Stratfor – la CIA privada -, China y lo que cree el sistema

worried_dragon

Stratfor Global Intelligence es una empresa norteamericana fundada en 1996 por George Friedman que se dedica a proveer información, “inteligencia” y análisis geopolítico para sus suscriptores.

He hablado de ella, y he utilizado su material otras veces en este blog. Por ejemplo, aquí y aquí. Como todas las entidades de ese tipo – incluída la C.I.A. oficial, y nuestra propia Secretaría de Inteligencia – reúne muchos datos interesantes, muchísimo material dudoso y una inmensa cantidad de chismografía trivial y tonterías varias. Es inevitable.

Igual, sus informes, cuando versan sobre los temas y regiones que son de interés para su público – en su mayoría funcionarios y empresarios de los países desarrollados del Atlántico Norte – son valiosos. Porque, además, nos ayudan a percibir cómo piensan quienes los hacen. Con esa mentalidad que tiendo a considerar típica del estadounidense de buena formación intelectual: aguda, realista y superficial. Con una cierta incapacidad para empatizar con los valores de otras culturas.

Y vaya si es importante entender cómo piensan. Después de todo, y a pesar de sus problemas, EE.UU. sigue siendo el grandote del barrio.

Recién yo subí una evaluación de los problemas de China escrita por el profesor Paul Krugman, un estadounidense de buena formación intelectual, de la variedad economista keynesiano.

Y entre algunos amables comentaristas hubo una cierta tendencia a decir algo así como “Sí, sí, Krugman habla de los problemas de China, pero no dice nada de los problemas de EE.UU.“. Me permito señalarles que no es tan así – Krugman es muy crítico de las políticas del establishment yanqui – pero eso es irrelevante. Los que toman las decisiones en esa sociedad, no son – por ejemplo – como militantes políticos que no sólo quieren ganar una elección sino además decirse y que les digan que van a ganar.

Como dije antes, tienen una tradición de pensamiento realista – aunque se engañen a sí mismos como cualquier otro ser humano. Por eso su enfoque no versa sobre a qué país le va mejor o peor – asumen que de los problemas de China se preocuparán los chinos. Su preocupación está centrada en el sistema global – y la “implosión” china se refiere en realidad a que China dejará de cumplir el rol fundamental que tuvo en ese sistema global en los últimos 30 años.

Por eso, el análisis que George Friedman publicó recientemente en Stratfor: Recognizing the End of the Chinese Economic Miracle, en el que comenta entre otras cosas la nota de Krugman, es interesante más que por los datos que agrega, porque nos permite apreciar, en su síntesis final, cómo ven los sectores dirigentes de la sociedad norteamericana – y del capitalismo global – la situación actual y – lo más importante – sus expectativas para el futuro:

China va a seguir siendo una gran potencia, y su economía seguirá siendo muy importante. Estar con problemas no es lo mismo que dejar de existir. China siempre existirá. Simplemente, dejará de ser el país clave por sus bajos salarios y alto crecimiento. Al igual que Japón antes, pasará a jugar un papel diferente.

En el sistema global, siempre hay países con salarios bajos, de alto crecimiento, porque los consumidores de las potencias industriales avanzadas quieren absorber bienes baratos, con bajos costos de manufactura. Convertirse en un proveedor de dichos bienes es una gran oportunidad para esos países, y también una fuente de graves desequilibrios. Ningún país puede reemplazar a China, pero China será reemplazada. El siguiente paso en este proceso es la identificación de los sucesores de China“.

Por mi parte, me permito señalar mi escepticismo. La falta de sentido histórico que muestra, curiosamente, Friedman en estas líneas no le permite apreciar que ese “siempre” se refiere a los últimos 40 años, cuando se produce la radicación en los países de bajos salarios de las industrias que habían nacido en América del Norte y en Europa Occidental. Un proceso que se ha detenido, y parecería que ha empezado a revertirse.

Pero tengamos claro que ésta no es una discusión teórica. La visión sintetizada en esas líneas es la que sostienen sectores muy importantes del capitalismo global – apoyados por buena parte de la población de los países industrializados y minorías importantes en los países emergentes. Estamos hablando de centenares de miilones de personas que se han beneficiado de este esquema, y a los que – además – nadie les está ofreciendo alternativas visibles.

Los argentinos, y nuestros socios en América del Sur, corresponde que agregue, no enfrentamos este dilema. No tenemos un lugar en este sistema, ni como consumidores – no somos  tan prósperos – ni, afortunadamente, nuestros salarios son tan bajos como para competir. Nuestra preocupación debe ser construir un bloque económico viable que nos proteja de los conflictos que se produzcan por la perduración disruptiva de este esquema, o por su reemplazo por un nuevo proteccionismo.

9 Responses to Stratfor – la CIA privada -, China y lo que cree el sistema

  1. Ariel dice:

    El bloque económico debiera tener una planificación clara que finalice (en x número de años) con sectores capaces de competir en el mundo. La protección solo es efectiva durante algunos años. El Mercosur como regla general funciona relativamente bien en la industria automotriz y en el resto de las industrias los productos que entrega son caros y en muchos sectores con bajó valor agregado ( el ensamblado en TDF y Manaos es sólo una muestra).
    No se ha trabajado para ver que requiere cada sector para mejorar la competitividad x culpa tanto nuestra como de Brasil y esto ha sido más evidente en los últimos 5 años

  2. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Creo que Friedman es bastante inteligente como para escribir lo que sus interlocutores (sus Paganini, en definitiva) quieren escuchar.

    Cuando me inscribí gratis a sus email aproveché para pedir el reporte gratis sobre Argentina, y leí algunos de sus otros artículos sobre el país y la región. En ese reporte, el tipo dejaba de lado sus análisis geopolíticos y se enfocaba casi exclusivamente en “el colapso económico que se acerca inevitablemente”, en pleno crecimiento K. Ahí me dí cuenta que le escribe a Wall Street para que los banqueros lean lo que les reconforta, quienes en definitiva pagan por esos artículos. Como Argentina tiene hoy peso mundial solamente en el ámbito financiero por su organización alternativa al ordenamiento financiero mundial vigente, los actores de otros ámbitos (militar, industrial, demográfico, etc.) no tienen al país en la mira y por ello no les importa mucho y por ende no les escribe a ellos.

    El tipo da algunas referencias sobre geografía y política que son interesantes (leí unas de África), pero derrapa seguido. Me doy cuenta, un poco por historia familiar similar (proveniente de una familia judía de Europa del Este) de los deseos e impresiones que proyecta y que no explicita (profundo rechazo a la influencia rusa en esa región debido probablemente al estalinismo y los pogroms, ideales del “American dream” de un inmigrante, etc.). El tipo va a acomodar los datos para mostrar que hay esperanza en el actual sistema socioeconómico norteamericano y que no hay que hacerse serios replanteos en cómo ver las cosas.

    Por eso no puede salir del esquema de “En el sistema global, siempre hay países con salarios bajos, de alto crecimiento, porque los consumidores de las potencias industriales avanzadas quieren absorber bienes baratos, con bajos costos de manufactura”. Asume que cualquier país con salarios bajos podrá reemplazar la potencia económica china, lo cual me parece absurdo. Sólo ex-potencias y ex-imperios pudieron cumplir ese rol desde 1945 hasta la fecha (Alemania, Japón, China), que es cuando se lanza el capitalismo de consumo de masas. Si los milagros israelí y coreano no pudieron ni ahí emular a Alemania y a China, no debe ser una casualidad, y no creo que otros países vayan a poder lograrlo.

    Además, hay que tener en cuenta que el costo del petróleo continuará aumentando, con lo cual el transporte de mercancías será cada vez más oneroso, quizás al punto de volver demasiado caro lo que se produzca muy lejos, y por ende no puede plantearse la fácil deslocalización de industrias para adaptarse a mano de obra barata.

    El gran problema que China, Europa y USA enfrentan es cómo manejar las demandas sociales diversas ante la falta de crecimiento económico perpetuo. O sea, cómo las élites mantienen sus privilegios y a la vaz acceden a los reclamos de los sectores menos favorecidos sin un escenario de crecimiento. Porque si la torta no se agranda, tarde o temprano la discusión pasará al grosor de las porciones.

    Saludos,

    Andrés

  3. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    El sitio oficial de la Secretaría de Gabinete y Coordinación Administrativa de la JGM

    http://www.sgp.gov.ar/dno/Presidencia/presidencia-secretarias.htm

    al que dirige el link “Secretaría de Inteligencia” de tu post está bastante desactualizado.

    Ignoro si tu intención es poner en evidencia ese “detalle”.

    Fijate que la información que ofrece es la siguiente:
    – Vicepresidencia / Ing. Julio César Cleto COBOS
    – JGM / Dr. Aníbal Domingo FERNANDEZ
    – Ministro de Economía / Lic. Amado BOUDOU
    – Ministro de Defensa / Dra. Nilda Celia GARRE
    – Secretario de Inteligencia / Dr. Héctor ICAZURIAGA

    Creo que este último, que es el que interesa, es correcto, no ?

    Saludos
    PS; es obvio que Abal Medina está para las grandes estrategias y no para pelotudeces menores como publicitar la verdadera organización del Estado.

  4. Gerardo josé González dice:

    ¿Cómo que la Argentina no tiene salarios bajos ? La mitad de los trabajadores apenas ganan para subsistir.

    La empresas globales no se pueden mudar así como así a Calcuta.

    China dejará del ser el tren bala del mundo, en buena hora, para que todo se ajuste nuevamente.

  5. José Mercado dice:

    Pah. El hijo de Milton se merece, por lo menos, la dirección suplente del Monde Diplomatique.

  6. “…la radicación en los países de bajos salarios de las industrias que habían nacido en América del Norte y en Europa Occidental. Un proceso que se ha detenido, y parecería que ha empezado a revertirse”

    usted no ha leido el diario ultimamente:

    28.07.2013 | Según estudios oficiales se destruyó el 15,3% del potencial industrial italiano, pero en el rubro automotriz la cifra trepa al 41,2 por ciento

    La crisis lleva a la desaparición de los productos Made in Italy

    Entre la deslocalización y la venta a manos extranjeras de las principales empresas de la península, casi no se puede conseguir que alguien se haga cargo de cubrir la garantía de, por ejemplo, un lavarropas que no funciona…

  7. Abel B. dice:

    No he leído especialmente los diarios italianos.
    Pero no la estoy contradiciendo lo que Ud. afirma, Lisa. Porque no tengo datos precisos del panorama global. Todo lo que puedo decir es que en EE.UU, y en algunos países del Norte de Europa ha habido relocalización de algunas industrias. No puedo decir que son indicaciones seguras de una nueva tendencia.

    Y el caso de Detroit es una muestra muy elocuente que la desindustrialización avanzó en los EE.UU. aún más que en Italia.

    Saludos

  8. […] este posteo como una posdata a otros dos recientes, éste y éste, sobre la economía china y sobre los observadores que la miran desde el Atlántico Norte. Es la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: