Periodismo, baba y política

Como ya saben los visitantes veteranos de este blog, valoro mucho a Jorge Fernández Díaz como periodista, aunque tenga ideas muy distintas en política. Hoy leía esta nota de él El Frente Marketinero para la Victoria, y se me ocurrió era recomendable para periodistas con compromiso político, y para políticos. Pero no la podía recomendar con buena conciencia para los lectores de a pie.

Me explico. Éste párrafo

«Algunos periodistas que adscriben con honestidad intelectual a este modelo suelen ser menos confiables para el Gobierno que los mercenarios o los talibanes. … Una cosa es abrazar la fe, y otra muy distinta es realizar operaciones y renunciar a hacer preguntas incómodas. Es así como no basta con ser kirchnerista para ser querido por el círculo rojo: hay que ser además un soldado. Repito, por fortuna hay en la prensa oficial algunos profesionales que resultan sinceramente kirchneristas pero que mantienen, a la vez, un cierto ejercicio de la libertad personal. No son, por supuesto, los más buscados. Los más buscados por el poder son aquellos que puedan pronunciar sin ponerse colorados una frase que escuché hace unos días: «Señor ministro, usted que es un preclaro gurú económico, ¿por qué no nos anticipa cómo evolucionará la crisis financiera internacional?» O por ejemplo, esta otra: «Señor ministro, los diarios de esta mañana lo vapulean injustamente, ¿verdad?» Repito: una cosa es ser kirchnerista, y otra muy distinta es ser baboso«.

es un buen resumen del punto central. Y vale: la adulación exagerada de cualquier dirigente le suena mal a los que no son sus partidarios más fanáticos, y opera en contra. Algo de eso se notaba en los comentarios menos cerriles del post El odio como hecho político. Además, lo que es más grave, el dirigente se puede acostumbrar a ese coro. Y después la realidad golpea muy duro.

Fernández Díaz desarrolla también en la nota una buena descripción del mecanismo por el cual los funcionarios, y sus asesores, que manejan pautas publicitarias o los múltiples mecanismos que tiene el Estado para favorecer, inevitablemente terminan ejerciendo influencia en las líneas y en las grillas de los medios con menos poder económico (y los más aventureros).

Este mecanismo es real. Lo conocimos muy bien en los tiempos de Alfonsín, cuando lo manejaba el Coti Nosiglia (Los anteriores, Apold y los militares, eran muy primitivos). De la Rúa y Duhalde duraron demasiado poco para se desplegara en todo su esplendor.

Y a Carlos Menem… le chupaba un huevo. Turco astuto, sabía que los chupamedias se conseguían mucho más barato. Y que nuestra sociedad no le exigiría rendir cuentas… mientras apareciera como un «winner«.

¿Entonces, por qué digo que la nota de J.F.D. no es recomendable para los lectores de a pie? Porqué pienso que es engañosa, no en lo que dice sino en lo que deja de decir. Por su cargo en LaNación, no puede ignorar cómo se arma lo que es evidente para cualquier lector alerta: que un mecanismo tan aceitado o más como el que describe determina el contenido, las políticas y el personal de ese diario, Clarín, La Voz del Interior, TN, … Los medios de mayor circulación del país.

J.F.D., que es una persona inteligente, deja preparado el argumento «republicano» con el que se responde automáticamente a quien, como yo, se le ocurre señalar ésto:  «El problema es que esta chequera la solventamos todos: somos gente que le paga al Estado para que el Estado nos cuente lo que quiere«. Establece la idea, sin decirla, claro, que del otro lado lo que hay son bolsillos personales, los del ctdor. Magnetto o del Sr. Mitre, que financian su hobby de hablar mal del gobierno, como podrían coleccionar pinturas impresionistas.

No es éste el post para medir el poder político y el económico, y analizar su interacción. Quiero recordar aquí simplemente hechos concretos: que ambos mecanismos de propaganda política existen, el estatal y paraestatal, y el de la alianza de algunos grupos empresarios muy poderosos. Que, por ahora, esté último es el que tiene más penetración. Y que ambos sirven, como en todas las guerras, de justificación para su adversario. Los kirchneristas con escrúpulos – aún los progres con escrúpulos, que son criaturas más complejas – pueden justificar para sí mismos la manipulación de medios, u ocultar alguna noticia, señalándose el poder del Enemigo.

Aunque lo escribo con ironía, viejo defecto mío, estoy aludiendo a una realidad política inevitable. Para quien pelea por el poder, los medios son uno de los campos de batalla. Y no va a dejar de usar los recursos del estado, si tiene acceso a ellos, dejándoselos al poder económico privado que ya los tiene.

En esa pelea, el pensamiento crítico es un arma muy valiosa, hacia adentro. Pero son muy pocos los que tienen la sabiduría de tolerarla e incorporarla. En este aspecto, tengo que decir que el kirchnerismo, por todos sus errores y groserías, ha mostrado mejor muñeca que el peronismo original. Claro, han pasado 60 años en Argentina y en el mundo.

Aclaración personal: blogs como éste, peronista pero que ejerce, espero que bien, la libertad de pensamiento, son muy marginales a la pelea por el poder. Y es necesario que lo sean. Yo hago política (poco), y puedo mantener separado lo que escribo aquí de mi compromiso, porque quienes me visitan son, por la naturaleza del blog, hombres y mujeres politizados que ya tienen sus propias opiniones. Como el que avisa no es traidor, debo advertirles que si alguna vez supero las cien mil visitas diarias, no estarán obligados a creer una palabra de las que lean aquí.

El otro hecho importante que me parece necesario destacar es que, por toda su importancia, los medios no son decisivos. Argentina no es Santiago del Estero, donde el gobernador, de necesidad, maneja también el diario principal (Y aún allí la Iglesia Católica se las arregla para tener medios propios). Santa Cruz, con un manejo de medios tan cerrado como el santiagueño, se está mostrando como una sociedad muy conflictiva. En el ámbito nacional, la leyenda que ningún gobierno resistía tres tapas de Clarín, se ha unido a la del Pombero.

Esta declinación del poder de los medios se está convirtiendo en derrumbe frente al avance de las nuevas tecnologías. O pregúntenle al Sr. Mubarak, y ahora al ejército egipcio. Atención: estos nuevos medios no son necesariamente más democráticos que los antiguos, y ciertamente no son más confiables. Pero sí son más participativos, y por lo tanto su manejo requiere políticas más complejas y sutiles. Ningún blog es muy importante por sí, pero la posibilidad de su existencia y multiplicación cambia la naturaleza de la comunicación política.

Y Twitter … sirve para divulgar rápidamente verdades y falsedades, más de las últimas. Exactamente igual que el tradicional periodismo amarillo, viejísima herramienta de los políticos.

6 Responses to Periodismo, baba y política

  1. guido dice:

    Está bien, de acuerdo en todo. Pero me permito dudar de la veracidad de las preguntas que FD cita. En particular de esa del preclaro no se qué. Si es tan evidente el sicristinismo torquemádico ¿Que necesidad de poner una mentirilla retórica? De un tiempo a esta parte en LN se está extendiendo como un virus el abuso a la cita imaginaria con fines ilustrativos, a la que supongo todos los periodistas recurren alguna vez. Pero hay que tratar de que no se note…

  2. Algunas personas nos angustiamos mucho ante la enorme influencia ( creciente, X lo demás ) que tiene LN en la conformación del pensamiento político de las clases medias y altas. Esta angustia es omprensible, ya que LN no es UNO MAS entre los grandes medios de derecha que hay en el mundo, sino que; como la derecha argentina en general; tiene una pata firmmente anclada en el ´76. Quisiera tener la esperanza de que, desde adentro, personas pensantes y relativamente sensibles ( como el tal Fernandez Díaz, que personalmente me irrita, pero X ahí soy yo ) logren hacer de este poderoso medio ( que, como la Iglesia Católica, y mal que nos pese, SIEMPRE VA A ESTAR ) un medio de derecha civliazada, que tenga, respecto del 76, una posición de condena automatica ( que es lo que se espera de una sociedad civilizada ). Parece poco pedir, pero creo que es muchísimo ( la proporción va bajando, pero aún, en las noticias sobre crímenes de la Dictadura, son demasiados los comentarios que podría haber sido suscriptos X Echecolatz; los Editoriales de cada 24 de Marzo son otra cuestión )

  3. harrry dice:

    No tan primitivos Abel porque en el sistema de control persisten los nombres de aquella epoca,solo que ahora tiene 55 mas o menos ,todos ellos se formaron en la escuela de Genta.Volvere sobre este asunto aunque como bien decis -y no lo limites a Menem-a los argentinos este asunto de las libertadoes les chupa exactamente un huevo.Asi les va.

  4. peter de A dice:

    Yo me pregunto qué habría pasado en el «conflicto con el campo» si no hubieran existido esas «nuevas tecnologías» que hacían de las discusiones algo distinto al mero bajar línea de los grandes medios (pero ¿realmente habrán influído algo?). El gran daño en dicho poder mediático es que ahora no siempre lo que dicen es sinónimo de verdad. No me refiero, obvio, a alguna opinion vertida por alguno en algún medio sino el trasfondo de los mensajes dia tras día. Hoy en día, su «relato» de héreos paladines de la libertad es ostensiblemente ridículo. Esto no significa que ya no tenga poder el medio, significa que tiene que repartir ese poder hasta el punto de hablar él mismo de dos relatos (vi eso en una revista mientras esperaba al tren hoy) y verse a sí como tal (relato), lo que en un principio sólo hacía el kirchnerismo progre. Claro: el poder de un medio monopólico K en esencia sería igual al C, sólo cambiaría el estilo (bueno, para los creyentes en política, cambia mucho más). De todas formas lo que parece más probable es que haya un dualismo de grandes corrientes de medios y no un reemplazo.

    Probablemente, por otra parte, las novedades en el primer mundo sobre control en internet estén influídos por la voluntad de controlar el poder de estas «tecnologías» contra los modos vigentes de organizar la ideología cultural (entre otros factores, obvio).

    Respecto de los politizados con opinión propia. Yo creo que en cierto sentido todos tenemos una opinión propia, y en cierto sentido ninguno de nosotros la tiene. Porque por más poco politizados que estemos siempre tendremos alguna idea que defenderemos hasta cierto punto, y el no pensar mucho en ella no significa que llegado el caso no vayamos sacando sus consecuencias. Por lo tanto no podemos no tener ideas al respecto. Pero por otra parte, es obvio que ninguno tiene una idea propia, y si alguien la tiene es una excepción que habría que ver si realmente es así. Es decir: siempre sacamos nuestras ideas de algún lugar. Discutiendo o no, sabiéndolo o no, leyndo al respecto o no (el autor de un libro puede ser quien nos diga qué pensar), etc.

    Entonces: siempre tenemos ideas ajenas, es decir que hay centros privilegiados desde donde irradian ideas que convencen a más o menos gente, ese es el poder de los medios, que no entiendo por qué es tan poco políticamente correcto hablar de este poder (depende con quien, obvio, digo en general). Pero los medios mismos, que multiplican ciertas ideas, reciben sus ideas a su vez de otros. Además, el tema se complica porque repetir una idea no es interpretarla de la misma manera que otro que también la repite y, por otra parte, tener una idea es una cosa, y actuar de determinada manera es otra, y mientras que en los medios es cuestión de opiniones, en política es cuestiónde acciones.

    Saludos

  5. Abel B. dice:

    Malala, la percepción que expone en este comentario es muy interesante: el destinatario del mensaje – en este caso, el consumidor – como enemigo. Convencerlo, sería en el fondo una operación hostil, una agresión…

    No es toda la realidad, pero es un enfoque que ayuda a entenderla. Eso sí, a lo mejor no soy yo el tipo más adecuado para decirlo, pero… Si traduce sus comentarios de la jerga profesional al lenguaje común, creo que aportaría más a los visitantes del blog.

    Abrazo

  6. Estoy tratando, ojala lo logre ! Gracias por su aporte. Muy valioso, el Blog de Abel. !

    Abrazo !

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: