Pequeña gran adenda a la “Cuestión nacional”

Este, al contrario del aporte inmediatamente anterior de Rogelio, no es un concepto sino un hecho menor, pero que puede servir de muestreo. Surge de un dato trágico, la lista de víctimas del accidente ferroviario en Once. Sobre aquellos que no nacieron en Argentina, dan información sus distintas embajadas, por lo que no es fácil reunirla. Otto Rock, el de IKN, encuentra que, de los 51 que murieron, seis habían nacido en Paraguay, tres en Perú, dos en Bolivia y uno en Chile. Ninguno era turista, claro.

O sea que casi un cuarto de un grupo de trabajadores que venían a sus empleos en la Capital desde sus hogares en el Oeste eran “argentinos nuevos”. Sería interesante saber cuántos del resto lo eran de primera generación (como yo).

En el post del cual éste es un breve “update”, señalé que 1) las naciones son construcciones humanas, y por eso no son eternas; 2) que no debemos pensar en el patriotismo, el nacionalismo argentino como algo necesariamente distinto en su naturaleza, y su conducta, de los otros.

Ahora agrego algo: que debemos apreciar, también, que hay diferencias. Parten, como en este caso, de realidades: 1); económicas: que todavía se viene a Argentina a buscar trabajo, como mis padres hace tiempo vinieron de Europa; 2): culturales, que a pesar de berretas que han existido siempre, éste sigue siendo un país de inmigración. Hacen que Argentina se siga transformando, y que tenga futuro.

Anuncios

One Response to Pequeña gran adenda a la “Cuestión nacional”

  1. Gerardo González dice:

    Me apartaré del tema planteado para insistir en un dato crucial y desconocido, que no recibió comentarios cuando lo referí.
    El único organismo de control de los ferrocarriles urbanos es la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), a través de su Gerencia de Concesiones Ferroviarias, con sede precisamente en dos pisos de la estación Once. Su trabajo consiste en inspeccionar el estado del material rodante, su mantenimiento, las reparaciones que se efectúan, el funcionamiento de la señalización y todos los aspectos que configuran un servicio de calidad y seguro.
    La seguridad es lo principal, porque si falla los accidentes pueden ser terribles.
    La Secretaría de Transporte no tiene personal para inspeccionar y, en su relación con los concesionarios, se guía por los informes de la CNRT.
    Bueno, la CNRT es el gran ausente en este drama. Los medios no la mencionan, cuando es la única autoridad de control y fiscalización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: