La «ley antiterrorista» y la soberanía nacional

Como nos informan La Nación y Página 12 (trato de ver por lo menos dos lados de un tema, aunque en esta no difieren mucho), el Senado aprobó este jueves 22 las leyes que ya habían avalado los Diputados y estaban reclamadas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Incorporan al Código Penal como delitos las acciones destinadas a afectar el orden económico y financiero, y castigan «las actividades delictivas con finalidad terrorista«.

Uno de los textos modifica el Código Penal con un artículo por el que «cualquier delito de la legislación argentina que se cometa con la finalidad terrorista descripta en los instrumentos internacionales aprobados por nuestro país incrementará su pena en el doble del mínimo y del máximo«.

El otro incorpora al Código Penal «las principales conductas punibles que, conjuntamente con el lavado de dinero, afecten el orden económico y financiero» del país. Se incluye el «delito de abuso de información privilegiada que, por sus características, pueda alterar la negociación, cotización, compra, venta y liquidación de valores negociables«.

Las leyes, ya en vigencia, aclaran que «la facultad de la Unidad de Información Financiera (el Dr. Sbatella) para el congelamiento administrativo de activos vinculados a delitos previstos en el artículo 306 del Código Penal en ningún caso podrán ser aplicados a hechos que no configuren actos de terrorismo conforme los describen las convenciones internacionales«. Con razón cuando Sbatella insinuó una interpretación amplia de actos de terrorismo, el gobierno, en la persona del ministro Randazzo, salió a tranquilizar los espíritus.

Las preocupaciones no se limitaban, claro, a los delitos, o posibles delitos, económicos. También un kirchnerista leal como Artemio López se sintió en la necesidad de informar en su muy visitado blog:

«Para observar los alcances sobre una eventual criminalización de «la protesta social» que conllevaría la denominada Ley Antiterrorista, debe considerarse que en ella explícitamente se señala que: “resulta sumamente importante destacar que, por su propia esencia, los nuevos artículos 41 quinquies y 306 del Código Penal, en ningún caso podrán ser aplicados a aquellos hechos que no configuren actos de terrorismo conforme lo describen las convenciones internacionales”.

“De igual modo QUEDAN TERMINANTEMENTE EXCLUIDOS DE CUALQUIER INTERPRETACION CRIMINALIZANTE, LOS HECHOS DE PROTESTA SOCIAL, TODA VEZ QUE ESTOS ESTAN DIRIGIDOS A RECLAMAR POR DERECHOS INDIVIDUALES O COLECTIVOS y, en el supuesto que pudieran transgredir la ley penal, conforme la redacción propuesta y en virtud de la tradición normativa y jurisprudencial nacionales, no dejarían de constituir un derecho constitucional … EN NINGUN CASO, LA PERSECUCION Y SANCIÓN DEL TERRORISMO PUEDEN AMPARAR LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS«.

Cabe decir que – según los comentarios que circulan entre la fauna política y en algunos medios – este último apartado se agregó por indicación expresa de la Presidente. La Dra. Cristina Fernández, como abogada, sabe que en estricta técnica legislativa, no era necesario. Ninguna ley puede afectar un derecho constitucional. Pero. políticamente, quería dejar muy explícita su posición.

Igual, no sirvió de mucho. Todos los sectores políticos, y los parapolíticos, como los medios y personalidades mediáticas, salieron a criticar la legislación. Aún los oficialistas no peronistas. Era de esperar que se pronunciase en ese sentido la izquierda no afín al gobierno, pero que coincidan en una postura crítica – con diferentes argumentos, eso sí – sectores muy vinculados a él, como H.I.J.O.S., el C.E.L.S. y Abuelas de Plaza de Mayo y también un editorial del diario La Nación … no es frecuente.

Sólo el gobierno salió a defenderla. Y no todo. Porque un miembro de la Suprema Corte – el Poder Judicial es parte del gobierno, recuerdan -, el Dr. Eugenio Zaffaroni, tuvo conceptos muy duros: «La ley antiterrorista es una extorsión que nos hace el GAFI«.

Mis reflexiones sobre el tema: No estoy tan alejado de la tradición liberal – ni de la mejor tradición del peronismo – para no saber que debe haber límites precisos al poder del Estado sobre las personas. Y, si la inquietud que se mostró en este asunto habla de la sensibilidad actual de la sociedad sobre el tema, uno tiene la bastante experiencia política para saber que los climas cambian, y que las leyes pueden ser usadas con objetivos distintos a los que supusieron los que la aprobaban.

Al mismo tiempo, esa misma experiencia me indica que la ausencia de leyes punitivas no es obstáculo para la represión cuando quienes ocupan el poder se sienten gravemente amenazados, especialmente si la amenaza proviene de quienes no cuentan con un respaldo social importante, que haga peligroso el reprimirlos ¿Es necesario recordar que durante el Proceso del ´76 al ’83 a nadie se le aplicó la pena de muerte… legalmente?

Puede decirse, entonces,  que como peronista, nuestra historia nos ayuda a percibir los dos lados de la cuenstión: en varias ocasiones, y ahora mismo, estamos obligados a ser, al estar en el gobierno, el «partido del orden», el que tiene  que sosstener un orden jurídico que permita la convivencia de los diversos sectores e intereses que componen nuestra sociedad – aún sabiendo que tiene rasgos injustos que deben ser modificados. Y, al mismo tiempo, esa historia nos ha marcado como víctimas de persecuciones, a veces bajo el manto de leyes arbitrarias, y nos permite entender los riesgos que comportan. En realidad, no es necesario ser peronista. Basta con sentido común y sensibilidad.

En la situación actual, no veo riesgos para los opositores, por todo su alarma publicitada. Este gobierno tiene todos los recursos de un Estado – no demasiado eficiente, claro – y la decisión de usarlos. Pero no cuenta con una estructura política centralizada y disciplinada – nadie podría decir que el peronismo – o, menos aún, la progresía – son eso. Y La Cámpora, por todas sus buenas intenciones, no da el piné. Sobre todo, no cuenta con fuerzas de seguridad ni militares política o personalmente leales. Su adhesión es burocrática, y no irá más allá del cumplimiento de las leyes. Que la Justicia moderará, especialmente, es cierto, para quienes pueden pagarse buenos abogados.

Igual, como dije antes, la reacción social y la visibilidad periodística limitarán, ahora y en el futuro previsible, la aplicación de estas leyes. Y los previsos que el gobierno ha introducido en esos cuerpos legales – basta releerlos – hacen difícil su aplicación arbitraria.

¿Entonces, cuentan con mi aprobación? No. Porque – seamos sinceros – en este caso el Dr. Zaffaroni tiene razón. Estas leyes no surgen de una necesidad de la sociedad argentina, ni hay indicios que ayudarán a investigar los atentados que se cometieron en el pasado. NI ofrecen razonables expectativas que desanimen otros atentados en el futuro. Quienes los llevan a cabo no se desalentarán por que haya penas de cárcel más severas, si, por ejemplo, están dispuestos a volar con sus explosivos.

Estas leyes responden – con bastante demora, como lo muestra el registro – a las exigencias del grupo de Acción Financiera Internacional, el GAFI. Y la amenaza implicita era excluir a la Argentina de allí y del G-20. Como a Argentina le conviene estar en el G-20, y le perjudicaría seriamente ser incluida en la «lista negra» del GAFI, la decisión del Poder Ejecutivo y del Congreso puede defenderse en términos de defensa realista de los intereses nacionales.

Entonces, mi reflexión, resignada, por ahora, es que estas leyes expresan una limitación a la soberanía nacional. Una limitación que no puede eludir sin costos excesivos un país mediano, especialmente uno que no cuenta con un lobby poderoso en el seno de la Potencia hasta ahora Hegemónica, los EE.UU. Cualquier observador sofisticado de la escena económica internacional puede darse cuenta que esa legislación, en lo que hace a las transacciones financieras, no se aplica donde están los intereses de las Grandes Potencias. Pero ya cité a José Hernández en este blog «La ley es como el cuchillo  No ofende a quien lo maneja«.

Para el 20 de noviembre pasado subí un post sobre soberanía, repasando un tema básico que toqué en le blog antes y después, como pueden verlo en el Buscador, a la derecha. El año anterior, para esa fecha, también había escrito, destacando avances positivos. Pero me faltaba uno sobre los límites de la soberanía en el mundo actual. Éste puede considerarse como un comienzo.

15 Responses to La «ley antiterrorista» y la soberanía nacional

  1. harry dice:

    Cuando queremos hacer papelones somos insuperables.
    Sbatella es inútil que se haga la jovencita boba, hace meses que sabemos que con el tema del GAFI no se juega y el que lo haga lo hará por cuenta y riesgo.
    En la época del asesinato de Dan Mitrioni en el Uruguay la ley prohibía hablar de OPM entonces el periodismo ironizaba…perpetrado por la gavilla mas grande jamás organizada.
    Los de Zaffaroni es mas grave, sus partner que respaldan el momentum criminal instantáneo de la permanencia del momento criminal como personalidad inmóvil cuasi lombrosiana son tipos que saben los negocios que saben hacer y nada más.
    Un buen jefe de gabinete para los momentos que se vienen seria Sergio Schoklender.
    El Bernardo Neudstadt de la situación K indudablemente Vertbysky.
    Saludos.

  2. DP dice:

    Bueno, Abel, ud. mismo lo dice: son «el partido del orden»… que además resigna «soberanía nacional». A confesión de parte…

    Por otro lado, mire por ejemplo lo que dice el ensayista Eduardo Gruner respecto a las aclaraciones sobre la nueva ley sancionada y la protesta social: «¿se puede seguir diciendo que un gobierno que hace eso no “criminaliza” o no “judicializa” la protesta social? La réplica de que la ley introduce una cláusula explícitamente aclaratoria de que ella no está hecha para eso no resiste el menor análisis, y además insulta nuestra inteligencia: si hay que aclarar eso ¿para qué se incluyó la duda en primer lugar? Si la ley está hecha únicamente para los delitos económicos de las grandes empresas concentradas, o lo que fuere, ¿por qué no se dijo eso clara, directa e inequívocamente desde el principio? La respuesta no puede ser más que una: unas cosas hacen pasar las otras.»
    (http://www.ips.org.ar/?p=4538)

    Y acá, mi post haciendo «un poco de historia» (¡cómo cambia la gente! El «rebelde» Kunkel 30 y pico de años dspués se «alinea» sin chistar con el PE!): http://eldiablosellama.wordpress.com/2011/12/25/peronismo-y-terrorismo/

    saludos,
    DP

    pd: no se me enoje si lo llamo «peronista ortodoxo», sí?…
    ¿O tras leer este post prefiere que lo llame «peronista-liberal»?…

  3. Abel B. dice:

    Estimados:
    Era previsible que este tema convocase – aún en día de asueto – a polemistas de sectores opuestos.

    Mi amigo Harry es realista, como casi siempre, pero se queda enganchado en viejas batallas.

    Y DP, troskista ortodoxo – si eso no es una redundancia – discute con contrincantes imaginarios. «Si la ley está hecha únicamente para los delitos económicos de las grandes empresas concentradas» Creo que eso lo puede pensar solamente el Ctdor. Magnetto, en momentos de paranoia.

    La ley se hace – es evidente – porque hay una presión internacional, o más bien supranacional, muy poderosa para uniformar en estos dos puntos – terrorismo y lavado de dinero – las legislaciones nacionales. Argentina podría desafiarla, estimo, pero el gobierno ha hecho una evaluación de costo beneficio y decidió ajustar su legislación a la de la mayoría de los países.

    Esa es una evaluación que deben hacer los gobiernos. Y las fuerzas políticas que los sostienen, los «partidos del orden». Por supuesto, en las asambleas del PO, PTS y demás siglas pueden declarar su independencia de las presiones internacionales, de las relaciones de poder internas y hasta de la ley de gravedad. Total…

    Saludos

    PS:: Lo de «peronista liberal» es un concepto interesante. Pero me temo que Menem lo arruinó. Hoy los que se podrían identificar con esos términos están apoyando(se) a Macri…

  4. Juampi dice:

    Abel, en acuerdo con su postura, la altura con la que responde a los troskos estimula mi fanatismo, aflojele por favor. Si bien es menos interesante cuando promueve el ejercicio de la razón -las pasiones son así de jodidas, vea- no es otro el camino correcto.

    El tema no es tan complejo. El Estado es represivo, como usted ha señalado creo que en más de una oportunidad; se puede valer, y se vale -dado que conforma su naturaleza- de instrumentos que trascienden lo legislativo para ejercer en pos de un orden (un orden no represivo sólo es posible en la ficción). ¿No es ridículo, por lo tanto, suponer que el espíritu de esta ley tiene esa dirección? Si la ley antiterrorista, también criticada y aprobada en 2007, no se ve alterada mayormente en los alcances represivos que alegan los sectores opositores, y su aplicación no ha respondido a esos alcances: ¿qué pensamiento induce a que ahora sí lo haría? ¿Tiempos de agite internacional cuyas consecuencias harán masivas las protestas obreras, y deberán, implacablemente, ser reprimidas bajo este «cobijo legislativo» como baluarte? Es dudoso. No seriamos pocos los que nos opondríamos a ese accionar. Yo elijo confiar bajo los argumentos esgrimidos. El tiempo dirá, y no esperaré ninguna retracción por parte de quienes ahora critican, si su uso no se condice con los supuestos de los mismos. Sería honesto, pero preveo los usuales subterfugios morales para evadir la realidad.

    No importa – escuela suya. Lo cierto es que exhibe las consecuencias de pertenecer a un club internacional manipulado por el FMI, y desde ahí, sí es una chotada (inevitable, en el balance que Ud. bien refiere). Pero no es nada nuevo, convengamos. Lo nuevo ahora es que este gobierno pueda prescindir de la aplicación arbitraria de imposiciones como esta, urgida bajo la pertenencia al GAFI.

    Saludos!

  5. Norberto dice:

    Para el que quiera verlo, la Ley de Defensa de la Democracia se podría usar facilmente para reprimir la protesta social, está en vigencia, pero este gobierno ni siquiera la utilizó cuando lo atacaron con intenciones destituyentes con ayuda de troskos varios, que en su momento hasta fuerón carne de piquetes pero hoy se lamentan de que puedan estar afectadas las operaciones económicas de ¿sus patrones? que impliquen lavado de dinero o evasión, elusión, etc.
    Que depende del juez la interpretación, por algo se coloca en el articulado algo que estaría implícito por estar en la Constitución, de manera tal que sea mas dificil mañerear, o es que troskos varios defienden aportes non santos, como cuando Quebracho obedeció a la voz de orden del notero para atacar un cortina metálica como todos vimos por TV.
    Que cualquier otro gobierno pueda usarla para ese fín, lamento decirles que otro gobierno con mayoría parlamentaría, o la modificaría sin derecho al pataleo, o directamente haría una ley que reprimiera la protesta social, y entoces a cantarle al Máximo.
    Nunca menos y navideños abrazos

  6. Estoy de acuerdo con Vos y te digo más: hay un antecedente que es la Ley de la Defensa de la Democracia de Alfonsín (que está vigente) y tiene los mismos defectos que la Ley Antiterrorista. Técnicamente es una ley inocua. El domingo pasado, hace una semana, ni bien leí la columna de Verbitsky escribí sobre ese paralelismo.
    http://tcontrat.blogspot.com/2011/12/ley-antiterrorista-y-ley-de-defensa-de.html
    Las organizaciones de DDHH están equivocadas.

  7. Rogelio dice:

    Abel, días atrás tuve oportunidad de escuchar a alguien que argumentaba:

    Es muy visible cómo cada vez que al aglomerado político-financiero de George Soros le aprieta el zapato, es Eugenio Zaffaroni el que pone el grito en el cielo y Horacio Verbitsky el que le hace caja de resonancia.

    Quizás tenga sentido indagar un poco más para saber qué y quienes son el GAFI, cuáles son las características operativas de la “Conexión Soros” y cuáles los efectos específicos de ambas cuestiones sobre la “soberanía nacional argentina”.

    Saludos

  8. ana dice:

    Don ROGELIO acá me han calificado de conspirativa cuando hablaba de las internas.Menos mal que las cosas van a salir a la luz por las desvenencias.
    Lo peor son las muertes jòvenes que tendríamos que apoyar con toda nuestra fuerza a la investigación de la familia del pibe Heyn ,PRIMERA VICTIMA.

  9. harry dice:

    Sorry,las viejas batallas no las traje yo,es mas las crei sepultadas para siempre.Lo del peronismo liberal………..Menem que esta haciendo papelones tampoco quiso la democracia interna del movimiento -partido y asi le fue.la UCR liquido a Cobos ,Alfonson,Morales,Sanz,Terragno y alguien mas que no me acuerdo y terminaron eligiendo otro candidato para imponer en gran hermano.
    Espero que el marco regional sacuda hondamente a esta mermelada ,tanto por el este como el oeste en torno a febrero.

  10. victorlustig dice:

    disculpen

    esto me hace acordar la ley de intangibilidad de los depositos, hasta que no vea a Uruguay/Luxemburgo en la lista negra de GAFI, en fin… y con sanciones

  11. parcass dice:

    Estimado Abel:
    1.A pesar de un acerrimo anticomunista desde pibe,siempre reconoci la inteligencia de don Leon:fue el primero en oponerse a Lenin a quien le decia:»Ud ha puesto al partido en lugar del proletariado,luego al comite central en lugar del partido y finalmente al secretario general del comite central en el lugar del comite central;a ese paso Ud acabara en la dictadura de un solo hombre».No se equivoco ni un milimetro.
    Muchos de sus herederos hacen excelentes analisis de las contigencias politicas de corto plazo(1 decada).Lamentablemente no entienden nada de economia.Pero crisperonismo no se aleja demasiado de sus ideas economicas.
    El dia que la Argentina tenga una justicia independiente(elemento esencial de la economia de mercado) la mayor afectada por la ley penal que quiera es la Sra que hace de presidente.
    Cordiales Saludos
    ramon c

  12. harry dice:

    Ok Ramon ,pero no se equivoque con Leon , Trotsky hubiese sido un tipo como Stalin o tal vez mucho peor,analice su actitud en la Defensa y en Kabul y no vera un tierno para nada ,lo que ocurre con Trostsky es que escribia bien y dejo una pleyade de troskystas pero el tipo era despiadado,intolerante y mucho mas perverso que Stalin.
    Con respecto a este gobierno ya esta claro que termina por derecha mas alla del discurso.
    Y el ala izquierda real sigue siendo el movimiento obrero organizado.Sin discurso pero con realidades.
    Y se lo dice un anticomunista sin matices.
    Es muy interesante como evolucionan las cosas,este es exactamente el gobierno transicional que buscaban las cupulas dialoguistas procesistas,militares y navales , a fines de los 70

    .

  13. parcass dice:

    Ok,Harry.Parcialmente de acuerdo.Solo dije que Leon Trotsky era un tipo inteligente y que se enfrento (en un momento) con Lenin,con un buen argumento.Pero los tres(Lenin,Trotsky y Stalin) estaba cortados por la misma tijera, igual que sus sucesores -a estos ultimos ya no les quedaban muchos para matar-.

    Debo ser de los pocos que en este sitio ha «defendido» al movimiento obrero en general y a Moyano en particular. No porque acepte sus ideas o practicas,simplemente porque son la ultima barrera real a los desmanes de este gobierno.

    Hay un buen articulo de Buela en el Informador donde aclara conceptos de una vieja sobre la «inteligencia» de la presidente y el rol del MOO.
    Cordiales Saludos
    ramon c

  14. damian dice:

    POR FAVOR NO HABLEN DE ALGO Q NO SABEN, SI TROTSKY HUBIESE SIDO COMO STALIN , LO HUBIESE ASESINADO , O NO SABES QUE DIRIGIA EL EJERCITO ROJO MUCHACHOS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: