Un signo de vida

Con EduA, el Lobo Estepario, más recientemente con Rogelio Galliano, hablamos de la conveniencia de un sitio en la Red para rescatar las cosas que nos hacen sentir bien con la Argentina (Uno de los nombres barajados era Signos de Vida). Éste es uno:

Argentina desarrolla método para descontaminar reactores nucleares

El Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) y la empresa argentina de alta tecnología INVAP S.E. desarrollaron un método para descontaminar reactores nucleares con empleo del láser.

La novedosa tecnología, que aún se encuentra en etapa piloto, permite remover el tritio, un componente radioactivo del “agua pesada” que refrigera los reactores nucleares.

Luego de haber sido contactada en 1998 por el INVAP, la División Fotofísica Láser en Gases (DEILAP) del CITEDEF, desarrolló la tecnología con láser para realizar el “destritiado”, es decir, la eliminación del elemento radiactivo “tritio” que surge a partir de la transformación del “agua pesada” que refrigera los reactores nucleares del tipo Candu

(La diferencia entre el “agua pesada” y el agua normal es que los átomos de hidrógeno de esta última son sustituidos por deuterio. El “agua pesada” actúa como moderador en los reactores nucleares, permitiendo el control de la reacción nuclear)

La contaminación radiactiva causada por el tritio puede ser resuelta de dos maneras: enterrando por largos períodos de tiempo en contenedores adecuados el agua contaminada con ese elemento para que reduzca su radioactividad es una.

La otra forma es transportando esa misma cantidad de agua a Canadá, único país que otorga el tratamiento de “destritiado” con un método convencional, con el consiguiente costo y riesgo ambiental.

(Hasta ahora, el único medio que publicó el asunto es Prensa Latina, aquí. Eso sí, yo me enteré a través de un portal ultra K, El Noticialista. ¿Vieron que sirven para algo? ¿Vieron que alguien los lee?)

4 Responses to Un signo de vida

  1. Gerardo González dice:

    La ciencia y teconología nuclear nacional es antigua e importante y lo sería mucho más si este gobierno hubiera terminado las dos usinas nucleares previstas hace treinta años. Porque haciendo se aprende.
    Pero el mercado de consumo de nuestra industria atómica es muy pequeño comparado con las potencias y ellas quieren que siga chiquito.

    Creo que una noticia SENSACIONAL es fabricar un VECTOR y un SATÉLITE nacionales, porque eso SÍ nos sentaría en una butaca del Primer Mundo.
    “¿Cañones o manteca?”. Voto por el cohete.

    Apoyo con reticencia la idea de destacar las cosas positivas.
    Jorge Fernández Díaz, periodista estrella de La Nación, nos regala frecuentemente historias notables de personas anónimas y lo hace muy bien. Pero no hay historias de instituciones anónimas y poco de las conocidas.
    La obra del Ejército de Salvación o de Cáritas no merecen notas de tres secciones diarias consecutivas.
    Creo que el aporte de las personas inteligentes en nuestro país vale más en la crítica que en el aplauso.
    En paralelo al catálogo de lo bueno que proponen varios blogueros, sugiero hagamos otro de lo malo. Veremos que son dialécticos, espejados.

  2. Me adhiero al catálogo de lo bueno. Al otro no porque no se sabría si es de buena fe o un muro de lamentos de la oposición.
    Eddie

  3. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    En realidad EL SITIO en la Red es la totalidad del espacio social en el que ocurren las sustanciosas ponencias y debates de la blogósfera. En mi caso he ido percibiendo una medida del fenómeno, de sus características, ritmo y magnitudes, en lo que va del año 2010 y a partir de las visitas a este blog. En otro momento me gustaría extenderme sobre el formidable “capital social” que constituye el flujo dialógico de la blogósfera argentina (obviamente incluyendo su diáspora, como es el caso de Eddie).
    Mi percepción es que este espacio conversacional y de intercambio ha madurado lo suficiente como para cobijar tanto el rescate de lo positivo como el señalamiento de lo descartable y negativo.

    En mi caso, me interesa poner énfasis y promover lo positivo no porque ignore que existen lacras que conviene superar – sería naíf ignorarlas –, sino porque nuestra cultura nacional contiene también ese núcleo contumaz que algunos denominaron “complejo de autoincriminación” o “de minusvalía” o “colonización pedagógica” que nos roba energías y más de una vez nos llevó a la derrota aún antes de librar la batalla. Suelo decir que es saludable una “dosis de escepticismo” pero… una “sobredosis” nos condena fatalmente al desencanto: un estado de ánimo tanguero, unilateral y miope.

    Cierro con un breve comentario en esa línea y la del post.

    Es relativamente aceptado por los economistas de la BEA que tengo ocasión de leer, que el aislamiento de Argentina de los flujos del capital financiero internacional desde comienzos del milenio terminó siendo un factor sumamente benéfico. Algo así como la recuperación de un adicto luego de superar el período crítico de abstinencia, perseverando.
    Se trata de un hecho interesante porque nace de una circunstancia de la que nadie puede jactarse. Es un acontecimiento que está fuera de control. La veda al aumento de endeudamiento externo argentino fue un emergente del contexto.

    Ahora bien, al cabo de casi una década disponemos de diversos indicadores económicos y sociales que han evolucionado positivamente: nivel de ocupación, relación deuda externa / PBI, balance comercial, distribución del ingreso… sin el concurso de “capital externo”.

    Y esto tiene gran valor porque nos permite confirmar en forma fáctica (“con la praxis pura y dura”, como acostumbra a decir Manolo) que Argentina es y ha sido siempre un exportador neto de capital (a pesar de que aún hoy continuen fugando divisas por un monto cercano al 7% del PBI = U$S 1.500 millones mensuales. Cfr. Alfredo Zaiat, Divisas en http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-147446-2010-06-12.html).

    Por eso, en el marco del ejercicio “Un bosquejo para la próxima década” no resultaría nada descabellado proponer como objetivo: Argentina, endeudamiento cero antes del 2020.

    Un abrazo, Rogelio

  4. […] otro signo de vida para Argentina, como los que mencionamos aquí y aquí. Para celebrarlo, además de lo que tomaremos esta noche, les invito a entrar a la página […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: