Y será Ricardo Alfonsín, nomás?

Les repito que no quiero interrumpir la discusión en curso sobre el Estado, las empresas y las empresas del Estado, que se ha desordenado y hecho aún más interesante. Tomen este post como lo que es, alguien que piensa en voz alta a eso de la medianoche, antes de irse a dormir. Porque una cuestión le da vueltas en la cabeza.

Hace casi cinco años (junio de ´06) que sostuve que una pregunta clave de la política argentina era “¿cuál será la expresión política de la oposición a Kirchner?“. Ya me preguntaba eso entonces, cuando el kirchnerismo era todavía un proyecto; aunque también reconocía que “N. K. había llegado a ser el tercer Jefe del peronismo a lo largo de su historia“.

A comienzos de este año le cuestioné varias veces en este blog a mi amigo Artemio López el triunfalismo de sus encuestas, que le daban – le dan – a la Presidente una larga ventaja sobre un pelotón de rivales desperdigados. Recordé un fenómeno frecuente en nuestra vida política, la polarización que se produce pocos meses antes de la fecha de la elección – que no tiene que ver con los requisitos de un balotaje – y que termina definiendo cuáles dos candidatos van a luchar con posibilidades. Pues los votantes tiene un realismo que les permite apreciar, más allá de programas y discursos, que están eligiendo a quien va a gobernarlos.

Todavía mi intuición se niega a ver en la figura de Ricardo Alfonsín al “desafiante” que enfrentará a Cristina Fernández el 23 de octubre. Y uno de los motivos, sin duda, debe ser que considero que no tiene chances reales, y que el aparato del Partido Radical – está demostrado – ya no garantiza por sí solo un resultado digno. Más importante, siento que tampoco su perfil político es el que refleja mejor la oposición “realmente existente”, esa franja de nuestros compatriotas que rechazan a este gobierno. Pero… la tosudez de los hechos. Una a una se van desvaneciendo las alternativas, en una forma que Néstor Sbariggi ironizó “que parezca un accidente“.

Entonces, pienso en las explicaciones que se pueden ofrecer. Y recuerdo algo de Carlos Pagni del lunes Alfonsín y Macri, o cómo hacer para salvar a la oposición. Pagni sería uno de los más lúcidos analistas políticos en plaza… si su posición como columnista de LaNación no pareciera obligarlo a ver todo bajo un solo prisma: Qué puede hacerse para derrotar al gobierno K, que es el Mal absoluto. Más allá de la opinión que uno tenga sobre este gobierno, es una anteojera muy estrecha.

De cualquier modo: después de las condenas de rigor, C. P. señala “Una incógnita crucial de los próximos meses es, entonces, si existe un sujeto electoral con la organización y el encanto suficientes como para seducir a los votantes y, además, derrotar al Estado.

El interrogante interpela antes que nada al radicalismo. La crisis opositora es, por varias razones, la crisis radical. En principio, el colapso de ese partido privó a las capas medias de un instrumento histórico de intervención en la política. Esa representación sufrió una fragmentación territorial: en Rosario la asumió el socialismo de Hermes Binner; en Córdoba, el Partido Nuevo de Luis Juez; en la ciudad de Buenos Aires, el Pro de Macri y la Coalición Cívica de Carrió.

El peronismo gobernante no dispone, entonces, de un adversario nacional. Salvo que la UCR actúe como coordinadora de esas expresiones regionales, aceptando adhesiones a su fórmula presidencial. En el caso de Juez y el socialismo no habría inconvenientes. Ellos carecen de proyección más allá de sus provincias. El problema es la relación con el macrismo. Ese vínculo es el nudo electoral del país en estas horas. El radicalismo debe su relevancia a que es el único puente entre dos mundos inconexos: el de la centroizquierda de Binner, Rubén Giustiniani y Stolbizer, y el de la centroderecha de Macri” (y de De Narváez, y de Clarín y LaNación).

Es un buen argumento. No me parece suficiente, porque la política no se maneja con análisis teóricos. Pero Pagni agrega algo… sugestivo: “En Alfonsín pugnan dos fuerzas. Una, las llamativas ganas de ganar. Desde que murió Néstor Kirchner, es difícil encontrar un candidato tan entusiasmado en la persecución del poder“. Si esto es así – no lo conozco personalmente a Junior – ese sí lo considero un factor decisivo.

No creo, como dije antes, que Ricardo Alfonsín pueda vencer a Cristina Fernández, aún en una hipotética segunda vuelta. Así como hay un voto sólido anti kirchnerista, que votará a cualquiera que le ofrezca una chance de vencer a los K; también hay un voto anti alfonsinista, que votará a disgusto la reelección de la Presidente antes de votar a alguien que se parece tanto a Don Raúl.

Puedo dar fe de esto. Conozco a bastantes peronistas anti K – no hablo de dirigentes, ni de militantes, sino votantes comunes y corrientes, que votaron a Menem, a Rodríguez Saá, o aún a Lavagna. Todos no vacilarán en poner la boleta de Cristina, si la alternativa es un Ricardo Alfonsín.  Puedo decir lo mismo de los ruralistas, los muchos medianos que no se han reconciliado con el gobierno. He visto una encuesta (está bien, son operaciones políticas, pero los datos eran convincentes) que mostraba un porcentaje importante de los votantes de Macri no votarían en ninguna circunstancia por el otro.

Me queda una reflexión. Si se termina produciendo una polarización en este escenario – y no parece que haya otros probables – el viejo sueño de los politólogos y los progres de claras opciones de “centro izquierda” y “centro derecha” vuelve a mostrarse como una construcción vacía. El peronismo y el radicalismo no son estructuras sólidas y homógeneas – probablemente nunca lo fueron – pero son identidades que perduran.

11 Responses to Y será Ricardo Alfonsín, nomás?

  1. Capitán Yáñez dice:

    ¿Qué terrible delito habremos cometido como para merecer dos Alfonsín?

  2. el insurgente dice:

    No te enojes Yañez que este clon es bastante afìn a su majestad CRISTINA.
    Casi diría que MOYANO en algún sentido también lo sabe.
    El clon es especial”por aquello de la maffia sindical”o sea especial para apoyo en caso de ajuste.

  3. Yáñez, un delito menor al que nos hizo merecer dos Kirchner.

    Q

  4. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Solo 2 (dos) kisner?.Hay algunas posibilidades que vamos por el tercer kisner.

    Merecidos?.Ninguna duda,con la esperanza que sea la ultima.

    Nada claro.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  5. harry dice:

    Como soy antiK desde hace 8 años puedo hablar con coherencia.
    Alfonson hijo con su extraordinaria alianza con De Narvaez y otros esta repitiendo exactamente el esquema delarruista pero con las ideas invertidas.El quiere ser la izquierda moderada y por debajo libra el juego a la derecha radical -perettista antes de ser delarruista-y a esos caballeros como Baylac,Colombo y Santibañez.
    Esto es un disparate politico y dudo mucho que el gran capital apoye una jugada tan tacticista.
    lO POSITIVO…Que un triunfo de esa quimera griega posibilitara el triunfo y la compactacion de todo el peronismo.
    Coincido con Abel,el titular del blog, ni la UCR ni el PJ escapan a la falta de su propia dinamica interna.Estamos en la guerra de los Plantagenet,dos partidos nacionales sin debate profundo,sin estado mayor ,sin ideas reales y una situacion economica que avanza.
    Es tarde para pensar en una tercera fuerza pero los vasos comunicantes se daran en el Congreso y De la Rua algo sabe de eso.Y el Chacho mercosuriano tambien.
    Saludos.

  6. desvinchado dice:

    No se entiende que es lo que quiere Ricardo.

    Buen análisis Harry. Ahora, si los empresarios no le pusieron la plata a Macri es porque querían el rejunte, o no? Porque la estrategia seria apostar al pro para ganar en algún momento (2015?), aunque te tengas que bancar perder ahora. Esto lo entiendo menos todavía
    Saludos

  7. Desvinchado, el capital es conservador, mucho mas después de la crisis mundial.La famosa ley de hierro de la oligarquia, Pareto y Mosca, privilegia la seguridad y esa seguridad puede ser la presidencia si arregla con los sindicatos, si baja el perfil de los jacobinos y se asume como un gobierno de final de ciclo.Fijese que la derecha no logra que la financien ni a los nacionalistas ni a gente tan liberal como López Murphy.
    Macri no solo no quiere recurrir a su capital, terminara polarizando con Pino y la regla será muy simple para los capitalistas: mejor un socialdemócrata negociador como Tabare que un falso derechista sin definiciones.
    Otra materia pendiente de este gobierno es claramente la inseguridad física, quemar casas y comisarías es algo de crónica negra, meter en un horno de fabrica a empresarios para que no pasen frió como se hacia en la época de Oberdan Sallustro era ya absolutamente inaceptable.
    El tema con Moyano forma parte de la misma contradicción.
    Plantear el accionariado popular que existe en muchos países atrae realmente votos?
    Usted juega a la Bolsa?
    La gente no sabe ni como hacerlo.
    Se lo aseguro.
    Esto de Alfonsin tiene un pato de la boda que es De Narváez.
    Si pierde las pérdidas serán todas suyas.
    Masacessi de una lavada derecha liberal.
    Un Bordón pero del otro lado.
    Y se lo dice un tipo que no tiene nada de K.
    Harry.

  8. Tinejo dice:

    Este Alfonsín, independientemente de otros elementos, fue un traidor a la dignidad de las víctimas, y hoy no es día de hablar de él ante la tumba del último faro argentino en el mundo.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/30/la-humanidad-se-ha-muerto-un-poco-adios-a-ernesto-sabato/

  9. el insurgente dice:

    Harry ,me parece que ud.,tan contrario a volver al pasado está regresando a ello.
    Mire al futuro donde pueden haber peronistas y radicales (bien de uno y otro bando) que pueden tener ideas equilibradas muy similares que podrían armonizarse.
    No se armonizarán ahora ,en esta confusión ,pero si en el futuro puede ser.
    Si así no sucede peronismo y radicalismo solo lograrán alianzas entre disímiles tan grandes que incluso causarán risa.

  10. […] la coalición opositora El artículo de hoy de Rosendo Fraga en LaNación Si Macri no es candidato, ¿se unifica la oposición? no dice nada original ni sorprendente. No esperamos eso de R. F., que, entre los opinólogos enfrentados al gobierno, es el que no dice burradas, ni cae en los excesos de gorilismo, pero no aporta brillantez, exactamente. En realidad, el tema de la posible polarización ya lo analicé, a partir de una reflexión de Carlos Pagni, el viernes pasado en este blog; Y será Ricardo Alfonsín, nomás?  […]

  11. […] Moyano y Scioli, las últimas esperanzas Aunque pienso que Carlos Pagni es uno de los cronistas políticos más interesantes de los que publican regularmente, especialmente de los del lado opositor, no tengo la menor intención que este blog se convierta en un diálogo con él, por más que compartamos la calvicie (Hace poco lo tomé como punto de partida para un análisis sobre el posible escenario electoral). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: