Para aclarar un malentendido (mío)

Ya sé, es un plomo ponerse a hacer distinciones de conceptos el anteúltimo día del año, con 30° de sensación térmica. Pero leyendo algunos comentarios del post anterior, y varias respuestas a los míos en otros blogs, siento que hay algo en lo que he dicho que se prestó fácil a confusiones. Y tengo la compulsión de aclararlo, qué le vamos a hacer.

El debate, que se hizo muy intenso en la blogosfera en los últimos meses, sobre los vínculos entre peronismo, izquierda, kirchnerismo, peronismo no K, kirchnerismo no P, y algún otro componente de la ensalada que ahora no recuerdo, ha acumulado – como todos – muchas tonterías, delirancias y una multitud de fiscales ideológicos voluntarios. Pero… estoy convencido que es un debate muy importante. Expresa más que especulaciones sobre el futuro del peronismo y del progresismo: creo que hoy es el debate político central de la sociedad argentina. No el único, claro, pero al ser el que hoy está vigente y tiene más participantes – creo – condiciona todos los otros que se dan, y los que se darán en el futuro inmediato.

Si algo refleja la centralidad – para mí, que nunca me incliné a regalarle nada – de la experiencia Kirchner en esta etapa de la política argentina, es que su impacto ha determinado, y todavía lo sigue haciendo, los términos del enfrentamiento político.

En ese debate mi intención era hacer mis aportes pensados desde ver la política como actividad (o, como dice Bob Row, la realpolitik). Por eso mis observaciones – acertadas o no, ese es otro punto – están todas pensadas desde lo que asumo como un escenario muy probable: Sin la suma del peronismo y del progresismo «realmente existentes», sin la mayoría de los votos que eligieron la boleta del P. J. y la del Frepaso en 1999 (la última vez que la separación fue clara), le sería muy difícil vencer a cualquier candidatura peronista en 2011. No hablemos de una candidatura progresista. Y el debate político en Argentina es sobre la Presidencia; ningún otro importa, en el corto plazo.

(Quizás la victoria de Reutemann en Santa Fe, en 2008, ilusionó a algunos que era posible reconstruir la otra coalición ganadora, la del peronismo y el centro derecha, que dió sustento electoral a Menem. Creo que era imposible – no por inadecuación personal del Lole – sino porque la Argentina y el mundo ya habían cambiado. Hoy es evidente que eso es imposible, en el futuro previsible).

Dada esta convicción, me palmeaba la espalda a mí mismo porque podía ser benévolo y comprensivo hacia todos los términos del debate. Ja! Había olvidado que el debate, le gustara o no a los alumnos de la escuela realista como yo, era una «guerra de relatos».

Un ejemplo: Alguien tan calmo y centrado como Bob Row, encuentra necesario aclarar: «Abel: me parece que están peleando con fantasmas. El llamado Progresismo kirchnerista no-PJ, nunca se negó a la “realpolitik”, aunque sin renunciar, tampoco, a su derecho al pataleo … Si eso les parece demasiada rigidez a los nostálgicos de un peronismo invertebrado, no se lo digan a la “progresía”. Avísenle al pueblo argentino que se prepare para otra sesión de “cirugía mayor sin anestesia”, si es que así quieren ser recordados. No deja de ser útil que esto se discuta con tiempo«.

Y esa misma… sensación, la de que habría en mí, como peronista histórico, una carga ideológica ancestral que podría arrastrarme a cadenear infiltrados progres y traer de vuelta a Ricardo Zinn para Economía, la percibo en algunas respuestas en el blog de Eva – esposa fiel -, en el de Fede Vázquez y algún otro. No voy a chicanear diciendo que los que trajeron de vuelta al Mingo Cavallo fueron los del Frepaso. Ni voy a dar garantías. Yo no voy a ser presidente, y no puedo asegurar – en serio – que un presidente (o presidenta) peronista o uno no peronista no se sienta obligado alguna vez a tomar medidas más duras que las que se han tomado en estos 7 años. Que no todas fueron bendiciones para el pueblo, después de todo. Pero, seguro, no será por razones ideológicas.

Volviendo entonces a este terreno chiquito de los posts, donde sí es central el «relato», evalúo que el error que cometí es no tener claro que el «relato peronista» que el progresismo cuestiona y los peronistas de la blogosfera defienden es el «relato Kirchner». Una síntesis no demasiado elaborada – ahora con Cristina un poco más – pero que desde el comienzo fue muy clara en fijar metas y declarar enemigos. Es decir, es un relato muy peronista.

Por eso mismo, no se me ocurre que ese relato sea contradictorio con versiones más tradicionales entre los perucas. Como nunca me canso de recordarles, cuando el Adolfo Rodríguez Saá asume, brevemente, la Presidencia a fines del 2001, en su discurso inaugural reivindica por igual al 17 de Octubre y a las Madres de la Plaza de Mayo. (Hebe, chinchuda pero sincera, siempre se lo reconoció).

Pero no es el «relato» del peronismo en su conjunto. Ojo, tampoco es «el de la Capital Federal», solamente. Mucha militancia, en todo el país, lo ha tomado y lo enarbola. Pero no es el que usan con preferencia la mayoría de los gobernadores, de los intendentes y de la dirigencia sindical. No, tengamos claro, por una discrepancia ideológica. Si usan otro, es porque evalúan que sus votantes lo prefieren.

Si se quiere encontrar una correlación entre la prevalencia del «relato K» en el discurso de nuestra dirigencia, fíjense (o pídanle a Artemio que haga un cuadro) en los distritos electorales donde el Frepaso tuvo su mejor perfomance. La gran excepción, claro, es la Provincia de Buenos Aires; pero ahí también es donde el discurso tradicional, bastante hostil a los códigos frepasistas, tiene más votantes fieles. ¿Por qué creen que Scioli es un equilibrio permanente?

Resumiendo, amigos míos, la distinción, creo, pasa por ahí. Manolo Barge escribió una vez un magnífico post «Yo me quedé en la plaza«. Pero, aunque es más joven que yo, creo que esa distinción pertenece a una etapa anterior. Yo me quedé en el peronismo, en los tiempos de Menem. Y, visto los resultados, estoy conforme con mi decisión. Pero, reitero, frente a las opciones que existen, creo que los ex frepasistas y los peronistas de siempre votarermos la misma boleta.

Feliz año – y feliz década, si no es mucho pedir – para todos y todas.

19 Responses to Para aclarar un malentendido (mío)

  1. Jorge dice:

    Esto no es cuestión de palabras sino de efectividades conducentes. Rodriguez Saa pudo haber reivindicado a las Madres, pero no hubiera hecho lo que hizo Nestor sino mas bien juntarse con los herederos ¿de Massera? y no derogar las leyes que se derogaron.
    También Menem prometió la revolución productiva y el salariazo, y vean dónde terminamos.
    Son esas efectividades conducentes las que convierten esto que sucede hoy en una huella.
    El tema importante, para mí, no es si Cristina va a ser o no reelecta, porque va a serlo sin duda, sino qué sucederá luego de ella.

  2. Capitán Yáñez dice:

    Con tu permiso, Abel, copio y pego el último párrafo de una respuesta a Bob Row del post anterior:
    Lo que me tiene henchidas las que te dije es esto de peronismo-kirchnerismo-progresismo. Si Cristina, primera conducción certera del peronismo desde la muerte de Perón, sigue dando forma al Movimiento Nacional y lo conduce por la célebre línea San Martín, Rosas, Yrigoyen y Perón, si Cristina es el quinto nombre de esa línea, celebraré y allí estaré -si el cuerpo lo permite. Sin importar si es peronismo, kirchnerismo o cristinismo. Sé´gual, diría Minguito.

  3. ezequielmeler dice:

    Querido Abel:

    Recién, luego de cinco horas y media de corte de luz y un comentario larguísimo perdido, le anticipé a Roberto aquello que me parecía una subestimación de la voluntad popular. Porque, a fin de cuentas, (algunos) de los que hoy llamamos referentes estructuran las opciones, pero es la voluntad popular la que consagra a los ganadores y condena a los perdedores. El enfoque centrado en lo que hacen o dejan de hacer las direcciones políticas a veces olvida este dato elemental. Podemos hacer muchas cosas bien en nuestro criterio, pero no somos omniscientes.

    Respecto de tu post, tengo un comentario y una duda.

    Primero, el comentario. En rigor, la opción de centroderecha sigue abierta. No es, ya, el lazo entre sectores rurales del Centro – Litoral y sectores urbanos peronistas que auguraba Reutemann -mal, debo agregar, porque, diría Aníbal, esa coalición era de imposible cumplimiento-. Pero la opción, en caso de que CFK decida reservarse en octubre, pasa perfectamente por Scioli, que también recoge ingentes votos de esa raigambre electoral. No digo que me guste, no es el caso, pero existe esa opción hoy.

    Ahora la duda. Cuando vos decís:
    «Evalúo que el error que cometí es no tener claro que el “relato peronista” que el progresismo cuestiona y los peronistas de la blogosfera defienden es el “relato Kirchner”. Una síntesis no demasiado elaborada – ahora con Cristina un poco más – pero que desde el comienzo fue muy clara en fijar metas y declarar enemigos. Es decir, es un relato muy peronista.»

    Será la hora, pero no estoy seguro de seguir el sentido de lo escrito.

    a) ¿Qué sería el «relato Kirchner», y por qué recibiría cuestionamientos del progresismo?

    b) ¿Hay UN relato del «peronismo en su conjunto»? ¿sigue vigente el relato tradicional? ¿Cuáles serían las diferencias entre el relato mencionado en a y el relato mencionado en b?

    (aquí se adivina una opi – pregunta, como decía una maestra)

    Finalmente, y en atención al párrafo final, coincido en algo más: no me parece prudente de parte de la vieja guardia plantear un «yo me quedé» o «yo me fui» del Partido en los años noventa. Está claro que el grueso se quedó, y que los que se fueron no armaron una opción. A estas alturas, esa discusión atrasa, casi tanto como la otra, que directamente remite a Perón en vida. Lo importante, lo decisivo, es lo que podamos hacer hoy.

    Un abrazo, y muy feliz fin de año.

    Ezequiel

  4. sergio robles dice:

    Estimados:
    Muy lindas palabras.
    Es una verdadera pena tener que escucharlas con el lúgrube sonido de fondo de los disparos de armas de fuego, porque como dijo el poeta «…donde hay tiros no hay palabras…». Cordiales saludos.

  5. yukio dice:

    Abel, en medio de un fin de año movido, la familia dispersa y trabajando un rato más, quería saludar un compañero, hoy ocasional adversario.

    Nunca me fui del peronismo, pero el mainstream de la pureza me ubica necesariamente en la vereda de los malos y allí estoy cómodo y junto a varios peronistas de siempre que no votarán la misma boleta que los ex frepaso. Ganar o perder será un detalle -aunque creo que vamos a ganar- y el resto, diría el Bambi, es literatura.

    Esperando no molestar al inadi con el androcentrismo linguístico, buen año para vos y para todos

    Yukio

  6. AYJBLOG dice:

    A todos los que leen aca, los que escriben cosas en serio (me autoexcluyo), espero que el 2011 cumpla sus expectativas, sean cuales fueran, que lo pasen en compañia de sus seres queridos

  7. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Suscribo totalmente el comentario de ayj,letra por letra.

    Pero como me encuentro en la categoria de los que hablan pavadas,en lo que queda del anio,me permito anticipar los finalistas de las proximas elecciones(para el caso que se llegue):

    Duhalde(por el peronismo acefalo)

    Sanz(por el radicalismo )

    No me pidan que argumente el porque porque (por ahora)ofender a nadie.

    Esto no expresa mis expectativas, ni mis intereses,ni mis ideas(?),es solamente un intento de comprender la realidad.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  8. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Puedo agregar algo?

    Acabo de escuchar en la radio que Duhalde acaba de «apadrinar» otro atentado: chocaron unos trenes con 50 heridos(todos oligarcas ya que parece que venian todos de Belgrano R,no hay problema).En fin.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  9. Luis Atilio Petray dice:

    Un buen final y un mejor comienzo !.
    De un argentino contento. Argentino y Peronista.
    Luis Petray

  10. Capitán Yáñez dice:

    ¡FELIZ AÑO NUEVO, ABELBLOGGERS!

  11. ¿no les parece extraño que abel no diga anda de la traición de evo a la agenda de octubre?

    ahorayodigo.com.ar

  12. Abel B. dice:

    Una muy tardía respuesta a un punto (A los otros tuyos y a los demás comentarios, aparte de los saludos que ya traté de responder, voy a contestar en un nuevo post).

    Tenés razón cuando decís que una eventual candidatura Scioli sumaría muchos votos de «centro derecha». Pero, para mí, no es la opción «de centro derecha», porque no puede establecerse como opción al oficialismo actual.
    Hoy esa candidatura sería posible en el hipotético caso que Cristina no se presentara. Y si fuera así, sería candidato de la coalición actual (aunque, seguro, se perderían muchos votos «progresistas», al menos en una 1° vuelta).

    Un abrazo y muy feliz comienzo de año

  13. […] el gobierno de Cristina “No aclarés que oscurece“. Los primeros comentarios al último post sobre política del año, me recordaron ese sabio consejo. Porque trataba de ser una aclaración del inmediato anterior. […]

  14. Bob Row dice:

    Abel: disculpe la descortesía de contestar con retraso un post en el que me hace la deferencia personal. Mi fiel esposa encuentra gracioso que yo aparezca como «calmo y centrado» en mis comentarios escritos. En ese sentido podría parafrasear que «el medio es el estilo» y somos distintos personajes en cada medio.
    Pero tampoco tuve un ataque de «oralidad agresiva» en mi comentario. Apenas si quería marcar que, después de los noventa y sus secuelas, nadie tiene un «bill de indemnidad» por invocar tal o cual relato histórico.
    Por eso, me limito a endosar el comentario de Jorge aquí arriba: lo que importan son los hechos del kirchnerismo, aunque algunos de esos hechos hayan sido relatos, digamos «performativos», como trazar la línea de la no represión del reclamo social y el juzgamiento de los crímenes de la dictadura.
    En ese sentido, no entiendo (como Ezequiel) su mención de un relato peronista del kirchnerismo al cual se opondrían los frepasistas. Descripción en la que no puedo incluirme, aunque haya votado desesperanzadamente contra Duhalde en el ’99.
    Ese relato será el del algunos peronistas, pero no el del kirchnerismo, que nos convocó a los no peronistas con temas como los que mencioné y -hasta ahora- nunca se retractó. Como no se retractó de señalar a ese sector de los peronistas que militan en la oposición.
    Algunos amigos quieren participar de los beneficios de esta experiencia sin renunciar a sus lazos con esta oposición. Claro que no nos corresponde desde afuera resolver esa ambivalencia. Nos atenemos a defender lo que asumimos como propio y valioso y tratar como enemigos a quienes buscan destruirlo.

    ¿Scioli es el equilibrio? posiblemente, si por tal entendemos que el ciclo del kirchnerismo está agotado y es la hora de «congelarlo». Es el programa de mínima de quienes sueñan con reconstruir el bloque derechista de los ’90. Los llamados desde las columnas de La Nación eran explícitos cuando la súbita muerte de Néstor hizo saltar las fichas.
    Todavía no sabemos cómo caerán en el el tablero; pero lo que sí parece definido es que, si ese llamado tuviera éxito (y yo no creo que Scioli se atreva a tanto como sueñan los que lo llaman), sería el fin del kirchnerismo y otros los reordenamientos políticos.

  15. Edwin dice:

    FELIZ AÑOS NUEVO a peronchos ,kirchneronchos ,cristinonchos ,radicalonchos ,alfonsinonchos ,lilitacarriononchos y todos los onchos que habitan el suelo argentino.

  16. Abel B. dice:

    Bob: Ud. dice «no entiendo (como Ezequiel) su mención de un relato peronista del kirchnerismo al cual se opondrían los frepasistas».

    Evidentemente, mis posts son tan oscuros como afirma Oscar Cuervo. La discusión más ruidosa en la blogosfera hoy es entre «kirchneristas» neo ortodoxos, ej. Artemio, y «progresistas» que cuestionan el PJ. Una manifestación de esto, en política concreta, son las distintas posiciones sobre el rol de Sabbatella en Bs. Aires y quizás en Capital. En cada provincia hay situaciones similares.

    No es, seguro, todo lo que está en cuestión en la política argentina. Pero es – como dije – la que hace más ruido en la blogosfera. He tratado de aportar algunas ideas sobre esto. Mi último post empieza con la indicación «No aclarés que oscurece».

  17. Bob Row dice:

    Abel: sus posts no son oscuros para nada. Pero, a veces, el lector pierde la hilación o lee mal porque sus propias ideas o prejuicios lo obnubilan.
    Aclarado perfectamente el punto. Yo no creo que pueda ahondar mucho en esta disputa, por cuanto no tengo una pertenencia partidaria desde la cual defender el espacio de mi partido.
    Artemio, ya sabemos, suele escribir provocativamente para generar una polémica donde no la había. Y necesita hacerlo porque en Capital el relato progresista del kirchnerismo está mucho más instalado que el neo-ortodoxo. Está en su derecho hacerlo, pero son otros sus blancos, no yo.
    El riesgo de esa táctica es el que Ud dijo: dividirnos y perder la oportunidad de desplazar a Macri o peor aún, perder el gobierno nacional. sí que cada uno sabrá los riesgos y responsabilidades que quiere tomar.

  18. Bob Row dice:

    En la última frase se perdio la «A» de «Así».

  19. Fabián dice:

    Haber «encontrado» este blog es de las mejores cosas que me han pasado en los pocos días que van de este 2011. Aprovecho entonces para saludar y desear buen año a todos los lectores y compañeros que, de diversas formas y desde diversos espacios, tiran del carro para seguir por esta huella que siempre se adivina ahí más adelante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: