«La fria Europa está sintiendo el calor de la brisa de China»

Esa poética expresión la escribió la semana pasada Liu Xiaoming, el embajador chino en Gran Bretaña, y la reproduce el órgano oficial de su gobierno, el Diario del Pueblo, en un informativo artículo donde detalla la visita del vicepremier Li Keqiang a Europa.

Don Li estuvo en Inglaterra, Alemania y España, firmó tres acuerdos comerciales por un poco más de 20 mil millones de dólares, anunció inversiones chinas a llegar y llamó a que las firmas europeas inviertan en China, especialmente en las regiones del centro y del oeste. Don Liu, que evidentemente es un estudioso de sus clásicos, había escrito que China está haciendo lo que recomienda un antiguo proverbio sobre «el envío de carbón cuando nieva«.

The Economist, tradicional vocero del establishment británico, tiene como podía esperarse una visión menos poética «China tiene buenas razones para ayudar a Europa, su mayor mercado de exportación y una fuente importante de tecnología y know-how. La compra de bonos europeos ayuda: a detener la caída del euro que encarece las exportaciones de China, a proteger sus inversiones denominadas en euros, y a la diversificación de las reservas chinas que prefieren que no sean todas en dólares. Sin embargo, la escala de la compras de bonos no está clara (¿les suena?). Sin duda, no ha sido suficiente para calmar el pánico en los mercados«.

Y agrega con inocultable fastidio «En octubre pasado las autoridades italianas hasta pusieron linternas chinas y bañaron el Coliseo de Roma en luz roja comunista para dar la bienvenida a un alto dignatario chino. Es una señal de lo rápido que China está creciendo, y la rapidez conque Europa se ha quedado atrás, que los líderes europeos deben aferrarse para su salvación a un país que, por más que sea muy grande, su economía es el tercio del tamaño del de la Unión Europea«.

Los que quieran ver los comentarios europeos originales pero en nuestro propio idioma, pueden ir a El País. Pero, más allá del sarcasmo «La semana pasada nos brindó una versión posmoderna de «Bienvenido Mr. Marshall«, con el Gobierno poniendo alfombras a Li Keqiang, representante del nuevo imperio chino«, sólo agrega una visión amarga: nada va a salvar al gobierno socialista, y se viene la Derecha… (que tampoco hará nada, claro).

Atención: No estoy diciendo que estas actitudes de China aseguran que Larry, de los 3 chiflados, pierda su apuesta. El dijo que «Europa se dirige directo a un colapso económico-financiero de proporciones gigantescas. Es inminente el mayor default de la Historia«, y puede ser cierto. La Unión Europea no puede mantener el nivel de vida y consumo que, durante algunos años, brindó a sus ciudadanos (en porciones muy desiguales, claro).

Pero tengo algunas dudas. Aunque el reparto haya sido injusto, la mayoría de los europeos logró una calidad de vida y una seguridad que sus abuelos no soñaron. No abandonarán fácilmente las instituciones que identifican con esa realidad. Y, aparentemente, las potencias emergentes del Asia perciben ventajas en que esa Unión, su mercado, no se derrumbe. Son condiciones que no se dieron en un colapso mucho menor, el de la economía argentina en el 2001.

Dejando de lado intentos de mirar en la bola de cristal, es importante para nosotros que tomemos en cuenta que la crisis en la Unión Europea, con sus características especiales, tiene lugar en un sistema global interconectado – en el que también estamos nosotros.

Y hablando de interconección les dejo con un cuadro ya viejo, donde se hace una extrapolación de los vínculos aéreos entre Europa y China.

4 Responses to «La fria Europa está sintiendo el calor de la brisa de China»

  1. Casiopea dice:

    Todo un tema. La ayuda de ahora ciertamente evoca el Plan Marshall: prestar plata para que Europa le siga comprando a China, quien puede así seguir desarrollando su infraestructura y su mercado interno. Eso fue lo que hizo EEUU después de la guerra y así sacó una ventaja tremenda que recién ahora se está desmoronando. Los chinos, naturalmente, no van a dar puntada sin hilo, y hay que ver en qué condiciones quedan los europeos para decir esta boca es mía. Son muchas las implicancias, demasiadas como para que se llegue a una nueva situación sin grandes convulsiones. Una de las cosas que se me ocurren en lo inmediato es que el interés de China es desarrollar su armamento y una de las condiciones que pone es que se levanten las limitaciones (creo que impuestas por la OTAN) que ahora tiene para adquirir determinadas tecnologías militares. Ellos tienen esa gran reivindicación que es Taiwan.
    En cuanto a lugar de la Argentina en este ajedrez tan delicado, qué mejor que leer a Sun Tzu:

    «Si conoces a tu enemigo y te conoces a tí mismo, no temerás el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo pero no a tu enemigo, sufrirás una derrota por cada victoria que consigas. Si no conoces a tu enemigo y no te conoces a ti mismo, sucumbirás en todas las batallas».

  2. Capitán Yáñez dice:

    The economist, por supuesto, la tiene clara. En definitiva, Marco Polo los fue a buscar…
    ¿Cuánto -y qué- le costará a Europa la «ayuda» china siete siglos después?
    Imaginarse a Berlusconi con los lienzos abajo y diciéndole al tal Li Keqiang, con gesto resignado, supongo, … «y bueno, dale»… ¿es demasiado grotesco?

  3. harry dice:

    No, Taiwán ha dejado de ser un problema, han firmado un acuerdo comercial el año pasado bajo el lema «somos todos chinos «y en realidad la geopolítica china en Taiwán y Hong Kong es conservadora.El problema se planteara por el Pacifico, el desarrollo naval chino apunta a Japón y Usa pero como deterrente.Mahan decía que dos potencias no pueden dividirse el Pacifico.Veremos si esto es valido en el siglo XXI.
    No veo grandes problemas aunque acá la necesidad de encontrar un enemigo «unificador de Occidente» puede provocar acciones sicológicas de escasa entidad.
    Hoy los chinos en el país frisan los 100.000 y aumentaran, es inevitable y tal vez deseable.
    Lo de Sudan será un buen test para medir el nivel del conflicto, los derechos humanos son un tema a futuro para los chinos.
    En Chile la elite aprende chino, por algo será.
    Pero esto no es el TEG, Usa puede tener disputas con China y seguir comerciando perfectamente.
    Y la Argentina debe mejorar sus sindicatos en el esquema australiano y cuidar sus fuentes de trabajo y producción y nada más.
    Militarmente China eligió un ejército chico, dos millones y medio de hombres pero con potencial nuclear, otra versión de la gran muralla.
    Habrá fricciones comerciales pero nada dramático.Pero el error de diagnostico consiste en suponer que China se estratificara por tres décadas en ser un comprador o vendedor de materias primas o mercadería con escaso valor agregado.No es así.
    Saludos.

  4. ayj dice:

    El dibujo bien podria ser Detroit en la epoca de robocop, cambiando los chinos por los japoneses.
    Y dos comentarios al pasar, los chinos empezaron a enfriar su economia, esperemos que no terminen como la decada perdida japonesa, y, tambien los chinos tienen un problema de envejecimiento ad portas, ademas, no, seguro que no se van a estratificar, estan comprando Africa, y, a pesar de lo que diga Mariano, la van a hacer producir, pero el tema es muy largo, hay muchas variables, lo unico cierto es que por ahora la nueva dinastia esta cumpliendo los deberes ancestrales de los emperadores, creo que examenes para mandarines incluidos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: