China, Brasil: señales en el viento

DIlma-en-China

Brasil y China han firmado un acuerdo cambiario, en sus propias monedas, para garantizar el financiamiento de su comercio bilateral en caso de crisis financieras internacionales (por algún motivo las ven posibles), hasta la suma de 30 mil millones de dólares. Es una noticia con amplia repercusión, pero los medios han sido confusos. Procuro aclarar, y agrego un breve comentario al final.

Clarín dice Un acuerdo entre China y Brasil complica a la Argentina. Es sabido que todo complicará a la Argentina, mientras exista un gobierno hostil al Grupo Clarín, of course. Eso sí, recuerda que hace años ya se firmó un acuerdo similar China-Argentina por 10 mil millones de dólares «pero nunca funcionó«. Omite decir que los acuerdos de garantía funcionan solamente cuando las crisis los hacen necesarios, lo que hasta ahora no ha sucedido. Igual, acierta al señalar que nuestro comercio con China es menor al que podría ser – lo que no es necesariamente malo; pregúntenle a nuestros industriales y a los de Brasil – y que Argentina carece de un mecanismo de financiación para sus exportaciones como tiene Brasil. Cuando Magnetto tiene razón, tiene razón.

Ámbito da amplios detalles, pero confunde desde el título Brasil y China comercializarán con monedas propias (esa frase sólo tiene un sentido propagandístico; cualquier empresario, cualquier país, quiere por sus exportaciones divisas que pueda usar donde le convenga. Eso todavía es el dólar); BBC Brasil es más precisa (Brasil e China fazem acordo de R$ 60 bi para garantir comércio em crises, y usa su propia moneda para describirlo: R$ 60 bilhões). Financial Times dice (¡sorpresa!) que para los mercados de capitales no es una noticia importante.

La que me pareció más concisa y completa – aunque mantiene la confusión entre comercio y garantías – fue la nota de El Nuevo Heraldo, de Miami. Uno puede estar en desacuerdo con sus políticas, pero no se puede negar que están alertas a lo que pasa en el mundo. Esto es lo que dicen:

«DURBAN, Sudáfrica — China y Brasil firmaron el martes un acuerdo de hasta 30.000 millones de dólares de comercio bilateral en sus propias monedas, parte de los esfuerzos del foro de las cinco potencias emergentes BRICS para depender menos del euro y el dólar.

El acuerdo fue firmado por los ministros de Hacienda de China, Lou Jiwei, y de Brasil, Guido Mantega, antes de comenzar la cumbre de los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. El presidente chino Xi Jinping realizó su primer viaje oficial al Africa, y a la primera cumbre del BRICS desde que regresó Vladimir Putin al Kremlin como presidente de Rusia. Asisten además más de una decena de países africanos.

El ministro de Comercio Exterior brasileño Fernando Pimentel dijo que el acuerdo cubrirá casi la mitad de los 75.000 millones de dólares de comercio anual con China.

El Banco Mundial dijo que el crecimiento económico global depende cada vez más de los países del BRICS, que suman el 27% del poder adquisitivo global e incluyen el 45% de la fuerza laboral mundial.

Los primeros cuatro países establecieron el foro en el 2009, en medio de la recesión económica de Occidente, indicando que se unían en pos de un mundo económico más justo. Sudáfrica se unió dos años después.

China es ya el mayor socio comercial de Africa, superando a Europa, y los países del BRICS siguen intentado incrementar el comercio entre ellos, que ha pasado de 27.000 millones de dólares en el 2002 a 282.000 millones el año pasado.

La quinta reunión cumbre del BRICS está centrada en Africa bajo el lema de «BRICS y Africa: Un liderazgo para el desarrollo, la integración y la industrialización», y Sudáfrica invitó a más de 20 países del continente.

La conferencia tiene lugar mientras algunos se preguntan si Africa está cayendo en una relación neocolonial con China, que básicamente adquiere las materias primas del continente y su petróleo al mismo tiempo que exporta bienes manufacturados, la misma tendencia que cuando Africa fue colonizada por las naciones europeas.

Brasil encara el mismo problema, según Pimentel, que habló antes de comenzar la conferencia. «China es nuestro mayor socio comercial, pero básicamente exportamos minerales y productos agrícolas a China, algo que nos gustaría cambiar. Nos gustaría mejorar nuestra cartera de exportaciones a China y agregar más productos industrializados».

Pimentel expresó esperanzas en que los líderes asistentes aprueben la creación de un banco de desarrollo, aunque quizá los problemas técnicos imposibiliten su firma en la conferencia de Durban. Esos países acordaron la creación de un banco con un capital inicial de 50.000 millones de dólares, aunque la cuantía de cada país y su derecho a voto en el consejo de administración no han sido aún definidos.

Según Pimentel, el banco no competirá con el Fondo Monetario Internacional, aunque destacó la oposición del BRICS al dominio occidental del FMI y el Banco Mundial. «El mundo tiene un nuevo bloque económico que… encabeza el crecimiento económico global, y vemos que no está adecuadamente representado en la estructura de gobierno del FMI y quizá sea esto un desafío para el FMI que tendrá que encarar en los próximos años«.

¿Alguien recuerda que la sigla BRIC apareció en 2001 como una idea de marketing de un gerente de Goldman Sachs? Pero cada uno de esos cuatro países, Brasil, Rusia, India y China – especialmente Brasil, el «recién llegado» – tuvo la visión suficiente para darse cuenta que podía servirle para construir en común una imagen poderosa en el escenario global.

Hoy es una realidad aceptada por todas las cancillerías, y las instituciones internacionales. Porque – lo siento, Manolo – en política, nacional e internacional, una parte fundamental de la realidad es lo que los demás aceptan como realidad.

Argentina contribuyó decisivamente hace más de veinte años a crear una imagen, una identidad valiosa, el MERCOSUR. Que aún hoy es el interlocutor elegido por la Unión Europea (tal vez la más potente y tradicional de las ideas fuerza, que hoy está deteriorada por la mala gestión. Eso también nos debe servir de lección). Hoy, tenemos un rol importante, imprescindible, en la construcción de la UNASUR, y lo que debe ser su extensión, el CELAC.

¿Seremos capaces de despertarnos y empezar a aprovechar en el plano internacional esas oportunidades?

7 Responses to China, Brasil: señales en el viento

  1. Andres dice:

    Buenas Abel,

    Un artículo asociado: La creación de un banco de desarrollo entre los BRICS para puentear al Banco Mundial.

    http://news.yahoo.com/brics-plan-development-bank-fund-infrastructure-095122874.html

    Saludos,

    Andrés

  2. manolo dice:

    Abel

    Hoy es una realidad aceptada por todas las cancillerías, y las instituciones internacionales.
    Porque – lo siento, Manolo – en política, nacional e internacional, una parte fundamental de la realidad es lo que los demás aceptan como realidad.

    El Compañero Kurosawa trato en profundidad el tema “Apariencias = Realidad” en Rashōmon

    Mientras que los Compañeros Kevin Spacey, Chazz Palminteri, y Dan Hedaya; explicaron de forma magistral como utilizar es sesgo gnoseológico como palanca psicológica.

    Estados Mayores, Gabinetes de Inteligencia de las Cancillerias y Secretarias de Inteligencia de las Presidencias; son quienes caen con mayor frecuencia en el Análisis Ritualizado.

    Los británicos han sido maestros en el arte de escrutar, y manipular, las creencias ajenas; ni siquiera USA salio indemne.

    Hay muchos historiadores que están esperando la liberación de la documentación de la 1ª Guerra mundial, del Foreign Office, para descular las “operaciones” que llevaron a Wilson a declarar la guerra al Kaiser.

    Incluso, si es cierta la versión de la financiación del “segundo” KKK, para linchar germano-americanos; y “poner en caja” a los irlandeses-americanos, diáspora que financiaba a los Republicanos irlandeses.

    En fin, estimado Compañero, como dice el Amigo Ayj; el futuro se parece cada vez más a la Larga Recesión de fines del siglo XIX.

    Un abrazo peronista.

  3. oti dice:

    La inteligencia británica cultiva ese arte desde hace siglos.

    Por ej., son expertos en hacer pelear a 2 bandos utilizando prejuiciosas creencias intrínsecas a esos bandos, de modo tal que las causas de la guerra entre ellos se circunscriben y queda borrada la manipulación (como en la película: «lo mejor de la obra del diablo es haber convencido a todos de que no existe»).

    Pero toda borradura de una huella deja la marca de la borradura. Los historiadores debieran dedicarse a buscar las huellas de la borradura no las huellas, porque de las huellas vamos a sacar lo de siempre: la guerra del Paraguay la ocasionó Paraguay; la guerra de secesión americana es un problema americano; el nombramiento de Maximiliano y la invasión de Napoleón III en México son cosas propias de México; etc. O, para ser más actuales: las Torres Gemelas fue un atentado terrorista; el derrocamiento y asesinato de Gadaffy en Libia fue una lucha de los libios; los rebeldes sirios son combatientes por la libertad en Siria; etc., etc.

    En todos esos casos, si uno busca las huellas, concluye eso, la historia más o menos oficial y publicada. Pero, si uno busca la borradura de las huellas, encuentra cosas mucho más interesantes, como por ej. que la diferencia entre lo que se cree que es la realidad (sin corroborar) y la realidad (corroborado) va a ser explotada sistemáticamente en contra de los «creedores» y a favor de los corroboradores.

    Cuando hay un factor sistemático de explotación de las creencias de los demás (manipulación) ese factor no es una creencia es una realidad que, desde el sistema de las creencias, no se puede ver.

    Yo diría que el 90% del proceso político y económico global y local está gobernado por factores de los que los medios de comunicación locales o internacionales no dicen absolutamente nada, puesto que, si lo dijeran, sería absolutamente incomprensible para la gran mayoría de consumidores de esos medios.

  4. Capitán Yáñez dice:

    Mi siempre muy estimado blogger en jefe:
    ¿Cómo era aquello que fue motivo de un post hace … no me acuerdo? «Mare Incognito» ¿no?
    Pues bien… en esas aguas navegamos. Los dislates europeos de estos días lo prueban.
    Para no hablar de las desventuras del Tío Tom Obama, que se las ve negras (es un decir…) para explicarle al mundo que Israel ya lo tiene podrido… a cambio de nada, pues el papel de tal Estado como fortín del «mundo occidental» en el «oriental» ya está dando muchas más pérdidas que ganancias (como Scioli acá, digamos, en tren de vincular posts).
    Como marino avezado que soy, sostengo terminantemente que sólo los más sabios capitanes son capaces de navegar aguas turbulentas. Ni hablar de las incógnitas.
    Como las aguas son incógnitas, los… ejem… «líderes mundiales»… navegan con el viejo y querido astrolabio in mano y ninguno larga la orden de «¡a todo trapo!».
    Las «señales en el viento» de China y Brasil no son más que un «¡a todo trapo… menos los juanetes!»… lo cual viene a confirmar mi hipótesis. Que, como tal, por supuesto, no es más que eso: una hipótesis que deberá ser probada. Cosa que, por ahora, me reservo.
    Si la sigla BRIC es «poderosa en el escenario mundial» está por verse.
    Un avezado marino recomienda no internarse en Mare Incognito alguno limitándose a seguir la popa del barco insignia (que viene a ser la B de BRIC), sino estar atentos a virar rápidamente a babor o estribor, llegado el caso.
    Prudencia histórica, que le dicen.

  5. […] sobre el asunto. Una continuación de ese posteo sobre la interna. Había tratado de volcarme a cuestiones de estrategia global, pero el potrero […]

  6. Mariano T. dice:

    Brasil aspira a un liderazgo terminante en America Latina. Para eso necesita ampliar la brecha económica con los demás Países, y ser el interlocutor preferido de las potencias del mundo en los temas regionales. Que éstas digan «primero hablen con Dilma» ante los intentos individuales de vinculación. En ese aspecto, el hueso mas duro de roer, que va a buscar relacionarse individualmente y dividir, es EEUU. Por eso empieza por oriente y europa, y dentro de Oriente por China, que tiene menos historia con el resto de los países, comparado con los avances de Chile y Peru en el Pacífico.
    Brasil no apuesta a un bloque autárquico, sino a un bloque de comercio intenso con el resto del mundo, con ellos como cabeza y primer interlocutor. .

  7. Abel B. dice:

    Estimado: Brasil puede «aspirar a un liderazgo en America Latina». Para eso necesita, como todo liderazgo, de que los liderados lo reconozcan. Marco Aurelio García, con realismo lusitano, dice «Brasil es muy pobre para ser líder» (eso cuesta mucho dinero, y no sirve la Mastercard).

    Pero «Que las potencias del mundo digan “primero hablen con Dilma” ante los intentos individuales de vinculación» es una fantasía que sólo puede entretener alguien que no entienda nada del juego de poder internacional. Y en Brasilia entienden.

    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: