¿Y si mandamos a Maradona a pelearse con Sarkozy?

Sugiero esto, porque he revisado – rápidamente; a lo mejor algún surfeador de Internet mejora mi perfomance – la prensa mundial (1) y no he encontrado ninguna referencia al cruce entre nuestra Presidente y M. Sarkozy, que aquí ocupó la atención de fuentes tan distintas como La Nación, Artemio López y Buenos Aires Herald. A pesar de los esfuerzos de Héctor Timerman, nadie se ha dado por enterado.

Si uso mi tiempo y el de ustedes en un tema menor, es porque tiene algún interés, en dos planos distintos: Uno es la necesidad de los Jefes de Estado modernos de países razonablemente democráticos de representar un papel protagónico en los espectáculos que hacen presenciar al público de su respectiva nación, sus votantes. Vale para todos, de Ángela Merkel a Pepe Mujica – aunque no es necesario llegar a los extremos de Menem, Berlusconi o Hugo Chávez. Cristina es muy consciente de ésto; baste señalar que sus equipos se han tomado el trabajo de insertar una mención a este incidente que habría ocurrido hace 24 horas en su biografía en la versión en inglés de Wikipedia!

Nada original, es claro. Ya los monarcas europeos del absolutismo, por ejemplo, entendían la necesidad de exhibirse frente a su pueblo. El poder también es representación. Pero de todas maneras, uno no imagina a Roosevelt, De Gaulle o Perón (no tímida violeta, él) tan pendientes del periodismo de sus países como Sarkozy, Obama o Cristina. Para no hablar de nuestra oposición, que parece encontrar sus consignas en la tapa del diario del día.

El otro plano en el que la escasa repercusión de las posturas argentinas en la cumbre del G20 – sólo encontré algo en el Irish Times (tenía que ser irlandés) que menciona en una línea «´Europa está absolutamente equivocada´ dijo la presidente argentina a Reuters en una entrevista en Toronto» – echa luz es el fracaso – o el poco interés – de los gobiernos K en elaborar un «relato» argentino para el público internacional.

También esto es una cuestión de grado. Argentina tiene la suerte de estar lejos de los sitios de interés periodístico en el mundo de hoy: Los conflictos en Medio Oriente y en Asia Central, las masacres en África, los posibles defaults o la xenofobia en Europa… Con las mejores políticas de comunicación, no conseguiría fácilmente espacio en las tapas de la prensa internacional. Y es necesario tener presente que, para la progresía bienpensante de los países centrales, sector influyente si los hay, la política de «castigo a los culpables» de Néstor Kirchner ha tenido buena repercusión.

Igual, Alfonsín, con la democracia y los derechos humanos, y Menem, con las privatizaciones y la apertura, habían construído «relatos» – para públicos muy distintos, por supuesto – muy eficaces en la tarea de fijar una determinada imagen de sus gobiernos en el exterior. Los Kirchner… han conseguido muy poco. Es más, tienen una cierta imagen de corrupción, a falta de otro rasgo distintivo, apto para el consumo del lector medio.

No es necesario compararlos con estrellas mundiales como Fidel, Chávez o Lula (también, para diferentes públicos). Ni sería conveniente un objetivo tan ambicioso. Pero la postura argentina en la cumbre del G20 coincide con la mantenida por el resto de los países emergentes allí representados – incluído nuestro cliente y proveedor Brasil, India, Turquía y, sobre todo, con los intereses de EE.UU. que, como dice lúcidamente Marcelo Falak, «recela de la intención alemana de deprimir la demanda interna vía ajuste. Esto apunta a reducir costos internos y a dinamizar la actividad a través de las exportaciones (cerca del 50% del PBI de Alemania depende del comercio exterior)».

En otros términos, Alemania está tratando de reducir los costos de la eurozona a través del ajuste, y no de la devaluación. Prefiere los métodos de López Murphy a los de Duhalde. Pero su objetivo es recuperar la competitividad de la eurozona, como Margaret Thatcher trató en su momento de recuperar la de Inglaterra. Naturalmente, en el contexto de la Crisis global, a EE.UU. no le agrada la idea que su mercado interno, sostenido en parte a fuerza de estímulos fiscales, sirva para que Alemania exporte más.

Todo esto – que sería un tema interesante para la blogosfera económica – da para un posicionamiento útil de Argentina en el marco del G20, al menos para elaborar una postura mínimamente coordinada con Brasil y/o EE.UU., … si hubiera una diplomacia en condiciones de llevarla adelante. El problema no es Timerman o Taiana; los ministros vienen y van. La clave pasa por equipos coherentes y con continuidad, y un gobierno dispuesto a escucharlos y con objetivos claros en ese ámbito. No parece haber ninguna de las tres cosas.

Y la presencia o en este caso la ausencia del relato argentino en los medios internacionales  tiene que ver con lo que dice un catedrático español, Angel Castiñeira Fernández, al que tendré ocasion de citar en un  próximo post “o narras el mundo o te lo narran”.

(1) «prensa mundial»: la que está escrita en inglés. Lo siento, pero es así. “Siempre ha sido la lengua compañera del Imperio” Antonio de Nebrija, al presentar su Gramática de la lengua castellana a Isabel de Castilla (1492)

11 Responses to ¿Y si mandamos a Maradona a pelearse con Sarkozy?

  1. parcass dice:

    Estimado Abel:

    Si bien el articulo da para bastante;porque lo pone a Maradona?

    Mala idea,creo.

    Si pierden con Alemania(lo adverti hace rato) no creo que regrese al pais.(Por orden de Kisner,claro).

    Cordiales Saludos
    ramon c

  2. EduA dice:

    Abel:

    Una observación: No me cierra el análisis derivado de –o en línea con- el de Falak: que Alemania está encarando un ajuste que implica caída de demanda interna PARA exportar más, EN VEZ DE devaluar (y que la administración Obama cuestione esto en estos términos no lo he visto, y me sorprendería verlo). No me cierra pues no es lo que está sucediendo: sin devaluar, el efecto en la demanda externa es bajísimo (las exportaciones alemanas crecieron mucho desde principios de año, aun sin devaluar ni haber castigado a su demanda interna). En la práctica, el ajuste alemán es de poca monta, menos de 0,4% de su PBI, y no afecta costos de producción sino gasto estatal, social especialmente –cosa que no comparto-; esto último sí deprime la demanda pero hay que ver cuánto. 0,4%, para ponerlo en perspectiva, es menos que el 0,8/1% que implica la asignación semi-universal aquí, y los umbrales de bienestar son muy distintos. Lo que, en cambio, en efecto está sucediendo es que se devaluó…. el euro, bastante. Y los EEUU, China y el Japón mantienen sus tasas de cambio, más o menos, entre sí, lo cual en buen romance significa que se están revaluando. Es decir, si Alemania exporta más de aquí en adelante, es fundamentalmente porque el euro se devalúa –y quizá le sirva para colocar la escasa demanda que libere el ajuste doméstico; en otra escala, ídem a post-2002 en la Argentina-, así como también porque captura, vía mayor productividad unitaria, crecientes porciones del mercado europeo. Lo mismo está pasando con Italia. Estos dos países son el 1 y el 2 en industria y exportaciones manufactureras de la eurozona y la UE, y los grandes beneficiados de la devaluación. Es interesante que Cristina haya señalado para la tribuna generalidades acerca del ajuste en Europa pero completó diciendo que quiere la fortaleza del euro, una contradicción si se tiene en cuenta lo anterior y la misma lógica de lo que dijo.

    Saludos.

  3. Fede M dice:

    Convengamos que las declaraciones, de ambos, no dejan demasiado bien parado al presidente francés. El, «porque no te callas» galo denota que las declaraciones de Cristina, lejos de ser inocuas, complican (y mucho) el frente interno en los países europeos obligados a realizar impopulares ajustes.
    esta es la única razón por la cual el «incidente» no ha tenido repercusión en la media de esos países.

  4. HARRY dice:

    La presidente tiene que sacar partido mediatico de una falsa pelea con Sarkozy, que además de enarca fue ministro de finanzas y en los 87 mas o menos era un magro galopin de Chirac preocupado por la ecología.
    El joven Timerman, que todavía no maneja los resortes del Estado esta haciendo lo posible por instalar a Martín Granowsky en la embajada en USA liquidando al otro candidato Arguello.
    Se perdió la oportunidad de pegarle a Europa y sobre todo a Francia por su intento de alquilar por millones de euros las islas griegas -la maniobra esta en curso – para compensar el déficit.
    En lugar de introducirse como Disraeli juvenil argentino en la discusión por el euro, tema que tampoco domina…, debió haber claramente enfatizado que la política exterior argentina se opone a toda intervención que implique canje de deudas financieras por usufructuó de territorios en cualquier parte del mundo desde Taiwán hasta Grecia, Gibraltar ,Antartida y naturalmente …Malvinas.
    Pero nadie se lo explicó.
    Saludos.

  5. Abel B. dice:

    EduA:
    En tu caso, mi respuesta es incompleta. Mi interpretación de lo que sugiere Falak no es que el ajuste alemán tiende a disminuir la demanda interna, sino a rebajar costos. Más, creo que esa es la intención subyacente del impulso a limitar el Estado de Bienestar que se advierte en Europa. Por eso lo comparé a las medidas que trató de tomar el gobierno de la Alianza, a instancias del FMI.

    Pero no he hecho un análisis cuantitativo del asunto, como el que vos has emprendido. Por lo tanto, y hasta que yo o alguien lo haga, acepto tu planteo sobre las consecuencias de la devaluación del euro. Pero eso no explica la oposición de Obama a las medidas de ajuste en Europa.

    Fede M:
    Las declaraciones de ambos, Cristina y Sarkozy, según aparecen en la prensa de aquí, mostrarían que ninguno de los dos aprobaría un examen de Economía de 1° año. En particular, lo del francés sobre el «hostigamiento al euro», es una pavada para el periodismo.
    Pero eso no importa. El lector medio de los periódicos, aquí y en Europa, tampoco entiende del tema. El argumento básico del post es que la posición que toma Cristina, aue políticamente es válida y simpática, pasa desapercibida en Europa y en EE.UU., porque la prensa no la toma.
    Si encuentran alguna mención valorativa en un medio de llegada importante, se demostrará que estoy equivocado. Me pasa de vez en cuando.

    Harry_
    La respuesta a Fede M cabe también para vos.
    Eso sí, tenés un punto interesante en la oportunidad para la diplomacia argentina de cuestionar «canje de deudas financieras por usufructuó de territorios en cualquier parte del mundo». Sería una ampliación de la doctrina Drago.

    Abrazos

  6. Abel B. dice:

    Les agrego esto porque me parece que tiene alguna vinculación con los temas que se tocan arriba: Acabo de leer una nota en el Financial Times firmada por el economista mediático, Roubini: «La mejor opción de Grecia es un default ordenado» ¿Quiénes tienen hoy los pagarés de Grecia? ¿Todavía los bancos alemanes? ¿O ya el Banco Central Europeo?
    Saludos

  7. harry dice:

    Efectivamente Abel,Es la Doctrina Drago¡¡¡,la pregunta mas sencilla es porque yo lo se y el flamante canciller no ?
    si se dejasen de cacaofonias y apuntalasen al pais -ya no digo al gobierno-al país ,desde sus propias areas de influencia se dejarian de repetir tonterias.
    Timerman tiene que demostrar que sabe de politica exterior ,que tiene buena relacion con los paises del MercorSUR,que tiene ideas medianamente originales para la conducción de una politica exterior inexistente,que es joven pero no boludo,que es judio pero Bramuglia como explique hasta el infinito tambien lo era en 1948…bien,con un poco de seriedad y menos facebook podria encarar las cosas y pasar al retiro efectivo en unos meses o un año.
    Grecia sera obligada a alquilar sus islas que son mas de 4000,vivi en Grecia,supongo que alquilaran las mas valiosas,pues bien la Argentina con nuestra reivindicación juliocesariana sobre Malvinas no debe aceptar POR PRINCIPIO esa solucion.Al margen de lo que haga Atenas.
    No es muy dificil de imaginar …

  8. EduA dice:

    Bueno, Abel, el punto es que, por lo que se sabe hoy, lo encarado por Alemania tampoco reduce costos de producción sino gasto fiscal –no hay reducción de impuestos-. Sin embargo, es verdad que algunos pueden interpretar una moderación del “Estado de bienestar” como efectiva para una tendencial reducción de costo en el mediano plazo (vía no tener que introducir más impuestos). Creo que se equivocan: no es la reducción sino la mayor eficiencia del gasto social lo que cuenta. Es difícil evaluarlo para esos países, cuyo umbral de bienestar está muy arriba del de acá (en Italia, el Istat dice que la pobreza alcanzó al 10%; pero esa pobreza se mide a partir de niveles que aquí son clase media). Eso vale para Alemania, pero también para el resto de los países (incremento de edad jubilatoria, por ejemplo). Lo que sí veo es que los alemanes endiosan a la inflación baja para contener costo general. Por esa vía, puede ser que Alemania vaya adelante, pero perjudica a otros países de la eurozona, menos competitivos, como Grecia. Por otra parte, son quienes, desde la introducción del euro, han hecho crecer menos los salarios.

    Respecto de la administración Obama, me parece que su preocupación por el ajuste europeo, desde el interés yanki, se funda en que sobreestiman la caída de demanda que conllevaría, traducida en menos importaciones desde los EEUU, además de que perciben que esa política diverge de la de ellos; lo que tiene magnitud relevante es el abaratamiento relativo de lo europeo vía devaluación. Para cerrar, en mi opinión Europa se equivoca al sobreactuar el ajuste (cuando en verdad es poco relevante en la mayoría de los países). Lo que está en juego es qué es lo mejor en el mediano plazo: contener o expandirse para tener más recursos. La elección que hacen es de naturaleza política, está claro, aunque publicada para la audiencia como “obligada” por los mercados. En fin.

    Saludos.

    PD1: Coincido con lo que señala Harry.
    PD2: Sin datos ciertos, mucho bono griego ya pasó a manos del BCE. Pero el BCE se ha centrado en levantar los bonos de los otros países. Algo así como curar en relativa salud a quienes no se ve como enfermos terminales.

  9. Maurice Chevalier dice:

    Chers messieurs, vous vous êtes trompé énormement. M. Sarkozy a parlé d’un héros (pas d’un éuro) harcelé (comment dit-on en espagnol? hostigado). Lui-même le héros, ça va sans dire: vous le savez bien, la modestie, elle, c’est ne pas la specialité maison chez Sarko. Votre charmante présidente, elle, née comme Charles Romualde Gardès à Toulouse, a compris -malheureusement- «éuro» (c’est pas grave). Et c’est pour ça qu’elle a commencé a faire la leçon,c’est à dire, sa specialité maison. Quant à M. Timmerman, il n’est pas un con (boludó en espagnol) mais on peut regretter qu’il ne parle point le français, comme votre ravissante Cristiná. Amitiés

  10. HARRY dice:

    con et parfoit salopard¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡lui,pas Mendes France…………………..

  11. Tenés razón en tu planteo, Abel. Y dejame que te diga algo de buena fuente: la intervención final de Cristina estaba acordada con la delegación de USA (la cuestión era no dejarle la última palabra a los europeos). Pero no solo eso: se trataba de mostrar que había dos posiciones bien claras. Si vamos al caso lo de Obama a la Merkel fue más violento. Prácticamente la acusó de hipócrita: le dijo que mucho cortar el déficit de la boca para afuera pero, en realidad, los alemanes van a reducirlo a paso aún más lento que USA. La cosa se va a poner sabrosa en noviembre.
    Eddie

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: