Soberanía, después de Libia

Me siento algo incómodo con el blog a hoy: creo que mi falta de tiempo, y la perversa adición a nuestras internas – que se han puesto muy interesantes últimamente – han hecho que los últimos posts sean muy provincianos. No he escrito desde hace más de una semana sobre lo que está sucediendo en el mundo árabe y el Norte de África ni – también relevante – sobre la intervención de EE.UU. y la Unión Europea.

No me gusta repetir obviedades políticamente correctas. Ni incorrectas, que también las hay. Mientras encuentro el tiempo para elaborar, quiero acercarles una opinión provocativa sobre un tema fundamental, que esos hechos nos recuerdan: la soberanía nacional, en los tiempos que Jean Bricmont llama del «imperialismo humanitario».

Les copio algo que tomé de un bloguero yanqui a quien he citado otras veces: Jerry Pournelle, que escribió con Stefan Possony “Strategy of Technology”(1968), uno de los libros claves de la vieja Guerra Fría y luego fue asesor del gobierno de Reagan. Está retirado de la política ya hace bastantes años; pero sigue siendo escuchado por algunos de los poderosos de la derecha yanqui (Newt Gingrich, entre ellos).

No es un pensador de izquierda, por supuesto. Ni tiene mucha simpatía con las aspiraciones nacionales, excepto la de su propio país, claro. Pero ofrece una mirada lúcida, en sus términos, libre de las fantasías ideológicas de los neocon. Su visión, sarcástica pero realista, de la soberanía nacional en este siglo debe ser ponderada. Y el viejo Sun Tzu decía que el que no conoce a su adversario ni a sí mismo, perderá todas las batallas.

«Hemos abandonado los principios de las Leyes de la Guerra y la Paz que se iniciaron cuando Hugo Grotius publicó su libro con ese título en 1625 … Mi conclusión provisional es que tenemos una nueva definición de «soberanía». Los Estados soberanos poseen armas nucleares. Los que no tienen armas nucleares no son soberanos y pueden ser juzgados por el Consejo de Seguridad de la ONU y, posiblemente, por la «opinión pública», y sus gobiernos depuestos por las Grandes Potencias que actúan de concierto, o incluso por las fuerzas de «Mantenimiento de la Paz» de las Naciones Unidas, dependiendo de la fuerza militar que posean los estados no soberanos.

Los Estados soberanos poseen armas nucleares. Las naciones soberanas pueden exterminar a los disidentes de la forma que elijan. Pueden practicar la limpieza étnica a su antojo. Todos aquellos que no tienen armas nucleares existen bajo la tolerancia de las Grandes Potencias. Si usted tiene armas nucleares – China, Corea del Norte, Israel – y un ejército leal, está bastante a salvo. Si usted tiene un ejército leal, pero no armas nucleares, ya no es así. Irán, Birmania, Siria, Hamas en Gaza, y varios otros estados, deberán tomar nota; probablemente ya lo han hecho.

Aquí, estoy tratando de ser realista, sin juzgar. No tengo afecto por Gadafi. No lloraré si sigue la ruta de Saddam Hussein, sus hijos muertos a manos de los invasores, ahorcado por burlones incompetentes protegidos por soldados de las potencias. No tengo afecto por los gobiernos de Irán, Birmania, Siria y demás. En el marco del viejo Derecho Internacional son entidades soberanas. A partir de ahora, no lo son, y están sobre aviso de que no lo son. Soberanos son los que tienen armas nucleares. Los que no tienen armas nucleares pueden encontrarse bajo el fuego de los rebeldes armados y ayudados por las Grandes Potencias, incluso cuando las Grandes Potencias no tienen ni la más remota idea de quienes son los rebeldes. No es importante quién se hace cargo: es importante que el gobernante actual se vaya. No hay lugar seguro para encontrar asilo, y la Corte Internacional de Justicia espera con sus juicios y prisiones. Sun Tzu dijo que deberíamos construir puentes de oro para nuestros enemigos, pero no estamos tomando este consejo: se están quemando los puentes de Gadafi y sus hijos. Gadafi no tiene soberanía. Él tiene un ejército, pero no armas nucleares.

Este es un nuevo principio. Creo que su aplicación está en estudio en todas las capitales del mundo musulmán. La «opinión decente de la humanidad» puede ser aplicada por las Grandes Potencias. Podemos actuar de acuerdo a lo que creemos es correcto. Tenemos el poder … Vamos a gastar mil millones de dólares a la semana para expulsar a Gadafi e instalar – todavía no sabemos. Los rebeldes.

Sin embargo, advertimos a los rebeldes: no tienen armas nucleares tampoco. Puede derrocar a Gadafi, pero no serán soberanos«.

MI REFLEXIÓN:

Jerry Pournelle es un pensador de la escuela «realista» de las relaciones internacionales (Tal vez convenga aclarar que es, además, un ferviente partidario de que su país retome la inversión en centrales nucleares y disminuya drásticamente su dependencia del petróleo importado). Su análisis muestra los puntos fuertes de esa escuela: la ausencia de sentimentalismo y de hipocresía, y también sus debilidades: considerar a las naciones como abstracciones movidas exclusivamente por la voluntad de poder, y sobreestimar el rol de la fuerza militar. No que ambos factores, la ambición de poder, la fuerza no existen. Vaya si existen. Pero tomarlas como los únicos factores… no es realista.

Una hipótesis fantástica, para ayudarnos a entender esas limitaciones: si Argentina hubiera contado con armas nucleares cuando tecnológicamente le habría sido posible, a fines de los ´60, principios de los ´70 (en una escala muy menor y elemental, por supuesto), su seguridad, en fin de cuentas, su soberanía, hubiera sido menor. Habría obligado a que Brasil también se preocupara por adquirirlas. Y atraería la atención, la preocupación activa de esas Grandes Potencias, las mismas que menciona Pournelle. La toma de las Malvinas, si se hubiera producido en esa historia alternativa, habría provocado ataques quirúrgicos, es decir bombardeos, sobre instalaciones, bases militares y los acostumbrados «daños colaterales».

La soberanía de un país mediano – fuera de las zonas de conflicto estratégico – depende de dos factores básicos: un mínimo de unidad interna, y buenas alianzas. No tener petróleo ayuda, pero no lo suficiente; pregúntenle a los serbios. Y Chávez no tiene porque preocuparse demasiado, mientras conserve apoyo popular, la lealtad de su ejército, y buenas relaciones con Brasil y Argentina.

Un factor menos importante, pero también muy útil, es tener una política inteligente para la «opinión pública» en las Grandes Potencias donde ella cuenta: los EE.UU. y la Unión Europea. La gestión de Timerman debe ser medida con esos parámetros.

22 Responses to Soberanía, después de Libia

  1. Jorge dice:

    Sin embargo, en su último discurso Obama amenazó explícitamente a Chávez.

  2. ayj dice:

    Si y no, y el ejemplo clasico de JP es Corea del Norte, yo tb lo lei, pero, Ud escribe mejor.
    Quizas exagero un poco, pero, vistos los ejemplos, no se cuanto.
    Coincido que no tener petroleo es mejor

  3. Severino DG dice:

    Me da pavor leer estas cosas. No sé cuánto tardarán en ir por Chávez.
    Saludos y los invito a mi blog elescupitajo.blogspot.com

  4. La barra de Puán dice:

    Estimado AyJ, tenga presente que Argentina es de mediados de los ’90 un país exportador de petróleo. Una vez más, véalo con detenimiento en el punto 7. Balance Comercial de la Matriz energética.
    Durante el año 2010 el rubro ‘petróleo’ fue el tercero en monto total de exportaciones después del ‘complejo sojero’ y el ‘automotriz’. Es por eso que hay quienes hablan de primarización de las exportaciones. Ojo, también han crecido en los últimos años nuestras importaciones de hidrocarburos.
    Saludos

  5. La barra de Puán dice:

    Muy interesante !
    La geomática indica que el desafío al “Orden Natural de las Cosas” está concentrado casi exclusivamente al norte del Ecuador.
    Saludos

  6. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Me parece que el sujeto que Ud cita debe estar medio viejito, ya que su teoria es francamente delirante.

    Seria para considerar si alguna vez hubiera existido un enfrentamiento nuclear.
    En realidad fueron mucho mas desvastadoras las campanas con armas convencionales que con nucleares(ejemplos sobran).

    En el mundo actual existe un solo problema: EEUU.

    Sin conduccion – con un pusilanime, mentiroso – como Obama y una oposicion GOP que despues de GWB no encuentra un camino claro.
    Obama aplica la doctrina Bush dividida por cuatro, y encima no la asume.
    Encima aumentando la devacle economica de su pais,con sus politicas «peronistas» o mejor kisneristas.

    Estamos en una epoco de guerras de cuarta generacion,GWB lo entendio,nada es como antes.

    Parece ser que los yanquis estan sufriendo un «sindrome Wilson» al reves.

    Situacion demasiado fragil, intereses cruzados,todos mienten descaradamente.
    Veremos
    Cordiales Saludos
    ramon c

  7. gardelito dice:

    Y…..quizás desde el CARACAZO ,que culminò el fracaso de la política en VENEZUELA ,estos gobiernos populistas son puestos en AMERICA LATINA para colocar a los paises en situación de INVASION por repudio a reales o supuestas restricciones a la libertad.

  8. gardelito dice:

    Las rebeliones árabes son un problema aparte ,ellas se originan en un acuerdo entre gente vinculada a la propia USA en acuerdo con árabes musulmanes moderados.Curiosamente han atacado gobiernos laicos y,aparentemente pro aliados de USA.
    El fin màs bien tiende al liderazgo musulmàn en manos árabes.

  9. ayj dice:

    Barra, gracias por dejar el link que habia pedido, lo voy a leer ahora

    pero, Argentina no es un pais petrolero, es un pais con petroleo, que es conceptualmente distinto.
    ningun pais con reservas a 10 años o menos es petrolero, es «con petroleo», y, en pro de resguardar reservas quizas debiera exigirse la incorparacion de 1 barril de probable spor cada exportado, como los arboles no?

  10. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Carton lleno!!!

    El excepcional estadista que dirige EEUU, ha generado una estrategia digna de los mas grandes lideres que pasaron por este mundo: va a mandar a la CIA a «ayudar» a los «rebeldes» libios.Seguramente, esta excepcional agencia subcontratara a Osama,a Hamas,y porque no…a nuestra SIDE.

    A este paso, en un par de decadas, todos recitaremos el Coran.
    Pensandolo bien;por aca no me parece que nos viniera tan mal.
    Cordiales Saludos
    ramon c

  11. Casiopea dice:

    Abel, de acuerdo. Tenemos suerte en no tener ni armas nucleares ni grandes reservas de petróleo en lo que se refiere a las hipótesis de conflicto. No tenemos motivos para irnos a la guerra, ni para que nos invadan, ni para que nos teman nuestros vecinos. No tenemos suerte en que tenemos que insertar nuestra política internacional en este bolonqui, pero eso les pasa a todos. Tampoco tenemos suerte en el liderazgo que estamos teniendo en cuanto a las políticas de energía. Eso tampoco es nuevo.

  12. oti dice:

    El error frecuente en este tipo de análisis es creer que el sujeto de las acciones en la arena internacional son los «estados nacionales», cuando, en rigor son Estados que hacen lo que las combinaciones oligárquicas globales (global=sin nación, no local) proyectan.

    Diría que el 99% de lo que sucede en el mundo se debe a ideas y prácticas imperiales y 1% a impulsos locales que pretenden soberanía.

    La soberanía se define por la idea de que la satisfacción de las necesidades de los pueblos y la promoción del bienestar general es un asunto de principios entre Estados. Para cumplir con esos principios la entidad soberana debe ejercer control sobre su moneda, las materias primas y el comercio exterior. En la actualidad no entidades soberanas porque no existe control sobre esos resortes.

    A su vez, el Imperio se define por intereses globales de camarillas oligárquicas que controlan esos resortes.

    Es un error pensar que USA es el imperio porque decide tal o cual cosa. El gobierno de USA (poder ejecutivo, congreso, tesoro, reserva federal) no responde a un Estado Nacional sino a un control tras bambalinas de las camarillas («sinarquías» al decir del General en los ’60) con intereses globales (imperiales).

    La paradoja de la situación mundial actual es que, por un lado, no hay soberanía en ninguna parte, y, por el otro, se la necesita para escapar a la edad oscura que está provocando la administración oligárquica de la crisis global.

    Solo un proceso dinámico y de masas en numerosos lugares del mundo podría conducir a obligar a los gobiernos a que lleguen a acuerdos internacionales que reivindiquen y restauren las soberanías nacionales perdidas, para, así, puedan surgir las soluciones para los pueblos.

    El mundo debiera ser más el producto de Estados Nacionales soberanos que acuerden en los principios y no las fichas que usan las camarillas oligárquicas globales para hacer sus juegos financieros, geopolíticos, etc.

  13. La barra de Puán dice:

    AyJ, ¿ qué Argentina sólo tiene petroleo para 10 años… ?
    Será por eso que la CNOOC (China Nacional Oil Offshore Corporation) desembolsó u$s 3.100 millones para hacerse del 50% de Bridas luego de fracasar en su intento de entrar en REPSOL.
    Si seguimos leyendo a Esopo y Samaniego no nos vamos a dar cuenta que es ésta la cuestion que se está discutiendo en Chubut.
    Saludos

  14. Capitán Yáñez dice:

    Estimadísimo tordo: gran primer párrafo.
    El grone que piensa como coblán dijo que iba a terminar con las invasiones a Afganistán e Irak y con Guantánamo. No sólo no terminó con nada sino que ¡agegó Libia!. «Por mandato de la ONU», of course. Ahora no tiene dos enchastres off shore sino tres. ¡Un fenómeno!
    Si recitaremos el Corán no sé, pero la proliferación de la danza de los siete velos sería muy agradable.

  15. Cine Braille dice:

    La posibilidad de que Corea del Norte renunciara a las armas nucleares era muy baja antes de Libia. Ahora, es directamente nula. De hecho, a Gaddafi le aplaudieron haber renunciado a su programa nuclear. Y el incentivo para que Irán las adquiera es todavía mayor ahora.
    Por nuestra parte, estoy con Abel: menos mal que no llegamos nunca a desarrollar armas nucleares. Kissinger tenía un aforismo al respecto: la búsqueda de la seguridad absoluta produce la inseguridad absoluta.
    ¿Usted, Abel, leyó «Auge y Caída de las Grandes Potencias» de Paul Kennedy? Mitad porque es muy bueno y mitad porque no seguí comprando libros de esos temas, lo tengo como libro de cabecera para cuestiones internacionales.

  16. Capitán Yáñez dice:

    Muy bueno lo de la matriz, puanenses.

  17. Abel B. dice:

    De acuerdo, C.B. En ambas cosas. “Auge y Caída de las Grandes Potencias” es un libro excelente, y el cuarto de siglo que pasó desde que apareciera no lo ha desactualizado.
    Y también comparto con Ud. cuando confirma el planteo de Pournelle. La política de intervención, responsabilidad de Obama y Sarkozy pero a la que ninguna Potencia se opuso, es un incentivo a la proliferación nuclear, que supuestamente es el objetivo central de la política yanqui…

  18. ayjblog dice:

    http://www.iae.org.ar/especiales/IRPP/IRPPGUADAGNI.ppt

    no comulgo demasiado, y olvidense de las sarasas politicas (al fin y al cabo mucho no hicieron las radicales)

    pero si sacan la cuenta, quedan esos años, mas o menos

    Por eso Argentina es un pais con petroleo ( o lo era)

  19. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Respuesta al Capi:

    Creo nos debemos un gran merito Capi,bilateral digamos,cuando somos (en teoria o en discurso)Ud antiyanqui y por aca un pro(perdon)-yanqui.

    Y para cerrar la parabola,para colmo por aca somos «moyanistas» y la la mayoria de los peronistas (a pesar de ciertos discursos) son «gorilas» para el kisnerismo – militante o apoyador silencioso-.

    El problema es como hacemos para seguir adelante y encontrar soluciones:no tenemos a Carpani para que haga el cuadro.

    Un saludo personal,Capi.

    ramon c

  20. […] que el aporte más oportuno sobre las consecuencias de lo que ya sucedió con Libia, lo traduje aquí de un bloguero yanqui: Jerry Pournelle, el autor, con Stefan Possony, de “Strategy of […]

  21. Larissa dice:

    y ahora estan desquiciando el centro del imperio para cambiarlo de regimen y ponerlo en modo no democratico para enfrentar lo que viene

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: