la frivolidad sanguinaria

Ayer leía las declaraciones de un conocido modisto que fue asaltado este viernes: «Me hubiera gustado que la policía matara a los tres ladrones» y no sólo a uno de ellos, tal como sucedió en el tiroteo. Me hizo acordar a la sentencia de nuestra diva nacional, la Susana, cuando dijo «El que mata tiene que morir«. Y me dejó pensando.

Debo confesar algo que me deja fuera de la condición humana a los ojos de la progresía: No soy un opositor, en teoría, de la pena de muerte. Creo, los vemos en la realidad, que hay criminales que matan con sadismo y que son incorregibles: salen de la cárcel y vuelven a hacerlo. Y – contrariamente a lo que el progresismo repite como una fórmula mágica – las estadísticas demuestran que la pena de muerte tiene un efecto disuasorio: nadie que ha sido ejecutado ha vuelto a asesinar.

Pero vivo en Argentina, y sé que la pena de muerte se aplica «por izquierda». Menos que en algunos países vecinos, pero sucede.  Una prioridad importante de una política de seguridad en serio es poner límites a esto. Otra, es que las penas que impone el sistema judicial se cumplan en la realidad.  Sería mucho más útil que aumentarlas, en los papeles.

Bueno, esta es la opinión personal de alguien que no tiene responsabilidades en el área. Lo que me interesa comentar, porque esto tiene mucho que ver con la política, es la frivolidad con que piden castigos y exigen sangre gente a la que uno no se imagina luchando personalmente contra el crimen. Quiero señalar, amigos, que esta no es una característica exclusiva de figuras de la farándula semialfabetas. En realidad, ellos tienen la disculpa de haber sido atemorizados personalmente o haber perdido alguien querido, y uno los comprendería mejor su dolor y su bronca, si contuvieran sus ansias mediáticas

Porque asocié estos reclamos de sangre con algo que leí, también hace pocos días, en Clarín. Allí escribe Marcelo A. Moreno, a quien puede describirse como un clasemediero progre. A veces estoy de acuerdo con lo que dice, más a menudo no, pero lo peor que puedo acusarle es de ser un bienpensante convencional. Cuando habla de lo inmediato cotidiano, claro. Recién escribía sobre el 25 de Mayo y decía de Mariano Moreno «¡Y qué valor supremo cuando en medio de la discusión entre el partido de «negociemos» y el de la libertad, Moreno mandó a fusilar a Liniers – el más prestigioso jefe de la resistencia realista – y puso la sangre como testimonio definitivo y definitorio de que la independencia era algo mucho más sólido que un sueño, de que no había vuelta atrás

Puedo entender a Mariano Moreno cuando hace fusilar al héroe de las Invasiones Inglesas, al ídolo del pueblo de Buenos Aires. No necesito imaginarme conspiraciones masónicas. Los hombres de la Junta sabían que serían ahorcados si eran derrotados por los leales al rey: sus vidas estaban en juego. Pero Marcelo Moreno está sentado frente a su PC, sin más riesgos que una mala postura, y parece sentir un placer estético con la idea de esta pena de muerte, que muestra que la Revolución iba en serio.

No corresponde que sea demasiado duro con este columnista. El Plan Revolucionario atribuído a Mariano Moreno – autenticado en los hechos por la política de la Junta de Buenos Aires – está lleno en la única copia conocida de frases evidentemente incluídas por el copista para desprestigiarlo «procedamos como caníbales…«. Pero demasiados historiadores, especialmente los marxistas, hay que decirlo, no aceptan que se cuestione ni una línea. La Revolución será jacobina o no será, parece ser el lema. Entre la sangre y el tiempo, eligen la sangre. Si es de otros, claro.

Para que no se diga que estoy haciendo contrabando ideológico, y coloco el fardo exclusivamente a la izquierda, recuerdo ahora lo que relató el padre Castellani del almuerzo de los escritores con Videla: «Borges y Sábato, en un momento de la reunión, dijeron que el país nunca había sido purificado por ninguna guerra internacional«. Ellos lo negaron, y no hay constancia. Pero Borges, uno de los pocos genios universales que dió Argentina, también era en muchas ocasiones frívolo y trivial: No encuentro ahora la cita, pero tengo presente que el aludió, como muchos, muchos otros argentinos, a esa falta de la guerra que habría probado a Argentina. Por supuesto, eso fue antes que la viviéramos

3 Responses to la frivolidad sanguinaria

  1. ayjblog dice:

    Abel
    leia con gusto el post y rememmoraba a JM Rosa. pero, me quede en la ultima frase
    nosotros no vivimos ninguna guerra.

  2. harry dice:

    Fue la famosa comida de los 3 con Videla. Castellani murio y era cura , a Borges le costo el Nobel para siempre, Sabato logro ejecutar una contorsion mas y terminar como el numen del progresismo.Sabato es un personaje lamentable,tiene esa extraordinaria costumbre de decir cuando soy escritor soy fisico y cuando habla de fisica se pone a hablar de los Curie.Tiene una buena novela -El Tunel- donde transcribe su pasion real por una circense,Renee se llamaba en la vida real la dama,me reservo el apellido que el convirtio en Maria Iribarne -y un libro dentro del libro en el Sobre Heroes y Tumbas ,el libro que explica bien al frondizismo.
    Sobre la pena de muerte,creo que la Argentina es un pais que aprobaria la pena de muerte por izquierda sin mayores problemas pero no quiere institucionalizar para nada el asunto.Somos ateos dentro de nuestra propia fe en ese aspecto.
    Personalmente no encontre que los pàises donde haya regido la pena de muerte la criminalidad haya bajado sustancialmente.USA que es el gran ejemplo,bueno alli las penas de muerte se ejecutan casi 12 o 13 años mas tarde y hay estados en los que el mismo delito que se pune con la muerte en otros ,no es punible con la misma pena pasando simplemente una frontera o juridisdiccion.
    Aca el problema es la inseguridad y sobre todo el monopolio de la violencia,la sociedad argentina percibe que el poder no coloca a la seguridad en un lugar de privilegio para sus habitantes.Ahi esta el problema.Y desde luego si una camara de television te enfoca cuando te mataron a alguien cercano es muy probable que quieras matarlo directamente,pero eso no es un fundamentacion juridica concreta ni nada que se le parezca.
    Creo mas bien en el inevitable endurecimiento de las penas y la certeza de que el tercer acto de violencia conlleva la reclusion de por vida.
    Para ser claro ,no soy garantista pero creo que los argentinos no aprobarian delegar la responsabilidad de la vida en el Estado.Tambien es el unico argumento sensato y criminalisticamente correcto contra la pena de muerte, el error. A veces ,sobre todo antes de la investigacion criminalistica moderna se ejecuto a gente que luego se descubrio era inocente. Tampoco creo que toda la gente pobre sea inevitablemente delincuente o que la pobreza implique una cosmovision en donde los valores eternos -el bien y el mal -se desfiguren en su totalidad.No hay un solo partido politico argentino que plantee la pena de muerte como programa aunque muchos acarician esa idea por izquierda ,por algo sera….
    Saludos.
    H.

  3. ayjblog dice:

    Estimaod H
    en una rara muestra de razonabilidad, ningun partido aprueba la pena de muerte por que ningun partido cree que la justicia sea transparente, aunque nolo diga, y ninguna, a pesar de los escrupulos, o falta de ellos, quiere tener en la cabeza eso, solo por eso no la aprueba
    y en ese sentido, quizas la prouesta de 3ro reclusion , a la California, sea lo mejor, total, salen todos despues de los 25 años
    y, quizas R.Saa tenia razopn , al sur a plantar el millon de arboles, como los chinos, que son eminentemente practicos en ese sentido

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: