¿Se necesita un ministro de Economía?

En el posteo anterior, en mi introducción al informe de Tonelli sobre la situación a la fecha del litigio de los fondos buitres contra Argentina, escribí que tenía pendiente una reflexión sobre la situación actual de nuestra economía, pero sentía que aún no tenía claras mis ideas.

Sigo sin creer que «tengo la precisa», como dirían en mi barrio, pero encuentro que en las próximas semanas voy a poder dedicar mucho menos tiempo al blog, y me siento obligado a darles mi opinión, por lo que valga. La opinión de alguien que no es economista, pero cuenta con experiencia en el Estado y en la política argentina. Y que vivió, y reflexionó sobre, nuestra historia económica reciente.

La resumo al principio: A la pregunta del título, mi respuesta es Sí.  Considero que el ciclo que se inicia – o afirma – con el alejamiento de Lavagna en el 2005, en la cual los funcionarios de las más diversas áreas que tienen que ver con las políticas económicas en curso reciben sus instrucciones directamente de la conducción politica, está agotado.

Pero es importante que explique los motivos. Porque, como dije en ese posteo, el sentido tradicional que el cargo de Ministro de Economía tuvo en Argentina no nos remite justamente a una historia de éxitos. Ni sus roles en la Europa de hoy dan motivos para creer que la formación académica y el manejo de herramientas teóricas garantizan buenos resultados.

Y, si ahí hice mención al artículo que subió Pablo Lerner en Artepolítica, Por qué la brecha entre dólar oficial y blue debe preocuparnos, me parece necesario aclarar que no creo que esa brecha sea por sí el argumento decisivo para cambiar el sistema actual de manejo de la política económica.

Atención, estoy de acuerdo que no es un problema trivial, y que debe preocuparnos. Pero, como le decía a Pablo:

«Es una buena descripción de un problema real. Pero tengo mis dudas sobre las soluciones sugeridas. Porque las encuentro demasiado… teóricas.

Por ejemplo: “brindar incentivos que posicionen al peso como un activo confiable y que no dé pérdida a largo plazo”. Por supuesto que es una materia pendiente; hasta el gobierno nacional está, teóricamente, de acuerdo en eso. Sus funcionarios hablaron del tema. Yo lo pedí en mi blog, cuando empezaron, hace un año y medio las restricciones.

Pero… la confiabilidad se crea con el tiempo; no hay otra forma. Una caja de ahorro indexada, como en Brasil, u otro mecanismo similar, será aceptado por los argentinos comunes, después de diez años de funcionamiento sin sorpresas. Antes, no.
Entonces, para crear una alternativa voluntaria e inmediata al atesoramiento en dólares, habría que elevar las tasas en forma absurda. Absurda porque atrae especuladores, y – sobre todo – porque resulta demasiado costosa al provocar recesión«.

Mi punto es, entonces, que el más brillante ministro de Economía concebible, no va a venir con soluciones inmediatas para la brecha con el dólar que se vende en transacciones ilegales. Ni tampoco para la inflación. Ni los empresarios se precipitarán a invertir, al conjuro del nombre mágico del ministro que «despertaría confianza». Nuestra historia económica de las últimas décadas muestra que la confianza se expresa públicamente con mucha facilidad. Los capitales… es otra cosa.

Un nuevo ministro de Economía sólo podría manejar estos problemas con controles, incentivos, y la gestión cotidiana de las medidas que el Estado toma continuamente en todos los niveles. Es decir, tendrá que hacer una tarea de la misma naturaleza que la que se está haciendo ahora ¿Por qué pienso que un nuevo hombre/mujer, con la autonomía para elegir su propio equipo, podría hacerla mejor que ahora?

El motivo por el que yo lo creo no son las deficiencias de la gestión que se muestran ahora: Energía, Transportes,… Ciertamente, podemos pensar en políticas mejores que las aplicadas en esas áreas. En Argentina todos somos grandes DT, desde la tribuna. En la cancha… No hay razones objetivas para estar seguros que otros funcionarios manejarían mejor la situación, partiendo de la realidad actual.

El motivo por el que propongo empezar a pensar seriamente un cambio en el método de gestionar la política económica es que la persona a cargo – en principio – estaría libre de la historia de éxito. Porque es evidente – salvo para los cegados por el odio – que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner pueden mostrar mejorar considerables, desde que comenzó su gestión en 2003, en la producción, el empleo, las políticas sociales… El bienestar general.

«Equipo que gana no se cambia», dicen en el fútbol. La experiencia personal, y las lecciones históricas, muestran que nada es más difícil para un gobernante que abandonar los métodos, las políticas que lo llevaron al triunfo. Hasta que la realidad, con sus métodos prepotentes, lo obliga. Esta necesidad está todavía lejos. Pero no tanto, me parece.

Para ser más preciso, tengo que señalar lo que considero el factor que contribuyó a los excelentes indicadores que mostró durante largos años la gestión K. Y que es tan obvio que por eso mismo resulta fácil pasarlo por alto.

No me refiero a la mejora en los precios de los productos que exporta Argentina, el famoso «viento de cola». Por supuesto que ese elemento existió y existe, que está detrás de la extraordinaria mejoría en la situación de, por ejemplo, todos los países de nuestra América del Sur en estos años. Pero ese factor tuvo menos peso en Argentina, que en Chile, o en Venezuela. El cobre y el petróleo aumentaron mucho más que la soja.

El hecho clave, y evidente, es que la experiencia kirchnerista parte de un pozo muy profundo en que había caído Argentina. La recesión, que comienza en 1997/98, llegó en 2002 a su punto límite. No quiero agrandar un posteo ya largo citando números de pobreza, desempleo, indigencia… Son muy fáciles de encontrar.

Irónicamente, es el mismo factor que permitió a Menem defender durante mucho tiempo su gestión. Le bastaba con mencionar el «incendio» de la última parte de la de Alfonsín, del que sus políticas habían rescatado a Argentina.

Creo que este es el momento para señalar que es injusto, y equivocado, asimilar las situaciones. La dirección política de las gestiones de Menem y de los Kirchner han sido explícitamente opuestas, en la realidad y en la ideología. La primera planteó que la apertura de la economía argentina al mercado internacional aseguraría el mayor bienestar de la población. Los Kirchner no compartieron ni comparten esa superstición. Vale la pena remarcar esto, también obvio, para no olvidar que, después de todo, la política económica está, y debe estar, subordinada a la política.

Pero ambas se mueven dentro de los marcos que fija la realidad, salvo, claro, en las asambleas estudiantiles y en las redes sociales. La realidad de los primeros años de Kirchner estuvo dominada por una gran capacidad ociosa en la industria, que permitía aumentar el empleo sin exigir grandes inversiones, y, sobre todo, un tipo de cambio extraordinariamente competitivo, resultado de la Gran Devaluación del 2002. Que fue «exitosa» – Lavagna dixit – por la Recesión previa, y el desempleo que impidieron que se trasladara a los precios. No aumentan, cuando nadie puede comprar.

Este tipo de cambio, el «dólar recontraalto», le dió un colchón extraordinario al gobierno, que fue disminuyendo lentamente hasta el 2006, 2007. No hay forma de volverlo a tener sin una gran recesión. Es un precio demasiado alto (Sin ella, la devaluación simplemente acelera la inflación. La historia económica argentina está llena de ejemplos).

¿Es necesario señalar que la historia económica no termina en 2007? Simplemente, ya no fue tan fácil. A los críticos que en el blog cuestionaban duramente la asignación de los grandes recursos de esos primeros años, yo les marcaba que tanto Néstor como Cristina llevaron adelante una administración, sino imaginativa, prudente. La abundancia de ingresos es casi tan peligrosa para las economías como su escasez, y el manejo cauteloso de sus finanzas evitó «chocar el barco».

El caso de Venezuela y sus devaluaciones recientes muestra que ni siquiera recursos petroleros entre los más grandes del mundo garantizan abundancia, si no se manejan con previsión.

Ahora ¿qué? La situación económica actual no es mala. Para los parámetros históricos argentinos, es buena, aunque la infraestructura se deteriora lentamente, al no haber suficiente inversión (la hay, pero en los nichos rentables. En infraestructura, sólo invierte el Estado. Y no cuenta con suficientes recursos). Y no aparecen los motores del crecimiento, salvo en los mercados externos de China y Brasil. Que ya no crecen como antes. La obra pública y el consumo no están impulsando la economía con suficiente dinamismo, aparentemente. Y la inflación desestimula inversiones y va creando malestar.

Estamos en una economía como la de los ´80, es decir, la economía normal argentina. No hay recetas generales. Requiere una gestión eficaz, imaginativa, y prudente. Se me ocurre que alguien que pueda discutir con la Presidente, en posesión de todos los datos económicos que puede reunir el Estado, sería un aporte valioso a los decisiones que ella tome. Tal vez lo encuentre un interlocutor fastidioso, pero habitualmente la Realidad es más irritante. Y mucho más terca.

Espero, decía superficialmente en ese comentario que inspiró este posteo, que, si se nombra a un ministro con autoridad, no sea a alguien que proponga una “devaluación competitiva”, ni tampoco el desdoblamiento del mercado cambiario. Esto último simplemente haría que el “blue” dejara de ser marginal, sin evitar ninguna de sus consecuencias negativas.

33 Responses to ¿Se necesita un ministro de Economía?

  1. carlos soraire dice:

    Como en otros sitios predico leer o tener en cuenta a Gabriel Palma http://www.youtube.com/watch?v=fW0CnLq2DhQ. Reforma financiera,royalties, productividad, reinversión de las utilidades,sesgo industrial,etc.

  2. Rogelio dice:

    Abel, recordarás que la gran sabiduría del Principito se demostraba cuando cada mañana le ordenaba al sol que saliera y cada tarde que se ocultara.

    Ojo, no dije «Principe» sino «Principito».

  3. Mariano T. dice:

    La principal virtud de tener un ministro de economía (no un muñequito como Lorenzino) es poder echarlo y poner a otro. Eso muchas veces cambia las expectativas, sin las cuales es muy dificil hacer política económica.

  4. Abel B. dice:

    Estimados:

    Un lúcido posteo d Lucas Carrasco sobre este tema, más desarrollado q el mío:
    http://lucascarrasco.blogspot.com.ar/2013/04/sintonia-fina-o-sintonia-china.html

    Casi les recomendaría q mientras yo no suba más posteos, lo sigan a él. Pero después se pelea con Francisco, o lo quiere matar a Leuco…

    Abrazos

  5. CineBraille dice:

    ¡O sea que es igual a un DT de fútbol! La cosa mejora simplemente porque es otro y se comienza de nuevo.
    Igual, cuanto más se hable de que el tiempo de Lorenzino se terminó, menos posibilidades de que se lo remplace.
    PS: el momento de oxigenar el gabinete, así como el de sincerar los subsidios, hacer algo con la inflación y el INDEC, en suma resetear la PC, era el comienzo de 2012, que no fue un año electoral. Me parece que falló el timing ahí. Y si debo creerle a Lucas Carrasco y a tantos otros (y también a la historia argentina) el problema ahí fue el sicristinismo de los que no tienen juego propio fuera de seguir a CFK. ¿No se extraña a Aníbal?
    Saludos

  6. Norberto dice:

    Yo dejaría correr el año, porque se están jugando cosas muy importantes y no le daría manija a operetas como la que le han hecho a Lorenzino, por casualidad en momentos que se define el juicio en la Madre Patria, que es manija lo dicen los bloggers que son especialistas en edición de televisión
    http://nada-es-casual.blogspot.com.ar/2013/04/operacion-lorenzino.html
    Mientras tanto, para ver como siempre hay otra visión por encima de las que a la ligera hacemos muchas veces nosotros, recomiendo este post de Lopéz Tamble que me parece muy atinado y atinente
    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2013/04/la-recomposicion-del-ingreso-per-capita.html
    Nunca menos y abrazos

  7. oti dice:

    Muy bueno el post, Abel, por lo claro.

    Ahora estamos en mejor posición que en el 2002/3, porque no se necesitan 4 o 5 años para volver al estado inicial. Ahora, todo avance que se haga va a ser neto, no para restaurar un daño previo. Por eso, en rigor, lo del período 2003/2006-7, no fue, en rigor «avance», sino transición y emergencia hacia un avance.

    A mi juicio, se necesita alguien como M. Miranda o de ese estilo. Libreta de almacenero, detener la fuga de capitales, reunir una masa considerable de recursos (reforma comercio exterior y sistema monetario y financiero), y direccionarlos a infraestructura de transporte (en lo posible MAGLEV); energía nuclear; obras de gestión de aguas de gran envergadura, no solo en las ciudades sino en el campo.

    Dicho esto, me importan un bledo todos los Lázaros que intervengan en esas obras. Si es el precio que hay que pagar para tener una economía física mejor, lo pagamos. Sino que alguien me diga la fórmula para hacer obras sin corrupción, que no sea el «contrato moral» de Carrió. No hacer la obra porque no se puede evitar la corrupción es de lo más tonto que hay, que es a lo que juega Lanata y la gente que lo usa con el beneplácito de él mismo, en la creencia de que él usa, también, a los que lo usan a él.

    La economía de Argentina se caracteriza más por el desperdicio de recursos que por la escasez de recursos. Necesitamos un ministro con fuerte personalidad para que haga mejor lo que la presidenta quisiera pero no puede.

    Nada menos que el General Perón admiraba a don M. Miranda (y también a R. Carrillo), será tan difícil que CFK pueda admirar a uno de sus ministros?

  8. El Lurker dice:

    Nuestro crecimiento puede ser visto así

    De la segunda mitad del 2002 (la recesión que empezó en el 98 terminó con Duhalde) hasta el 2007 como crecimiento normal + rebote, lo que provocó la apariencia de crecimiento a tasas chinas, simplemente crecimos y además recuperamos lo que perdimos entre el 98 y 2002.

    Del 2007 al 2012 simple crecimiento normal (crisis del campo en el 08, recesión en el 09, el año del dengue, sequía y gripe A) crecimiento fuerte los otros años pero un poco dibujado por el INDEC (hasta Artemio lo admitía antes del cambio que sufrió después de su fallida campaña para Boudou jefe de Gobierno)

    Y a partir del 2012 estancamiento. crecimiento entre 0 y la tasa de natalidad, es decir, no nos enriquecemos o nos empobrecemos levemente.

    Hace años q queda claro que no tenemos ministro de economía. Es por eso q Peirano duró 4 meses, se dio cuenta de cómo venía la cosa (en el 07 el INDEC trucho y el Moreno con poder eran cosa nueva) y se fue.

    Tengo un archivo excel «Historical Statistics for the World Economy: 1-2003 AD
    (Copyright Angus Maddison)» debe ser posible bajarlo x internet

    con datos (y estimaciones para antes de 1850) de población, pbi y pbi per cápita de todos los países del mundo, medido en dólares Geary-Khamis http://en.wikipedia.org/wiki/Geary%E2%80%93Khamis_dollar

    Argentina después de la crisis del 2001 y 2002 era más rica que Colombia, la crisis no alcanzó para hacernos más pobres que Colombia.
    Hoy en día, si Argentina devaluara, algo que eventualmente va a suceder, pasaríamos a ser más pobres que Colombia por primera vez desde los 1900 (tal vez desde mediados del 1800 pero nos faltan datos)
    Evidentemente en esta década ganada no nos fue tan bien como a otros países.

    El año pasado Santos celebró q la economía Colombiana era la segunda + grande latinoamérica, http://www.cronista.com/especiales/Error-de-Santos-dijo-que-el-PBI-de-Colombia-es-mayor-que-el-de-Argentina-20120926-0048.html se equivocó, sólo lo era tomando al blue y no la cotización oficial, pero desde que dijo eso el blue pasó de 6.50 a + de 9.

    Creo q la tendencia es irreversible por la crisis energética, nuestra moneda va a tener que ser lo suficientemente débil como para que nos sobren los dólares de balanza comercial que necesitemos para importar los 15 mil millones de energía.
    La otra opción es consegui dólares por ser atractivos para las inversiones, pero no lo somos, nadie mete dólares en un país del que después no te van a dejar retirar la ganancia, y en un país en el que te dan 5.20 pesos por dólar cuando se cree que el precio real debería estar en 7, 8 o 9, y nadie invierte en un país que estatiza de golpe sin pagar indemnizaciones y cambia las reglas del juego.

    Todo esto era previsibles desde hace años, el problema es que los que antes eran moderadamente k no creían que no fueran a cambiar de rumbo antes de llegar al precipicio.

  9. Norberto dice:

    Creo que esto define mejor que el Cronista la verdad
    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2013/04/la-recomposicion-del-ingreso-per-capita.html
    si ademas le adosamos esto para saber si es que debemos devaluar
    http://www.laeconomiaonline.com/2013/04/29/evolucion-del-indice-de-tipo-de-cambio-real-multilateral-itcrm-marzo-2013/
    porque de acuerdo a sus aspiraciones Ud se sintió muy bien con mas del 50% de pobres, mas del 25% de indigentes y de desocupación que fué el tendal que dejó la devaluación asimétrica del 2002, mas allá de era necesaria una devaluación de entre el 20% y el 40% para dar competitividad a la economía y empezar a hacer girar la rueda pero eso no era lo que necesitaban los grandes jugadores nucleados hoy en AEA, y lo que aprobaron sus sirvientes con cargo jerárquico, y lo que esta intentando hoy ese grupo encabezado por Magnetto y Rocca, como en su momento lo hicieron con el trabajo de Ricardo Zinn por detrás de Rodrigo, a requirimiento del Consejo Empresario Argentino, de triste fama si se me permite.
    Nunca menos y abrazos

  10. Ignatius dice:

    Coincido con tu idea de la evolución del crecimiento, y queda claro que necesitamos nuevos “motores” para crecer a niveles por encima del crecimiento poblacional (o de la PEA).
    En cuanto a tu comparación con Colombia, me parece genial que a Colombia le vaya bien, que dejen de ser un país paria narcotraficante, que tienen una tasa de crecimiento poblacional más alta que la nuestra, que son el segundo país en población de Sudamérica (y tercero de habla hispana, camino a ser el segundo en breve). Ahora… tus cuentas hacen ruido, como las de Santos. Si Argentina exporta por unos 90 mil millones de dólares, estos son virtualmente “inmunes” a una devaluación. Por lo cual una devaluación que lleve el dólar oficial a $7, asumiendo que esto sea recesivo, es decir crecimiento negativo, y que no tenga ningún factor multiplicador nominal por el lado de las importaciones, aún nos dejaría con un PBI por encima del colombiano. Y un dólar oficial de $7 y la recisión serían circunstanciales, en breve la economía se recuperaría (el famoso stop & go) y tendríamos crecimiento y apreciación, con lo cual en un par de años de “empatar” con Colombia pasaríamos nuevamente arriba. A menos, claro, que ellos crezcan a tasas chinas, lo que sería su mérito y no nuestro demérito.
    No hay posibilidades de crecer por inversión externa (real, no compra de activos) salvo algo en hidrocarburos y minería. ¿Quién va a invertir en un país que tiene salarios mínimos formales de U$500 (U$300 con devaluación y todo) y productividad “media” cuando puede invertir en países con alta productividad (Alemania, los US) o países con salarios de U$50 (Vietnam)? Nadie, salvo que se trate de extracción de recursos (con enormes tasas de retorno), es decir hidrocarburos y minería, lo que reporta a los efectos de la balanza comercial pero no mueve seriamente el PBI.
    Ergo, o bien se devalúa, se transfiere excedente de salarios a exportadores (que fugan guita inevitablemente), se replica la lógica del stop&go y tenemos en 5 años una secuencia de evolución del PBI del orden de –2%, 0%, 2%, 3%, 3%, nueva crisis, que suma un 1,2% promedio. O se aguanta un crecimiento del 1,2% promedio sin tanta locura, se apuesta a la micro (claro, este Gobierno no lo está haciendo seriamente, claro que falta), todo lo que venga es incremental (por ejemplo sustitución de autopartes) y se labura la balanza externa (para sostener el tipo de cambio real) con lo que hay: Vaca Muerta, Pascua Lama, Río Colorado.

  11. oti dice:

    No hay necesidad de que metan U$S. Lo único que se necesita es no dejar que se los fuguen y direccionar a las inversiones físicas (no financieras) que hacen falta.

    Nos preocupamos por quién va a invertir mientras que, entre los dedos, se nos escurren recursos cada minuto.

    Primero hay que resolver esto.

  12. Voces dice:

    Pareciera que usted, Abel, coincide con aquellos que creen que hay «un cambio de pantalla», que lo que viene o debería venir es una economía creciendo al 4% o 5%, un poco mas normal, y que quizá no sea otra cosa que la «sintonía fina».

  13. El Lurker dice:

    Norberto, mi familia se fue a la lona en el 95 con el tequila. sobrevivimos alquilando la mitad de la casa. Y en el 03 emigramos unos años a Andorra para pagar deudas q no nos habían pesificado (se pesificaron con bancos, no con financistas)
    No la pasé genial en el 02.

    Lo peor es el atraso cambiario y la desocupación, como con la tablita y la convertibilidad, que las empresas se muden a Brasil, q las economías regionales no sean rentables, q argentinos jóvenes q podrían aportar mucho al país (me refiero al lado de la producción, no a la investigación) emigren y que no vengan inversiones.

    Duhalde trató de devaluar a 1,4 no pudo xq ya era demasiado tarde para hacerlo, tendrían que haberlo hecho muchos años antes, en el peor de los casos en el 99 cuando lo hizo Brasil, el 02 era mucho peor que el peor de los casos.
    Lo pudieron estabilizar al dolar a 3 pesos, y no se les dio bola a los que lo querían bajar más, como De la Sota (quien había sugerido 2.50) y Prat Gay también, pero eso ya fue cosa de Néstor, Duhalde y Lavagna.
    Creo q Duhalde y Lavagna manejaron dentro de todo bien el fin de la convertibilidad, y que nos habría ido mucho mejor si Lavagna hubiera seguido como ministro de economía y Prat Gay en el central.

    Los mercados no nos castigan por el default de R SAÁ, por el 2006 2007 teníamos el mismo riesgo país de Brasil y podíamos endeudarnos muy barato, y venían inversiones productivas, sobraban dólares y trataban de no revaluar la moneda. Nos castigan x lo que hicieron los K desde el 2007.

    Noticia buena de agosto del 2006, pasaría algo así hoy?
    http://www.lanacion.com.ar/828155-honda-inauguro-su-fabrica-de-motocicletas-en-la-argentina

  14. Mauro A. dice:

    Si, hace falta uno, pero hasta que no se solucionen los temas de asimetrías informativas (que la economía no es mas que eso, análisis y procesamiento de distintos datos), lo podes poner a Adam Smith, y va a seguir siendo «inconfiable»,
    Coincido con alguien por ahí que dijo que sería bueno tener a algun economista de oficio que se dedique a perseguir a los cagadores.

  15. carlos soraire dice:

    Con respecto al ministro, las características de las reformas a implementar, van mas alla de cualquier ministerio.

  16. Norberto dice:

    Lurker,¿tiene Ud idea por qué decía Duhalde que Nestor se habí meado en los pantalones, por no decir otra cosa?
    Decía eso porque le había ofrecido la Jefatura de Gabinete y Nestor la había rechazado por negarse a esa devaluación salvaje que ordenó Anne Krueger al imponer la libertad de fluctuación del peso en lugar de la fluctuación administrada adoptada por el luego Presidente cuando le tocó conducir el país.
    No Duhalde no tuvo lo que debía tener porque todavía había cerca de U$S10000millones en el BCRA para enfrentar a la Krueger, pero además tenía quienes le se beneficiaban con esa descomunal licuación de pasivos, entre ellos la Corneta en un intercambio de favores mutuos, y aproximadamente esa es la cantidad de reservas que recibe Nestor al hacerse cargo, pero ademas recibe el incremento de la deuda generada ante los particulares por la pesificación asimétrica, que sumado al Blindaje y el Megacanje, nos da esta tremena deuda que hemos estado comprando con el uso inteligente de los recursos del Estado de manera tal que hoy, diez años despues la deuda exigible en moneda extranjera en manos de particulares, es decir sin posibilidad de rollover es de alrededor del 8%, eso es hacer política económica a pesar del lastre de un ministro pusilámine dejado para control por quien era aliado hasta ese momento.
    Ud habla de retraso cambiario, y yo pregunto respecto a que moneda, en mi referencia de Economía On Line está la comparación con la canasta de monedas que compone el grueso de nuestro comercio exterior, y cuando se habla de retraso cambiario en general se lo hace para justificar devaluaciones por encima de la fluctuación administrada, y eso significa una transferencia de ingresos de los más débiles a los más fuertes, nunca en sentido contrario, y eso ya sucedió en demasía en el país.
    El dolar no se estabilizó en $3.-, bajó a ese valor luego de tocar los $5.- porque no había quien pudiese comprar, no dolares, sino comida con lo que nadie se atrevía a tocar un precio, y claro con ese presidente del Central y ese ministro hubiéramos tenido una conducción económicas con la trampa de metas de inflación, y por supuesto la desocupación todavía estaría por encima del 15%, y como no habríamos acelerado cuando las condiciones lo permitieron dado que ese tipo de políticas impone esas restricciones, entonces nuestro PBI sería digamos un 30% menor y nuestros índices de pobreza e indigencia para cualquiera de los termómetros existentes serían bastantes mayores, y como este contrafáctico se hace demasiado largo, lo voy a cortar, pero tenga por seguro que el manejo de la crisis en el 2002 no fue la acertada, se basó en las exportaciones a costa del mercado interno, es decir una versión del menemismo con devaluación con el fín de generar divisas para los pagos exigidos por los organismos multilaterales, tal como hoy lo ve en Europa.
    Los «mercados» o sus representantes nos castgan porque no tomamos deuda y con eso les arruinamos el cobro de comisiones y retornos a bancos por un lado y gurúes y funcionarios por el otro,¿o Ud cree que las firmas de renegociaciones son gratis?
    Nunca menos y abrazos

  17. José Mercado dice:

    Ni en pedo.

  18. José Mercado dice:

    ¿ MAGLEV ? ¿ Tren a levitación magnética ? ¿ Por qué no el piróscafo (Osvaldo Soriano dixit) de Menem a Tokio en cuatro o cinco horas, no me acuerdo bien ?

  19. José Mercado dice:

    ¿ Cuanto influye la droga en la economía Colombiana ? ¿ Puede Colombia prescindir de ella ? ¿ Vale la pena prescindir ? ¿ Me va a fichar la DEA ?

  20. José Mercado dice:

    Sí señor. Para su crecimiento Argentina necesita fábricas de motores, fábricas de cajas de cambio, fábricas de engranajes diferenciales y ya que hacemos 20 hagamos 25 e instalemos fábricas de autos. Autos nacionales. Qué es la única manera en la cual la sociedad argentina podrá motorizarse. Qué es la única manera en la cual la sociedad sudamericana podrá motorizarse. Y dado que la «pujante» burguesía paulista no hace punta, pues hágamoslo nosotros.

  21. José Mercado dice:

    Una economía al 4% anual de crecimiento no es nada normal. Es una maravilla. En (1+ 0,04) a la N años se duplicaría. Siendo N (esperese que garro el excel) 18 años. Y en ese período la población habrá aumentado en un poco más de 400,000 argentinos y argentinas. O sea, el doble de riqueza a repartir entre la misma población. Y con el gobierno peronista y los sindicalistas ídem logrando (Artemio dixit) el fifty-fifty se habrá hecho realidad el tan postergado «… ♫ para que reine en el pueblo/el amor y la igualdad ♫ …» Chán chán.

  22. Confirmado el menor de los Médici en su ministerio, tendrá que esperar su turno el extrañamente (¿o no?) reaparecido Peirano, con su exquisita crítica, aunque con un rescate del «modelo», que parece decir: «aquí estoy morocha, para lo que necesite».

  23. Mariano T. dice:

    Las obras se pueden hacer sin robar. Al menos por dos años como pedía barrionuevo. Solo hay que refrenar la codicia.

  24. Mariano T. dice:

    Ya la fuga esta medio resuelta, y mucha guita no hay.

  25. Mariano T. dice:

    Olvidate del 4. Con este nivel de inversión es imposible, salvo algun año de buena cosecha después de una mala.

  26. Norberto dice:

    Si lee este post y sus comentarios nuestro amigo Lucas, y todos los que tengan interés, tengo una perlita para que vea como se manejan índices según las necesidades políticas de cada país y gobierno
    http://economia.elpais.com/economia/2013/05/01/actualidad/1367435684_161465.html
    Y como detalle adicional si se cliquea en el mapa que aparece en este artículo se tiene que mide Transparency International cuando habla de su índice de corrupción

    http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/01/actualidad/1367429803_556595.html
    ahora lo interesante es que esta ONG dependiente de lo más cerril de la derecha yanqui a través de las fundaciones de ese origen que la apoyan, es como lo mide, es decir a quienes consulta, que son los ejecutivos de finanzas y negocios en sus convenciones y quien hace las consultas, en nuestro caso Poder Ciudadano, y como se hacen las preguntas, todo lo cual da un fuerte sesgo neolib/neocon como podemos ver en sus representantes argentos, que eso sea referencia para Europa y El País es toda una declaración de principios.
    Debo decir que aunque en el artículo sobre corrupción de la edición electrónica no aparece quien es la fuente, cosa que si se presenta la edición impresa.
    Nunca menos y abrazos

  27. Sergio Robles dice:

    Cerrado por balance e inventario

  28. No digan que no es un buen candidato para ministro de economía:
    http://www.parlamentario.com/noticia-53771.html
    Encaja perfectamente en el relato.

  29. Sergio Robles dice:

    Al igual que todos aquellos que como él NO SON boludos pero se hacen los,boludos.

  30. Ignatius dice:

    Qué ingenuidad este posteo, a la vista de los acontecimientos de hoy: los cinco responsables directos técnicos y políticos del gobierno (porque no hay nadie más, ¿o sí?) dieron la cara para que la militancia siga teniendo argumentos para defender el modelo.

  31. Abel B. dice:

    Respeto, y valoro, a la militancia. Pero creo q hay trabajos mas importantes q darle argumentos.

  32. Rogelio dice:

    Abel:

    Argentina exportadora histórica de capitales

    Durante la última década, 2003/2013, el 80% del superávit comercial generado al interior de la economía nacional fue sacado fuera de la propia economía.

    Argentina es exportadora neta de capitales.

    El problema principal que tendremos que afrontar es nuestra incapacidad de apropiarnos del producto de nuestro propio trabajo, como si se tratara del fruto del árbol prohibido.

    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: