Breve reflexión sociológica sobre saqueadores y militantes

(Va en homenaje a Florencia, que la semana pasada rindió la última materia, con 9!, para recibirse de socióloga. Tenía uno de los blogs más interesantes, La farolera, hasta que las exigencias de los estudios, y de la vida, hicieron que lo cierre. Hoy colabora, junto a Esteban, con el Foro San Martín).

Esta reflexión, poco profunda, típica de un día de verano al lado de una pileta poco profunda, me brota porque me sentía obligado a disculparme porque me alejé de la ciudad y del acceso fácil a Internet para las fiestas. Los posteos y la autorización de los comentarios se hacen más espaciados (¿y por qué cuernos me sentiría en mora por eso? Eso es para una reflexión sicológica).

El caso es que me hizo recordar que hoy pertenezco a la numerosísima minoría, en Argentina, que se puede permitir alejarse de la ciudad cuando llega un feriado largo. Que si en alguna ocasión no lo hace es por motivos personales o de laburo. No es la mayoría de la población (aunque muchos de ellos se lo crean), pero es muy numerosa. Es lo bastante importante para que entender, o gobernar, la Argentina sea imposible si no se la toma en cuenta.

Puedo hacer tres observaciones, superficiales. La mayoría de esta gran minoría «que se puede ir de la ciudad para el feriado largo» es hostil al gobierno actual, o por lo menos está fastidiada con él. No es la única oposición, no, pero forma el núcleo más numeroso.

La siguiente toca el tema de estos días, y también salta a la vista fácilmente. Prácticamente todos los saqueadores (algunos centenares, quizás miles de argentinos) no pertenecen a esta minoría. Están, seguro, los que saquean en 4×4 – hay videos -, porque quieren supervisar personalmente la tarea, o porque son intrépidos y quieren conseguirse un LCD gratis, pero no mueven el amperímetro. La mano de obra de los saqueos, organizada o que se prende para la ocasión, no puede irse de vacaciones, y sin duda eso contribuye a su bronca.

Corresponden aquí dos preguntas. Una es necesaria hacerlo siempre en sociología, y en política ¿Es este dato relevante? La otra, le surge enseguida a cualquier comentarista K, a cualquier forista en La Nación, y también a cualquier tipo sensato ¿Estás justificando a los saqueadores porque no pueden alejarse de entornos miserables?

La respuesta a la primera es «No sé«. A la segunda, un terminante «Robar televisores no es una forma aceptable de protesta social«. Ya lo había dicho en el posteo anterior.

Pero aquí les acerco una tercera observación, también obvia y que, quizás, solo quizás, ayuda a entender porqué es un problema difícil de manejar en la Argentina de hoy. La inmensa mayoría de la militancia politizada, K y no K, hoy se recluta en esa gran minoría «que se puede ir de la ciudad para el feriado largo».

Los dejo porque me vuelvo a la pileta. Felices fiestas a todos y todas.

28 Responses to Breve reflexión sociológica sobre saqueadores y militantes

  1. ANA dice:

    Una reflexión sociológica.
    La clase media(mucha anti k y otra abundante también k) acostumbrada a tirar la sábana de un lado y que falte de otro ,quizás ni en sueños se siente resentida social POR LA FALTA DEL PLASMA.
    Ella podrá irse de vacaciones o no ,dependiendo de las entradas econòmicas que tuvo ,la salud que la ayudò o nò ,los gastos que se le presentaron ,las necesidades de los hijos menores o mayores con sus hogares amenazados por problemas similares etc etc.Difícil que la falta de PLASMA LCD O LED les quite el sueño.
    Pero eso si el que quizás vive en ese lugar marginal de una villa miseria(con el debido respeto por todos los trabajadores sufridos y de distinta procedencia que allí se ven obligados a residir)ESE SI QUE CONSIDERA VITAL EL LCD O EL LED y eso aumenta SEGURAMENTE SU RESENTIMIENTO A LIMITES INCONMENSURABLES.
    Una vez ,conversando con un cura para el cuál trabajaba cuando era soltera y sin compromisos ,le decía (contra la opinión del cura) que habìa gente que venía a pedir cosas elementales QUE SI SOÑABAN CON UN FUTURO QUIZAS TANTO A EL COMO A MI(ambos que tironeábamos nuestros respectivos presupuestos)DE NINGUNA MANERA NOS TENIAN COMO IDEAL DE ASCENSO.ELLOS SOÑABAN CON ALGO MUY SUPERIOR A NOSOTROS.
    Esta reflexión independiente de imputar a alguien los vergonzosos saqueos .

  2. miguel irazoqui dice:

    Estimado, si no entendí mal, vendría a ser una especie de lucha de clases, en este caso de las clases no veraneantes, contra las clases veraneantes,azuzadas por la clase 4 X 4, o sea el sueño de cualquier marxista, je!…ahora en serio, me parece que el fenómeno aunque seguramente tiene muchas aristas, tiene que ver mas con la consolidación de la marginalidad…hay que recordar que nadie supo que hacer con la marginalidad, la solución siberia de Lenin como la tucumana de bussi, despacharlos a catamarca, demostró con el tiempo ser poco eficaz…el arraigo provisorio de un marginal, al espacio miserable al que fue confinado, deberá ser reemplazado por una situación social que resulte propicia para contenerlo, un espacio territorial que le devuelva los límites para la realización de su vida y un trabajo digno que le permita sentir de nuevo que es protagonista de su destino…marginales hubo y habrá siempre, son una minoría real que surge en cualquier sociedad y en todos los estamentos de estas…pero varias generaciones de marginados por la acción de políticas de exclusión y ausencia de un proyecto como nación, no hace sino profundizar esa secuencia inevitable en la que la generación siguiente de un marginado es un marginal…aquel aun conserva en su memoria el orden al que perteneció, su trabajo, su obra social, su organización sindical, de la que fue expulsado…este creció sin conocer un inodoro, teme sentarse en uno de ellos, podría haber pirañas!…su orden es el desorden,todo lo que tenga que ver con el será bueno, porque esa es su vida, nunca tuvo ni vió, ni participó de un orden que le permitiera conocer sus ventajas y por ello es arrastrado naturalmente por cualquier forma de desorden…han hecho un mundo de una pequeña cosa, esto no es sino una gragea, una muestra gratis de lo que ocurrirá si no se logran cambiar las condiciones para que esto se revierta y eso tampoco es a corto plazo…no son mano de obra barata, son seres humanos como nosotros, que han recorrido al revés el camino del progreso…no es con discursos ni con con bolsones de comida, es con un proyecto de nación que contemple a todos, como se saldrá de eso…si alguien se siente con culpa de irse de vacaciones, yo lo aliviaría diciendo, que tampoco es con la privación individual de las ventajas que algunos tienen sobre otros, aunque hay desventajas muy obsenas, que hace falta un camino político que por ahora a pesar de los arreglos de las banquinas, aun nadie nadie sabe a donde vamos…hace falta nuevamente recuperar un modelo argentino para un proyecto nacional…lo demás son apenas huellas, senderos…una feliz navidad para todos, los que puedan ser felices, a los otros…que les sea leve y DIOS se apiade de todos los que no estan haciendo lo que deben para hacer del mundo una cosa mas justa.
    miguel irazoqui

  3. oca dice:

    los intendentes peronistas, los barones, del conurbano «profundo», etc., no se pusieron «a la cabeza del reclamo». Lo denunciaron como un acto delictivo. De lo anterior se derivan tres conclusiones objetivas:

    1) Esta es la primera vez que se produce un saqueo contra un gobierno peronista. Precedentes inmediatos, 89 con Alfonsín, 2001 con De la Rúa.
    2) Ningún actor que valide su cargo electoralmente justificó los hechos (salvo el demente de Cariglino) y no sólo eso, sino que además los descalificaron totalmente. Y los intendentes peronistas conocen el paño. No salieron a decir que había hambre. Dijeron que no había hambre.
    3) Por consiguiente, los saqueos fueron un ataque a la democracia representativa en sus niveles nacional, provincial y municipal. Eso explica la unidad de expresión entre la Rosada, Binner, Massa y demás.

    Hablar ahora de la «fractura social», de los pibes sin futuro, está muy bien para nuestra culpa progresista. Pero el tema no es si todavía hay desigualdad. La cuestión es si la desigualdad/pobreza existente hoy es base social suficiente para una ola NACIONAL de saqueos. Recordemos que el saqueo no es una práctica habitual de las clases populares. No la llevan adelante sino en circunstancias absolutamente EXTREMAS (1989-2001). Y toda la dirigencia política coincide en que no hay bases para los saqueos.

    De lo anterior se desprende que son robos organizados. ¿Por quién? Primero, por Moyano y gente de Camioneros. Segundo, por Micheli y su saboteador electrocutado. Tercero, por el punteraje de Barrios de Pie. Cuarto, la policía (caso Rosario).

    Por definición, un saqueo siempre es «instigado». La novedad de estos días fue que aparecieron tipos con 4×4, armados; que se asaltaron estaciones de servicio y locales de ropa; que tipos con ganzúas levantaban las persianas bajas de los locales cerrados. Es decir, hubo una gran red mafiosa que se encargó de romper la valla.

    Los «chicos sin sueños» de los que habla Wainfeld sólo aparecieron después. ¿Y cómo? Muy simple: en la Provincia de Buenos Aires, los punteros convocaban a los vecinos diciendo que el supermercado X regalaba una canasta navideña. Los vecinos iban y se encontraban con que no había tal canasta, ya que el supermercado «se negaba». El 90% volvía a la casa, estafados por los punteros. Quedaban solamente algunos exaltados y después, los delincuentes.

    No hay modo de negar la fractura social. Pero NO FUE EL FACTOR CLAVE. El factor clave fue el intento de desestabilizar a la democracia por parte de la mafia. En 2001, el factor clave es la crisis económica y social; en 2012 el factor clave fue Moyano y su impotencia política.

    La conferencia de prensa de Moyano fue la confesión de parte del pase a la mafia de un ex representante de los trabajadores. Después de una Plaza fracasada, después de los saqueos, dio una increíble conferencia de prensa llena de sonrisitas e ironías… en lo que fue un gesto de una IRRESPONSABILIDAD mayúsculas. Cuando había que poner paños fríos, el delincuente de Moyano hacía chistes, patoteaba, provocaba. (A la mañana, MUY temprano, Moyano salió a decir que los saqueos le parecían espontáneos. Poco después supimos que un secretario del gremio de Camioneros en Campana, militante de la barra brava de Villa Dálmine, era el instigador principal.)

    El kirchnerismo acaba de ganar las elecciones de 2013. Lo contrario del kirchnerismo no es el diálogo, es la mafia.

    Cierre: todos los blogueros andan diciendo que la fractura social, que el consumismo… Pelotudeces. Esto fue un hecho delictivo. La inteligencia no consiste en rechazar per se las teorías conspirativas. Las conspiraciones EXISTEN. Quiero decir: siempre hay base social para algo, siempre hay politiquería y rosca. Lo que yo digo es que en estos saqueos (al revés que en 2001) PREVALECE la rosca por sobre la base social Y ESO ES PRECISAMENTE LO QUE PERCIBE EL CONJUNTO DEL PUEBLO. Saludos.

  4. JULIA dice:

    Muy de acuerdo, oca, porque incluso los de 1989 ( mas rumor que realidad) y los de 2001, fueron organizados, sólo que aquellos fueron mas populares por lo diferente de la situación. Pedirle al gobierno control previo de los saqueadores, aunque no se pide aquí, creo que está en la lógica de los organizadores, es un poco patoteril.

  5. Rogelio dice:

    Felicitaciones a Florencia !

  6. ignatius dice:

    ¿Dónde se toman cursos de esclarecido como el que te comiste, loco? ¿En la escuelita del militante con el material didáctico desarrollado por especialistas cristinistas en medios audiovisuales? Uso el mismo argumento que suelen usar ustedes contra la opo y la corpo, hipócritas que dententan un esporádico y volátil pedacito de poder, ¿porqué no presentan a la justicia, vos y todos tus adláteres, todas las pruebas que demuestren tus temerarias afirmaciones, que es la línea que bajó el gobierno? Si sos funcionario tendrías que estar en cana y si sos un militante pobrecito, repetís como un mantra los argumentos cínicos y mentirosos que se definieron en la mesa chica del poder actual. Tal vez ni te importe verte dentro de 6, 7, 8 años comiendo un asado con amigos que te recuerden el bifurcado pasaje desde el esclarecido kirchnerista al oscuro mesiánico cristinista para finalmente desembocar en la negrura de la ceguera del cinismo.

  7. El Lurker dice:

    Hay algo que no están tomando en cuenta.

    Alrededor del mundo la policía reprime, porque piensan que los riesgos de no reprimir son mayores a los riesgos de reprimir.

    Casi todas las ciudades del país tienen conurbanos con pobres y con delincuentes.
    Los delincuentes de todas las ciudades del país vieron cómo en Bariloche por horas fue posible saquear supermercados sin que la policía intervenga, sin riesgo de ir presos, sin riesgos de que te pegue un policía con un bastón, con impunidad total.

    Eso hizo que bandas de delincuentes de todo el país (piratas del asfalto, dealers, algunos relacionados con punteros) se «coparan» con la idea y organizaran saqueos por todo el páis.
    Es un poco como una corrida bancaria, si todos quieren sacar la guita de los bancos al mismo tiempo el sistema explota, acá tuvimos algo así pero con saqueos.

    Fue la mala gestión de lo que sucedió en Bariloche lo que permitió que esto se reproduzca por todo el país.

    Si se reprime, la policía puede matar a alguien, pero si no se reprime, un supermercadista chino que enfrenta la ruina total por culpa de un saqueo en el que la policía se queda a media cuadra sin hacer nada, puede decidir disparar a la multitud de saqueadores hasta quedarse con una última bala y después suicidarse. Y eso produciría muchos más muertos que la represión de Sobisch o la del Puente Pueyrredón.

    No creo que Moyano haya tenido mucho que ver, delincuentes se aprovecharon de la política de no reprimir del gobierno, y los saqueos se frenaron cuando se empezó a publicar por todos lados lo de los 500 presos.

  8. Norberto dice:

    Ante este post, solo queda por decir
    Que lo disfrute BIg Chief!!!!!
    Nunca menos y abrazos

  9. ada e ido dice:

    el problema de estos ultimos años es el de la IDENTIDAD. Todos se mueren por ser alguien y entonces la INTENSIDAD pasa a segundo plano. Por eso la gente es tan seca. Cuando el placer se convierte en un mandato social la intensidad pasa a segundo plano dejando lugar para que todo el mundo se desviva por ser mas que por sentir.

  10. Juan Okada dice:

    Con los mismos elementos que mencionaste se puede concluir también que los saqueos fueron organizados por el kirchnerismo para victimizarse.
    Desde Pino Solanas quemando trenes,( segun Animal Fernandez), ya no son dignos de credibilidad en ninguna acusación, ya van por el vigésimo supuesto intento de golpe. Presenten pruebas o cierren la bocota. Kirchnerismo se puede definir como la capacidad de mentir sin pestañear.

  11. Florencia dice:

    Muchas gracias Abel, y Rogelio, por las felicitaciones.
    Tal vez voy a decir una verdad de perogrullo, dado que ya lo han dicho muchos en muchos medios y canales, pero en fin: estos episodios ocurren en lugares a donde todavía el peronismo no llegó. No solo el Estado sino, como señala Abel, la contención social y política («el aparato», los «punteros») propiamente peronista. Y esto es una falla nuestra…
    Los factores jurídicos, legales, políticos, sociales y culturales (el consumismo, bla bla) se los dejo a los sesudos y pacientes especialistas que ya, seguramente, están hincando el diente al fenómeno desde todos los ángulos posibles.
    Yo quisiera detenerme, por el contrario, en el discurso militante, porque una vez más el relato pone de relieve una batalla discursiva de progres contra progres, revoleándose el adjetivo por la cabeza como un eufemismo políticamente correcto para «gorila», esto es, el que no piensa como uno.
    Que no es otra cosa que la disputa por el «peronismo auténtico» por otros medios: los que se identifican con un peronismo pragmático –el peronismo en tanto agencia de poder, los centinelas de la Realpolitik, sea lo que sea eso– versus los guardianes de los valores, aquellos que implícita o explícitamente reconocen un liderazgo no en una persona u organización sino en una idea, ideal o ideología. Los progres se ofenden porque el pobre no roba para comer sino para acceder al LCD (el horror), mientras que los otros progres se escudan en el supuesto pragmatismo, enfrascándose en una batalla estéril por representar al «peronismo auténtico». Digo estéril porque no saben salir del mismo circuito semántico en el que se enrollan, confundiéndolo con rosca política o vaya una a saber qué.
    El conflicto, en definitiva, no es de clases o de ingresos (sí: hay pobres, hay necesidades insatisfechas, existen todavía los jóvenes sin futuro) sino, me parece, reside en los riesgos del relato, riesgos que implican muchas veces confundir el significante con el significado, la acción con el discurso, el símbolo con la política. Un truco de mitificación que, si nos descuidamos, puede terminar mordiéndonos el culo…
    Creo que es tiempo de llamarse un poco a silencio, escuchar, estar atentos, y no dejarse llevar por el primer tren vistoso que pasa por delante. Yo, al menos, le temo mucho más a la banalización de la política que a sus batallas y conflictos.
    Bueno, eso nomás, felices fiestas y de nuevo muchas gracias por la dedicatoria, Abel, ¡qué halago! mi ego agradecido.

  12. Carlos G. dice:

    Felices fiestas Abel!
    y también para casi todos los comentaristas!
    🙂

  13. Norberto dice:

    Como tus argumentos solo se sostienen en tus sentimientos, te recomiendo este artículo con mucho sustento
    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2012/12/acerca-de-los-saqueos-de-la-abundancia.html
    Si podés , trata de rebatirlos pero con números, porque Uds. solo hablan de sensaciones para crear profecías autocumplidas.
    NUnca menos y abrazos navideños

  14. Norberto dice:

    Como no te gustan los argumentos, me permito darte otros de mayor sustento que espero puedas rebatir esto con algo mas que sensaciones
    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2012/12/acerca-de-los-saqueos-de-la-abundancia.html
    como con el comentarista anterior, Uds ante los números o argumentos sustentados por ellos, solo saben contestar con sensaciones con ansias de profecías autocumplidas, o de última que corresponda con sus deseos.
    Nunca menos y abrazos navideños.

  15. Capitán Yáñez dice:

    Felicitaciones a Florencia.
    Feliz Navidad a todas/os.
    Y, Abel, aunque la pileta no sea profunda… tratá de que no se te desinfle el patito.

  16. hector felix dice:

    Ignatius, Tu opinion sobre la perversidad del kirchnerismo nos quedo re clara, pero vos; ¿que opinas de los saqueos?

  17. Anahi dice:

    Esto ya se ha convertido en una caza de brujas. Y eso se deriva de una política basada en «amigos y enemigos», «leales y traidores», y hoy la premisa es el enemigo interno. Una bazofia que se puso de manifiesto el día que con prístina claridad CFK trató de «extorsión» el derecho de huelga de los trabajdores. Y les devolvió con la ley de ART por la cabeza.

    «siempre hay politiquería y rosca.«: ¿que instaló quién? ¿que no resolvió quién? ¿que consolidó quién después de 10 años. Las lavadas de mano no conducen muy lejos.

  18. oca dice:

    Ignatius: aparte de insultos, ¿algún argumento?

    Okada: aparte de sofismas, ¿alguna idea?

  19. ricardo j.m. dice:

    no se donde tomo el curso , pero que con un par de años de vida alcanza para leer tus prejuicios estoy seguro.

    te dejo hablando de vos mismo el chabon, tipo que suerte que no es un partido de futbol jajaja

  20. ricardo j.m. dice:

    no, no se puede concluir eso. de ninguna manera y tu juicio sobre la credibilidad detodo individuo que argumente en favor del gobierno de forma en que no puedas responder como no sea con un raje semantico para volver con el caliz de la verdad, es de poca relevancia en el tema que nos convoca.

    otro fracaso . que va ser la vida es asi caricia, cachetada y garrotazo.

  21. ricardo j.m. dice:

    tampoco comparto lo de que el hambre genera violencia, en el pasado no se veia asi se veia mas desesperacion que violencia que es facilmente confundible por quien no la vive o no la vivio en esas condiciones y por supollo por el gorilaje de diverso pelaje.

    la violencia es otra cosa.

  22. Voces dice:

    Coincido en general con tu análisis, no estoy tan seguro con los instigadores de los saqueos.
    De lo que si estoy seguro es que tiene que ir gente en cana por estos saqueos.
    Una cosa es no reprimir la protesta social y otra muy distinta es no reprimir el choreo.

  23. […] aportes interesantes. Tal vez lo único … Este blog, en particular, dos de sus posteos, éste y éste, se han convertido en uno de los lugares en la blogosfera donde el tema se debate. Eso que los […]

  24. guido dice:

    «La inmensa mayoría de la militancia politizada, K y no K, hoy se recluta en esa gran minoría “que se puede ir de la ciudad para el feriado largo”.»

    Abel, esa es o a)una gran exageración, o b)una mirada irremisiblemente porteña, ciudad donde, de hecho, esa «minoría» es algo más de la mitad del total. En todo caso, disiento. La mayoría de la miltancia joven y no tanto que conozco es «clase media», es decir pobres, semi-ricos, docentes, albañiles, empresarios, profesionales, gasistas, operarios, bibliotecarios, almaceneros, empleaduchos, publicistas, abogados, porteros, constructores, farmacéuticos, estudiantes, etc. Le reconozco, si, que esa minoría a la que usted a alude sobrerrepresenta en las conducciones y en el ámbito más banal de tuiter y la blogósfera (ver b).

    un abrazo

  25. Uno dice:

    Abel, no tengo cifras, pero estamos seguros de que hoy en día los que se pueden ir algún finde largo son minoría? Tengamos en cuenta informes acerca de clase media de la CEPAL por ejemplo. Yo tiendo a pensar que los que realmente no están en condiciones de irse unos días a algún lado hoy en día son una minoría muy grande. Habría que ver cifras, pero no doy ninguna de las dos por hecho.

  26. […] que ya había pedido en otro post represión del Estado –eso sí: de manera “profesional”–, propone ver que, “La mano de obra de los saqueos, organizada o que se prende para la ocasión, no puede irse de […]

  27. Abel B. dice:

    Guido, Uno:
    Pido disculpas por la demora en contestar. Pero Uds. ya se contestan entre sí.

    Guido parece decir que una mayoría de la militancia NO puede salir de la ciudad en un feriado largo. Uno dice que los que pueden salir son la mayoría de los argentinos.
    ¿Los militantes polìticos se reclutan entre los más pobres, entonces? ¿Seguro?

    Aclaro un poco los términos: No hablaba de irse a Punta del Este, o la Rivera Maya. Los que pueden hacer eso son cientos de miles, probablemente un millón. Una pequeña minoría de los argentinos.

    «Salir de la ciudad» puede hacerlo, y lo hace, la clase media y la media baja. Por supuesto, lo hacen los trabajadores en blanco. No todos los feriados largos; pero unos cuantos. Y alguna semana entre enero y marzo.

    Pero hay muchos argentinos que no están en esas categorías. Fuera de la Capital, fuera de los grandes centros urbanos y los pueblos de la pampa próspera son la mayoría. Y en esos lugares prósperos que mencioné… no están muy por abajo de la mitad.
    De los 40 millones argentinos… Y sí, estimo que son más de 20 millones los que no pueden irse de la ciudad para un feriado largo. O no viven en la ciudad.

    También estimo que muy pocos entre esos no privilegiados, o de la raza incorrecta, como dice otro bloguero, son militantes polìticos.

    Abrazos

  28. guido dice:

    Bueno Abel, pero si me sube la minoría vacacionera a 20.000.000…

    Me parece que una cuestión que hace tremendamente enrevesadas las discusiones políticas con pretensiones sociológicas en las que todos los politizados participamos es la ambigüedad del término clase media. Es una categoría que incluye gente que se puede tomar un fin de semana (por usar tu imagen) y gente que no puede. Mi visión impresionista es que la militancia más o menos nueva (los últimos 5 o 10 años), pertenece a ambos grupos y no me parece que la balanza se incline mucho hacia alguno de los dos. Una cajera de supermercado, un docente con pocas horas, un repartidos de pizzas, un operario en negro, el empleado de un kiosko, el dueño de una verdulería en un barrio periférico etc. difícilmente tengan muchas posibilidades de tomarse un fin de semana (excepto que visiten algún pariente que los reciba). Son «clase media», y no me resulta difícil pensar en personas concretas asimilables con ellos.

    En un país donde (casi) todos decimos ser «clase media», me ha pasado escuchar a alguien que sostiene cosas como «lo que pasa es que el cepo al dólar afecta a la clase media». Bien, me relaciono casi con exclusividad con gente de «clase media» y dudo que en mi entorno haya más de diez hogares donde se hayan comprado dólares los últimos años. O bien «la clase media no puede acceder a una vivienda». Minga, la «clase media» que conozco compra terrenos en barrios no muy céntricos, le encarga un plano a un maestro mayor de obra amigo, hace encadenados y loza con un albañil conocido (quizás pariente, quizás amigo o conocido del barrio) y en un plazo de 10 años tiene un chalet. Y así podríamos seguir. He escuchado el «yo común, así clase media» en gente que vive con $5000 y en gente que vive con $20.000 o más.

    Ciertamente, es poca la militancia que pertenece a la «raza incorrecta» (y fijate que siempre lo fue) pero la inclusión de la categoría «raza» tiene algo de verdad y algo de hipérbole. La sangre, acá, todavía se blanquea al pasar a la «clase media». Una característica argentina (que creo nos acerca a los yanquis más que a los europeos), es que no tenemos «clases» propiamente dichas, es decir colectivos dotados de una identidad fuertemente marcada y con cierta continuidad en el tiempo, asociados con algunos parámetros materiales. Me imagino una representación de la estructura de clases argentina, más que como rectángulos apilados donde cada uno es una clase, como una red en la que de cada sujeto salen líneas que representan sus relaciones y que atraviesan sin demasiado prejuicio las líneas en las que podemos clasificar los ingresos o la riqueza (quizás por eso el movimiento obrero representa menos a «los trabajadores» que al número estricto de sus afiliados, a veces contra otros trabajadores).Tengo amigo´en el gobierno tengo amigos en la zanja dijo Larralde. En un asado de mi grupo de amigos está P que labura 12 horas de rondín en una pesquera, M, dueño de una de las farmacias más tradicionales de esta ciudad, D. que reparte pizzas y en verano es playero, un servidor, universitario, G, operario de una fábrica de calefactores, C, gasista, S (no preguntar), D, casinero, y así. Cualquiera de ellos podría ser militante (o lo es o lo fue).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: