Despidiendo a un Papa

Benedict XVIEl día que se produce un hecho nuevo en 600 años, que afecta formalmente a 1.200 millones de católicos bautizados, y emocionalmente a muchos cientos de millones entre ellos, uno siente que no puede pasarlo por alto. Pero, como en otras ocasiones, no creo que pueda escribir algo digno de la ocasión. Cuando anunció su renuncia, hice algunos comentarios superficiales, pero no me satisfacen.

En este blog he hablado de muchos temas, pero sobre todo de política. Es mi vocación, después de todo. Y mi opinión es que Joseph Ratzinger, por todo su nivel intelectual – uno de los teólogos más profundos que han llegado al Papado en varios siglos, y aún si tomamos en cuenta que llegó al Papado – no es un hombre de la política. Le faltó la virtú a que se refería Maquiavelo.

Eso sí, lo poco de política que yo sé me alcanza para tener claro que es muy imbécil menospreciar la religión como motor de la conducta humana. Aún para la conciencia urbana que percibe la realidad a través de los titulares de los diarios o los noticieros, lo que pasa en el Medio Oriente debería darle una idea. Sin ir tan lejos, aquí en Argentina la Virgen de Itatí o, para el caso, el Gauchito Gil, mueven mucha más gente que La Cámpora y los caceroleros del 8N sumados.

Por eso me parece tonto el anticlericalismo comecuras, a la vieja usanza ibérica, que despliegan en estos momentos muchos blogs K y buena parte del mundo tuitero. Está bien, la Iglesia se lo ha buscado cuando ocultó violacioner de niños  y – pecado venal – fraudes financieros. Y, además, da patente de progre. Pero es un error grave menosprecias los sentimientos y los valores de los que se pretende convencer. No importa lo que digan viejas estadísticas, ya no es cierto que la mayoría de los argentinos son católicos, excepto en el sentido de estar bautizados, como yo. Pero la mayoría de los que sí encuentran fortaleza y consuelo en la religión, son los más pobres.

(Hago una excepción en esta observación con Horacio Verbitsky. Como dije en otra oportunidad, ha dedicado tanto esfuerzo y tanto talento intelectual, por tanto tiempo, a denunciar las iniquidades de la Iglesia, que uno no puede menos que esperar un episodio de conversión en cualquier momento. Ha habido muchos casos así. Uno muy famoso, cerca de Damasco).

De todos modos, tampoco me parece adecuada para reproducir aquí la santurronería con que la mayoría de los medios católicos ha despedido a Benedicto. Como dice un amigo, más creyente que yo, con su renuncia ha dicho que a los Papas no los pone – al menos, no solamente – el Espíritu Santo. Los eligen los cardenales – fue muy preciso al señalarlo – y un hombre puede decidir dejar de serlo.

Por eso busqué la despedida – en ocasión de una visita pastoral – que le hizo otro Jefe de Estado, también muy anciano, y que – como él, salvando las distancias – se enfrenta al desafío de apuntalar una estructura más deteriorada que la suya, aferrándose a algunos valores tradicionales. Además nos dice algo de la política internacional, materia que al progresismo le cuesta entender.

Por eso les subo este simpático video – muy breve, menos de 5 minutos – en que Raúl Castro Ruz, Presidente de Cuba, despide a Su Santidad Benedicto XVI. Para los que no les permiten bajar videos en la oficina, les copio el texto abajo. Pax vobiscum.

La Habana, 28 de marzo del 2012

Santidad:

Desde su arribo a tierra cubana, nuestro pueblo le acogió, y hoy le despide, con sentimientos de respeto y afecto. Su visita ha transcurrido en un ambiente de mutua comprensión. Su encuentro con los cubanos le ha dado la oportunidad de conocernos mejor y constatar la justeza de nuestros propósitos.

Cuba ha tenido como su principal objetivo la dignidad plena del ser humano. Somos conscientes de que ésta no solo se construye sobre bases materiales, sino también sobre valores espirituales, como la generosidad, la solidaridad, el sentimiento de justicia, el altruismo, el respeto mutuo, la honradez y el apego a la verdad.

Hacer el bien común fue un principio que aprendimos del padre Félix Varela. Luego, José Martí escribió que “ser cultos es la única manera de ser libres” y nos convocó a “conquistar toda la justicia”.

Conferimos suprema importancia a la familia, favorecemos todo lo que la enaltece y privilegiamos el papel de los padres en la educación de los hijos. Cuidamos de la niñez como nuestra mayor esperanza y alentamos a la juventud, sin ningún paternalismo, a la participación libre y creadora en las realizaciones de nuestra sociedad.

Reconocemos la contribución patriótica de la emigración cubana, desde el aporte decisivo a nuestra independencia de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso y todos los que fueron sostén de los anhelos de José Martí, hasta los que se oponen hoy a quienes atacan a Cuba y manipulan el tema migratorio con fines políticos. Hemos realizado prolongados esfuerzos hacia la normalización plena de las relaciones de Cuba con su emigración que siente amor por la Patria y por sus familias y persistiremos en ellos por la voluntad común de nuestra Nación.

Es este un pueblo justo que se enorgullece de las virtudes de sus cinco hijos condenados por luchar contra el flagelo del terrorismo y defender la verdad, que los acompaña en cada minuto de su inmerecido encierro y comparte los sentimientos de sus familias que sufren.

Satisface a nuestro país estar entre los que más han hecho por la vida, la libertad y la dignidad humana.
Compartimos la certeza de que sólo la movilización de la conciencia de los pueblos, el respeto mutuo, el diálogo y la cooperación permitirán al mundo hallar soluciones a los más graves problemas.

SantidadHemos encontrado muchas y profundas coincidencias, aunque, como es natural, no pensemos lo mismo sobre todas las cuestiones.

El pueblo cubano, abnegado e instruido, ha escuchado con profunda atención cada una de las palabras que Su Santidad le ha ofrecido.

Por su decisión de visitarnos, por sus afectuosos sentimientos hacia los cubanos, que siempre recordaremos, le expreso, en nombre de Cuba y en el mío propio, nuestra profunda gratitud y aprecio. Muchas gracias“.

13 Responses to Despidiendo a un Papa

  1. Matias dice:

    pero que influencia hoy x hoy tiene la Iglesia institucionalizada sobre la “mucha” gente que mueve el gauchito?….si te reconozco el enorme poder que aun mantiene la Iglesia sbre el (los) Estado (s) en Argentina, en materia de educación sobre todo, que merecería especial tratamiento…saludos

  2. Al presidente, que aún no ha abdicado, nada mejor que contestarle con el poeta:
    “Hemos vivido en una isla,
    pero no como quisimos, más como pudimos.
    Aún así derribamos algunos templos
    y levantamos otros
    que tal vez perduren
    o sean a su tiempo derribados”.
    Virgilio Piñera.
    Nota bene:
    ¿La conversión de Horacio Verbistky? Buen punto para un milagro de Benedicto XVI, a los fines de su oportuna santificación.
    Pero hay que tener cuidado con los conversos, no olvidemos que Torquemada lo fue.

  3. CV dice:

    Más allá de otro tipo de significados (i.e.: religioso o teológico)¿No hay virtú en su renunciamiento?

    Otro tema (¿o no tanto?): http://www.france24.com/en/20130301-new-pope-faces-old-problem-divided-china-church-0

    Saludos!

  4. cinebraille dice:

    Me causa mucha gracia la campaña de proselitismo (me siento tentado a escribir “evangelización”) que ha emprendido un particular movimiento de ateos que apareció por estos años. Comprendo que las religiones organizadas, en especial las monoteistas, en especial las del Libro, han acumulado demasiados agravios a la humanidad en estos últimos años, fundamentalismos de todo tipo mediante, pero de ahí a ganar los medios para captar “fieles”…
    Y por otro lado, la Iglesia es el Imperio Romano por otros medios. Jesús y sus seguidores de la campiña galilea quedaron demasiado atrás, Constantino El Grande no tanto. Por sus frutos los conoceréis… y creo que el juicio al respecto es claro. Al menos hoy.
    PS: como dice Borges de Omar Jayyam por ahí, para ser buen teólogo no es imprescindible la fe. Una frase como la de “el Señor parecía estar durmiendo” es muy dura en boca de nada menos que un Papa.

  5. Leandro dice:

    Cual seria la virtu de renunciar bajo extorsión?
    Por el contrario, estaria la falta de virtu que hizo posible la extorsion, en primer lugar.
    Y encima la falta de entereza de bancarse las consecuencias de esa falta de virtu, cediendo a la extorsion.
    Lo unico que podria verse como tal es un intento de proteger a la institución de una degradacion de la que es sólo él el responsable. Pero aún asi, virtu hubiera sido evitar que exista tal posibilidad, no ejecutar una salida “decorosa” para hacer control de daños.

  6. Capitán Yáñez dice:

    El problema de la religión católica apostólica romana, Abel, no es la religión católica apostólica romana… es la Iglesia Católica Apostólica Romana. Institución con la que el Gauchito Gil no tiene un carámbano que ver.
    Lo que está en tela de juicio no son las cuestiones celestiales… sino las terrenales. Durante siglos, la Iglesia dio muestras de un impecable manejo político. Y económico, aunque en este último caso, la cosa se torció hace ya muuucho -allí anduvo metiendo el dedo un tal Francisco de Asis, luego San… por cuestiones de política interna-. Cualquier militante (político o de cualquier cosa) sabe que mantener estructuras es costoso… y también que una cosa es mantener estructuras y otra pasarse de listo. No pocos pastores evangelistas -como para ampliar- pueden dar testimonio al respecto.
    Las desventuras políticas de la Iglesia Católica Apostólica Romana empezaron cuando un tal Lutero pateó el tablero (otra vez con rima y todo). Es decir, cuando… ejem… a la Iglesia le apareció la competencia (y dale con la rima). A partir de allí fue que los seguidores institucionalizados de Cristo (personaje más que admirable al que, al igual que a San Martín, por dar un ejemplo, habría que estudiar más a fondo) empezaron con las metidas de pata. Que fueron aumentando a medida que las relaciones humanas -sociales, políticas y económicas- se fueron haciendo más complejas. De la Guerra de los Treinta Años para acá, la cosa pasó a ser más terrenal que celestial… y, no casualmente, empezaron las “autocríticas”, por cierto muy lights, de sucesivos Papas. Cosa inconcebible, por dar un ejemplo, en don Rodrigo de Borja, o Alejandro VI, como Papa, el del Tratado de Tordesillas. El Siglo XX cambalache puso a la Iglesia Católica Apostólica Romana a pleno en el plano terrenal… casi -ya- por completo despojada del celestial. Y en el barro terrenal… afirmar que al Papa lo elige el Espíritu Santo viene a ser algo ya decididamente hilarante.
    Hagamos una analogía partiendo de un personaje que dijo lo suyo respecto al Vaticano y a la pelota, un tal Diego Maradona al que muchos -entre los que me incluyo- llaman Dios.
    Impactado por el contraste entre pobreza mundana y el refulgente oro vaticano, el Diego dijo algo así como “déjense de joder, hermano…”. Tiempo después, el Diego se mandó aquello de “la pelota no se mancha”.
    Brutal verdad aplicada al fútbol argentino. En efecto: la pelota -la religión, para el caso- no se mancha… la AFA -la Iglesia Católica Apostólica Romana, para el caso- lleva muuucho tiempo muuuy manchada.
    A un político, empresario, profesor… representantes de lo terrenal, puede perdonársele algún desliz. A un sacerdote… representante de lo celestial, no.
    That is the question.

  7. Capitán Yáñez dice:

    Sabrás disculpar… escribí el comentario mientras cocinaba un pollo a la mostaza y en el desarrollo, entre teclado e idas y vueltas al horno perdí el hilo.
    Raúl (Castro) no despide a un enviado del Señor sino a un político. Y entre diplomáticas alabanzas se la manda a guardar. Si algo sacudió al papado de Benedicto -moral… y económicamente hablando: los “pecados carnales” de los “sacerdotes” católicos apostólicos romanos yanquis le costaron a la Iglesia Católica Apostólica Romana centenares de millones de dólares- fue la cuestión, para nada menor, de la pederastía. Lo de “Conferimos suprema importancia a la familia, favorecemos todo lo que la enaltece y privilegiamos el papel de los padres en la educación de los hijos. Cuidamos de la niñez como nuestra mayor esperanza y alentamos a la juventud, sin ningún paternalismo, a la participación libre y creadora en las realizaciones de nuestra sociedad” viene a ser un boleo en el mismísimo centro del traste del renunciante. Que, por cierto, no puede hacer la Gran Rajoy y endilgar todos los males de este mundo a Zapatero. Ratzinger fue pieza clave del papado de Juan Pablo II (¿alguien se acuerda de Juan Pablo I… “el Papa sonriente”?), durante el cual se barrieron bajo la alfombra buena parte de esos… ¿cómo llamarlos?.
    Hijoputeces sacerdotales… no hay eufemismo que valga.

  8. […] dio su último discurso y dejó el cargo. Este hombre –al que un despistado bloguero llamó “uno de los teólogos más profundos que ha llegado al papado en varios siglos”– fue, durante 25 años –“méritos intelectuales”(?) aparte–, un profundo reaccionario, […]

  9. Algunos comentarios me hicieron recordar estas sabias advertencias de un teólogo, en una época censurado por el Vaticano, que considero vienen bien al caso, cuando refiriéndose a las críticas a la Iglesia escribe:
    “Porque quien, llevado de la pasión, sólo recoge sombras, ofrece tan solo un juego chinesco. Y quien se mete a conciencia en todos los baches no tiene razón para quejarse del camino”. Hans Küng. El Cristianismo. Esencia e historia. Trotta. Madrid. 1997. página 22.
    Ningún personaje de la historia ha sido -y lo sigue siendo- estudiado en profundidad como Jesús. El problema no pasa por ello, sino más bien por la falta de interés de estudiar sobre estos temas. La bibliografía es enorme y se actualiza día a día. Pueden consultarse al efecto los Catálogos de las editoriales Trotta, Herder, Sígueme, entre otros.
    Para los que se asustan de la teología, nada mejor que recomendarle las obras de Johan Baptist Metz, se van a sorprender.
    Consulten y regresen.

  10. Mariano T. dice:

    Muy poco relevante lo que opine Raul Castro del papa. Lo que me intriga es que parece muy raro que Ratzinger se quede en el Vaticano, eso diluye el poder del nuevo.

  11. Matias dice:

    de cada 100 seres humanos que existen hoy solo 17 son católicos, y practicantes no llegan a 3 o 4….y seguimos jodiendo con el Papa……..

  12. Abel B. dice:

    Tome en cuenta, Matías, que si de cada 100 seres humanos que existen hoy solo 17 son católicos, y practicantes no llegan a 3 o 4, eso significa que hay 1.190 millones de católicos, y unos 250 millones, + o -, practicantes.

    Es cierto que, comparado a las inmensas multitudes que leen este blog, para no hablar del sector troskista que comenta más arriba, parece poco. Pero…

  13. CV dice:

    Leandro:
    Das por sentado demasiadas cosas, me parece…
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: