Egipto, el islamismo y el futuro

Muslim Brotherhood's Morsi wins Egypt presidential election

(2 posts sobre política internacional. Y no pueden ser más distintos: la Crisis del euro en la Unión Europea, el triunfo de los partidos islámicos en el mundo árabe. Y sin embargo, es el mismo planeta, y se interrelacionan. Invito a que sigan los comentarios del post anterior).

Egipto es un país con 83 millones de habitantes – el más poblado del llamado «mundo árabe» – y unos 6 mil años de historia registrada. El islamismo es un conjunto de movimientos politicos, muy diversos entre sí, que tienen en común plantear la adaptación de los gobiernos de países de mayoría musulmán a los mandatos del Islam, religión que cuenta con algo más de mil millones de fieles. El futuro… es muuuy largo, de naturaleza siempre sorprendente. Y este es solamente un post breve, donde rescato algunas reflexiones sobre esos temas.

Sucede que hace 8 días subí un post en el que comentaba el proceso electoral egipcio, opacado por una maniobra del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que disolvió la cámara baja del Parlamento, y asumió poderes legislativos (Dije que los encontraba parecidos a nuestro viejo “partido militar”… Controlan aún más empresas estatales, que son una parte más decisiva de la economía egipcia, de lo que pasaba en la Argentina pre Menem).

Señalé también que el candidato Mohammed Morsi, de la Hermandad Musulmana, aparecía como el más favorecido. Los Hermanos cuentan con el apoyo de las clases populares, por su apelación a la identidad islámica y también por su trabajo social entre los más humildes. Vaticiné «Probablemente no les alcanza para tomar el poder, pero los militares no podrán edificar nada estable sin ellos«.

Aparentemente, acerté. No por un conocimiento especial de la situación, sino por su similitud con lo que conocemos del «partido militar» después de 1955 y el peronismo. En los términos de un bloguero yanqui, veterano de la Guerra Fría y conocedor del Medio Oriente, que el amigo Victor Lustig y yo leemos, los «jenízaros» (las Fuerzas Armadas) y el «bazar» (la burguesía íntimamente vinculada con ellas) son factores permanentes de esas sociedades. Pero también lo es el pueblo, y como decía un viejo general «como el agua, siempre vuelve».

Igual: para los interesados en lo que está pasando en Egipto, tanto Clarín como Página 12 dan información abundante (con pequeñas diferencias que se compensan). Para los que dominan el inglés, The Guardian (cuándo no) ofrece una sinopsis muy útil, con tweets. Sólo quiero señalar que la Hermandad Musulmana es la más antigua de las fuerzas políticas islamistas, y una de las mejor organizadas y más moderada en sus pronunciamientos. Ofrece, entonces, la posibilidad de una acomodación entre la sociedad moderna y el Islam, similar a la que hoy aparece como posible en Turquía. Se me ocurre que el primer desafío será encontrar una solución justa, en la mejor tradición islámica, al problema que enfrenta la minoría cristiana copta en Egipto.

En un plano más amplio y menos coyuntural, quiero rescatar una anticipación de la que sí me siento orgulloso. Hace un año y medio, en pleno florecer de la «primavera árabe», escribí este post Túnez, Egipto y el futuro. Copio el planteo fundamental «Los pueblos necesitan una estructura que exprese una identidad, un nosotros. Grupos menores en cualquier sociedad pueden – en sus vidas personales – prescindir de ella: los muy ricos pueden ser internacionalistas (en este tiempo, generalmente lo son). Y en las clases medias, algunos sectores pueden reemplazar el patriotismo por una idea abstracta: el “proletariado”, los “mercados”, el “mundo libre” o fantasías por el estilo.

Los pobres, lo sabia Disraeli, no pueden darse ese lujo. Necesitan una patria, un colectivo del que formar parte y sentir propio. En el mundo islámico, donde el Estado Nación es una creación reciente, la identidad básica no es un país sino una religión. Como nuestros paisanos hace siglo y medio, que se llamaban a si mismos cristianos más a menudo que argentinos, un musulmán es ante todo un miembro de la comunidad de los creyentes.

Si “Occidente” continua enfrentando las experiencias nacionales árabes o tratando de contenerlas con dictaduras corruptas… las clases medias de esos paises podrán entusiasmarse con “revoluciones de colores”. Pero los pueblos seguirán a los partidos islámicos, como en el Libano o en Palestina“. O, como hoy, en Egipto.

2 Responses to Egipto, el islamismo y el futuro

  1. manolo dice:

    Abel

    Para entender la “dialéctica” de la Hermandad, que es muy anterior a 1928.

    El Fundador
    http://en.wikipedia.org/wiki/Hassan_al-Banna

    Su Hermano, ala izquierda.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Gamal_al-Banna

    Precursores

    http://en.wikipedia.org/wiki/Muhammad_Abduh

    http://en.wikipedia.org/wiki/Jamal-al-Din_al-Afghani

    Turcos, Egipcios y Persas reconocen a al-Afghani una “autoridad” que en Sudamérica se les da a Bolívar y San Martín.

    La orientación “tecnológica”, Ciencia e Islam no son contradictorias, tienen como base el debate con Renán en Francia.
    http://fr.wikipedia.org/wiki/Djem%C3%A2l_ad-D%C3%AEn_al-Afgh%C3%A2ni#La_r.C3.A9ponse_.C3.A0_Ernest_Renan_dans_le_.C2.AB_Journal_des_D.C3.A9bats_.C2.BB

    Hay más Ingenieros y Médicos que Filósofos y Teólogos.

    Un abrazo

  2. […] historia, y vengo reflexionando sobre lo que sucedía en Egipto aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y, el más reciente, aquí. No me siento en condiciones de aportar percepciones nuevas, y para las […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: