Irán, Argentina y las advertencias de Kissinger

El memorándum de entendimiento entre el gobierno argentino y el iraní, firmado este fin de semana por sus cancilleres,  Héctor Timerman y Ali Akbar Salehi es, obvio, un hecho importante. Que no puede llamarse sorpresivo: se enmarca en un proceso de negociación anunciado públicamente por Cristina Kirchner en setiembre del año pasado en las Naciones Unidas. Y, sin embargo, he leído pocas conjeturas sobre lo que significa en términos de política internacional. Voy a tratar de hacer algunas.

Primero, quiero recomendar, entre lo que leí, las reflexiones de Marcelo Falak y de Juan Gabriel Tokatlian. Con distintas miradas, ambos analizan lo que se dice en ese memo. Y ambos recomiendan prudencia. Por el resto… la oposición se aferra automáticamente a su dogma principal: todo lo que hace el gobierno es erróneo, torpe y con fines malvados. Previsible, sobre todo en un año electoral, pero no es lo más conveniente para el país. Y en este caso. al quedar vinculados a las posiciones del gobierno de Bibi Netanyahu y a las voces más belicistas en el Partido Republicano, estimo que no es lo más conveniente para la oposición.

Del oficialismo… no he encontrado muchas opiniones. Nando Bonatto hace una crítica, válida, de la cesión de soberanía … en la investigación original, en tiempos de Menem, cuando se le cedió el manejo a la inteligencia israelí. Pero no leí defensas encendidas de este entendimiento, a pesar que Cristina les ha sugerido, vía Twitter, argumentos. Supongo que es un tema difícil de encuadrar en un relato épico, y los muchachos están mal acostumbrados :=) . Igual, esto se discutirá en el Congreso, lo que obligará a ambos lados a esforzarse. Apruebo de todo corazón ese procedimiento que ha elegido el gobierno.

Sobre el proceso de negociación en general, y el marco en que se daba, ya me extendí, tal vez demasiado, en un posteo también de setiembre 2012 (en el que usé la misma pintura de Jon Berkeley. Me impactó). La única observación que les hago es que el enlace que puse allí a otro artículo mío, en El hijo de Reco, de siete años atrás, no estará disponible hasta la próxima semana. Debo renovar el dominio de esa venerable página, pero mis conclusiones no han cambiado. En la realidad humana los cambios son lentos; creo que eso es lo que le resulta difícil aceptar a los kirchneristas fervientes, como a otros románticos.

Brevemente, repaso lo que entiendo son los condicionantes básicos del asunto. Primero, en estos tiempos desangelados: Irán es un cliente muy importante de Argentina: “Las ventas a Irán crecieron 234 % desde que asumió Cristina. En 2007 el país vendió por 319 millones de dólares. En 2011, por US $1.068 millones“. Para un gobierno empeñado, por buenas razones, en la búsqueda de mercados esta es una consideración de gran peso

Al mismo tiempo, hay otro hecho que no puede ser ignorado. Los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner han seguido una muy coherente política de colaboración en temas de seguridad con el gobierno de los EE.UU. Y hay una estrategia de inversiones en el área del petróleo, anticipada en un encuentro por esas fechas de la Presidente y el ingeniero Galuccio con el CEO de la Exxon que tampoco parece que sea descartable.

Por eso creo plausible la hipótesis, adelantada por Eddie, nuestro corresponsal en Atlanta, de un guiño informal, o quizás tácito, del Departamento de Estado yanqui. Ojo: no debemos sobreestimar la importancia de esos guiños. También Galtieri habría tenido uno.

El otro factor externo que debe ser considerado es la actitud de Israel y los sectores de la comunidad judía argentina (probablemente mayoritarios) solidarios con ella. Nuestro gobierno no deja de tomarla en cuenta – por algo el Canciller es quien es – pero evidentemente no la considera decisiva. Me parece inevitable concluir que tiene razón.

Hay otro hecho que no podemos ni debemos olvidar. Hace algo más de 18 años un atentado en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina costó 85 vidas de argentinos de religión judía, católica o sin adscripción religiosa.

Los investigadores y servicios de inteligencia y seguridad argentinos no encontraron pruebas que señalaran claramente a los autores.  Eso ha pasado también en otros países, y además los nuestros no tienen experiencia en conflictos internacionales, porque han sido volcados a las luchas internas locales. De todos modos, un fiscal y un juez argentino – basados en testimonios reservados – pidieron la captura de ocho iraníes, entre ellos un ex Presidente de su país, acusados por el atentado a la AMIA. Y el gobierno argentino ha refrendado ese pedido ante los organismos internacionales.

Seamos precisos: No hay sentencia. Ni pruebas, o testimonios públicos, que acrediten la culpabilidad del gobierno iraní. Pero su responsabilidad es, al menos, una hipótesis plausible. La «pista siria», que otros sectores enarbolaron, también sin pruebas ciertas, se hace más improbable ante la guerra civil allí, que, con la deserción de importantes oficiales, hace dudoso que ese gobierno podría mantener en secreto su participación. Las otras hipótesis – Internet pulula con ellas – nunca dieron una motivación más o menos razonable para el atentado: debemos clasificarlas entre las fantasías conspirativas comunes en la Red.

El hecho es que, al convertirse la «pista iraní» en la «historia oficial», inevitablemente el reclamo argentino se convirtió en uno de los elementos con que los enemigos del régimen iraní lo acusan y aspiran a aislarlo. El inconveniente de esta situación para el gobierno argentino – y para los familiares de las víctimas que reclaman justicia – es que congelaba la situación en forma indefinida, frente al previsible rechazo de Irán de entregar a sus ciudadanos y funcionarios – y a la ausencia de pruebas conocidas públicamente. Argentina no está en condiciones de presionar con medidas de fuerza, aún si quisiera hacerlo.

Este entendimiento desbloquea la situación ¿Ofrece alguna garantía de una solución satisfactoria? Por supuesto que no. El desafío que se le planteará a esa comisión internacional de juristas es mayúsculo. Tal vez lo mejor que puede decirse es que apunta a un camino más civilizado para resolver diferencias entre naciones y regímenes que atentados, asesinatos selectivos o drones.

Lo más interesante, creo, es analizar el momento en que este hecho ocurre. Ante todo, hay algo muy significativo que puede decirse hoy de la esperada guerra entre EE.UU. e Israel con Irán: que no ha ocurrido. No habiendo faltado ocasiones, parece evidente que, al menos EE.UU. tiene una fuerte reluctancia a embarcarse en otro conflicto en el Medio Oriente. Es por eso que resulta convincente la idea que hayan dado un aval tácito al diálogo argentino-iraní.

Es curioso que justo en estos días se haya pronunciado, en el ligeramente devaluado Foro de Davos, sobre el conflicto con Irán el Dr. Henry Kissinger, a quien he descripto como el estadista más inteligente entre los acusados por crímenes de guerra.

El buen doctor, a sus 89 años, ha sido délfico. Y a sus palabras, en el contexto de una conferencia sobre problemas globales, se les pone diferentes énfasis según quien las reproduce. Para Business Insider, vinculado a negocios de defensa, «dio un pronóstico ominoso sobre el futuro del programa nuclear de Irán, que será atendido de una manera u otra, muy pronto«.

En este blog del New York Times, el mensaje es que Obama debe impulsar la diplomacia. Aunque «si Irán continúa utilizando las negociaciones simplemente para ganar tiempo y avanzar en su programa nuclear , las consecuencias serán extremadamente peligroso. Los estados árabes, que ya cuentan con programas de energía nuclear, podría fabricar armas nucleares«.

«Si surge un conflicto nuclear eso sería un punto de inflexión en la historia humana. Así que las negociaciones deben seguir adelante«.

Tengo que decir que esta última versión concuerda más con lo que expone en un artículo suyo, ligeramente anterior, y que está traducido a nuestro idioma: Irán no puede ser contenido por los métodos de disuasión de la Guerra Fría, por «la veta apocalíptica de la teocracia iraní y la casi certidumbre de que varias potencias regionales se volverán nucleares si lo hace Irán«.

Pero «Una diplomacia creativa, aliada a una estrategia decidida, quizá aún sea capaz de evitar una crisis, siempre que Estados Unidos tenga un papel decisivo en la definición de los resultados admisibles«.

El Dr. K está retirado. Pero es un buen exponente de cómo piensan los niveles que trazan la política exterior en la sociedad estadounidense.

Por eso, creo que sigue siendo válida la única conclusión a que pude llegar sobre este tema hace cuatro meses:  La política que debe trazarse nuestro país tiene que equilibrar valores, compromisos e intereses con firmeza y prudencia.

25 Responses to Irán, Argentina y las advertencias de Kissinger

  1. victorlustig dice:

    ah eso no llaman realpolitik? alguna vez lo haremos?

  2. Mariano T. dice:

    Partamos de las dos hipotesis 1)Irán es culpable 2)Irán es inocente

  3. Mariano T. dice:

    Y digo Iran y no sus funcionarios en forma deliberada.
    En la hipótesis 1 el tratado es contraproducente, es como si hubiesen pedido colaboración nazi para Nuremberg. Juega de local para bloquear lo que se le de la gana y nada comprometedor puede resultar de lo que se indague allá.
    En la segunda hipótesis es cierto que la investigación puede avanzar,
    Ellos pueden proporcionar información exculpatoria, o datos frescos de inteligencia que apunten a otro lado(no se porque no lo hicieron hasta ahora)
    Desde el punto de vista iraní, el acuerdo solo puede ser beneficioso, tanto sean culpables o inocentes, la investigación puede terminar en via muerta, o blanquearlos ante la comunidad internacional, es win-win, como peor resultado empate.
    La Conclusion que saco es que el gobierno argentino esta convencido de la hipótesis. 2, y hace esto para confirmarla y avanzar luego en otra dirección .
    La otra posibilidad es que por motivos politicos haya decidido que le conviene blanquear a Iran, aunque eso es horrible de solo pensarlo.
    Estoy de acuerdo con la oposicion, prefiero la via muerta actual, antes que blanquear un potencial culpable.

  4. Rogelio dice:

    Estimado Mariano:

    Con todo respeto le digo que si tuvo la precaución de leer el post de Abel, estará de acuerdo en que la cuestión no consiste en un ejercicio de lógica formal hipotético deductiva.

    Tal como muestra Abel con elocuencia, se trata de la elaboración de una estrategia política compleja, con múltiples actores y factores en juego, que intervienen, influyen y no se pueden pasar por alto.

    ¿ No le parece ?

  5. ABEL: Leyendo tu posting colijo que fue redactado antes de que se anunciara el parate que el canciller argentino le puso a sus colegas de Israel. Creo que vale la pena mencionar que su actitud es altamente elogiable. En lo que se refiere a guerra con Irán, el discurso inaugural del segundo período del Presidente Obama puede leerse como una promesa de no emprender aventuras bélicas en el futuro próximo. ¿Y viste que tanto los «likudnik» como sus aliados más belicistas perdieron bancas en la reciente elección israelí?
    Eddie

  6. Mariano T. dice:

    Lo que no llego a entender es la logica del acuerdo. Lea mi razonamiento y refutelo. Lo de la estrategia politicaco mpleja corre por Iran, no me haga reir con la nuestra.

  7. Se podría convenir, o no, en que:
    1.- El tema AMIA se juega en las Grandes Ligas, a la que no pertenecemos.
    2.- Toda la investigación realizada en nuestra país sobre el crimen deja mucho que desear, inclusive la actual. Ni el Juez ni el Fiscal actuales, a mí entender, son funcionarios confiables.
    3.- El acuerdo firmado con Irán, no pasa de ser un modus vivendi ad eternum, que servirá a cada país para lo que estos quieran utilizar, y cuyo resultado final no obligará a ninguna de las partes.
    Conviene leerlo:
    http://www.presidencia.gov.ar/component/content/article/141-ultimas-noticias/26336-qla-justicia-argentina-interrogara-a-sospechosos-iraniesq-afirmo-el-canciller-timerman
    4.- Firmar el mismo día, 27/01, en que se recuerda el «Día Internacional del Holocausto» , un acuerdo creando una «Comisión de la verdad», con un país que niega la verdad del Holocausto, no deja de ser otro mal paso de nuestra torpe diplomacia. Disculpo desde ya a nuestro canciller, que no tiene porque conocer lo que en esa fecha se recordaba.

  8. Abel B. dice:

    Estimados:

    Tenía al postear esto una pequeña esperanza q algún comentarista aporte un análisis más a fondo… por afuera de la «contradicción principal»: K / anti K. Parecería ingenuo, pero de vez cuando pasa.

    Hasta ahora, sólo Eddie. Están la habitual concisión de victorl y los amables elogios de Rogelio, pero lo q dicen Mariano T y Daio… no son tonterías, pero sí condicionadas por ese dogma básico; las decisiones del gobierno son siempre torpes y/o malvadas.

    Aclaro: no soy un admirador del canciller actual, pero me parece evidente que ésta ES una jugada compleja (aunque la idea le hace reír a Mariano T). Responsabilidad de la Presidente, claro. Pero requiere q todos los q nos interesamos en la política internacional la analicemos.

    No tiene nada q ver con «pedir la colaboración nazi para Nuremberg», MarianoT. La diferencia es un dato q los progres habitualmente pasan por alto, pero me extraña en Ud.: Irán no ha sido derrotado en una guerra y ocupado por Argentina.

    Además, me parece q el esquema q plantea es demasiado rígido. Piense. «las partes elegirán para la Comisión de la Verdad juristas de prestigio internacional…». Eso significa, por definición, personas habituadas a manejarse con el poder y con agenda propia, no empleados. Y no es la situación como con la Comisión Sábato o la de Sudáfrica, donde había un consenso moral previo establecido.

    Se parece más a la renovación de la Corte Suprema en 2003 por Néstor Kirchner. Que le causa algunos dolores de cabeza al gobierno, recordará.

    Es una jugada con la marca de fábrica K: audaz e inesperada. Como decía Tu Sam, «puede fallar».

    Lo q Ud. no contempla, Daio, es que la vía muerta actual ES ya «un modus vivendi ad eternum».
    Sé que nuestros «republicanos» locales prefieren que los temas espinosos se jueguen afuera, en las Grandes Ligas. No les gusta convivir con gobiernos q toman decisiones «espinosas». Pero la bomba en la AMIA no explotó afuera, sino aquí, en el Once.

    Abrazos

  9. Abel:
    1.- Por el contrario, los que buscamos que se respete la Constitución,.queremos que existan políticas de Estado, que en la medida de lo posible, trasciendan a las administraciones con plazo de vencimiento. Es ingenuo pensar que nuestro país pueda influir en políticas mundiales, en cuya instrumentación las apariencias engañan: ni los amigos son tan amigos, ni los enemigos tan enemigos. Ello no quita que con un buen cuerpo diplomático, algo se puede hacer, como lo está haciendo desde décadas Brasil.
    2.- Si hay una especie de vía muerta en la investigación judicial del atentado a la AMIA, lo es por la negativa de Irán a cumplir una decisión nuestra. Del texto del acuerdo no me parece surgir una posibilidad de obtener un buen resultado. Aunque no sabemos si el interrogatorio es realmente una declaración indagatoria, sobre lo que se discute, igualmente los resultados serán los mismos: el valor de una indagatoria se basa en la posibilidad del juez de ordenar la inmediata detención del declarante, cosa imposible de configurarse en en supuesto del acuerdo, por carecer nuestros funcionarios judiciales de potestad para ejecutar esa medida. No hay que olvidar que, todo lo que se realice en el ámbito del acuerdo, está bajo una especie de paraguas: la comisión solo puede emitir «recomendaciones».

  10. victorlustig dice:

    Abel

    Gracias por lo de conciso, la pregunta es:
    Que hubiera hecho Thatcher? (de paso, el pibe ese que mataron con polonio? bien, Putin, gracias)
    Yo NO digo que quede impune, por las dudas, pero, es lo que hay, despues de los desaguisados desde el atentado, mucho mas no se puede pedir, so pena que se rian escandalosamente.
    Por eso, el problema e spolitico, no judicial, y, mucho me tema, que, lamentablemente (lo repito) esto quede como Nanking, y, mire que es China y Japon, y fueron 50 años o mas.

    por eso, de nuevo, realpolitik

  11. Juan Okada dice:

    Me imagino la «indagatoria» al ministro de defensa iraní y me estoy revolcando en el suelo de risa del «plan complejo».
    El avance de la comisión va a depender de la mayor o menor necesidad iraní de blanquear su situación ante la comunidad internacional y dejar de ser considerado «sospechoso de un acto terrorista»
    Mi sensación es que si fueran inocentes habrían colaborado más en el pasado. Pero ya sean culpables o inocentes no veo la ganancia argentina en este tratado, y si veo claramente la de ellos.

  12. Andrés dice:

    Buenas Daio,

    De tus 2 mensajes anteriores, saco en limpio que estás confundiendo «tema AMIA» con «tema Irán». Das por sentado que se ha probado con alto grado de certeza que Irán está involucrado en el atentado, lo cual está todavía por verse.

    Saludos,

    Andrés

  13. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Sospecho que, por más que haya elementos que salpican a Irán con el atentado a la AMIA (movimientos diplomáticos inusuales en los días anteriores al atentado), no está muy claro que ellos hayan sido los principales beneficiarios, y que USA e Israel tienen más interés en que Argentina siga alejada de Irán que en resolver los actos criminales.

    Suena a berretada especulativa, pero hay elementos que lo sostienen:

    – Argentina tenía en los 90 un pool de conocimientos y de especialistas de gran nivel en temas relacionados a armas de destrucción masiva (tecnología nuclear, misil Cóndor, etc.) junto a una alta desocupación y desmantelamiento de infraestructura estatal. Todo eso promovía la venta de información sensible a países que puedan pagarla. Un evento de alto impacto que separe a posibles socios (Irán y Argentina) era más que deseable para USA e Israel.

    – La desastrosa investigación de la AMIA en sus comienzos contó con la negligencia y la desidia de la dirigencia judía local (Beraja y otros), y de casi nula presión internacional para que las líneas de investigación serias serias sean seguidas por la justicia. Aquella «pista siria» que desembocaba en Kanoore Edul y el médico de Menem (Tfeli) fue saboteada por el PEN (por razones obvias). Que USA e Israel no hayan puesto el grito en el cielo por esas desprolijidades me da a entender que preferían que se siguiera la «pista iraní» aunque terminase en punto muerto, ni tampoco hubo menciones a los mamarrachos judiciales de Galeano, Telledin y Ribelli (que terminaron por tirar abajo la causa luego de años de investigación).

    – De forma similar, hay que recordar que Israel no amenazó nunca con sanciones a la Argentina por la criminal desidia inverstigativa de Levene respecto de la voladura de su propia embajada. Si bien Israel había triplicado sus exportaciones a la Argentina durante lsos 90, que no patalee porque se identifiquen a los culpables del ataque a su sede diplomática es más que sospechoso, como si prepararan el terreno para lo que vendría después.

    Me aprece bárbaro dejar de enredarse en este tema para avanzar en una relación diplomática más intensa y provechosa con Irán. Si fuéramos a esperar el OK del mundo occidental para acercarnos a Irán, mejor esperar sentados.

    Saludos,

    Andrés

  14. Andrés tu respuesta de las 12:42:
    Me remito al punto 2 de la mía. Nada hay de confiable en la investigación local.
    Refiriéndose a la «tesis Siria», Godon Thomas (*) escribe «En los años pasados desde las explosiones en la embajada y la Amia, los acontecimientos políticos en Oriente Medio habían vuelto a cambiar. Siria ya no era el archivillano de Israel. Saddam Hussein se había ganado ese papel. Reabrir una investigación que podría muy bien desenterrar desagradables nexos entre el presidente argentino y la tierra de sus antepasados ya no era una opción viable. Durante los años posteriores, Menem había seguido jugando su papel de honesto mediador entre Siria e Israel. Era mucho más importantes para los amos políticos del Mossad que lo siguiera haciendo. Se le comunicó a Yatom (**)que los expedientes de ambos atentados debían continuar cerrados.»
    A esos me refiero cuando hablo de las grandes ligas. Hoy Sadam ha sido reemplazado.
    (*) Mossad. La historia secreta. Vergara. Bunos Aires. 2000. páginas 364/366.
    (**) Director del Mossad.

  15. CineBraille dice:

    Casualmente, esto sale cuando los Assad están arrinconados (nada frenaría ahora la investigación de la pista siria) e Irán a punto de negociar con EE.UU. ¿Hablaban de las Grandes Ligas? Me parece que tenemos un guiño al respecto.
    Recuerden que el autor del libro más conocido sobre la pista siria es el kirchnerista y timermanista de la primera hora Jorge Lanata.

  16. Rogelio dice:

    Abel, Mariano, Juan Okada:

    Señalo apenas un par de elementos que están presentes en la situación y que ponen en evidencia sus implicancias.

    Existe un paralelismo evidente entre la cuestión Malvinas y el atentado a la AMIA.
    En ambas cuestiones Argentina se siente agraviada.
    Por la usurpación de las islas en un caso.
    Por un acto terrorista que provocó numerosas víctimas fatales en plena ciudad de Bs.As. que, en su investigación, ha llevado a la imputación de funcionarios de iraníes como responsables.

    Argentina viene planteando sistemáticamente ambos casos, todos los años, en oportunidad de la Asamblea General de la ONU.
    Desde el gobierno de Néstor Kirchner, Argentina viene reclamando con firmeza la colaboración de Irán para el esclarecimiento del atentado.
    Lo mismo con el reclamo de Malvinas.
    En la 67a. asamblea – en septiembre del año pasado – la presidenta reclamó «Resultados concretos» (clik ACÁ para el video íntegro del discurso) e hizo públicas entonces las instrucciones al ministro Timerman para reunirse con su par de Irán con ese fin.

    Ahora bien, ¿ si Irán – el demonio en persona – se aviene a que sus funcionarios sean indagados, por qué se niega Gran Bretaña a sentarse a negociar con Argentina por Malvinas como lo piden innumerables resoluciones de las Naciones Unidas desde hace décadas ?

    Saludos

  17. CineBraielle:
    Da la idea de que esa es la carta oculta del gobierno: la pista Siria, la de los amigos y parientes de Carlitos. Irán no tendría muchos problemas debido a la actual situación de su amigo y casi vecino sirio. Claro que: «Cuándo veas las barbas de tu vecino cortar…» Habría que ver qué opinan los menenistas integrantes de la actual administración.

  18. Andrés dice:

    Bueno, Daio, eso refuerza la hipótesis de que la idea principal de acusarlo a Iran está menos relacionado con los atentados en sí que con juegos geopolíticos para alejarlo de potenciales proveedores de tecnología. SI no, para qué clausurar la pista siria? Si era trucha, se la seguía y no iba a llevar a ningún puerto.

    Saludos,

    Andrés

  19. Mariano T. dice:

    La posibilidad de probarlo ha sido pulverizada por el acuerdo.
    Iran sale limpio solo con la declaracuion de sus funcionarios, que negaran todo en la comodidad de sus despachos, no veo la ganancia argentina

  20. Mariano T. dice:

    Salvo que haya algun indicio exculpatorio, no veo la ventaja de exculpar a iran, que es el objetivo del tratado.
    De todos modos, culpable o inocente, iran me cae suficientemente mal, de todas las formas de gobierno la teocracia es la peor.

  21. Mariano T. dice:

    La diferencia es que la comunidad internacional esta agraviada poe los casos de terrorismo. Y que Iran esta aislado.
    Ellos solo pueden ganar con este acuerdo.

  22. Andrés dice:

    Mariano,

    Es Argentina la que tiene que probar la responsabilidad iraní, no Irán su inocencia.

    Saludos,

    Andrés

  23. Juan Okada dice:

    Para que hacérsela tan facil? Como el veredicto, o la sensación, de la comunidad internacional es más importante que lo que decida un tribunal argentino, porqué no quedarse en una situación de sospecha fundada, y que ellos carguen con las pruebas si quieren ser deslindados?
    Repito lo dicho por otros antes: Qué ganamos nosotros?
    Es claro que Iran tiene todo para ganar, y nada que perder, salvo que a los imputados se les ocurra confesar.

  24. ANA dice:

    Eduardo:CRISTINA era persona segura por la tesis de CULPABILIDAD DE IRAN.
    USA tenía otra forma de pensar al respecto.
    A ver se me publica ésto don ABEL ,la escuché personalmente a CRISTINA-senadora nacional- decírselo a una persona que-supongo-representaba al MOSSAD.

  25. […] nuestras relaciones con Irán, ya me extendí en el blog, por ejemplo, aquí y aquí (También usé esta ilustración de Jon Berkeley, que me impactó). En ese 2° posteo analicé […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: