Bariloche: Muertes, inseguridad y política

Quiero decir algo sobre lo que pasó en Bariloche en estos días, y también, explorar cómo reaccionaron algunos sectores de la sociedad argentina. Sobre todo, porque es una indicación hacia dónde estamos yendo. Primero, un resumen muy corto: En la madrugada del jueves 17, hace 8 días, un cabo de la policía provincial le disparó en la nuca a Diego Bonnefoi, de 15 años, y lo mató. Fue en el barrio Boris Furman, un complejo modesto de viviendas sociales ubicado a unas 15 cuadras del centro cívico de Bariloche. La foto de arriba muestra el momento de su entierro. Su muerte motivó la reacción de los vecinos, que atacaron la comisaría 28. La Policía reprimió: hubo otro muerto, Sergio Cárdenas, de 29 años y varios heridos. El viernes 18 se repitieron los incidentes, y nuevamente murió uno de los que protestaban, Nicolás Carrasco, de 16 años.

Un juez acusó al policía de homicidio doblemente calificado. El gobierno de Río Negro pidió que no se politizara la tragedia y decidió trasladar la comisaría 28. El domingo 20 a la noche más de mil personas marcharon por el centro de Bariloche para respaldar a la Policía, movida que se repitió el lunes con el doble de participantes.

Las reacciones que estos hechos despertaron fueron ruidosas – como era de esperar – pero algo… efímeras, en los medios y en las declaraciones de los funcionarios. La repercusión de las denuncias del diplomático Sadous, por ejemplo, sobre coimas en los negocios con Venezuela se prolonga por mucho más tiempo, tanto en los ataques de los medios opositores como en las descalificaciones del oficialismo. Fuera de la provincia de Río Negro, quienes profundizaron en el asunto fueron, individualmente, personas o entidades identificadas con el llamado «progresismo».

María Esperanza Casullo, progre de ley, hace en LaBarbarie una pregunta breve y aguda:

«Bariloche tuvo ayer no la primera, sino la segunda marcha en apoyo de la policía. En apoyo a una policía que mató, según apunta preliminarmente la evidencia, a tres personas.

Esta marcha juntó, según dice el Río Negro, más gente que la primera. Según el diario, fueron alrededor de 4000 personas. Otra demanda fue el no traslado de la comisaría; o sea, la demanda de tirar para atrás la única medida que el gobierno provincial tomó para descomprimir la situación.

Una parte importante de la ciudad está de acuerdo con una fuerza policial que decide, por si misma, a quien ejecutar sumariamente. Siempre, obviamente, que los muertos sean pobres. Hasta ahora, (22 de junio) sólo el obispo habló con la voz de las víctimas, alertando sobre la fuerte desigualdad y fragmentación de la ciudad. Digo yo, la política, ¿no tiene nada para decir?»

María Esperanza misma habló con más amplitud, en una extensa nota en Página 12, poniendo el acento en «las dos ciudades que conviven en Bariloche: el “Bajo”, turístico y de clase media, y el “Alto”, pobre e invisibilizado«. Pero allí también hizo notar «el silencio de los diarios provinciales y nacionales… incluyendo a Página/12, que trataron estas muertes de manera anecdótica o marginal. Esto habla, según creo, del default ideológico del progresismo con respecto al tema de la seguridad ciudadana, y de la urgencia de construir una agenda y un discurso progresista acerca de la demanda de seguridad y de sus políticas públicas que vaya más allá de un discurso académico que vincula pobreza con delito. Los gobiernos progresistas necesitan descubrir qué hacer con la demanda ciudadana de seguridad, para subsumir las fuerzas de seguridad al poder civil, y para bajar las tasas de delito de manera a la vez efectiva y respetuosa de los derechos humanos«.

También apareció un discurso progre-oficialista. Lo da un periodista que reside en Bariloche, Tato Contissa, y lo reproduce Ramble, lo que le garantiza pasar a ser parte del repertorio de la militancia K más incondicional (No, Artemio. No digo que Ud. sea incondicional, pero tiene cada seguidor… ) Dice en un párrafo:

«Hoy en Bariloche, Río Negro, Argentina, cuando un caso final de escisión social provocado por un diseño económico de exclusión implantado en la dictadura, alimentado por la desidia política de 27 años de gobiernos radicales de los cuales diez fueron los arrasadores años del menemismo, tiene en la ciudad la voz siniestra del grupo Clarín en el único canal de aire y todo el sistema mediático cautivo de la economía publicitaria del modelo. Más los infelices, los ventajeros, y los fascistoides que hay en cualquier sociedad que supere los cien mil habitantes» Queda claro: la culpa la tienen la dictadura militar, el menemismo, algo los radicales, y, sobre todo, el Grupo Clarín; si no fuera por ellos, los pobres, la clase media, y hasta la policía y los delincuentes se amarían como hermanos, y votarían, como es natural, al Frente para la Victoria.

Es curioso, pero la nota más cuestionadora, que apunta la responsabilidad del gobierno que ostenta la bandera de los derechos humanos, es una de Ernesto Tenembaum. Lo curioso no es que él sea el autor: trabaja en el Grupo Clarín, y todo buen kirchnerista sabe, sin que se lo diga Contissa, que es un instrumento del Mal; lo curioso es que apareció aquí, en «El Argentino«, diario oficialista si los hay. Más allá de lo que dice, hace pensar que no todo es obsecuencia en el multimedio K.

«Ha ocurrido en estos años que la policía mató a manifestantes, como en Neuquén con Carlos Fuentealba o en la estación Avellaneda, con Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Pero no había sucedido aún que la policía matara y luego volviera a matar a quienes protestaban por el primer asesinato. Las reacciones ante las muertes de Kosteki y Santillán o Fuentealba tuvieron efectos políticos perdurables. Un presidente –Eduardo Duhalde– entregó el poder antes de lo previsto, y un gobernador –Jorge Sobisch– vio terminar su carrera política.

… El gobernador de la provincia se llama Miguel Saiz, es radical K y sólo ha pedido que no se hiciera “política” con la “tragedia”. Ninguna autoridad de primera línea recibió a los familiares de las víctimas. La Defensora del Pueblo de la provincia de Río Negro, Ana Piccinini, acumula desde hace meses denuncias por violaciones a los derechos humanos por parte de la policía local, que el Poder Ejecutivo local prefirió no atender.

El episodio de Bariloche se produce en un contexto enrarecido en el cual, durante el último año y medio, ya son varias las muertes o desapariciones producidas por responsabilidad policial. Y es muy curioso –por llamarlo de una manera cuidadosa– que los poderes involucrados – el gobierno nacional, los provinciales – no dan una sola señal para poner límites a la seguidilla» Y da la lista.

Lo que no sorprende es que Luciano Chiconi – y sus comentaristas – hacen el análisis más duro y agudo aparecido en la blogosfera. Copio algunos párrafos:

«Lo que se ve es la manera tan poco gloriosa que eligió el progresismo periodístico para hacer agua por los cuatro costados frente a los temas que desde hace más o menos ¿tres años? le interesan a la sociedad: bueno, uno de esos temas era “la inseguridad”. En este blog se escribió mucho sobre el gran desafío estatal pendiente frente a todo lo que orbita alrededor de la seguridad pública (sistema judicial, penitenciario, policial), y del descalce manifiesto que hay entre lo que la dirigencia política interpreta y lo que la sociedad percibe complejamente como reclamo nudo de seguridad. Y nos cansamos de señalar la aviesa hipocresía del discurso progresista que elegía soslayar el problema bajo una frase gratificante y desoladora: “dejará de haber inseguridad cuando no haya pobreza”. Una frase anti-Estado, y a su muy particular manera, antipolítica. La frase que le deja ganar terreno al manodurismo: la frase progresista que es funcional a la derecha.

El gobierno nacional no quiere darle centralidad política al tema de la seguridad pública; prefiere seguir con las balas de salva de otro tema,uno que ya está agotado. Y lo cierto es que todo el tiempo que se pierde en no abordar la cuestión social de la inseguridad, provoca daños en un punto irreversibles. La inseguridad, y el modo en que los hechos que la reflejan se hacen carne en la sociedad (la secuela de un afano, el secuestro, el hijo muerto por el gatillo policial o del pibe chorro) suelen estallar en una diáspora social que no se ajusta a marcos ideológicos pre-establecidos, son estallidos que no entran en el confort explicativo de una taxonomía política.

Lo peor es no comprender que e, e ignorar que hay un diálogo y consenso posible en torno al tema de la inseguridad que no necesariamente desemboca en meter bala; el pueblo que reclama por seguridad no pide mano dura, pide que sobre la cuestión recaigan las decisiones políticas que hoy se retacean, y de las cuales los puntos del Acuerdo para la Seguridad Democrática son un piso de consenso, pero de ningún modo un decálogo inmodificable, sino la condición posible para expandir el debate y probar políticas. Ensayo y error. Hoy predomina el autismo»

Hasta ahora subí, abusando de los links y del «cortar y pegar», todas opiniones ubicables en el impreciso espacio de la «izquierda»: centralidad de los valores democráticos, lamento por la fragmentación social… Y, mi punto, eso es parte del problema. Frente a una situación como ésta, quienes no comparten al menos una parte importante del discurso de izquierda rara vez se pronuncian públicamente en forma articulada y compleja. Y no es de extrañar: cuando uno piensa que el dirigente más importante que ha dado el «centro derecha» en las últimas décadas es Mauricio Macri, uno recuerda con nostalgia a los hermanos Irazusta, o a Pepe Rosa. Hasta se puede extrañar a Emilio Hardoy.

Pero esto no significa que el pensamiento que no comparte los códigos de la izquierda no exista y se exprese: uno puede encontrarlo en los foros de los diarios, en los comentaristas de las radios… en esas marchas respaldando a la policía que horrorizan a los bienpensantes… de izquierda. Hasta en este blog: un comentarista vió en la foto de abajo una de las indicaciones más alarmantes para Argentina  «un estado de descontrol social nunca visto

Para los que tenemos alguna experiencia de militancia juvenil tradicional, zurda o facha, laica o libre, o simplemente peronista, la foto nos trae una sonrisa divertida. Pero no es la reacción más común. Por algo Clarín la puso en tapa. (Aclaración necesaria: Los problemas de poder y negocios de Kirchner con Magnetto son sus problemas. Pero no por eso voy a creer que Clarín no manipula).

Y no vale recurrir a tonterías del tipo «El fascista es un burgués asustado» (que asume con ternura que el buen proletario no se asusta. Caminando en el sentido de la historia, con la guía paternal y firme del camarada Stalin y el Partido Comunista ¿a qué podría temer?). Por eso, sin pretender conocimientos especiales, desde el sentido común, recomiendo pensar por separado en dos problemas distintos: el político, de escuchar y hablar a los compatriotas, y legislar; y el también político de conducir a la policía.

Sobre el primero, quiero hacerme eco de las palabras de Luciano «la sociedad no es pelotuda». La mayoría puede apreciar que las consignas de «leyes más severas», «meter bala» y «mano dura» – que han sido enarboladas y probadas en el pasado – no han funcionado.  También se da cuenta, o puede intuir, las corruptelas que permiten la libertad de delincuentes (una presidente les habló de «sentencias tarifadas»), y un garantismo que consiste en asumir que si es pobre y morocho es inocente, porque los de Derecha piensan lo contrario, le suena estúpido. Y que esconde, a veces, el negocio de abogados sacapresos.

Creo que lo que la irrita profundamente es un discurso que minimiza el problema de la delincuencia, y que la inseguridad es una «sensación» que crean los medios. El temor al delito violento que puede sufrir uno mismo o un familiar es natural y lógico, y las estadísticas que muestran que es menos probable que en Río de Janeiro no son relevantes. Por eso los políticos deben tener claro que aquel discurso sólo puede ser asumido por una minoría muy ideologizada; si no se le dicen palabras sensatas, que muestren y demuestren la preocupación del gobernante, la mayoría buscará curanderos. Que en esta materia son muy peligrosos.

En cuanto al manejo de la policía… tampoco admite respuestas simples. Si el gobierno reacciona con voz mucho más alta a crímenes cometidos en el pasado por miembros de las Fuerzas Armadas que a los que cometen en el presente miembros de las fuerzas de seguridad… es porque considera que a las F.A. hoy no las necesita (una consecuencia de la hegemonía norteamericana en el hemisferio) y a la policía siempre se la necesita.

En todas las sociedades, – ya lo he dicho en este blog – la policía es la institución que controla – no elimina – los delitos que la mayoría de esa sociedad no admite, y administra las actividades ilegales que muchos de los miembros de esa sociedad buscan. El juego, la prostitución… han sido por muchísimos años actividades a las que la policía debe poner límites… y de la que algunos de sus miembros obtienen beneficios. El gravísimo problema que crean las drogas prohibidas surge de dos hechos: el daño social que provocan, mucho mayor al de los otros «vicios», y las inmensas cantidades de dinero que pone en manos de los corruptores.

Por eso el problema policial es uno de los más importantes que enfrenta el Estado moderno. En realidad, en los países donde no hay un Estado fuerte y con una moral interna alta, la policía es parte de la «inseguridad». Porque ni siquiera ofrece el monopolio del poder que era la excusa que Hobbes daba para el absolutismo. Las demostraciones las tenemos muy cerca: en Brasil, donde con una policía «brava» e impune las estadísticas criminales son peores que aquí; en México, donde con la intervención activa del Ejército, son mucho peores.

Es necesario entonces que desde la política se encare con toda seriedad, lo que significa con los recursos suficientes, aportados por el Estado Nacional, tener policías provinciales profesionalizadas, con elementos de comunicación modernos y muy bien pagadas. Y una fuerza nacional para emergencias, con personal de carrera altamente entrenado – puede ser la Gendarmería; antes, en casos conflictivos, servía poner a un militar retirado al frente de la fuerza. Ya no – con acceso a esas redes de comunicaciones, y, también, muy bien pagada. Y vigilarlas cuidadosamente, porque los fondos que maneja la corrupción son mucho mayores a los de la nómina más generosa.

No hay garantías, pienso, que este camino funcione. Eso sí, ya probamos los otros, y no. Y, de cualquier forma, así se pondrá fin por lo menos a una grave injusticia. La que se comete con el policía de a pie – que es un hombre de nuestro pueblo humilde; hay pocos egresados del Cardenal Newman en las fuerzas – que debe todos los días jugarse la vida por un sueldo de mierda, y a quien los gobiernos y sus superiores esperan se financie «por izquierda».

19 Responses to Bariloche: Muertes, inseguridad y política

  1. PPP dice:

    Mira, lo tuyo me parece una sobresimplificación. Yo no estoy tan seguro que toda la sociedad haya evolucionado lo suficiente como para dejar de lado las consignas pelotudas tipo «el que mata tiene que morir». Una semana despues todavia estabamos todos debatiendo sobre la pena de muerte.

    Y me parece que tambien haces mal en asociar «garantista» con «si es negro y pobre es inocente, la culpa es de la sociedad que lo abandonó, listo». Garantista es un juez que nunca le negaría las garantias y derechos que la Ley le otorga a todos los ciudadanos (incluso a los criminales) cosas como el derecho a un abogado, a no tener a alguien preso por tiempo indefinido sin un juicio previo… etc.

  2. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Buen articulo.Practicamente coincidimos.(Con sus palabras no con los progresblogueros).

    Pero hay un tema o dos que nos indica como estamos:

    a)el policia esta condenado en forma absoluta:todo el mundo le adjudica al cana una simple ejecucion.
    Ud sabe que paso?.Porque el pibe resulto muerto?

    Quien cree en la justicia?Quien la pide?
    Ud nombra un juez mediatico que salio a a «acusar de homicidio…» .Un juez esta para juzgar no para acusar.Para eso estan los fiscales.

    Luego viene la «marcha contra la policia».Que pretenden?
    Que incendienden Bariloche?
    Que alternativas tenian los canas(al margen de dejarse orinar)?

    b)luego vienen las marchas «con la policia»
    Esto paso en Bariloche.Ciudad muy pequena.
    Puede pasar en Cordoba?.En que termina?

    Parece que Ud piensa que esta todo bajo control.

    Que haya gente, «los comunizantes» – al decir de Aron – hoy reciclados como progres,para quienes la represion es un delito,justifica y da pie a las marchas «con la policia».
    Para mi esto es descontrol social:un grupo civil contra otro.No paso ni con la «libertadora» ni con el terrorismo,era otra cosa.

    Y si esto ocurre con una situacion economica no vista en Argentina desde la epoca de Alvear,en terminos de intercambio,que va a pasar si por alguna razon (normal)
    la bonanza economica se va.

    Bueno veremos.
    Cordiales Saludos
    ramon c

  3. Gerardo González dice:

    Abel: es una de las mejores subidas del año, en un tema central del país, te felicito.
    El episodio de Bariloche merece, como decís, un tratamiento mediático mas detallado y profundo. No solo por los fallecidos, sino por algo completamente NUEVO: el apoyo de la población de clase media a la policía. Es casi histórico.
    Quizá no sea casual que haya propaganda oficial honrando los muertos de la Policía federal, que son legión.
    Desde 1983 se define confusamente a la policía como colaboradora de la dictadura militar y se la obliga a usar sus armas a la defensiva, bajo pena fulminante de «gatillo fácil».
    Y las normas penales, procesales y contravencionales se reformaron en favor de los delincuentes, especialmente de los jóvenes. Así es que ahora salen dos en una moto robada y se mandan un raid mortal que merece la reclusión por tiempo indeterminado. Horror, terror.
    Ignoramos los detalles quizá esenciales de lo ocurrido en San Carlos de Bariloche, pero la foto de Clarín demuestra que se le perdió el miedo a la policía. Creo que es una foto mundial y la veremos reproducida.
    La policía es la FRONTERA INMEDIATA del Estado, la institución que mantiene el orden social elemental. Cuando una pueblada o un piquete como el famoso de D’Elía toman o destruyen una comisaría, es el estado mismo el cuestionado. Quiero decir que si los rebeldes del Nahuel Huapí tomaran TODAS las comisarías, el gobernador de Río Negro debería elegir entre entregarlas o recobrarlas. Pero si las entrega, por la ley del vacío, los rebeldes deberían garantizar el orden público. O no. Si optase por recuperarlas, es posible que haya más muertos que cargar al conflicto.
    Reitero que no puedo opinar sobre la génesis del conflicto ni sobre su desarrollo ulterior, por carencia de información.
    Pero vi en Bariloche, como en Mar del Plata, poblaciones dividas territorialmente por clases: recién llegados y antiguos.
    La policía es la Fuerza Pública civil. Si desaparece se instaura la anarquía.
    En EEUU, país-continente, cuando una pueblada excede a la policía estadual, interviene la Guardia Nacional, que en nuestro paìs sería la Gendarmería.
    A nuestra policía no se la quiere, ni respeta, ni defiende, hasta Bariloche.
    La orinada del muchacho fue una travesura, pero altamente simbólica.
    Un policía es un empleado del estado que sabe, adentro del colectivo invadido por chorros, que deberá jugarse la vida a balazos.
    Suport your police: defienda a su policía, dicen los yankys.
    Acá condenamos un caso de «gatillo fácil» y no reprimimos los innúmeros ejemplos de «gatillo previo». Los que matan ANTES de robar, crimen brutal.
    Me reservo el derecho de réplica, porque espero que habrá abundantes comentarios.

  4. manolo dice:

    Abel
    El comentario de Quintín es oro puro.

    “Si uno lee los comentarios progresistas en este post y los que no lo son encuentra qué es lo que los diferencia: para los progresistas no se trata de encontrar soluciones sino culpables: los intendentes, la corporación judicial, la policía, etc.
    Como esos culpables son poderosísimos y la lucha contra los enemigos del pueblo será larga, aprovechamos para no hacer nada salvo acumular más lucha ideológica y quedar siempre del lado de los buenos”.

    El sayo, “no se trata de encontrar soluciones sino culpables”; no solo caracteriza al Progresismo, K y no K; sino también a muchos Republicanos y Disidentes.
    Pareciera que estamos en un concurso de mancha venenosa; y después, en La Nación, se preguntan por que no son consistentes las Alianzas Políticas.

    Un abrazo

  5. ayjblog dice:

    A mi me preocupa otra cosa, despues de cada Robespierre viene un Napoleon.
    Lo de Mar del Plata como simil de Bariloche Gerardo, si y no, Mar del Plata es bastante mas grande, y tuvo su inmigracion interna bastante antes, junto con haber sufrido mas los 90s
    Si esto pasa en Mardel le garantizo que no hay marchas, prenden fuego directamente, la masa critica es mucho mayor.

    Aunque lo central es, a cada accion va su reaccion, y eso es lo que mas me preocupa. O, la policia se guarda en la comisaria (bah, imagino que ya esta) y no creo que Gendarmeria tenga masa critica para Bariloche, no ya Mar del Plata, por usar su ejemplo

  6. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Me olvide!.

    Quien nos dijo que la marcha «con la cana» fue de clase media?

    Seguramente algun lucido periodista agrafo.

    Creo que los mayores defensores de la policia son las clases populares y son los mas favorables a la mano dura.

    Aca parece que se hace un corte horizontal en la sociedad,yo creo que el corte es vertical.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  7. harry dice:

    Amigos la policia argentina surge de las clases populares,la gendarmeria tambien.
    Gerardo ,la Guardia Nacional americana es una retaguardia de jovenes que evadian el servicio militar y nada mas . Los verdes gendarmes nuestros egresan todos como cabos y eligen esa actividad como carrera definitiva ,provienen de Misiones y Corrientes en su mayoria.Son la Gendarmeria Francesa mas bien y de hecho tienen delegacion en ese pais y nosotros un oficial frances en permanencia en Buenos Aires.
    Ocurre que despues de 10 años de machacar contra las instituciones no se puede pedirles que prevengan nada,investigar tal vez ,prevenir ,en lo absoluto.
    Al gobierno seguira sin interesarle mayormente el asunto
    hasta que lleguen las encuestas con los indicadores y variables.Pero entonces ya sera demasiado tarde.
    El partido del Orden Publico surgira de una variante peronista o algo parecido.Dificil que una izquierda socialdemocrata asuma la tarea y la otra es paleolitica.
    Un Putin argentino,porque no ?Es desangeladamente popular pese a que las almas sensibles busquen caminos inexistentes…erradicar las causas y esas cosas delarguisimo plazo.

  8. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Harry: un partido del Orden Publico.Excelente nombre!.
    Y buena idea.
    Ganaria por robo…lejos.
    Desde luego que los primeros en votarlo serian los «progres»!
    Y un Putin -hace rato que lo digo- y ojo que no es ningun gil,estuvo muchos anos en Alemania(RDA)llego ahi a un puesto importante de la KGB.Y cuando Boris lo puso al lado de el no lo conocia nadie.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  9. harry dice:

    Claro Dr.Parcass,pero el padre de Putin ya trabajaba para la seguridad portuaria que en Rusia depende de la KGB,el mismo era un germanista de prestigio,se recibió de abogado y no era malo y se ocupaba de las relaciones germano-soviéticas en Dresde,no quiso meterse en el conflicto de Aghanistan,el carapintadismo no era para el y se caso con una azafata de Aeroflot que era una especialista en lenguas romances,sobre todo español y frances.En una larga charla que tuvo con Kissinger señaló que el desmantelamiento de la Urss le había parecido apresurado.Liquido la mafia y la corrupción en San Petersburgo, la ex Leningrado y allí comenzó a funcionar como un duro abogado del Estado.Y un detalle que los occidentales pasamos por alto ,jamás Putin firmó una carta de renuncia a la KGB y sigue revistando allí con sus amigos con el simple grado de teniente coronel.
    Como viene de una familia relativamente acaudalada para los estándares sovieticos,Putin siempre vivió con su propia familia sin compartir casas como era casi inevitable en la época de postguerra y se habituó a vincular su bienestar a su trabajo y no a las comisiones.
    Le suena?
    Casi no tenemos gente asi en el país político y si la tenemos debe estar bien agazapada.
    Saludos.

  10. Abel B. dice:

    Estimados:
    Algunas respuestas, mientras esperamos el partido (De paso: Bien por Uruguay! Se lo merecen).

    PPP:
    Seguro que es una sobresimplificación. Ya es bastante largo como está. Si tratara de hacerlo completo, hasta donde llego yo y tipos más sabios que pueda citar, serían 20 tomos. Y seguiría quedando mucho por decir.

    Igual, dos cosas que te puedo contestar: Yo tampoco estoy seguro que la sociedad haya «evolucionado». Más, no estoy seguro qué quiere decir «evolucionar» ¿hacerse más progre? Pero si no evolucionó lo bastante para tu gusto o el mío, nos jodemos. No vas a cambiarla desde creerte más «evolucionado».

    No me tiro contra las garantías. Como un tipo que siempre hizo política, aprecio el hecho que hoy es más difícil que me maten por estar del «otro lado».
    Pero que hay un garantismo estúpido – lo que no quiere decir que todos lo sean – lo hay.

    Parcass:
    Yo dije en el post «Frente a una situación como ésta, quienes no comparten el discurso de izquierda rara vez se pronuncian públicamente en forma articulada y compleja». Lamentable, pero…
    Ud. dice «todo el mundo le adjudica al cana una simple ejecucion». Un amigo, ferviente anti K, me reenvía un mail de «un amigo de Bariloche» que detalla los terribles prontuarios de toda la familia Bonefoi. El tiro fue en la nuca ¿el cana, era un eugenista fanático?
    Ud. dice «Que alternativas tenian los canas?» Era imprescindible, entonces, matar dos tipos más, uno de ellos adolescente? Es cierto que antes que existiera la policía – un invento reciente, tiene dos siglos en Occidente – el único recurso para parar puebladas era mandar las tropas, pero se supone que la policía está era hacer menos cruentas las represiones (Para ambos lados: la Revolución Francesa empieza cuando la milicia, enviada para dispersar la plebe, se niega. Idem, con la Revolución Rusa).
    Resumiendo: tratando de defender lo indefendible (Ricardo Jaime o policías asesinos) se perjudica a la causa que se quiere defender.

    Y no entiendo que tiene de nuevo un grupo civil contra otro. Cuando era entre alsinistas y mitristas, ya era una tradición vieja.

    Gerardo:
    Comparto la mayor parte de lo que decís, pero me parece demasiado sesgado para un lado.
    La policía es la frontera del Estado. Seguro, como los hospitales y las escuelas. Pero con una diferencia: tiene armas y el derecho de usarlas. Por eso mismo, hay que vigilarla y controlarla. Ya los romanos lo tenían muy claro «Quién custodiará a los custodios?».

    Es cierto que una consigna muy yanqui era «Support your local police». Otros yanquis (de piel más oscura) decían «Kill the pigs!». Es una sociedad menos hipócrita que la nuestra (aunque bastante hipócrita, también).

    También es exagerado decir «A nuestra policía no se la quiere, ni respeta, ni defiende, hasta Bariloche» Lo que pasó en Bariloche es indefendible. La policía sí es digna de ser defendida, porque se juega la vida, y era bastante apreciada por el pueblo en otras épocas (anécdotas: cuando era un pibito, leía en «Mundo Infantil» una historieta bastante buena Picho de la Federal; un montón de años después, Solano López dibujaba «Evaristo», una gran historieta inspirada en la figura de Meneses, un policía duro pero justo). No, la policía tenía una buena imagen, hasta que se convirtió en una máquina de recaudar (y una máquina para reprimir).
    Por eso quiero que le paguen muy bien, y la maneje alguien que sepa de esto.

    Manolo:
    Agudo lo tuyo, como siempre: “no tratan de encontrar soluciones sino culpables”. Porque el razonamiento es de raíz religiosa (hereje, diría un ortodoxo): el ser humano es bueno, y la sociedad debe ser naturalmente justa y feliz. Si no lo es, seguramente es por culpa de algunos Malos que conspiran.

    AyJ:
    El problema es que no tenemos ni a Robespierre ni a Napoléon. Ni siquiera segundas marcas.

    Harry:
    Detecto una cierta fascinación con la figura de Putin. Coincido en que era la mejor opción para Rusia en ese momento, a pesar de su debilidad por servir tragos de polonio a los amigos.
    Pero las figuras históricas no se consiguen por encargo. Fijate que la figura más parecida (aunque se parece poco) a Putin que podés encontrar en la Argentina moderna es justamente Kirchner. Y no tiene ni su formación cultural ni la policial (ni la inclinación por el polonio, por suerte).
    Hablando en serio, lo que no tiene Argentina es una institución como la KGB. Y, la verdad, útil como ha sido para Rusia en la débacle del comunismo, mejor que no la tengamos. El precio es demasiado caro.

    Abrazos

  11. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    1.No justifico ninguna muerte.Tampoco en este caso.Pero no voy a negar el hecho.Tampoco voy a decir que el cana ejecuto a nadie.El 1er pibe podria haber sido el hijo de una gran familia del pueblo.Eso no cambia nada.
    Como todo hecho criminal(en el sentido del codigo)debe ser investigado y condenado o no.
    Nunca por los diarios.

    2.Le doy otro ejemplo: caso medicamentos adulterados.Todo el mundo piensa que le daban agua a los enfermos en vez de un producto determinado.(seguramente la mayoria de los lectores piensa esto).
    Si bien lo sabia,lei un fallo porque hay gente conocida mia.(cij.web).

    Que adulteraban:el envase y el troquel:mas viejo que la humedad.Los productos farmaceuticos estaban como salieron del productor.
    Que hicieron estos muchachos:asesinaron a alguien?.No.
    Estafaron y robaron.Diferente no.

    3.Que hace la policia si una turba les esta por incendiar la comisaria?
    Segun su pensamiento huir.O la otra alternativa es que la policia sea inmediatamente desarmada.Buena idea.
    Que paso?.No sabemos.Que se investigue y sancione.

    La no represion por ahi, en vez de con dos muertos terminaba con 70.
    La generosa revolucion francesa termino con la Vendee -no se olvide-.

    Que se enfrenten grupos civiles en una disputa politica es muy diferente a que veamos enfrentados a grupos civiles en una disputa social(recuerde los talleres Vasena).

    Mi propuesta es demasiado simple para Ud que quiere escribir una enciclopedia:hacer cumplir la ley.

    Cordiales Saludos
    ramon c

  12. PARCASS dice:

    Estimado Abel:

    Un tema que me quedo en el bolsillo.

    No tiene nada que ver con el debate o por ahi si.

    El cumplimiento de la ley.

    El dia 5 presenta un libro el notorio T Yofre.Sera el cuarto.Lei los otros tres.

    Si bien no dice cosas extraordinarias revela algunos detalles que a mi modo ver provienen de la calle 25 de Mayo.
    Si asi fuera(solo teoria y ejercicio) no estaria este buen Sr incumpliendo con la ley?

    El caso seria que este Sr Tata vendio libros,gano plata,publicando informacion ajena(en este caso del estado).

    Alguien dijo algo?.No creo.Los Kisner no parecen muy afectos a la lectura y el unico intelectual que tienen son Kunkel y la «stalinista».

    Cordiales Saludos
    ramon c

  13. ayj dice:

    Sin duda que no los hay, pero, asi sea Mobutu, algo aparecera, el pendulo siempre vuelve, siempre, y mas en Argentina, Ud, como yo, vivimos el 75/76

  14. […] para nuestra sociedad comenzar a exigirlo. La represión de La Primavera, como la reciente en Bariloche, no debe servir para para la indignación fácil y el uso político, sino impulsarnos en la tarea […]

  15. […] quiero dejarlo sin comentar, aunque no tenga mucho que agregar a lo que dije en ocasión de Bariloche, Formosa y Soldati. Pero quiero decirles que es necesario separar dos planos: el problema profundo, […]

  16. […] tengo cosas para decir que no las haya dicho sobre lo que pasó en Bariloche, en Soldati, en José León Suárez, en Formosa… Por datos puntuales, Mendieta los agrega […]

  17. […] tampoco tenía para agregar a lo que ya había dicho frente a muertes por represión violenta en Bariloche, en Soldati, en José León Suárez, en Formosa, y quizás en alguna otra oportunidad que ahora […]

  18. […] válido para lo que pasó en Tinogasta, pero también para lo que sucedió en Formosa, y antes en Bariloche. En muchos lugares, lamentablemente: La sociedad argentina no debe admitir que las policías […]

  19. […] más de dos años, en ocasión de otros disturbios en Bariloche, subí este posteo. Decía, en ese momento “En la madrugada del jueves 17 (de junio de 2010) un cabo de la […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: