Ya que mencionaste a LaPolíticaOnline, Artemio

No voy a entrar a discutir las pautas publicitarias de Macri y su distribución. Para eso los remito a este post de Ramble. Pero este artículo que encontré en LaPolíticaOnline, de Ignacio Fidanza (no el de Poliarquía, el hijo de Amílcar) me tentó.

Sin entrar a auditar las 900 mil visitas x mes – lo dejo a los encuestadores, que saben de eso – LPO es muy leído por los blogueros politizados, porque tiene mucha información. Para mi estilo, demasiada: no discrimina, y a veces parece una kermesse de quioscos, como el viejo Ámbito Financiero de Julio Ramos. Pero lo que cuenta aquí me interesa, sea o no lo que está pensando Kirchner (Massa, por ejemplo, tiene muy buenos números en el conurbano. Pero tengo dudas que supere a Scioli en el conjunto de la provincia). Interesa porque la necesidad de caras nuevas la piensan muchos en la dirigencia del peronismo.

Leemos: «El ex presidente juega con la idea de presentarse en las elecciones del 2011 rodeado de políticos jovenes, en un intento por sintonizar con la demanda de cambio de la sociedad. Se trata de un ejercicio de reinvención política que apuesta a mostrar un entorno renovado y dejar a Duhalde y el peronismo federal, en el lugar de lo “viejo”.

Todo político que aspire a mantenerse competitivo tiene que ser un maestro de su propia transformación. … Así como la fortaleza del kirchnerismo es su capacidad de asegurar gobernabilidad y promesa de continuidad de los aspectos positivos del actual modelo económico; el costado débil más evidente, es su hasta ahora casi nula plasticidad para sintonizar con un evidente reclamo de cambio.

Por eso, cada día se suman nuevos indicios en el poder, de que Kirchner macera un cambio de caras, a tono con las exigencias del próximo turno electoral. Que en rigor encubre para los actuales protagonistas de la política oficial, un mensaje más inquietante que el generacional: cuando llegue la hora de la verdad, es decir cuando haya que votar, Kirchner privilegiará a los que más miden por sobre los más leales. Y si son dos los que miden bien, pues habilitará una interna todo lo imparcial que sea posible para no quedar enemistado con nadie. Es lógico, no está en condiciones de perder un solo voto.

Un ejemplo claro de esta tensión se está desplegando en la provincia de Buenos Aires, donde Daniel Scioli no está logrando que Kirchner fulmine al ascendente Sergio Massa. Y es lógico que así suceda ¿Qué negocio podría visualizar Kirchner en provocar rupturas, cuando son tiempos de sumar? Para decirlo más claramente: el reinado de los ultras a comenzado su declive, acaso con la única excepción de aquellos que están destinados a la guerra estratégica del ex presidente, esto es, la pelea con Clarín.

No es casual entonces el reciente y sorpresivo encuentro en Salta de jóvenes dirigentes con responsabilidad de gestión. Si bien el anfitrión de este seleccionado “Sub 45”, que incluyo a varios intendentes bonaerenses peronistas, fue el gobernador Juan Manuel Urtubey, lo cierto es que Sergio Massa fue el motor de la movida.

Se trató de una jugada de anticipación. Una manera de decir: “ya estamos organizados, limpios y alertas para negociar como corresponde”. Es decir, no nos cuenten gratis.

Tan claro como que Kirchner ya casi no aparece en fotos junto a los “viejos” del gabinete como Julio de Vido o Aníbal Fernández; y se hace acompañar a cuanto acto va por “jovenes” como Diego Bossio, Juan Manuel Abal Medina y Florencio Randazzo. Reingeniería política que subiría un escalón si además de juventud termina sumando a hijos pródigos como Massa, Bruera y Urtubey. La política es también la construcción de un guión atractivo, en el que rinde tanto la pelea despiadada (la guerra con Clarín) como el reencuentro telenovelesco.

Espectacularidad del “relato” político, sorpresa, climax y final feliz, tan necesario para ganar elecciones en el “Tele- Estado” de los grandes centros urbanos, como la obra pública en el Conurbano.

Operación de lifting que además, ofrece a Kirchner el encanto adicional de reforzar el costado más endeble de la propuesta de su enemigo íntimo, el bonaerense Eduardo Duhalde. Porque si hay algo que el caudillo de Lomas de Zamora no ofrece, -basta echar una mirada sobre su entorno-, es una imagen de renovación. Puede ser de cambio, de estilos, de maneras de ejercer el poder, pero no de renovación de dirigentes.

¿Y además, porqué descartar que se sume en Kirchner a una válida especulación electoral, cierta idea de trascendencia? “Yo pongo en cargos a jovenes como Bossio, Mariano Recalde y a los otros, para que en el futuro sean los que cambien la política. Sino el futuro va a quedar en manos de los hijos de Hugo Curto”, dijo Kirchner a un grupo de jovenes k que lo fueron a visitar. Toda una definición que también revela que las heridas entre el ex presidente y los intendentes del Conurbano siguen abiertas.

Es que Kirchner conoce la capacidad de estos “barones” para ejercitar el doble juego y la traición solapada. Alimenta por eso fuerzas alternativas en los municipios, como las encabezadas por las Madres de Plaza de Mayo, el diputado Martín Sabbattela y otras expresiones, con la idea de condicionar lo más posible a estos peligrosos sobrevivientes de mil batallas.

Claro que la estrategia de remix de Kirchner enfrenta un desafío dificilísimo: es él quien respresenta para vastos sectores de la sociedad, la cara visible de un estilo que quiere cambiar. Realidad tan evidente como que, por otro lado, sería casi una ingenuidad subestimar la capacidad del ex presidente para modificar escenarios adversos.

Así como el crecimiento de la economía y el empleo del modelo kirchnerista conviven con su propia némesis, la inflación; la idea de la renovación, de sumar el cambio necesario a lo bueno conseguido, pugnan con los reflejos y las prácticas más destructivas del kirchnerismo. Pulsiones tan contradictorias como cíclicas, que el tiempo se encargará de arbitrar, en una cuenta cuyo resultado se develará en octubre del 2011, ese verdadero mes-talismán de las grandes decisiones de la política argentina»

(Debo aclarar algo: cuando subí esta nota, no había leído este artículo de José Natanson. Dice cosas sobre los jóvenes, menos… coyunturales que las que se relatan en este post. Tiene más que ver con lo que se plantea en este otro post, el de la Farolera. Pero también puede leerse como otra cara de la misma moneda que hace rodar Fidanza. Porque lo que dice Natanson del descuido que comete el kirchnerismo, puede extenderse a la forma que vemos – y dejamos de ver – a la realidad los que nos hemos formado en la política).

3 Responses to Ya que mencionaste a LaPolíticaOnline, Artemio

  1. Gerardo González dice:

    Primero lo primero: vale, pero es abstracto referirse a la juventud como un todo generacional. Hay tres clases: pudientes, pobres y marginales.
    Los pudientes tuvieron, o siguen teniendo, una familia que los protegió y educó.
    Los pobres parecen condenados a seguir siendo pobres.
    Y los marginales viven en el Infierno.
    Al leer las nota de Natanson o La Farolera, gente inteligente y buena, advierto la distancia que tienen con el Horror.
    Hoy a la mañana, en el programa de Magdalena Ruíz Guiñazú, la conductora entrevisto a una señora correntina que contaba el espanto de la prostitución infantil en la ciudad capital y pueblos vecinos, que generó un «turismo sexual».
    Los detalles que salieron al aire eran demoníacos.
    A Farolera le digo que tengo la impresión de que habría que rebobinar la película social nacional hasta Illia, para tener pleno empleo, ascenso social, pobres que llegaban a la universidad, como yo.
    Lo que la economía y el Estado cómplice destruyeron no lo recompondrá un Estado que lo único que sabe es malgastar.
    Coincidimos en que esto que hay es injusto, ilegítimo, cruel, indefendible.
    El tema no es de dónde sale la plata, sino la falta de una voluntad general de mitigar semejante estado de cosas.
    Yendo al tema principal que plantea Abel, veo dos afloramientos juveniles para nada masivos, uno kirchenista y otro antikirchernista, que tiene múltiples expresiones.
    La juventud oficial me recuerda a la menemista del final. Demasiado tarde para tomarla en serio. Cobran sueldo. Eso no invalida su pensamiento, por supuesto, pero defender esto no es fácil y demasiado insalubre para corazones jóvenes.
    La rajadura generacional de los ’70 fue entre padres gorilas y jóvenes libertarios.
    Pero Randazzo o Bruera no son jóvenes revolucionarios, sino patéticos imitadores de las peores mañas de los políticos «viejos», como NK o Duhalde.
    Es demasiado tarde para crear una Juventud Kirchernista, y lo creado no alcanzará la masa crítica para sumar a los jóvenes no comprometidos.
    Macri podría pasar por joven, pero es un poco tonto, como dice su padre.
    Los políticos de poca edad son, todos, «jóvenes viejos».
    Que joven tiene un pensamiento rupturista, nacional, popular, como el viejo Pino Solanas? Son todos pollos de la vieja escuela, que recién acceden a la gastada clase política nacional. Basta ver sus posiciones y discursos para darse cuenta.
    Esto de la preferencia de NK por los jóvenes no es de ahora. Pero los que sufrieron la relación emiten quejas pedofílicas.

  2. harry dice:

    Bueno,ese asunto de Pino con o sin votos ,es justamente nuevamente la busqueda del abuelito porque los padres eran flojos ,debiles o escuetos hijos de perra.Paso lo mismo con el abuelito Peron en 1972.
    Los jovenes no tenian la menor idea de lo que era Peron en realidad ,pero habian visto el desempeño de los padres.
    Eso definio la cosa.
    A ver si tocamos tierra ,no existe mas ni la juventud K ,ni la radical ni nada de todo eso,la juventud es mitica y el politico profesional cultiva el poder ,pues bien el poder es por esencia antimitico.
    Los jovenes viven de forma liberal pero el liberalismo en este pais maravilloso es conservador y reaccionario.
    Otro tema ,la fractura en los 70 no fue entre padres conservadores y jovenes revoltosos,fue entre padres democratas que no habian sabido pelear por la democracia ni siquiera cortando el transito y jovenes que apostaban a la revolucion,por derecha o por izquierda.
    Y como he escrito hasta el cansancio porque hay este epifenomeno que se llama madrecitas de plaza de Mayo y no hay robustos padres de Plaza de Mayo ?
    La treta del debil ?
    Si señor,la treta del debil,una vez mas.

  3. […] un pequeño firulete teórico —mínimo—, si me disculpan, porque lo considero fundamental. Gerardo González me decía que “tengo la impresión de que habría que rebobinar la película social nacional hasta Illia, para […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: