideológico. Los liberales menemistas fueron la apoteosis de eso. Pero insisto en que la «ideología» no es lo central en la mente de un votante del montón. Va a votar a la derecha o a la izquierda si cree que le va a solucionar determinados problemas, o que va a «detener» algo que teme. Eso es mucho más patente en la Argentina, donde por ejemplo ser peronista puede implicar una ideología de izquierda, de derecha o de centro, y donde ser «progre» quiere decir cualquier cosa.

  7. Ariel dice:

    Nadie escribe sin preconceptos y sin ideologias, este articulo parte de una forma de ver el mundo. Sobre datos ciertos se pinta una realidad que expresa sus propios deseos.
    La ultima decada fue la mejor en terminos de intercambio para toda America Latina, en principio por la demanda China y en los ultimos 5 años porque las tasas de intereses colapsaron en el mundo a partir de la politica expansiva de la FED (arribo de dinero, aumento de precio de todos los activos del mundo que hizo que encontrar un bono soberano que cotice bajo la par sea mision imposible)
    Esto repercutio que la gran mayoria de nuestros paises hayan mostrado crecimiento es sus economias (ya sean liberales o de izquierda) el punto ahora es quien podra mantener este crecimiento en un mundo donde se prevee mayor escacez de dinero (la tasa que hoy esta en 2.8% anual podría estar a 4% en menos de 12 meses) y terminos de intercambio mas bajos.

    Abel, insisto «el mercado» puede ser la clase media argentina que canalice sus ahorros en un bono argentino si se le da confianza y una proteccion minima contra la inflacion (le sacaría presion al dolar), vuelvo a preguntar cual es la opcion superadora a tomar dinero del mercado, ajustar como se esta haciendo ahora via inflacion y caida del salario real? devaluar? Reducir el gasto publico para no tener que emitir tanto para financiar el deficit fiscal?
    Norberto, que es lo que le pasa a los pequeños productores aqui en Mexico? un pais con mucho problemas y mucha desigualdad del ingreso pero es mas facil correr un negocio aqui en Mexico que en Argentina (tengo negocios en ambos paises)
    Abrazo

  8. Abel B. dice:

    Ariel, quiero contestarte tu pregunta (sin meterme en el debate, que está jugoso):
    No hay nada de malo en tomar crédito; es una herramiente fundamental de la actividad económica. Pero es una herramienta, no una solución.
    Sirve para financiar un proyecto determinado, y será acertado si ese proyecto da más beneficios que lo que cuesta el crédito.
    Pero si uno tiene un problema (muchos gastos=pocos ingresos, por ejemplo) NO se lo soluciona.
    Porque los créditos hay que devolverlos alguna vez (Casi todos los países probamos alguna vez con no hacerlo, pero si no se es una Gran Potencia, trae problemas más serios).

    Abrazo

  9. casiopea dice:

    Cierto, pero por el mismo argumento la emisión deficitaria también es una herramienta y no una solución, y sólo sirve si aceita una coyuntura sin minar las bases del ahorro. Y la inflación también se paga ‘alguna vez’, pero de otra forma. A lo que voy es que Ariel tiene razón. Si lo que se busca es un camino que no dependa del crédito internacional, hay que por lo menos intentar general una alternativa creíble para la acumulación del capital necesario, y las condiciones para eso no son tan distintas de las que impone el crédito internacional, porque no funcionan sin la confianza de los ahorristas. Lo que tenemos ahora es todo humo y pan para hoy, hambre para mañana. El capitalismo no funciona sin capital. Ni siquiera el capitalismo de estado que tiene la maquinita pero no de dólares. Los chinos compran bonos del Tesoro de EEUU y también hipotecas truchas que después se pierden en el mercado crediticio en las sombras para sobreinversiones que ahora los están asustando. Allá ellos con sus recetas, nosotros tenemos que encontrar las nuestras, pero no vamos bien encaminados.

  10. Norberto dice:

    Porque entonces las quejas por los maices híbridos de gran productividad controlados por las multis del sector, y debido a la caída de precios, la imposibilidad de sostener la producción que he escuchado hasta en la CNN, por casualidad, el mismo problema y que termina con la importación de productos agrícolas como en Colombia.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  11. oti dice:

    «Pero los que mandan en el Atlántico Norte sienten que la tienen bajo control, o por lo menos que pueden anunciarlo (la inclinación no es sólo latinoamericana).»

    Creo que lo que sienten es un desconcierto pavoroso y que, si no pueden ganar ellos, que no gane nadie.

  12. Gerardo josé González dice:

    Si nadie se recupera, estamos todos jodidos, y desde esa desgracia común tenemos que ver como sigue cada uno, o en pelotones regionales.

  13. Gerardo josé González dice:

    ¿Usted dice que dentro de treinta años acabará el capitalismo?

  14. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    … de triunfar alguno de ellos, trataremos de resistir.

    Observo que Norberto – tal como he señalado aquí mismo comentando un post anterior – continúa argumentando en sintonía con una eventual retirada K.

    Esperemos que la facción que así lo está urdiendo, no sueñe con intentarlo de la misma forma en que lo hizo Alfonsín después del «golpe de urnas» de septiembre de 1987.

    Saludos

  15. julio. dice:

    el mundo anda busando a quien seguir,
    pide que lo salven;
    el Juancito dejó su eterna sabiduría en la Doctrina y
    tenemos la Papa,
    de Bergoglio y a nosotros mismos.

    Buen articulo Abel, amplía el horizonte.
    Saludos.

  16. Mariano. T. dice:

    Debi decit «al menos otra generación «

  17. Mariano. T. dice:

    México esta atrasado en la modernización de su sector agrícola. Y tienen que competir con el maiz yanki sin impuestos.
    Se nos caería la baba a los agricultores argentinos si tuvieramos esos precios

  18. Norberto dice:

    Rogelio, me refiero a tratar de conservar los derechos y avances de estos diez años, mediante el uso de instrumentos democráticos, no hablo de generar situaciones que puedan ser un obstáculo a las políticas que signifiquen progresos para nuestro pueblo, hoy por ejemplo se habla de un arreglo en las mismas condiciones de los canjes del 05 y 10, si algún gobierno intentase arreglar con los buitres en las condiciones que ellos han logrado en el Tribunal de Apelación ¿sabés que significa?, entonces esa medida debería ser resistida por los mismos métodos que están empleando, es decir cautelares en foro shopping, movilizaciones, paros, etc, yo vi Ezeiza en el 01/02.
    Es a eso a lo que me refiero.
    Nosotros somos Ella, abrazos

  19. Ignatius dice:

    otra vez norberto disculpe que se lo mencione, tal vez lo esté ayudando a trabajar sobre sí mismo, otra vez usted sólo acusa a los demás sin siquiera esbozar una mirada introspectiva, no está siendo justo con usted mismo, con su singularidad y eso es una pena

  20. Silenoz dice:

    Don Abel, yo lo veo casi como un ultimatum a tantas ínfulas.. que quiere que le diga…
    Saludos

  21. Andrés dice:

    Buenas Casiopea,

    No comparto la idea de que «los que votan cambian de opinión, para un lado y para otro» en simples elecciones. Los cambios profundos se dan en general bajo escenarios traumáticos, como el de Argentina en 2001, el Caracazo o la Bolivia de Sanchez de Losada.

    A menos que los Tony Blair, Gerhard Schroeder y Felipe Gonzales puedan ser categorizados de izquierda, cuando para mí son sólo neoliberales vestidos de socialdemócratas.

    Saludos,

    Andrés

  22. CineBraille dice:

    ¿Dijeron Colombia? ‘Cacerolazo’ en varias ciudades del país se hace escuchar en apoyo al paro agrario
    http://www.rcnradio.com/noticias/los-cacerolazos-se-suman-los-bloqueos-y-protestas-del-paro-agrario-85707

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: