Adelante, detrás de la curva: la economía

No se enojen, ni se enganchen con el título. Es una imagen que tiene que ver más con nosotros, los argentinos de a pie, y también con los que están un poco mejor calzados: empresarios, inversores. Un gobernante debe tener siempre un ojo en los números de la economía, o se está creando un problema serio para sí mismo. Pero es comprensible que, para el resto de nosotros, los avatares de la política, el descenso de River, y el buen clima económico del que disfrutan muchos – el «bienestar de los que están bien», se podría decir – nos distraiga.

En este blog de cuando en cuando trato de traducir los análisis de los economistas al lenguaje común. En las últimas dos semanas, subí dos posts, éste y éste, que – junto a los comentarios que provocaron – echan algo de luz sobre los problemas que enfrenta la economía argentina, y las actitudes de oficialistas y opositores.

Bueno, este domingo, Eduardo Levi Yeyati, un bloguero que además tuvo tiempo para estudiar ingeniería industrial y psicología (ambas en la UBA), ser economista jefe del Banco Central en la época de Mario Blejer, trabajar en los organismos financieros multilaterales, y en Wall Street como director de research para emergentes en Barclay’s; dar clases en Barcelona, en la Di Tella y, a partir del próximo semestre, en la UBA; y escribir «Gallo«, y otras tres novelas – hizo un magnífico trabajo de resumen para no economistas en este reportaje. Vean estos párrafos:

«¿A qué se parece la actualidad económica argentina? Depende de si uno la mira con los ojos del kirchnerismo o de la oposición. Desde la oposición, me hace acordar al Desierto de los tártaros, de Dino Buzzati, de la que Borges dijo que era una “novela de infinita postergación”: los tipos están en un destacamento de frontera esperando durante años que vengan los tártaros a invadir. Desde la oposición, política y económica, siempre se está esperando que venga la crisis, que se caiga el modelo, y están inmovilizados con esta esperanza.

El relato del Gobierno es más parecido a la película de Di Caprio sobre Howard Hughes ”El aviador”: las cosas se le dan de una forma y no pueden sino insistir con este esquema, aunque a la larga corran el riesgo de terminar en un fracaso. El fracaso no sería en este caso la invasión de los tártaros, sino la desaceleración de lo que venía siendo una locomotora, porque hoy no enfrentamos la posibilidad de una crisis como en los ´90.

 Aquí todo el mundo entiende, inclusive en el Gobierno, que no podés tener una inflación por encima del 20% y un tipo de cambio moviéndose poco por cinco años más. Pero por otro lado se preguntan: “¿Cuál es la chance de que haya un cambio brusco mañana?” Probablemente ninguna, y entonces todos se acercan un paso más al precipicio. Ese comportamiento enfermo en el sistema financiero genera complacencia en la forma de actuar de los políticos. Porque en el Gobierno dicen: “¿Cómo puede ser que tengamos un problema de sostenibilidad si los bonos siguen subiendo, no hay corrida y los precios de las commodities siguen altos? Alguien me está engañando”. El tema es que el propio inversor se está engañando: cuando lo anticipen, van a salir todos corriendo. Pero si decís que hay que actuar antes de que los mercados te pongan contra la pared, te tildan de “agorero”.

… Creo que la crítica más popular a la política del Gobierno tiene un sesgo macroeconómico que es incorrecto ¿En qué sentido? En el de que la oposición piensa en términos de riesgo de crisis y de tres o cuatro medidas macro (tipo de cambio, inflación, etc), que hoy son menos relevantes para pensar el desarrollo argentino.

Hay que poner el énfasis para el desarrollo, en políticas micro, sectoriales, de cuellos de botella, algo que es mucho más tedioso y menos vendedor desde el punto de vista electoral. Es menos “sexy” e implica más trabajo de largo plazo. No va a haber un Cavallo de las políticas micro. Es un trabajo chino, pero así es como los chinos, o los coreanos, lo hicieron«.

38 Responses to Adelante, detrás de la curva: la economía

  1. ayj dice:

    sin duda Abel, sin duda

    menos apagaincendios y mas gestion, nada mas, o nada menos, y para eso hace falta un plan, cierto, ya parezco Kurz

  2. EduA dice:

    Es así, Abel.

    Mi observación, sin embargo, a los dos últimos párrafos que citás es que, si bien LY no dice lo contrario, debe ponerse igual énfasis en lo macro –que se desequilibra aceleradamente- como lo micro –a lo que no se le ha prestado ninguna atención-. Es decir, como siempre, con un enfoque sistémico. (Igualmente, no estoy de acuerdo con que la oposición sólo piense en los términos macro que él menciona: ahí están las constantes referencias a los cuellos de botella más ostensibles –energía, transporte, inversión de carácter productivo-, más una serie de planteos y propuestas concretas en cuanto a varios de ellos).

    Y, no, AyJ, lo que dice LY no se traduce linealmente en sólo más gestión –aunque vaya si hace falta porque está ausente-. Es más gestión y, sobre todo, alguna visión de qué hacer y para qué (de medio/largo plazo, no hasta la siguiente elección). Y aunque hoy tengan los resortes del poder político, por lo que han venido mostrando, estoy seguro de que los que están hoy no descuellan en la primera y carecen de la segunda.

    Abrazo a ambos.

  3. Alcides Acevedo dice:

    Bueno… el señor Yeyati claramente está tratando de hacer pié en la política como cuadro económico, ergo, no se deben interpretar literalmente sus palabras.
    La situación económica argentina va hacia el desastre total, pero eso no conviene menearlo, no le conviene a los empresario ni a los «inversores» tampoco.
    ¿La macroeconomía no juega un papel relevante?
    Veamos, macroeconomía es tipo: de cambio, tasas de interés, inflación, oferta monetaria, la presión fiscal. Punto.

    Pensar que la «microeconomía» esto es, los controles de precios, los subsidios y el comercio exterior administrado son las claves para el desarrollo es la típica fantasía Nac&Pop, piensan que el desastre económico se soluciona invocando a los Dioses.
    Argentina está condenada al fracaso porque no tiene modelo productivo viable, nada más, eso no lo soluciona las «gestión».

  4. Abel B. dice:

    Estimados y comentarista:

    Cuando uno de los militantes del Partido de Una Sola Idea (cualquiera de sus corrientes internas) empieza a fatigar este blog con un exceso de comentarios, lo desaliento y lo impulso a que arme su propio blog. A juzgar por los foros online de los diarios, no le faltarán visitas.

    Pero, EduA, decidí autorizarlo como un gesto de amistad hacia vos. Al lado de Alcides A, los peronistas te tomarán por un radical K :=) En serio, te recomiendo sigas estos posts de BestSeller http://estructuradesequilibrada.blogspot.com/2011/06/lo-que-viene.html Tiene un diagnóstico parecido al tuyo; pero lo enfrenta desde el kirchnerismo.

    AyJ: Ud. sabe que entiendo y simpatizo con su planteo… hasta cierto punto. La experiencia de la URSS, y la del CONADE de Onganía me ha hecho escéptico de la planificación por sí, SINO SE CUENTA con empresas dinámicas, competitivas y en condiciones de absorber tecnología.
    Sigo pidiendo los zaibatsu y chaebols argentinos. Hay algunos que se acercan… pero todavía falta mucho.

    Abrazos

  5. ayj dice:

    No Abel, yo no quiero un gosplan, en lo absoluto, pero, parece ser que la ausencia de plan es el plan.
    Y, el problema que la ausencia de plan es el plan es peligrosamente parecido a la teoria austriaca, donde, como sabemos, en un año tenemos carne humana en venta.
    Y aun los chaebols y el MITI tenian un plan, cuando bajaron a micro, ahi perdieron, mientras tuvieron al menos las lineas generales definidas y la micro se la dejaban a los chaebols, funciono.

    Abel, alguna vez me dijeron que en toda conversacion tiene que haber una persona que sea inimputable, asi que siempre el aporte es bienvenido, en esa postura, sin duda que la gestion no soluciona todo, pero, apagar incendios menos, y sin algun plan, menos aun

  6. EduA dice:

    Lamentable, Abel: una respuesta que no está a tu altura habitual. Cuando se multiplican las entradas sobre un mismo tema, siempre con el mismo objetivo, en función del tiempo que tenga (y ahora tengo más; ja, ja), comentaré. Pero, por supuesto, podés no publicar los comentarios. Es tu blog, ahora en campaña por quienes no tienen ninguna idea, evidentemente.

    Abrazo.

  7. ayj dice:

    Perdon, Edu, son politicos, no estadistas, esa es la diferencia en general (BTW, de los ultimos quizas hace 50 años que no hay ninguno)

  8. Abel B. dice:

    Estimado, creo que leíste demasiado rápido mi respuesta. O tenés una reacción alérgica a la ironía (acepto q es una debilidad mía; pero bueno, como vos decís, es mi blog. Y sólo está en campaña en los campos virtuales).
    Nunca pensé en vos como militante del Partido de Una Sola Idea. Ni se me ocurrió que te podías sentir aludido.

    Sí, pienso, y te lo dije otras veces, que tenés un diagnóstico muy rígido… sobre las capacidades políticas (recuerdo q confiabas en la aptitud estratégica de Lilita Carrió…). Por eso, autoricé también en este post un comentario de Alcides A, q tiene un diagnóstico muy rígido – y además idiota – sobre Todo.
    Como ejemplo de donde conduce la rigidez mental.

    Lamento que hayas creído que yo piense en censurar tus comentarios. Por la amistad que nos une, pero además porque no me gusta censurar la inteligencia. No hay mucha.

    Un abrazo

  9. Abel B. dice:

    AyJ: Usé un mal ejemplo, la URSS. O uno que hay que verlo en conjunto: el GOSPLAN fue un desastre, pero la «canilla libre» de Yeltsin también.
    Si relee mi comentario, verá que decimos lo mismo. Dije «soy escéptico de la planificación por sí, SINO SE CUENTA con empresas dinámicas, competitivas y en condiciones de absorber tecnología». Esto implica que la planificación ES necesaria, y funciona si esas empresas existen.

    De paso: el gobierno nacional está empezando a plantear Planes Estratégicos.

    Un abrazo

  10. EduA dice:

    Sí, te entendí mal (la verdad es que leí rápido: estoy laburando). Igualmente, no me enojé…. Todo bien. Otro abrazo.

    PD: Sobre la Gorda, tenés razón –aunque creo que sí tiene capacidad estratégica, y la aplica en el sentido que preví, pero sus otras taras la hacen actuar cual elefante en bazar-. De todos modos -ja, ja-, ya sabés que creo que vos le asignás más capacidad política a alguna otra señora que taconea por los pasillos del poder que la que de verdad muestra…

  11. Norberto dice:

    No creo que vayas a encontrar un plan explícito, porque para ello hacen falta recursos financieros, que en nuestro caso son escasos (los sin condicionamiento), hay un camino y una visión de que debe hacerse, y se hace cuando la oportunidad o ventana se presenta, el ejemplo mas claro es la reestatización de los aportes previsionales.
    Alli alguien se dio cuenta que era la oportunidad por el estado de cuentas (bien que momentaneo) que justificaba esa intervención y se aprovechó esa ventana abierta, lo mas probable es que unos meses despues las condiciones fueran bastante mas dificiles.
    Ahora bien, eso no solo fué una salida para un sistema previsional estatal y privado quebrados, sino que generó un fondo de respaldo para no tener que recurrir a los mercados financieros con sus condicionamientos, y las posibilidades de efectuar las inversiones necesarias dentro de lo que la frazada corta permite.
    Mientras, y como ejemplo contrario, podemos ver lo que hizo Chile con esa ventana, y cual es el resultado para los aportantes a ese sistema.
    Lo que quiero decir es que a lo mejor coincido con los delirios de Pinolito, pero tengo bien en claro cuales son las prioridades, en el caso anterior, la cobertura jubilatoria a la mayor cantidad de mayores que sea posible, y la posibilidad de extender el salario familiar a travez de la AUH a toda la población que lo necesitase (con todas las ventajas en educación, salud y seguridad que eso traera aparejadas).
    Nunca menos y abrazos

  12. Mariano T. dice:

    El problema puede llegar a ser el plan, o los planes, si son malos. Aún donde haya empresas dinámicas y competitivas

  13. Alcides Acevedo dice:

    Me pone muy triste… como decía Borges: los peronistas son incorregibles.
    ¿No leen los diarios?
    El Domingo salió una nota en Clarín sobre la industria del calzado ¿no alcanza como ejemplo?
    Calzado, textiles… etc, etc… en línea directa de competencia no sólo con China o la India… también Indonesia, Vietnam y Bangladesh.
    Déjense de mirar el ombligo, ante la crisis de Grecia dicen: Devalúen.
    ¿Y después? por favor, ustedes son los mejores aliados de los «liberales», ¿cuando todo estalle quién creen que vendrá a salvarnos? ¿el comandante Chávez o Macri?

  14. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Me parece oportuno transcribir unas pocas líneas del post Lo que viene que usted linkeó:

    Es requisito indispensable que las medidas tomadas sean consistentes con una planificación y coordinación a mediano y largo plazo (…).
    El gobierno deberá implementar medidas que impacten positivamente en la estructura económica del país. Es decir, a partir de ahora la forma de crecer va a implicar necesariamente también profundizar el grado de desarrollo (…).
    Esto sin ninguna duda implica una profundización del modelo, ya que ahora no va a alcanzar con aumentar la cantidad sino que va a ser necesario mejorar la calidad.

    Hasta aquí BestSeller.

    Lo tomo como punto de partida intentando superar la monotonía de algunos de sus comentaristas que no han advertido que ya hemos dejado atrás la primera década del milenio y estamos ingresando aceleredamente en una nueva fase. También ellos – mal que les pese – tendrán que hacerse cargo y correrse del lugar de «las víctimas» donde les agrada situarse.

    Sólo apuntaré un par de nociones basadas en experiencias prácticas y hechos irrefutables.

    1. El cambio y la mejora no son optativos
    “Cualquier modo fijo de producción [modelo o sistema complejo] tiende a agotar en forma gradual los recursos necesarios para su continuidad futura y solamente podrá sostenerse incorporando un cierto nivel mínimo de creaciones e invenciones científicas, tecnológicas, políticas y/o culturales”.

    2. No sólo los políticos
    No sólo se deben reclamar planes a los políticos (del gobierno o de la oposición), como pareciera inferirse del reportaje a Levy Yeyati.
    Tal como usted mismo sugiere cuando recurre a la analogía de los “zaibatsu y chaebols”, en la actual fase histórica los planes emergen de la articulación de cuatro factores clave:
    – Empresas y cámaras empresarias/
    – Organizaciones de trabajadores /
    – Sistema financiero /
    – Sistema educativo-científico-tecnológico

    A partir de la articulación de estos factores que los incuban, los planes de peso estratégico llegan al Estado para que el Gobierno de turno tome las medidas de coordinación apropiadas a las que se refiere BestSeller.

    Un ejemplo práctico es el “Sistema de Formación Profesional Continua” impulsado y coordinado por el Ministerio de Trabajo de la Nación a través de procedimientos genuinos de “diálogo social” al que concurren y participan con intensidad las 4 patas críticas que he mencionado.
    Desde 2005 este Sistema Continuo ha formado y certificado en competencias laborales específicas a más de 1 millón de argentinos provenientes de más de 30 ramas productivas.

    Por supuesto que no es suficiente.
    Pero señala con claridad cuál es el patrón constructivo del futuro posible.

    Ampliaré en próximos comentarios.

  15. v dice:

    http://www.economist.com/debate/debates/overview/207

    Para que les quede claro, en especial a nuestros liberales, los reales y los all uso nostro

    Hasta los mas fieles seguidores de Adam tiran por la borda a Ricardo

    Por otro lado, sino tengo la industria, la importo?

    y, Mariano, es cierto, pero la ausencia de plan hace que al año tengas venta de carne humana fresca a la Blade Runner (la frase no es mia, solo la adapte), el mercado no es moral, es solamente eficiente, sino, fijate como funciona La Salada, eso es Adam puro, para sacarlo, necesitas cumplir la ley y un plan ordenado, gradual y cumplible. Pero eso, es otro tema

  16. Casiopea dice:

    Exacto, estaba esperando que alguien dijera eso.

  17. EduA dice:

    AyJ: Para que el sr. WordPress te tome el nombre AyJ: supongo que tenés un perfil creado ahí; entrá a él y cambiá el seudónimo que pusiste (que debe de ser «victorlustig»). A mí también me toma automáticamente el EduA al poner el correo electrónico.

  18. Norberto dice:

    Por favor, lee publicaciones con alguna seriedad, tenes The Economist, The Walt Stret Journal, Financial Times, hasta Cinco Dias, dentro de tus ideas, pero Clorín y La Nazi ON están en guerra y la primera victima de la guerra es la verdad, amen que las estadísticas son la forma matemática de mentir.
    Nunca menos y abrazos

  19. victorlustig dice:

    No, ese es bloger creo, pero no importa, la inimputabilidad de mis comentarios me describe por mi mismo

  20. Rogelio dice:

    Estimado AyJ:

    Ojo con las sobredosis de Financial Times que puede terminar hundido en un hoyo de pesimismo neomalthusiano (como le está ocurriendo al tío Obama luego de su última visita a la metrópoli de London City).

    Usted es un buen tipo, no se enganche en cada una de las supercherías que hacen pulular esos tipos. Cuídese un cacho !!!

  21. Rafa dice:

    Abel: interesante lo de ELY, aunque parece sugerir que alcanzaría con que el gobierno pusiera un cierto número de tecnócratas a trabajar en los asuntos que él propone, y listo. Por supuesto que es necesario tener gente capacitada en planear políticas de desarrollo, pero cuando dice «los chinos y los coreanos lo hicieron» no se está refiriendo a sociedades muy democráticas que digamos (la gran transformación de Corea del Sur se dio durante la dictadura de Park y otros gobiernos por el estilo).

    A lo que voy: ¿cómo transformar en democracia la economía de un país donde los sectores vinculados a la producción primaria y su exportación tienen un peso económico (y por lo tanto político, como se vio con la 125) tan determinante? Se requiere un gobierno en condiciones de apropiarse y/o manejar una fracción crucial de la renta agraria, minera, petrolera, etc., y con esos fondos financiar políticas económicas transformadoras. No es soplar y hacer botellas…

    Claro que podría pensarse que los sectores que conduzcan esa «nueva economía» (de alta tecnología, alta competitividad, etc.) en algún momento van a conformar una «masa crítica» que impida golpes regresivos como los que sufrió la industria nacional durante el Proceso y el menemismo.

    ¿Habrá posibilidades de alcanzar esa «masa crítica» en un si no corto, mediano plazo? Esa es una pregunta para la que no tengo respuesta. Lo que sí, creo que una mirada puramente económica no es suficiente.

    De paso, de la cosecha de lo más valioso de Página recomiendo lo del Cash del domingo pasado sobre los «cuellos de botella», con varias miradas críticas de economistas cercanos al oficialismo.
    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-5260-2011-06-27.html

    Un abrazo.

  22. EduA dice:

    Algunas observaciones, Rafa:

    • El artículo de Lewkowicz que enlazaste es bueno. Describe adecuadamente por qué hoy no hay una restricción similar a la de los 60: la presente fase ascendente de “stop&go” está financiada por la excepcional mejora en los términos de intercambio (a lo que hay que agregar otras cosas: las exportaciones mineras, por ejemplo). Plantea una amenaza cierta: la extranjerización de la economía conlleva más giro de divisas al exterior (omite señalar que se acentuó enormemente en los últimos 8 años). Omite otras amenazas: la balanza energética deficitaria –más por inacción en los últimos 8 años que por crecimiento o falta de recursos locales-; la inflación gestada por la aplicación irreflexiva y adictiva del llamado “modelo” –que conduce a una creciente inviabilidad de las exportaciones de transables que no sean “commodities” apenas el Brasil abandone la ortodoxia pura que él refiere-; el uso ínfimo de los excedentes generados por la mejora excepcional en los términos de intercambio para aumentar la productividad sistémica de largo plazo (energía, transporte, etc.).

    • Vos decís (y Lewkowicz lo refirma) que hay que capturar parte de la renta agraria, minera, petrolera. Yo estoy de acuerdo. Pero no se habla del efecto del exceso en la captura: la caída productiva. De la renta agrícola, ya se hace; la pregunta es qué se hace con los recursos; la reacción por la 125 se produjo porque implicaba desentender carga impositiva de costo efectivo, y habría conducido a la quiebra lisa y llana de cientos de miles de productores (yo estuve a punto de, y lo evité poniendo toneladas de guita de mi bolsillo para sobrevivir); que no haya salido la 125 fue una bendición para este PEN, pues no se ahorcaron todas las producciones agrícolas, y le siguieron dando guita, en especial, la soja, la gran aliada del PEN. De la renta pecuria bovina, ya se hace: sumándole los intervencionismos mal dirigidos, que plancharon precio al productor hasta quebrarlo, el efecto ha sido una caída del stock bovino como no se veía desde hacía 30 años –“Proceso de Reorganización Nacional”- y un aumento de la carne al público (amén de reducción de la expo –menos divisas-) hasta transformarla en un lujo. De la renta minera, no se hace suficientemente (y no hay muestra de voluntad política por cambiarlo). De la renta petrolera, vistos los resultados de estos 8 años, y el creciente déficit energético, hay que preguntarse si éste es el modo correcto de hacerlo.

    • Ni vos ni Lewkowicz mencionan la renta financiera. A ésa tampoco parece haber voluntad política de gravarla.

    • Tampoco se menciona que las exportaciones industriales están también gravadas con retenciones, aunque sean menores. En un contexto de pérdida acelerada de competitividad internacional en moneda fuerte y excesiva dependencia del Brasil, eso debe ser urgentemente revisto.

    Por supuesto, no espero de este PEN nada correctivo en ninguno de los aspectos anteriores.

    Abrazo.

  23. EduA dice:

    ¿Y cuál sería la superchería en la que cae AyJ? ¿Que «This house believes that an economy cannot succeed without a big manufacturing base»? Vaya superchería. Yo creo a pie juntillas en ella. Y The Economist no es ni de lejos como el FT.

  24. victorlustig dice:

    No Rogelio, como trabajo en Sistemas se armar power points bonitos, a veces me salen y convencer a la gente que la culpa la tiene ella, no el sistema, por eso quizas mi obsesion a la Kurz. y el plan, Ud sabe que somos de planificar las cosas asi tenemos a quien echarle la culpa, una ley no escrita en este negocio es que si un proyecto dura no mas del 30% en exceso de lo planificado y su costo supera un 20% nomas lo presupuestado es un exito total y absoluto, casi para el Nobel

    de todas formas, los leo siempre, parafraseando a alguien, cuanto mas me elogia Wall Street mas me preocupo por la economia, la mia y la local, la prueba empirica funciona de 10, haga memoria y lo vera

  25. victorlustig dice:

    No necesariamente, Suecia lo hizo, el problema es la educacion, y, de alguna forma, raramente se menciona que la gran cantidad de profesionalizacion de la Argentina fue con aquellos que pudieron estudiar gracias a la multiplicacion escolar del 45 al 55, luego merced a las condiciones economicas favorables fueron a la Universidad, me llama la atencion eso
    eso si, las maestras/os y los alumnos eran profundamente antiperonistas, sus hijos, no lo fueron obviamente

  26. Rafa dice:

    EduA:
    Ante todo, sólo quería hacer una reflexión sobre las afirmaciones de Levy Yeyati y pensarlas en un contexto más amplio, no necesariamente el de las políticas del gobierno actual. Sobre tu comentario:
    – La extranjerización de la economía es sin duda un aspecto clave pero que no arranca en estos últimos años sino al menos en los ’90. Ahora, creo que es totalmente lógico que se haya acelerado luego de la debacle de 2001-2002. En un contexto de fuerte crecimiento y con moneda local devaluada, seguramente las empresas extranjeras eran las que estaban en mejores condiciones de aprovechar la situación. Fijate en el artículo de Andrés Asiain en el link de Cash que puse arriba, sobre el tema de la remisión de utilidades.
    – Estoy de acuerdo en el riesgo del exceso de captura de renta, en lenguaje popular diría «no hay que matar la gallina de los huevos de oro». Desde ya creo que hay que compensar en parte esa captura con inversiones en infraestructura, apoyo crediticio, etc.
    – No tengo nada en contra de gravar la renta financiera, no la mencioné porque me parece un tema que hace sobre todo a la equidad tributaria y no a las transformaciones estructurales a que me quería referir.

    Un abrazo.

  27. […] en América Latina Siguiendo algunos links de una peleada y rica columna de comentarios en un post reciente de economía, encontré un artículo: Las economías improductivas de América Latina, basado en un estudio del […]

  28. Abel B. dice:

    Estimado Edu, sólo puedo agregar a las sensatas palabras de Rafa, una simple observación: Sos un hombre de fe.

    Lo pongo así porque, para compartir tu certeza, yo no sólo tendría que creer que este gobierno no puede hacer nada correctivo en ninguno de los aspectos, sino también creer que Ricardo Alfonsín o Eduardo Duhalde y sus respectivos equipos, por ejemplo, podrían hacer un mejor trabajo. Lo siento, Edu. Como diría la iglesia, no tengo el don de la gracia.
    Un abrazo

  29. EduA dice:

    Estimados:

    ¿Me hacen el favor de no sobre-leer(me)?

    Rafa:

    ¿Por qué tenemos que ver esto en un contexto más amplio que el actual más allá que el de entender qué hay que hacer? En tu comentario hablabas del futuro desde el hoy; Lewkowicz habla del pasado para resaltar el estado del hoy. Lo que me limité a hacer es a señalar omisiones y restricciones a ciertas afirmaciones generales pues me parecieron cuidadosamente seleccionadas. Lo que importa es el hoy en función del futuro. Y hoy están los que están.

    ¿Dónde dije que la extranjerización empezó en los últimos 8 años? Señalé que se acentuó enormemente. La explicación que vos das es la que considero “edulcorada”, muy en boga: pero es apenas UNA de las razones. La otra es más compleja e incómoda: la guita local, si salió de los colchones (la inicial –el “stock”-), fue a construcción, agro o fue “fugada”, no a comprar empresas locales. Eso es por algo, y ese algo puede o no ser estructural (depende de las políticas aplicadas). La acumulada luego –vía excepcionalidad de términos de intercambio- fue a diversos destinos: algunos, los mismos antes mencionados; otros, no; otro, el propio Estado. La razón es sencilla: no se vio tal excepcionalidad más que para hacer “surfing” sobre la ola. No lo digo sólo yo. Leyba, en el artículo que hace un tiempo señalaste aquí –y comenté, muy positivamente-, lo dice en forma clarísima y contundente: “El excedente estuvo. No se aplicó”.

    Abel:

    Si es fe ver que estos tipos de hoy no han podido gestionar la abundancia en modo inteligente y proyectado al futuro (“El excedente estuvo. No se aplicó”), pues entonces lo es. Yo lo llamo “evidencia”. Y ante la evidencia, para mí está claro que éstos de hoy no pueden seguir gestionando la situación. Carecen de plan coherente (A o B) hacia el futuro. Su única agenda es rezar a Santa Soja, Santa Dilma para que conceda un real híper-valuado, Santa China, Santa Inflación (ésta, para que siga alimentando el más de lo mismo) y Santo Pueblo (para que no se les rebele por la consecuencia de las indulgencias de la santa previa). Las correcciones son herejías. Eso es religión. Fe es pensar que estos tipos harán algo distinto.

    Para los casos que mencionás, ya te referí varias veces en este blog lo que pienso.

    Abrazo.

  30. desvinchado dice:

    jejeje genio!!!

  31. Rafa dice:

    Bueno, casualmente esta nota de que me ocupé en mi blog habla de la expansión educativa en los años del peronismo:
    http://el-lobo-estepario.blogspot.com/2011/06/educacion-para-que.html

    Desde ya que la educación es clave, pero también tiene que haber una estructura productiva que vaya absorbiendo a los técnicos y profesionales que se van formando. De lo contrario volveremos a un papel que ya cumplimos muchas veces, el de exportadores netos de materia gris…

    Coincido con lo de Suecia, aunque no sé hasta qué punto es comparable. Mi duda es sobre la viabilidad de la política para transformar una estructura económica basada en la producción primaria. Pienso en los ingleses aboliendo las Corn Laws o en Getulio Vargas liquidando la hegemonía de los barones del café para dejar paso a la burguesía paulista. O ya en un caso extremo, la Guerra Civil de EE.UU.

  32. Rogelio dice:

    Estimado EduA:

    Para ayudarnos a que en el futuro no continuemos “sobre-leyéndolo”, me permito hacerle un par de preguntas – con muy buena onda y absoluto respeto –

    1. ¿ Desde dónde hace usted las evaluaciones y los análisis que vuelca en sus comentarios ? ¿ Desde qué situación o posicionamiento ? Dada la gran diversidad social que existe en Argentina (que es una sociedad abierta) ¿ con qué sector social se identifica ? ¿ Qué intereses ?
    2. ¿ Cuáles son los impedimentos para que tanto a usted y/o su sector de pertenencia se realicen en plenitud ? ¿ Qué obstáculos hacen que ustedes vivan este tiempo histórico exclusivamente como un padecimiento ?

    Por supuesto, EduA, que usted responde si lo desea y lo cree adecuado.
    En cualquier caso, estaré muy agradecido porque me/nos permitirá comprender mejor sus puntos de vista y favorecerá la calidad del diálogo que circula en este espacio donde Abel nos hospeda diariamente.

    Un abrazo,
    Rogelio

  33. Best Seller dice:

    Abel, antes que nada, gracias por la referencia. Estos días en el laburo estuve sin internet por lo que recién ahora me estoy poniendo al día. Viendo que ya ha posteado algo nuevo sobre este tema, la sigo allá.
    Saludos.

  34. EduA dice:

    Es más que obvio si lee mis intervenciones: desde el de alguien que se interesa por la Argentina sin aceptar versiones fantasiosas sobre la realidad para analizar la situación, con una idea clara de cómo debería evolucionar: más equilibrio territorial y social, mayor desarrollo integral, más oportunidad real, viabilidad de largo plazo.

    Mi clase social, el sector, etc., no tiene ninguna importancia. No me mueve el interés personal. Basta que sepa que soy ingeniero, con fuerte formación económica, militancia política en el pasado, con trabajo y dador de trabajo.

    Los obstáculos los padecemos todos de un modo u otro: basta entender el mecanismo de cómo nos afecta.

    La sobre-lectura radica en presumir lo que no digo; desconozco las razones en algunos casos; en otros, lo puedo imaginar: sugerir que digo lo que no digo es funcional a transmitir el msj que se quiere creer y transmitir. Yo la evito. Y cuando, como más arriba me lo hizo notar Abel, incurro en ella, lo reconozco. Es bastante simple.

    Saludos.

  35. Rafa dice:

    EduA:
    No pretendí dar una explicación «edulcorada» de la extranjerización de la economía, solamente que no coincido con tus afirmaciones tajantes focalizando las culpas en el gobierno actual. Estoy convencido de que los problemas de fuga de capitales y de falta de inversión productiva sí son estructurales, vienen de hace mucho y tienen que ver con la conformación y mentalidad de nuestras clases dominantes. Por supuesto que las afirmaciones de Leyba eran y son dignas de tener muy en cuenta, pero no puede obviarse que entre otras herencias la etapa nefasta que terminó en 2001 nos dejó prácticamente sin Estado y sin capacidades de planificar políticas. Y no lo digo como disculpa de la falta de acción, de los errores o de la ineptitud sino porque intento tener una mirada lo más amplia posible. Alguna vez NK dijo con razón «el Estado soy yo», y no era en el sentido de Luis XIV…

    Comparto las palabras de Abel y las de Best Seller en el post sobre la nota de productividad del Economist. Igualmente no voy a dejar de plantear los temas que creo importantes y estratégicos, sea con este o con cualquier otro gobierno. Eso sí, en el momento actual y viendo el panorama opositor no puedo menos que identificarme con esa frase de Margaret Thatcher «There is no alternative».

    Un abrazo.

  36. EduA dice:

    Rafa:

    Rebobinemos. Yo comenté tu comentario original y a nota de Lewkowicz que enlazaste. Coincido de él, en especial, con el primero de tus párrafos, en el que observás que no basta con gente capaz para transformar en serio y que los ejemplos chinos y coreanos son contra-ejemplos en sí, pues no se desarrollaron en ámbitos democráticos.

    Pero luego decís: “¿cómo transformar en democracia la economía de un país donde los sectores vinculados a la producción primaria y su exportación tienen un peso económico (y por lo tanto político, como se vio con la 125) tan determinante? Se requiere un gobierno en condiciones de apropiarse y/o manejar una fracción crucial de la renta agraria, minera, petrolera, etc., y con esos fondos financiar políticas económicas transformadoras. No es soplar y hacer botellas…”.

    Estoy de acuerdo con un rol central del Estado y en que está bien que se capture cierta renta de los sectores más favorecidos. Pero mi punto es que ya hay un gobierno que se apropia de “una fracción crucial” de esa renta y no ha sabido o querido usarla para transformar en democracia en el sentido que apuntabas en tu primer párrafo. Por eso resalto siempre la frase de Leyba.

    Tengo en cuenta que tras 2001 el Estado quedó en coma. Tengo en cuenta que se reconstruyó luego en parte. Pero 2001 fue hace 10 años, no 2. Los “cuellos de botella”, hoy, aun a pesar de este contexto de abundancia excepcional, están porque las políticas de los últimos años los generaron o, si no lo hicieron, no apuntaron a moderarlos o corregirlos. No se puede seguir alegando que lo que sucede hoy es producto de cualquier punto en el pasado. Lo es, hasta cierto punto, claro. ¿Se avanzó en algunas cosas? Sí. Cuando puedo, las destaco. Nunca digo que lo de hoy es terminal pero sí que no vamos bien, a cada rato menos bien porque no se corrige nada. Nunca en la historia sirvió repetir una receta acríticamente, simplemente porque la aplicación misma de la receta cambia las condiciones. Algunas, cambiaron para bien y pasan a ser logros a conservar; otras, para mal, e incluso amenazantes para lo que se pueda considerar logros. Pero si quiero pensar el futuro no puedo no ver el presente. No puedo, por ejemplo, evaluar la apropiación justa de la renta y decir que se necesita un gobierno capaz de hacerlo y administrarla sin preguntarme cómo lo está haciendo, si como lo hizo es como debe seguir siendo.

    Lamento que a vos te parezca que focalizo las culpas en el gobierno actual. Podés verlo así o percatarte de que señalo continuamente que ha habido un espacio enorme para actuar, aunque algunos problemas se hayan originado en el pasado. La dinámica de hoy no puede ser todavía endilgada al pasado si hace 8 años que están los mismos, haciendo lo mismo. Tampoco las evidentes contradicciones que, para mí, hacen que sea un acto de fe seguir pensando que quienes han mostrado tan poca visión vayan a milagrosamente ahora a convertirse en estadistas. Y, lo lamento, no gobierna la sinarquía internacional de cualquier cuño sino quienes están.

    No me parece ni bien ni mal que para vos no haya alternativa. Sólo me parece que es posible que, hasta cierto punto, tengas razón en términos de política de corto plazo; más precisamente, gobernabilidad de corto plazo. Pero la evidencia muestra que no pueden seguir siéndolo sine die para quien espera una Argentina bastante distinta a esta, tan frustrante. Ya tuvieron 8 años. Y no muestran señas de apuntar más alto –no importa que digan que sí sino la coherencia entre dichos y hechos-.

    Abrazo.

  37. Rafa dice:

    EduA:
    Como verás por lo que escribí en este post, yo no dejo de criticar lo que veo criticable:
    http://el-lobo-estepario.blogspot.com/2011/06/claroscuros.html

    Por otro lado, sigo creyendo que en cuanto a lo que queremos para el país, tanto vos como Abel y yo pensamos muy parecido.

    Un abrazo.

  38. EduA dice:

    Por supuesto que pensamos muy parecido sobre lo que queremos para el país. Es muy bueno tener claro –y sé que tanto vos como Abel lo tienen claro, y es una de las razones por las que los aprecio tanto- que evaluar en modo distinto el presente –y el gobierno actual- no nos hace enemigos sino adversarios en la circunstancia. Soy bastante pasional en mis planteos y críticas, aparte de porque lo soy en todo, porque es mi convicción honesta que las cosas no están y no van en ese sentido. Y Uds., sí.

    Muy buena la entrada tuya que enlazaste. El caso de los satélites, como otros en la misma vena, yo los veo –y siempre los destaco como- ejemplos en lo que la Argentina debe imitarse a sí misma: continuidad entre gobiernos de políticas que llevan a resultados concretos, con una visión de adónde se quiere llegar, más allá de los tropiezos. Lástima que esté convencido de que hay demasiadas cosas que contradicen y atentan contra lo que se logra con estos ejemplos. En fin.

    Un gran abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: