Y mientras tanto, en Bolivia

La advertencia que aquí plantea Soliz Rada,  periodista, dirigente sindical, profesor universitario y político boliviano. que fuera ministro de Hidrocarburos de Evo Morales y que ha sido y es un hombre de la vieja Izquierda Nacional de Abelardo Ramos, Eneas Spilimbergo y Blas Alberti puede ser un peligro cierto para la unidad de Bolivia. O puede ser un cuestionamiento ideológico – válido – a las necesarias políticas de poder de un líder popular. De eso los argentinos tenemos bastante experiencia.

A mí me parece que vale la pena reproducirla… y pensarla. Aquí no le hemos dado mucha bolilla al asunto, excepto por los amigos del Foro San Martín. Yo estoy totalmente de acuerdo con el cuestionamiento teórico profundo que él hace a los planteos «indigenistas», y cómo son usados para socavar la unidad nacional. Y proteger la integridad de Bolivia es prioridad para América del Sur, y en especial para Argentina, donde vive la mayor parte de la diáspora boliviana y con la que – cuando Bolivia era el Alto Perú – formaban las dos mitades principales del Virreynato del Río de la Plata. Léanlo (yo agrego algo al final):

BOLIVIA: SIN ESTADO NACIONAL
Andrés Soliz Rada

«El país está dejando atrás los esfuerzos de 183 años, llenos de luces y sombras, por construir un Estado Nacional aún in constituido, para
dar paso a un Estado plurinacional, que reconoce a 36 naciones indígenas. Tal reconocimiento no obedece a demandas de la sociedad.
Nadie presenció alguna manifestación callejera o concentración campesina en la que se coreara la consigna “Vivan las 36 naciones”.

En la guerra del agua de 2000, la muchedumbre enfrentó en Cochabamba a las fuerzas represivas al grito “El Pueblo Unido Jamás Será Vencido”. En la guerra del gas, de 2003, cuyo núcleo fue la ciudad de El Alto y que culminó con la caída del neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada, se venció bajo la consigna “El Alto de Pie Nunca de Rodillas”. En ambos sucesos, la presencia de banderas bolivianas fue abrumadora.

Si alguien hubiera gritado en Cochabamba “Viva los quechuas, abajo los mestizos”, o en El Alto “Los Aymaras de Pie, los Cholos de Rodillas”, habría sido tomado por loco. La Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) es un producto exógeno, oxigenado por millonarios desembolsos de ONGs, las que abonaron la disgregación nacional bajo la excusa de legítimas reivindicaciones culturales (Convenio 169 de la OIT, de 1990 y Resolución de la Asamblea de la ONU de 2008). Las culturas indígenas influyeron fuertemente en la sociedad boliviana. La religión católica abandonó la ortodoxia para acuñar cultos a vírgenes mestizas, la medicina occidental se mezcló con recetas tradicionales, al igual que los mejunjes surgidos en la comida casera. El folklore se enriqueció con creaciones indo mestizas, que combinaron inspiraciones del cholaje con acordes precolombinos.

Las uniones legales y extra legales fortalecieron la porosidad social y lograron que la presencia morena en universidades, cargos públicos,
Fuerzas Armadas o Policía se tornara creciente. Esta es la línea que debió profundizarse. Evo Morales ha usado el castellano para erradicar
el analfabetismo, lo que demuestra que la casi totalidad de la población boliviana habla este idioma. Las ONG dicen que la justicia
comunitaria se mantuvo por la ausencia del Estado en poblaciones aisladas. Lo obvio era garantizar esa presencia en vez de imponer,
como ocurre ahora, el desbarajuste de 36 “justicias” contradictorias.

Los defensores del caos aducen que no permitirán que la casta criollo-mestiza, continúe con la opresión de los 500 años. Esta es una
dulce melodía para los agentes del poder mundial que esperan apoderarse de los territorios indígenas, la biodiversidad y los
recursos naturales que contienen. Similar sentimiento es compartido por terratenientes y separatistas de la “media luna”, que exigen
convertir a Bolivia en Estado federal bi nacional. Los oligarcas racistas y neoliberales que pululan especialmente en barrios residenciales, que despreciaron a Felipe Quispe y Remedios Loza, a Carlos Palenque y Max Fernández (sus abuelos repudiaron a Isidoro Belzu y Andrés de Santa Cruz y Calahumana), se sienten justificados por el fundamentalismo indígena.

El éxito de separatistas y plurinacionales se asienta en el odio, el caos y el descontrol social. La masacre de campesinos en Pando y la
humillación de indígenas en Sucre coexisten con linchamientos impunes, asaltos y cercos al Parlamento, observados por la Policía a prudente distancia. La corrupción alcanza ahora a dirigentes de movimientos sociales empeñados en recaudar fondos para sus organizaciones. La producción de cocaína está en auge. La guerra entre pobres también se acentúa. Cooperativas mineras, formadas por indígenas, son asaltadas por otros indígenas. El odio racial está a flor de piel. El Estado plurinacional avanza incontenible. Pese a todo, se necesita usar los escasos resquicios de la NCPE para seguir buscando la unidad nacional.»

Lo único que me inclino a agregar, para equilibrar este planteo, es que la modernidad, que no es bondadosa con los estados naciones, es menos amable todavía para los sueños indigenistas. Por eso agrego esta foto – no como broma sino como ilustración – de cuando las concursantes al título de Miss La Paz 2009 lo fueron a visitar a Evo, este domingo 19

evo_miss_lapaz09

4 Responses to Y mientras tanto, en Bolivia

  1. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Honestamente no entiendo el punto. El autor está tratando de decir que el estado plurinacional es una idea poco popular y poco efectiva?

    Si es así, el autor ignora la ratificación reciente de la constitución en las urnas. Qué otro mecanismo más legítimo que el voto en referendum puede haber?

    Otro tema es «la biblia con el calefón», una mezcla de cuestiones de fondo con otras intrascendentes. Qué importancia tiene si Evo se sacó una foto con las bellezas bolivianas? Qué simboliza dicho acto?

    Finalmente, realmente la producción de cocaína está en auge? Yo había leído que en los únicos países donde verdaderamente creció el tráfico es en Colombia y México, no por casualidad los que reciben más dinero de USA para «combatirla».

    Saludos,

    Andrés

  2. Abel B. dice:

    Andrés:
    El punto de Soliz Rada me parece muy claro. Él no dice que el estado plurinacional es una idea poco popular y poco efectiva. Dice que es anti-nacional, impulsada por ONGs europeas con una agenda contraria a los intereses de nuestros pueblos.
    Ahora, el argumento de Ud. es muy fuerte: ha sido ratificada en elecciones por el pueblo boliviano. Yo tampoco lo veo como un aspecto solamente formal. No se me ocurre mejor juez de los intereses de los bolivianos que ellos mismos. Si se equivocan, tienen derecho a equivocarse, porque son sus vidas.
    Por eso yo – que estoy de acuerdo filosóficamente con el concepto de nación criolla que defiende Soliz – digo que puede ser un planteo teórico frente a las necesidades concretas de un líder popular que debe dar satisfacciones – aunque sean simbólicas – a las mayorías que lo siguen. Igual, no estoy de acuerdo con esos simbolismos.
    La foto… es cierto, es mezclar la biblia con el calefón. En la realidad, en el siglo XXi como en el XX, están mezclados. Mi punto es que los ritos del Tiahuanaco están muy bien, pero son reconstrucciones. La sociedad moderna tiene otros ritos, como los concursos de belleza, y aún Evo los acompaña. Y me pareció divertido, y no hago un blog solemne.
    Un abrazo

  3. […] advertencia también la hace Andrés Soliz Rada, patriota boliviano, y la tomé aquí. El indigenismo es una moda europea; nosotros somos mestizos, por sangre o por cultura. Pero […]

  4. […] eso subí algunas reflexiones de Andrés Soliz Rada, ex ministro de Evo, aquí. Y ahora él nuevamente habla a través de un despacho de la Prensa Sindical Internacional, el N° […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: