Artemio dice: Ganar en 2011

Bloguear sobre nuestra política nacional desde lejos no es fácil. El tiempo, que me falta a menudo porque escribo lento y corrijo, ahora no me alcanza tampoco para seguir por Internet la blogosfera politizada (Los medios… no los encontré interesantes en estos días, aún desde sus propias y dogmáticas posturas, anti o pro K. ¿Han notado ustedes lo mismo?).

Recién hoy tuve tiempo para echar un vistazo, y – tengo que ser sincero – no creo que se me extrañe. Omixmorón está subiendo posts que me gustaría haber escrito yo, y – sobre todo – están apareciendo voces nuevas (al menos para mí) que compensan la repetición de muchos blogs que podrían pasarse a Twitter sin que se notara mucha diferencia. (Ejemplo: esta percepción de mazorca, aguda como una aguja en el pajar blogueril).

De todos modos, no siento necesidad de escribir sobre la coyuntura, así que la dificultad no me atormenta. Pero me quedé sin responder a los comentarios en mi último post político, Elecciones en Capital: Macri, Pino y Artemio y – aunque estoy por completo de acuerdo con el resumen de Desvinchado «no hay blogger (o comentarista) que no opere politicamente«, quiero avanzar algo sobre lo que dicen allí.

En particular, me llamó la atención la dureza del reflexivo Bob Row «déjeme decirle que su caracterización del accionar de Artemio en las legislativas del año pasado es un poco generosa. Fue boicot.» No porque fue especialmente agresivo, o Artemio especialmente inocente. No, es una opinión bastante extendida entre los politizados, y refleja una forma de entender la política que me interesa discutir. Ojo: no digo cuestionar, y menos descartar. Discutir.

En mi opinión, el planteo de Bob tiene sentido en el marco de un pensamiento político que considera como la tarea fundamental la «construcción del proyecto». Simplificando, significa que – en el marco de esas elecciones legislativas de la Capital – era mejor, más correcto, apoyar a un candidato que – aunque no fuera «propio» – estaba comprometido con el apoyo al Gobierno y sus políticas, y que tuvo el 11 % de los votos, que a otro que obtuvo el 25 %, pero su discurso y su accionar en general era y sigue siendo opositor a Kirchner (¿Necesito decir que este ejemplo tiene sentido pensándolo como una diferencia entre partidarios K? Eso sí, tengan presente que el dilema se presenta en cualquier posición política).

Las distintas posiciones en este caso se corresponden muy claramente con las diferentes circunstancias de quienes las expresan.  Un encuestador, con una percepción directa – sujeta a error, claro – de las tendencias de voto y su mayor o menor dureza, tendrá probablemente una visión diferente de alguien que lo evalúa desde un análisis intelectual de estrategias. No hablo de los militantes apasionados, que consideran su tarea defender todo lo que hace «su lado». Las hinchadas políticas y deportivas tienen su lugar, y es respetable, pero todas tienen algo en común: No entran a la cancha, y no hacen goles.

Algo sobre este tema yo ya había subido, aquí. En realidad, uno puede exagerar y decir que casi todo lo que escribí en Política en el blog tiene que ver con esta cuestión. Igual, queda mucho por reflexionar. Por ahora, lo único que podría agregar es un cuestionamiento a lo que me parece un supuesto implícito en el planteo de Bob Row: La «construcción de un proyecto» no es nunca algo lineal e ideológicamente coherente. Mucho más importante que la pureza doctrinaria es… ganar. Lamentable – o no – la naturaleza humana es así. Si – un ejemplo – Kirchner no hubiera ganado, con el decisivo apoyo de Duhalde, las elecciones del 2003, ni uno en diez mil de los actuales fervorosos militantes K le estarían dando bolilla hoy. Y no es por «estar rentados».

De todos modos, el asunto se discutió a fondo en las columnas de comentarios de Ramble, con la participación del insigne Manolo, que hace un enjundioso resumen aqui.

Lo que quiero plantear ahora es una observación concreta a la posición que Artemio Lópes enfatiza en estos días, aquí: «para que todo lo lindo que escuchamos por ahí se cumpla y todo lo feo no se concrete, solo cabe una cosa, la primera y única: Ganar en 2011. Ese es «el proyecto», lo demás es aleatorio, la verdad lo vemos así…».

Simpatizo con esa forma de pensamiento, Don Artemio. Y hasta puedo entender – aunque no comparta – que en su lugar, y en el de quienes están situados en niveles de decisión muy altos, «ganar» significa el triunfo de Néstor o Cristina en las elecciones presidenciales de 2011. Pero esa estrategia lleva a un problema muy difícil de resolver.

Las políticas que el gobierno y sus aliados llevaron adelante o plantean llevar, desde la estatización de las AFJP a la participación obrera en las ganancias, pasando por la Ley de Medios, separan aguas más allá de oficialismo y oposición. Esta es una forma obvia de repetir algo que se ha dicho muchas veces: no hay, todavía, en nuestro país una propuesta alternativa totalizadora a la del gobierno. Porque no se ha formado todavía una coalición con un proyecto común – aún en el discurso – que se oponga al oficial.

Pero, podría decir Artemio y lo digo yo, las políticas no se eligen en las elecciones. Y menos un conjunto de políticas que – no nos olvidemos – tienen apoyos de sectores sociales y políticos distintos. Lo que se elige es las personas que las llevan a cabo. Este hecho tan simple es difícil de asimilar, parece, para el discurso de muchos periodistas y de sus entrevistados. Eso sí, el peronismo nunca tuvo problemas para entenderlo, y por eso tampoco vaciló en apoyar y respaldar liderazgos fuertes, más allá de críticas y reservas internas. Su origen y su historia lo obligan a tener presente que es la única forma de llevar adelante políticas transformadoras (Claro, no garantiza que las transformaciones sean en el sentido deseable, piensen en Menem y en Kirchner, pero esa es otra historia).

¿Cuál es entonces el problema a que me refiero? Las políticas del gobierno influirán, por supuesto, en el resultado del 2011. Pero estamos presenciando – desde hace tiempo – una polarización en la sociedad argentina en favor y en contra de Kirchner. El gobierno parece a veces decidido a acentuarla, pero eso no es lo importante. Faltando poco más de un año para esas elecciones decisivas, ese proceso se va a acentuar. Tal como están las cosas hoy, culmina en una elección con dos candidatos significativos, y algunas opciones menores a las que la polarización les restará peso. Con la mayor objetividad que es humanamente posible, debo decir que ese panorama no es conveniente para Argentina. Como peronista, me fastidia en particular: en ese escenario, el peronismo pierde.

16 Responses to Artemio dice: Ganar en 2011

  1. Luis Atilio Petray dice:

    Bienvenido al mundo blogero, espero que hayas disfrutado de tu paseo en México, el solo hecho de haber sobrevivido es un detalle a tener en cuenta.

  2. _Ariel_ dice:

    Cuando ud dice «el peronismo pierde» se refiere al PJ? No creo, pero por las dudas pregunto. Es decir, cual es el movimiento politico que pierde en ese escenario, por quienes esta representado y a que sector de la sociedad representa (empleados, docentes, desocupados, funcionarios?).
    No me queda claro que es «el peronismo» despues de la impronta de Kirchner, a donde está, y por lo tanto quien pierde.
    Tal vez los comentarios que vengan ayuden. saludos.

  3. Gerardo González dice:

    Hace mucho tiempo que en nuestro país se vota a personas, más que partidos políticos o programas electorales, de lo que se quejan los que pasan por politólogos en La Nación y otros medios liberales.
    Quizá en 1983 el pueblo optó entre justicialismo y radicalismo, aunque don Ítalo Lúder no tenía el atractivo de Alfonsín, Herminio Iglesias espantó muchos votos de clase media y la mentira del pacto militar-sindical se la tragó mucha gente.
    Pero en Menem se votó al personaje, primero en la interna y luego en la nacional, sin que importaran mucho sus promesas, consignas y propuestas, de las cuales no cumplió ninguna, como es sabido.
    Y fue reelegido, a pesar de sus políticas neoliberales.
    Y se eligió luego a De la Rúa y Chacho Álvarez, en desmedro de Duhalde y con la esperanza de que esa vez no se repetiría la inepcia alfonsinista.
    Vino la catástrofe y ganó Kirchner por los pocos votos en que superó a Rodríguez Saa.
    Gracias a Duhalde, como señala Abel.
    NK construyó un liderazgo muy parecido al de Menem, pragmático, táctico, oscilante hasta lo caprichoso, ultrapersonalista.
    Fue reelegido interpósita persona y pretende, como el riojano en su momento, la rere.
    Mi percepción es que lo que construyó no le alcanza para ganar el año que viene. Que se creó demasiados enemigos y adversarios y ganó apoyos que sumarán pocos votos.
    Menem supo mantener a su alrededor al justicialismo en la re, Kirchner hizo todo lo posible para obligar a líderes muy importantes a oponérsele.
    Es hoy inevitable que haya dos fórmulas justicialistas, lo que favorece desmerecidamente a la UCR, que es altamente posible que reciba la presidencia sin poder mejorar las tristes perfomances de Alfonsín y De la Rúa.
    Es cierto y tonto que el culpable de la situación es NK. Si hubiera repartido las bolitas, como decía Perón, hoy ganaba en primera vuelta.
    Su aislamiento es casi patético. Nadie lo quiere, aunque lo acaten porque no les queda otra por ahora.
    Para construir un liderazgo carismático no es suficiente la voluntad de poder. Son necesarias condiciones personales y una visión estratégica profunda.
    La época de los «grandes hombres» ya pasó.
    El Perón de 1973, con las limitaciones provenientes de un exilio de 18 años y de la vejez, lo fue.
    La gran bandera que levantó fue la de la Unión Nacional.
    Este pobre hombre pretende ser elegido por tercera vez promoviendo en todos los ámbitos la división. Así le irá.
    Abel: si a los peronistas nos tocara perder, joderse, la tendremos bien merecida.
    Pero falta mucho todavía.

  4. Fede M dice:

    Estimado Abel,agradezco le haya gustado el escrito. Carlos de La Mazorca fue muy generoso en compartirlo en su propio blog.

  5. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Bienvenido!!.Por lo menos ahi alguien con discutir con respeto.

    Pense que hablaria de su viaje:novedades narcos,la baja del pobre «mono» jojoy(pobre Lula!!!),en fin.

    Y Ud habla de un contratista del gobierno?

    Quiere hablar de proyectos?.Bueno: lea y critique el de R Dromi donde habla que tenemos mas de 2000 municipios y que deberian quedar 500 y ademas regionalizar.

    Recuerdo un discurso del viejo Saadi en la Fed de Box,antes de las elecciones del ’73 donde unas de sus primeras propuestas era regionalizar – el contratado seguro que no fue -.

    Menen tenia un proyecto similar en su programa frente a Duhalde(kisner era un perejil).Perdio.

    Paradojicamente,en realidad kisner lo hizo a su manera:unifico el pais bajo su mando absoluto o casi.

    Es raro el peronismo,no?

    Cordiales Saludos
    ramon c

  6. Fede M dice:

    No acuerdo con que la «polarización respecto de una persona» complica al Peronismo. Según creo, desde el año 1946 hasta 1974 cada vez q se votó (1946 Perón/1951 Perón/1959 Frtondizi/1964 Illia/1973 Cámpora/1974 Perón) SIEMPRE se votó a favor o en contra de una persona Perón. En algunas de estas elecciones, por la proscripción, no se lo podía votar, pero… el triunfo de Frondizi y la fuerte abstención en Illia (victoria pírrica si las hay) se hacen a favor y en contra de una persona, el general.
    En 1983 con Perón fallecido, se votó otra cosa, coyunturas, pero no fue a favor o en contra de Alfonsín o de Luder, eran más bien proyectos: ¿como reconstruir institucionalidad despues de la dictadura?. En 1989, tampoco era a favor o contra Alfonsín, sino, una vez más proyectos: ¿como salir de la inflación? pongale. En 1995 se votó a favor o en contra de una persona: Menem y Ganó el Peronismo. En 1999 Se votó por otra cosa, perdió el peronimos 100% puro de Duhalde. 2003 tiene sus propias particularidades, pero tiene muchos condimentos de polarización a favor o contra Menem, ganó de todas maneras el peronismo. 2007 se hace a favor o en contra de Kirchner: gana el peronismo.
    Y digo, Salvo en 1999 en donde, se puede decir q se votó a favor o en contra de Menem «con otro candidato» en todas las elecciones, cuando se polarizó alrededor de un lider, ganó el Peronismo. Yo no creo q pase por ahí la cuestión.
    Ahora, si lo que quiere decir, más metafóricamente es que, debido a la polarización, gane o pierda las elecciones el peronismo como cultura política pierde. Y ahí quizás estoy de acuerdo, porque sería una derrota del peronismo y un afianzamiento del Kirchnerismo, ya, con caracteres propios.

  7. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Fede M:impresiona tu historieta.Dejemos de lado el tema con Peron vivo.Es otra historia y otra sociedad en un mundo muy distinto.

    83′:Alfonsin venio humo y hizo un buen negocio con el poder militar: como dice Don GG el tema del «pacto militar sindical» fue determinante,ademas de tener la prensa (con peso) a su favor.
    Y acerto.No era un lider.No habia ninguno.Alfonsin -como kisner- es vez de entender que debia hacer un gobierno de transicion,penso que venia a cambiar la historia.Pobre infeliz!

    89′: Menen gano contra la «cafieradora»(pacto con la cordinadora radical) y Alfonsin se escapo por la ventana del bano.Y no olvidar que Menen fue el unico peronista que en los primeros dias de Alfonsin fue el unico que se le acerco.

    Y Menen en sus dos primeros anos se canso de «pagar»(Bunge y Born,entre otros) y hacer desastres que culminan con la aparicion del Cancho y Erman y su expropiacion del Bonex.Despues Cavallo y la historia conocemos (el Mingo tambien penso que era un politico,asi le fue).

    99′: Menen hizo lo necesario para que no ganara Duhalde.En realidad creo que Menen uso una estrategia semejante a la de Alfonsin en el 83.Y DLRua sufrio la crisis que nos endoso Brasil.

    03′: en realidad «gano» Duhalde , gracias a los «votos’ de La Matanza.Sin eso Menen habria sido presidente.Comodo.

    Kisner, que una circunstancia historica mundial saco a flote, sin Duhalde y sin la Soja estaria durmiendo la siesta y bien de salud.

    En el 10′ kisner tiene dos opciones: ganar o ir preso.
    Veremos que pasa.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  8. Fede M dice:

    Parcass: Jajajja

  9. ayjblog dice:

    Volvio?
    Disiento en que todo aquel que tiene un blog lo hace por motivos politicos (usando la definicion estrecha de la politica)
    si, en el escenario dos candidatos, pierde, pero, tambien depende de quien sea el otro, la gente vota con el voto cuota

  10. Abel B. dice:

    Estimados:
    Ante todo, una aclaración: No estoy de vuelta. Ayer viernes finalizaron mis compromisos laborales en Ciudad de México, y ahora estoy en Taxco, un pueblo que dió plata para Tenochtitlán cuando era Tlaxco, luego la siguió brindando, con tecnología un poco mejor, al Rey de España, y ahora se las saca a los que lo visitamos, pero los mexicanos son muy hospitalarios y gentiles, y uno se siente bien.
    Para el jueves espero estar en Baires.
    Gracias por visitar el blog y comentar, con seriedad y sin agresividad.

    Dejo la discusión abierta, y por ahora no tengo mucho que aportar. Dos precisiones hacen falta, que me las hacen notar, respectivamente, Ariel y Fede M:
    Cuando digo «el peronismo pierde», me refiero a la fuerza política que desde hace 60 años se identifica como tal, y de cuyas estructuras salieron y se apoyaron para gobernar, por ej., presidentes como Perón (en este caso, claro, las estructuras las creó él), Menem, Duhalde y Kirchner, así como gobernadores como Mercante, Saadi, Cepernic, Bordón, Urtubey, etc., etc. En este blog usé muchas veces la expresión «el peronismo realmente existente» y expliqué porque la usaba, pero tal vez deba volver a hacerlo. Sólo digo por ahora que no la uso como aplauso o condena, sino para señalar a algo que está ahí (y de lo que yo formo parte, tal vez sin el ferviente entusiasmo de otras épocas).

    Polarización no es lo mismo que «personalización» – aunque vayan juntas en la mayoría de los casos. Y tampoco digo que si hay polarización, necesariamente pierde el «peronismo». FedeM recuerda elecciones, muy polarizadas, en que el peronismo ganó. Lo que digo en el post – pensé que estaba claro – es que en las próximas elecciones – TAL COMO SE VISUALIZA HOY LA REALIDAD POLÍTICA – se votaría en favor o en contra de Néstor Kirchner. Si eso sucede, los análisis que considero serios indican que Kirchner y el peronismo pierden. Por supuesto, el clima social en vastos sectores de los votantes pueden cambiar, o también que yo esté equivocado.

    Abrazos

  11. Bob Row dice:

    Estimado Abel: Para haber sido escrito desde el extrañamiento que da la distancia, este post es muy rico en el planteo «dialogado» de las posturas argumentativas con -por ahora- final abierto.
    Es cierto que mi opinión sobre la actitud de Artemio hace un año es dura. Pero creo que se justifica; y no sólo desde un principismo abstracto.
    El armado kirchnerista de entonces no tuvo opciones. Fue causado por la prolongada decadencia del PJ capital bajo la conducción de Alberto F. y la tardía reacción de quienes querían rescatarlo. Entre ellos quienes, me parece, están más cercanos a los abrevaderos políticos de Artemio.
    Entonces, como a él no le gustó el orden de las listas (tercer lugar para Piumato, que acuerdo en que era un error) utilizó el posicionamiento de P.Sur como excusa para boicotear deslealmente a ese armado.
    No tenía nada que ver con «ganar, primero» porque P.Sur estaba y se mantiene fuertemente dependiente de exhibir antikirchnerismo como estrategia de crecimiento. Sólo tenía que ver con esperar el fracaso de los aliados para mejorar las posibilidades futuras de su sector.
    Es una forma de jugar en política que queda en evidencia con su nueva ofensiva contra el discurso clasemediero de 6,7,8. Sólo que a la distancia actual de las próximas elecciones adquiere una legitimidad de la que antes carecía.

    Yendo al carozo de su post (y conste que leí todos los links, con sus comentarios y derivados) aclaro que no siendo peronista -y ni siquiera peronólogo- no puedo internarme en los vericuetos de los armados sectoriales (si con el felipismo o con el santamarismo, o lo que fuera). Sólo puedo referirme a los dos argumentos contrapuestos en su diálogo interno.
    Por un lado existe una obra de gobierno con varios puntos positivos frente a una oposición inconsistente. Por el otro, el riesgo de polarización en torno al nivel de antipatía personal de un sector de la «opinión publica» (azuzada por los medios) contra Néstor y Cristina.
    Y sí, hay un riesgo en esa polarización, tanto como lo hubo en el diluído armado con el cobismo que capotó con la 125.
    Es cierto que se votan candidatos; pero también lo es que -como señaló uno de los comentarios linkeados- las elecciones a presidente son más conservadoras que las legislativas. Y ahí pesa más la continuidad de las políticas. Parece que todos se olvidan que la Alianza ganó diciendo «conmigo: un peso igual a un dólar», lo que aseguraba seguir en dirección al abismo, aunque hubiera sido otro el candidato. Pero es lo que se votó.

    Yo estoy lejos de ser un «estalinista light del kirchnerismo» (ver post de Teodoro Boot en pajarosalinas.blogspot.com) pero me apego a la que creo la mejor opción existente. Y espero que exista la suficiente lucidez para asegurar la mejor compensación entre la coherencia posible al interior del peronismo con la necesaria confluencia con los aliados externos imprescindibles para afrontar la hipotética polarización con éxito. Un abrazo.

  12. parcass dice:

    Fede:
    excelente argumentacion,diria Abel!!!

    No importa que te digan,a mi me parece muy buena – sin ironia -mejor una carcajada que decir pavadas.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  13. Abel, acuerdo en que si el gobierno no se equivoca, el universo de tercios probalemente se diluya y vayamos a una polarización electoral pero light, para mi. Discreta.
    Ningún espacio juega demasiado como para rememorar viejas polarizaciones.
    No tengo claro sin embargo que el justicialismo pierdaen ese escenario. De penderá de la coyuntura estricta. El país pierde polarizando? No parece. Mire Ud. donde estamos con plesbicitos del 50% y mas de base en primeras vueltas.
    Con respecto al sabotaje a Heller, no es así. Fue puro análisis bastante intuición y mas algunas pocas encuestas. El voto disponible elra el panjusticialista en Capital 2009 algo asi como un 20% parte del cual tomaba Macri pero no Michetti . Igual le digo que «sabotear a Heller» como supone el amigo Bob, gran caricaturista, es una tarea imposible, tecnica y prácticamente irrealizable, digamos que supone algo así como matar a Olmedo.
    salu2!
    salu2!

  14. Bob Row dice:

    Le pido disculpas al amigo Abel por trasladar a su blog una polémica que corresponde más bien a otro espacio. Digamos que,en cancha neutral y con el pasto prolijito, se pueden ver las mejores jugadas.

    Artemio me retruca -con fina ironía- que él no podía boicotear el crecimiento de la candidatura de Heller porque las encuestas, el análisis y la intuición ya establecían que, de todos modos, estaba destinada al fracaso.
    Es posible que así fuera. Incluso admití implícitamente el error cometido al colocar en el segundo lugar a una candidata que (después supimos) estaba allí como parte de una estrategia desleal del sector de De Genaro que también se dio en varias listas de concejales de Sabbatella en la PBA.
    También podría argumentar Artemio desde la imposibilidad de un humilde blog para influir en el curso de una elección disrtital importante. Pero no es eso lo que estamos discutiendo.

    Más bien se trata de plantearnos si era correcto argumentar en favor de una candidatura opositora (hasta hoy sin ambigüedades) y en contra del aliado (presuntamente) propio, buscando generar confusión entre los pocos o muchos lectores/votantes potenciales del campo popular/kirchnerista. Sobre todo cuando entre los argumentos se echa mano de antiguos fantasmas ideológicos, como que Solanas era -pese a todo- peronista, mientras que Heller era un banquero comunista. Muy desagradable, por decir lo menos.

    Tampoco responde Artemio a mi inferencia de que su accionar (entonces y ahora) responde al objetivo de posicionar mejor a otros actores en la interna del FPV en futuros armados de listas a cargos electivos. Lo cual -repito- me parece legítimo hacerlo ahora, cuando hay tiempo para disputar por los puestos y la estrategia discursiva sin que ello signifique perjudicar el espacio común.

    Pero no entonces, cuando la elección estaba encima y la decisión de Olivos ya había sido explicitada. En esos momentos es cuando lo que se pone en juego es si realmente estamos construyendo un espacio común con un mínimo de ética y lealtad. Un abrazo.

  15. Harry dice:

    Disculpeme,Heller no perdió por ser un ex veterocomunista,Pino ganó simplemente porque tiene un proyecto o parecía tenerlo, porque tiene genuinas credenciales peronistas y porque transmite una sensación de credibilidad y menor corrupcion.En adición,en general los banqueros, sean Pompideau o Gotti políticamente no son confiables.Es historico.Gelbard no era un banquero, Miranda tampoco y aun el mismo Lavagna no logro superar cierta falta de confianza lo cual me lleva a pensar que ya los economistas y en general los banqueros están dejando de ser confiables para el electorado.
    Pero lo más interesante para mi no es seguir discurriendo sobre el peronismo protokirchnerista o no sino más bien sobre dos hechos aparentemente desconectados:

    1-La construcción del Puente sobre el Rió Kwai.
    Es lo que le pasara a K con Moyano, recuerdan el film? Un excelente y muy tozudo y coriaceo oficial británico que se propone hacer un puente en Birmania para demostrar la absoluta superioridad inglesa sobre los japoneses y luego descubre con horror que otro comando británico, esta por destruir el puente( lo logra ), porque objetivamente ayuda al esfuerzo de guerra japonés.
    Bien, K con Moyano parece estar construyendo su propio puente sobre el rió Kwai en la provincia de Buenos Aires.
    Solo resta identificar a los japoneses del asunto.
    Y no cuesta mucho.

    2. El laborismo británico encara su segunda reforma badgodesberiana, primero fue Blair, luego el interinato de Gordón Brown y ahora la irrupción por el centro socialista liberal y el socialdemócrata avanzado simultáneamente de los juveniles hermanitos Cameron que giran en torno a los 40 años.

    Saludos.
    Abel, muy buena vacanza en las tierras del escribano Hernán Cortez y Malinche claro esta.

  16. Fede M dice:

    Estimado Abel: hice referencia a TODAS las elecciones de 1946 a esta parte. En todas estuvo en juego un modelo de País,y por lo tanto,se polarizaron alrededor de los individuos q personificaban esos modelos.
    Respecto de la fuerza q se identifica como tal, ese es un espacio en disputa, mi amigo. Vandor y J.W.Cooke, Montoneros y el sindicalismo, Menemismo y Cafierismo, Menem y Brodón-Álvarez, Duhalde y Menem, Kirchner,Menem,Rodriguez Saa. Kircher y Duhalde, etc.
    No existe tal cosa como «el peronismo q se identifica como tal» porque son sectores muy disímiles los que disputan esa identificación. El peronómetro es utilizado de un lado y del otro en cada oportunidad para definir el carácter q va a asumir ese espacio político denominado peronismo. Ahora bien, lo que distingue (o distinguía hasta la 125) al peronismo frente a otras fuerzas, era la capacidad de subsumir las contradicciones internas y procesarlas sin grandes cismas q lo degajaran. «El q gana conduce y el que pierde acompaña.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: