Argentina reconoce a Palestina – 2da. parte

El post anterior tuvo muchas visitas. Pero quedé con la idea que, para ser claro, debía extenderme más. No mucho más, lo prometo.

Ante todo: esa entrada no es sobre el enfrentamiento entre israelíes y palestinos, ni entre el Estado de Israel y el mundo árabe. Tampoco ésta. Siento simpatía humana por el más débil y el desposeído, y la reflejé varias veces en mi blog, en notas puntuales y en un post largo sobre política internacional que subí aquí. Pero como también dije esa vez, los sentimientos humanitarios no son una base confiable para edificar una política internacional coherente.

Y sigo empeñado en marcar distancia con los que creen que participan en un conflicto lejano hablando muy mal del Otro Lado. El reconocimiento por parte de nuestro gobierno del Estado Palestino ha sido un gesto simbólico, con un impacto menor aún en el aspecto diplomático de la situación. Pero sin dudas vale más la pena que cientos de declaraciones de los entusiastas locales, que salen a defender a las víctimas palestinas o a “la única democracia en Medio Oriente”… sin moverse de acá, claro.

Si soy terminante en esto, es porque percibo que esta afición por tomar partido en conflictos en que somos irrelevantes, degrada el ya bastante desubicado debate político nacional.

Dicho esto, quiero marcar dónde está, para mí, la importancia del reciente gesto argentino: Precisamente, en que lo hace explícitamente de acuerdo con sus socios del MERCOSUR, Brasil y Uruguay. Como la reciente aprobación de la “cláusula democrática” por la UNASUR, su significación no reside en su contenido, bastante convencional (¿cuándo se darán cuenta los “militantes a distancia” que todas las decisiones conjuntas son prudentes y convencionales, o son gestos vacíos para la tribuna?) sino en que expresan la lenta consolidación de un espacio autónomo de decisión política en la esfera internacional.

Hace muy pocos años, habría sido inconcebible que esa “cláusula democrática” no se discutiera en el seno de la OEA, con participación de los EE.UU. Y el reconocimiento de Palestina sólo hubiera sido posible en el marco de un enfrentamiento explícito con ellos (el caso de Cuba, Venezuela, Nicaragua) o de un permiso discreto (el de Costa Rica, República Dominicana).

Esto no quiere decir que yo comparta por completo la opinión del habitualmente lúcido Marcelo Falak: “La decisión argentina de reconocer a Palestina como un Estado independiente es coherente con la postura tradicional del Gobierno sobre la cuestión, y está destinada a reforzar el vínculo con los países de la región (particularmente Brasil) y con otros del mundo en desarrollo. Pero desaira claramente los deseos de Estados Unidos“.

Es posible la hipótesis que plantea aquí nuestro amigo Eddie/: “ni Brasil ni Uruguay ni Argentina se han cortado solos. Creo que han acordado con la Administración Obama una especie de apriete lateral que refuerce las exigencias que actualmente le hace el State Department a Netanyahu: “paren la mano con los settlements y las agresiones y siéntense a conversar“.

Aunque no fuese así – dudo que aparezca en Wikileaks alguna confirmación – estoy seguro que el Departamento de Estado no dejará de pensar que Cristina Fernández puede ser “una socia más estable y accesible“. Después de todo, y como señala también Falak, “el pronunciamiento argentino es más ponderado que el de Brasil, ya que supedita la demarcación fronteriza también a lo que «las partes determinen en el transcurso del proceso de negociación»“. Mejor así. Las posiciones extremas deben quedar para los troskistas, para no inquietar a nadie.

Más allá de nuestros intereses inmediatos, que necesariamente debemos pensarlos a partir de nuestro “lugar en el mundo”, la América del Sur, vale la pena echar un vistazo a la situación global. También vivimos en este planeta, después de todo.

En el breve post con que saludé el reconocimiento, dije que “desde el punto de vista estratégico, es un paso en una dirección correcta: la de fortalecer los estados naciones en el mundo musulmán, especialmente el emblemático Estado Palestino”. La historia moderna, a partir de la Paz de Westfalia, muestra que el Estado Nación, a pesar de sus crímenes y locuras, han sido la forma que hemos encontrado de contener las guerras de religión y de civilizaciones.

Y si un partido religioso, como Hamas o Hezbollah, llegan al poder en Palestina o en el Líbano, serán interlocutores más duros. Pero interlocutores tendrán que ser. Pensemos que no es aconsejable romper relaciones con EE.UU., si – como es perfectamente posible – un Partido Republicano hegemonizado por los bautistas más fervientes y el Tea Party llega al poder en el 2013, o retirar nuestro embajador en Israel si una coalición del Likud y los ultrarreligiosos llega al gobierno (Ah, eso ya sucedió?).

Todavía vivimos en un mundo unipolar en términos militares. Pero está avanzando – o desmorónandose – rápidamente hacia un mundo apolar. Argentina y Brasil han construído una zona de paz en el Cono Sur. En la medida que conserven un mínimo de confianza mutua entre sí y con el resto de los países de la región, podrán mantenerla, en un planeta peligroso. Hay que pensar cada vez más seriamente – eso va para otro post – en una organización militar conjunta. Para lo cual tenemos que pensar, también en serio, en nuestras Fuerzas Armadas.

11 Responses to Argentina reconoce a Palestina – 2da. parte

  1. Casiopea dice:

    Excelente resumen, y ojalá que Brasil y Argentina puedan mantenerse cohesionados, coherentes y CONCENTRADOS EN SUS PROPIOS PROBLEMAS. La unión hace la fuerza. Una demostración de verdadera madurez de parte de los argentinos sería opinar menos sobre cosas de las que no saben nada. Realmente, el problema de Tibet es entre chinos y tibetanos, el de Palestina entre una manga de energúmenos de todos los colores que gracias a Dios están muy lejos de nuestras costas. Si quieren reconocer a Palestina, OK. No está mal siendo que también reconocemos a Israel y la existencia de dos estados estaba en el plan original de la ONU. Más que eso es meterse en asuntos que realmente no nos conciernen y que ni las mentes más iluminadas han conseguido resolver. Si es por ser moralistas, me gustaría ver un poquito más de indignación por los ataques a Julian Assange y Wikileaks. Ahora que se viene la de los bancos la cosa se pone peluda y no están siendo muy sutiles que digamos. Eso sí que es una bomba de tiempo. Pero por más que traten, este genio ya no vuelve a la botella…

  2. oti dice:

    Hay muchos prejuicios respecto a esto último que decís. Pero es evidente que sin defensa nacional no puede haber soberanía, tal como reivindicó la presidenta la “vuelta de obligado” en el día de la soberanía.

    Es una oportunidad para reconstruir las FF.AA al servicio de la soberanía nacional e involucrarlas en el desarrollo productivo del país. Hay mucho para recuperar de nuestra rica historia en este sentido.

  3. Capitán Yáñez dice:

    En un todo de acuerdo, Abel. Un par de cosillas:
    1) ¿No te parece mentira estar hablando de esto?. San Martín, Bolívar y O´Higgins deben estar revolviéndose un poco menos en sus tumbas. Y algunos nos iremos -espero que dentro de varias décadas- al jonca un poco más tranquilos.
    2) ¿No sería bueno, por el bien de UNASUR, que Brasil, Argentina y Uruguay, ya que andan del brazo, le pidan, juntos, perdón a Paraguay por la vergonzosa Triple Alianza?

  4. Jorge dice:

    Capitán, tengo entendido que el Gral. Perón devolvió al Paraguay todos los trofeos de guerra habidos en esa lamentable contienda, instigada por Inglaterra, de la que Argentina fué complice..

  5. Casiopea dice:

    Yáñez, eso de pedir disculpas a Paraguay sí que sería un acto íntegramente moral y oportuno aunque tardío. Pero nos toca de cerca y fuimos enteramente culpables al igual que nuestros aliados, así que lo más seguro es que todos nos callemos la boca. Reconocer las barbaridades que hicimos implicaría tener que pagar reparaciones, salvo que Paraguay se conformara con una simple disculpa y una reparación moral. Pero igual está bueno traer eso a colación cada tanto, sobre todo cuando nos llenamos la boca hablando de las barbaridades que cometen otros estados sin tener realmente las manos limpias. Nadie las tiene.

  6. La barra de Puán dice:

    Vale el comentario de Jorge.

    No tenemos presente que se hayan disculpado alguna vez los herederos de Bartolomé Mitre, el timonel de la guerra en esta orilla.

    Pero en 1954 Argentina reintegró a Paraguay todos los trofeos de la guerra de 1865-1870. Por eso, el General Perón fue honrado con el grado de General del Ejército Paraguayo y en 1972 regresó al país con pasaporte paraguayo (cuando Buenos Aires pretendía que pasara en persona por el consulado argentino en Madrid para retirar su documentación personal).
    En Gaspar Campos, que será ahora restaurada, antes que Perón saliera a saludar cada mañana durante la semana en que la habitó, se desplegaban en la ventana dos banderas, una al lado de otra: la argentina y la paraguaya.

    En el plano económico debemos tener presente que la Central Binacional Hidroeléctrica de Yaciretá, cuya construcción se decidió en 1974 durante el tercer gobierno de Perón, los términos del convenio previeron aspectos que también son de reparación: Argentina se hizo cargo prácticamente de todo el financiamiento.

    Finalmente, dejemos constancia que la comunidad de inmigrantes más numerosa en Argentina es la de nativos paraguayos que gozan de plenos derechos de residencia, circulación, trabajo e integración que se reforzaron a partir de los acuerdos y leyes dictadas en el marco del Plan Patria Grande del año 2006.

    Para confirmar el nivel de integración que existe, recordemos que por lo menos 3 jugadores de la selección paraguaya en el mundial de Sudáfrica son compatriotas argentinos hijos de paraguayos. Y el Tata Martino es el técnico guaraní, no ?
    Y según creo, el gobernador Gildo Insfran de Formosa es hijo de paraguayos.

    Quizás tenga sentido la observación de Yañez que propone que la reparación la deben continuar realizando en forma conjunta los tres asociados de la desgraciada alianza. Se trata de una cuestión que se viene encauzando en el seno de Mercosur.

    Nosotros estamos convencidos que serán los propios paraguayos los artífices de su propia dignidad y de su propio futuro.

    Un saludo a todos.

  7. Bob Row dice:

    Abel: aunque los comentaristas precedentes han optado por concentrarse en las derivaciones de su último párrafo, quisiera agradecerle que en éste (como en otros temas) se haya ubicado del lado de la sensatez antes que del principismo testimonial.
    Particularmente en cuanto a la revaloración del estado-nación frente a los conglomerados religioso-civilizatorios que nos han atosigado desde el reaganismo de los ’80. Un abrazo.

  8. Concuerdo: ponerse en uno de los dos bandos por un conflicto en el que no tenemos ni arte ni parte, ni podemos influir, es insensato.
    Creo que “lo peronista” es algo más que sentir simpatía humana por el más débil.
    El reconocimiento no significará romper en el futuro ni con teaparties ni con likuds en la medida en que no somos parte del conflicto. Creo que la relación EEUU-Israel tiene un costado muy conflictivo: que sean aliados, no significa que piensen lo mismo.
    Por demás, Perón devolvió los trofeos de la inicua guerra de la T Alianza, y por eso recaló primero en Asunción luego de setiembre del 55

  9. La barra de Puán dice:

    Bob, no es que nos hayamos concentrado en las derivaciones del último párrafo. Sí es que naturalmente nos ocupamos de una situación conflictiva análoga a la que da pie al post de Abel y en cuyo origen estuvo presente el mismo factor de poder que operó activamente en el origen del conflicto de medio oriente: el conglomerado imperial inglés.
    Este conglomerado imperial, como usted no ignora, continua activo en nuestro entorno regional sudamericano y como comprobamos reiteradamente aprovecha cualquier oportunidad para la provocación y el atosigamiento (p. ej. esta misma semana en el caso del barco militar británico en puerto chileno).

    Por contraste, el caso de Paraguay es un buen ejemplo de la forma en que los argentinos hemos procurado reparar los daños infligidos a fines del siglo XIX a una comunidad vecina y hermana.

    Un saludo cordial.

  10. […] voy a hablar de ese conflicto en general. Lo he hecho muchas veces en el blog, por ejemplo cuando Argentina reconoció a Palestina, hace casi cinco […]

  11. […] escribí muchas veces en el blog. Un resumen de lo que pienso -hasta donde un resumen sirve- lo hice hace seis años, cuando el gobierno argentino reconoció a Palestina como “un Estado libre e […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: