La madre de todas las internas – II

Empecé aquí a subir reflexiones sobre la interna del PJ en la Provincia de Buenos Aires con la idea de mostrar la dinámica del peronismo “realmente existente”, cómo se mezclan factores locales y nacionales. Lo sigo ahora, porque un post de Ramble sobre las candidaturas de Sergio Massa y de Martín Sabbatella en Provincia me hizo pensar que no se puede ver la interna del peronismo por separado, sino como parte de todo el espacio político bonaerense.

El sabbatellismo, por supuesto, está abonado a la blogosfera politizada, y Omixmorón, Luciano, y Néstor Sbariggi, desde el subsuelo barroso del PJ, ya hablaron de una colectora massista. Pero Artemio López, neo ortodoxo y operador extraordinario, con el transparente pretexto de medir una hipotética intención de voto para gobernador en el 2015, presenta una encuesta que le da a Sergio Massa – como candidato del FPV – un 40,2 %, a de Narváez por el PRO un 17,3 y a Sabbatella por Nuevo Encuentro un 11,0. Cuarta queda Stolbizer por la UCR con un 6,5.

Las encuestas – si no se toman como predicciones – son buenos indicadores (además de operaciones políticas, claro). Artemio, Aurelio, Haime… se han equivocado muchas veces, pero muy rara vez por más de un 10 %. Seguro, ese por ciento puede ser la diferencia entre derrota y victoria, pero la encuesta, además, representa un cuadro de lo que una sociedad piensa en ese momento (Nunca olvidemos que la sociedad es una suma de mucha gente que no piensa lo mismo).

Desde ese enfoque, la encuesta que lanza Artemio – no inocentemente, a esta altura – no tiene por qué sorprender. El peronista que vota a Cristina y a Scioli no tendría inconveniente en votar a Massa; al contrario: la gestión de éste en Tigre es menos cuestionada que la de aquel en la provincia. Y quien votó a de Narváez y le sumó el 34 % en el ´09 y se ha desilusionado – otras encuestas indican eso – es más probable que vote una boleta peronista que una de Nuevo Encuentro… si el peronismo provincial le da una oferta atractiva.

Entonces… me interesa compartir con ustedes unas observaciones que hice a algunos compañeros con los que analizábamos las perspectivas inmediatas que se abren en la provincia:

«Creo que los dos… precandidatos, Sergio Massa y Martín Sabbatella empiezan a proyectarse más allá de los espacios que ocupaban hasta hoy. Y eso les presenta un desafío inevitable.

Massa está instalado – las encuestas lo muestran – como una cara nueva y atractiva para los votantes bonaerenses. Por lo que significa Buenos Aires, ya tiene que empezar a definirse en términos nacionales en el peronismo. Apoyo a Cristina, seguro. Pero creo que también tiene que comenzar a edificar una imagen propia, más allá de un buen gestionador y una cara joven. O se la edificarán sus adversarios. Ya han empezado a hacerlo.

Sabbatella… está en la situación opuesta. El es hoy el cristinista que agrada/expresa a los que rechazan el peronismo realmente existente: los intendentes; y, para muchos de sus posibles votantes, los sindicalistas. Eso le presentará un problema, cuando se vea obligado, si es candidato a gobernador con una boleta que acompañe la reelección de Cristina Fernández, a buscar los votos de los peronistas descontentos con el aparato del PJ pero que no son la clase media progresista. Sin perder los votos de ésta.

Ahora, también es necesario tomar en cuenta que, desde el punto de vista de la estrategia nacional del oficialismo – así como una eventual colectora de Massa es muy apta para sumar votos de peronistas descontentos con Scioli, y también de vecinalistas igualmente descontentos – esa imagen de Sabbatella de izquierda moderada contribuye, pace Artemio, a sumar un % de votos progresistas, que han sido parte significativa de la coalición kirchnerista por casi 8 años. Cuántos son, quizá lo sepamos mejor el 23 de octubre, pero no creo que CFK se de el lujo de prescindir de ellos en esa elección, más allá de los números del conurbano bonaerense».

(Continuará)

One Response to La madre de todas las internas – II

  1. Respecto a lo que dice de Sabbatella, varios venimos hablando de eso hace tiempo. Está claro que cuando el EDE resolvió intentar proyectarse a toda la provincia y decidió hacerlo en función de su apoyo al oficialismo, entró en un terreno en el que va tener que reconfigurar la identidad vecinalista que le dio origen (que permitió su triunfo en Morón e incluso su expansión a otros distritos, como Ituzaingó) para adaptarla a otro tipo de construcción, que tenga, para decirlo de una manera muy simplificada, un contenido “más nacional y popular”, necesario para disputar algún día un espacio interesante en la PBA.

    Naturalmente, como toda fuerza que trata de pasar de lo testimonial a un lugar de mayor relevancia, eso implica inevitables tensiones con lo ya constituido, reticente a perder la identidad sobre la cual se desenvolvió su práctica política y, más prosaicamente, también refractario a tener que compartir espacios de poder hacia adentro que indudablemente se pondrían en discusión de abrirse el juego a otras expresiones políticas. En ese proceso, aledañamente, es muy probable que Pomelo deje de ser “el intendente honesto que salió en el New York Times” y que parte de su electorado “natural” se vaya a, pongámosle, una Stolbizer. Pero la política no es un juego de suma cero, y a veces debemos apostar todo lo que uno ha conseguido ser en función de lo que te querés convertir; aún a riesgo de terminar no siendo nada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: