La contradicción principal

 Quise rescatar este concepto, que ha dejado de ser tan habitual en la discusión política de izquierda desde que a Mao lo encerraron en su mausoleo, porque me parece que vale la pena tratar de entender, si es posible, cuál es el enfrentamiento fundamental en el mundo actual.
.
Para el pensamiento marxista tradicional, el asunto sigue siendo burguesía vs proletariado. Como es una pieza clave de ese sistema filosófico, no puede ser desmentido desde sus propios postulados. Sucede que está un poco … apolillado, como el sistema mismo, al menos para los que no creemos en él.
.
En el peronismo, como en otros movimientos de liberación nacional en todo el mundo en las décadas de 1960 y 1970, se planteó que la contradicción principal era, es, entre el imperialismo y los países que tratan de librarse de la explotación colonial o neocolonial. Algo tuvo que ver, justamente, el viejo Mao en este pensamiento, pero sus raíces en Argentina son profundas y anteriores: Scalabrini Ortiz, los hombres de F.O.R.J.A. …
.
Ese planteo sigue siendo válido. Pero han pasado 40 años desde ese mundo de los ´70. Quizás el imperialismo no ha cambiado tanto – hasta puede decirse que se ha hecho más brutal – pero el Tercer Mundo… no es lo que se imaginó ser. China hoy es la Potencia en ascenso. Prácticamente toda el Asia Oriental ha aprovechado estas décadas para industrializarse, e integrarse al sistema mundial, dejando de ser simples proveedores de materias primas. India, con sus mil doscientos millones de habitantes, ha emprendido ese camino.
.
América del Sur… digamos que está en la encrucijada – sobre todo si se tiene en cuenta que el sistema mundial aparece estar en un momento de redefinición/derrumbe. Argentina – en armonía con su estructura social y su identidad cultural – puede decirse que es un país en la clase media. Como tal, sus dilemas y sus enfrentamientos participan de los que se dan en los países periféricos – término actual para lo que solía denominarse el Tercer Mundo – y en los paises centrales.
.
Entonces, me parece que este reportaje que El País publicó ayer a un Premio Nobel de Economía del año pasado, y que encontré a través del muy útil blog de mi amigo Juan Manuel Telechea, apunta a la contradicción principal, a la discusión real en el mundo de hoy. Léanlo:
.
Como especialista en mercado laboral, el chipriota Christopher Pissarides sigue muy de cerca el caso español. Premio Nobel de Economía en 2010 y profesor de la London School of Economics, Pissarides ha visitado esta semana Madrid.
.
Pregunta. ¿Qué ha hecho mal España para tener una de las tasas de paro más altas del mundo?
Respuesta. Para entender lo que ha ido mal en este país hay que remontarse a finales de los años setenta y a los años ochenta, cuando se dio a los trabajadores unos poderes y privilegios que la economía no podía permitirse. Estoy a favor de apoyar a los trabajadores, de aumentar las rentas y de adoptar medidas para reducir la pobreza, pero solo si la economía se lo puede permitir. Para que los empresarios puedan crear empleo deben tener expectativas de beneficio. Por tanto, todo lo que se produzca debe compartirse entre el empresario y el trabajador. En los primeros años posteriores a la restauración de la democracia en España se otorgó a los trabajadores una parte de la producción demasiado grande.
.
P. ¿Qué opina de la dualidad entre trabajadores fijos y temporales que hay en España?
R. La creación de los contratos temporales en la España de los años ochenta fue una buena decisión, porque la economía crecía y era más fácil crear empleo. Pero la medida tuvo el efecto contrario cuando la economía comenzó a contraerse: los empresarios encontraron una excusa para no crear el empleo fijo esencial para incentivar una mayor productividad y una mejor formación. Ahora que estamos de nuevo en recesión hay muchas presiones para reformar el mercado laboral. Reformar los dos tipos de contrato es, desde luego, un movimiento en la buena dirección, pero no ha ido lo suficientemente lejos por la resistencia de los sindicatos.
.
P. ¿En qué dirección debería ir la reforma laboral?
R. Debería existir solo un tipo de contrato. Antes que nada, creo que los contratos deberían dejarse en manos del sector privado. El Gobierno no debería interferir. Lo que sí es asunto del sector público es la prestación por desempleo, que debería aplicarse a todo tipo de trabajadores y que debería ser gradual: nada al principio, un poco después de seis meses de trabajo, por ejemplo, y subir gradualmente la cantidad sin llegar demasiado lejos, hasta un máximo de 10 años.
.
P. ¿Cuándo podrá España crear empleo?
R. Los puestos de trabajo los crean los empresarios privados, y llegarán cuando se recupere la confianza en la economía. ¿Dará el contrato único resultados inmediatos? La respuesta es no. Los resultados vendrán gradualmente, pero vendrán”. (Completo aquí).
.
Quiero marcarles algo. La historia reciente de nuestro país hace que, para muchos de nosotros, el discurso del Sr. Pissarides suene absurdo y desubicado. No lo es. Expresa todavía el pensamiento claramente hegemónico en Europa Occidental y, con cuestionamientos desde ámbitos con algún poder político, en los EE.UU. Y seríamos muy ingenuos si nos convenciéramos a nosotros mismos que aquí la discusión está terminada. Hoy, la contradicción principal es con este discurso.

8 Responses to La contradicción principal

  1. victorlustig dice:

    cuando lo estaba leyendo iba pensado en escribir esta pelicula ya la vi, cosa que Ud puso mejor en su ultimo parrafo.

    yendo al core, a veces me parece que la defincion de materia prima, industrializacion, etc, ha subido un escalon merced a la automatizacion, no es muy distinto cosechar trigo en 1900 con tractores a vapor que ahora armar cosas con componentes traidos de afuera, tiene mas glamour, sin duda, pero, estamos seguros que la industrializacion desplazada a los paises con mano de obra mas barata no es el equivalente? o, los sweat shops, son distintos de los braceros trasatlanticos de 1900? no lo se

    el fulano del reportaje, deberia juntarse con el de economia posible, son igualitos,

  2. Best Seller dice:

    Abel, como siempre, gracias por la mención. Últimamente ando con poco tiempo por culpa del laburo así que estoy pasando poco por acá.
    Y yendo un poco al tema, cuando leí la entrevista se me cruzó por la cabeza algo como lo que decís al final del post: ¿Qué pasaría si esto mismo lo hubiese salido a decir acá, por ejemplo, Cavallo? En el 2003 probablemente la mayoría hubiese dicho que tenía razón y sin embargo hoy en día creo que sería escrachado por la mayoría de los medios de difusión. Eso, en mi opinión es algo por lo que le tengo que agradecer a este gobierno y especialmente a Carlos Tomada, quien fue uno de los responsables de convencer a toda la población de que cosas como éstas que dice el Nobel de economía hoy en Argentina suenan a locura. Y que no hay que confundir herramientas (tasa de interés, tipo de cambio, reservas, etc.) con objetivos (el bienestar del pueblo). Esto lo resumió brillantemente el sábado en una nota en Página 12:
    “No van a encontrar aquí, en estas líneas, sofisticados comentarios. No voy a hablar de reservas de libre disponibilidad, ni de recaudaciones record. Tampoco de retenciones, commodities, y de superávit fiscal. Ni del dólar, de finanzas, o de barreras comerciales. No es que no me interesen. Todo lo contrario. Son variables y análisis técnicos con los que se gobierna todos los días. Pero que de nada sirven, si no están al servicio del pueblo.”
    Saludos.

    p.d: Víctor, 100% de acuerdo con lo último que dijiste.

  3. ana dice:

    Tenemos suficiente experiencia en ARGENTINA de lo que es una crisis y su consecuencia más nefasta :el invento neo liberal de la FLEXIBILIZACION LABORAL.En una palabra aceptar el contrato basura.
    Por ello los paises ante cualquier coyuntura que pueda preveerla en el futuro en lugar de “aislar sindicalistas pretenciosos” deberían organizar la seguridad laboral de tal forma que el respeto a los derechos del asalariado y la intangibilidad de su propio salario sean correctamente respetadas.Que la precarización no sea un condicionamiento empresarial para mantener el empleo.
    Sobre todo en gobiernos que se dicen gobernar en nombre de la parte más postergada de la sociedad.

  4. Norberto dice:

    Yo puedo decir que he visto como en el recambio español de FeliPillo a Aznar, hubo un tete a tete entre empresarios y sindicatos donde ambos se pusieron de acuerdo en excluir de la discusión a los representantes del gobierno, y luego en tratar de eliminar de hecho los contratos basura, optando por los tiempo indefinido, para que de esa manera el trabajador tuviera un horizonte que le permitiera el consumo, y con ello el despegue económico de España.
    Es decir, pusieron sobre la mesa que quien tuviera un trabajo seguro, tendría no solo el acceso al crédito y la voluntad para tomarlo, sino tambien la posibilidad de hacerlo por tener un ingreso garantizado, en contraposición contra lo sostenido hasta ese momento (y ahora) por el PSOE, para facilitar el ingreso al empleo, en eso se basó la explosión económica en tiempos de Aznar (aparte del saqueo programado por socialistas y ejecutado por populares de las nuevas colonias americanas).
    Siempre España tuvo una desocupación muy alta para su región, pero en general eso no preocupaba demasiado porque, como en nuestra época dorada, el salario pater familiae lograba el sosten de la casa, y sus dependientes.
    El problema actual es que ese pater, hoy se está quedando sin acceso al empleo y el remedio los vuelve a los ’80s, esperemos soluciones mas creativas.
    Nunca menos y abrazos

  5. Charrua dice:

    Fascinante lo del chipriota por lo confuso y desorientado; la culpa siempre es del estado, tanto cuando se les da mucho a los trabajadores como cuando no, y la solución es el sector privado y el hada de la confianza (como dice Krugman). El sistema bancario, la política monetaria, el ECB? No existen, no tienen papel en esta historia. Parece una caricatura, por más premio Nobel que tenga.

  6. guido dice:

    Si, con un pin que diga “percentil >50).

  7. Capitán Yáñez dice:

    Eso, precisamente éso, amigo Charrúa, es la “economía neoclásica”. Eso, precisamente éso, es lo que se enseña -no inocentemente, por supuesto- en todas (o casi) facultades de “economía” del mundo occidental y cristiano. El protagonista del cuento, el homo oeconomicus, es un “agente económico” perfectamente racional, ahistórico, apolítico, areligioso, a-todo, que munido de su cuota parte de los recursos de una economía -“dotación inicial”, le dicen- y guiado sólo por “expectativas racionales” a futuro (el homo oeconomicus no tiene pasado) acude al mercado a intercambiar unas partes de esa dotación por otras. Todo lo que se meta en el medio, Estados, sindicatos, libros de historia, etc. etc. altera el “equilibrio general competitivo”, es “exógeno” a ése sistema perfecto, por lo tanto debe eliminarse. Que uno de ésos agentes tenga el 50% de los “recursos de una economía” como “dotación inicial” y 40 millones se repartan el resto… “no es asunto de la ciencia económica”.
    ¿No le gusta?

  8. […] post anterior La contradicción principal era sobre ideologías. En los dos sentidos, el moderno, “un sistema de ideas que pretende […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: