la Unión Sudamericana necesita un cerebro. Nosotros, también

En los últimos días no subí nada sobre política internacional. El nivel zócalo del debate en los medios  sobre los viajes de Cristina no me estimulaba. Las banalidades de señora gorda que aparecieron en LaNación – que MP y yo ya tocamos –  y en Clarín, como por ejemplo aquí, no me servían, ya que me parece que mostrar que otro dice tonterías no alcanza para que una reflexión sea interesante. Una opinión que valía la pena – la de alguien ciertamente no K como Tokatlian – ya la había subido en un post – por lo demás, crítico de la experiencia cubana – a principios de este mes:

En su primer periplo en América latina (Cristina) visitará dos países clave para la Argentina: se trata de relaciones políticas valoradas y de oportunidades comerciales necesarias. Todo indica que, en los encuentros, primará una racionalidad pragmática: incrementar el comercio con cada uno de ellos respectivamente, evitar tensiones por temas económicos urticantes (la deuda cubana con la Argentina y la nacionalización de empresas argentinas por parte del presidente Hugo Chávez), no rezagarse demasiado de la creciente influencia de Brasil en la Cuenca del Caribe y afianzar lazos diplomáticos en un año complejo para los tres países.

Además, Cuba y Venezuela serán, posiblemente, dos referentes importantes al inicio de la administración del presidente Barack Obama. Con políticas simbólicamente muy relevantes y materialmente poco costosas, Obama podría sepultar la Guerra Fría con la isla y eludir la que está en ciernes con el país andino

(Para ser justo, tengo que reconocer que en Pág. 12, entre elegías de la izquierda nostálgica, aparecieron dos análisis muy lúcidos: el de Bruschtein, y el de Natanson. Aunque apunten en direcciones diferentes y tenga discrepancias con ambos). En los blogs… también debo decir que Artemio además de hacer bromas con la foto con Fidel se mandó un post irónico pero realista. No encontré otros análisis buenos; Derek, que escribe bien (lean Peña El Tizaso), dijo sobre Hilda Molina que los cubanos son derechos y humanos (lo siento Mauri, pero se lee así).

Por eso, cuando Roberto Mangabeira Unger, ministro de Asuntos Estratégicos de Brasil y antes profesor de Obama en la Universidad de Harvard – en la charla telefónica que Barack O. tuvo con Lula, le dijo que lo recordaba como «el mejor» – contestó esta semana en una entrevista de LaNación – donde por supuesto le preguntaban sobre su alumno – que «antes de hablar con Estados Unidos, recomiendo discutir puertas adentro, en la Unasur. Nuestro gran proyecto de Unión Sudamericana aún carece de un cerebro. Hablamos de comercio, integración logística y energética, raramente de instituciones comunes; hablamos de todo, menos de lo que más importa, que es la estrategia de desarrollo. No hemos tenido esa discusión. Por eso llamo al gobierno argentino y a la sociedad argentina a que organicemos ese debate, no sobre EE.UU., sino sobre nosotros» me agarró uno de mis ataques de envidia. No especialmente porque Brasil tiene un ministro para los asuntos estratégicos con buen nivel intelectual. La clave para mí es que Mangabeira Unger, progre como buen profesor de Harvard, había dicho en 2005 que el de Lula era un gobierno corrupto. Y Lula, al que le interesa ganar elecciones como a cualquier otro político, no se siente obligado a tomar sus decisiones por las internas del PT o el humor de los medios.

Hasta me uno a este llamamiento de Zloto, vean lo que les digo.

2 Responses to la Unión Sudamericana necesita un cerebro. Nosotros, también

  1. ulschmidt dice:

    La Unión Sudamericana es un invento de la diplomacia brasileña, precisamente.

  2. Abel B. dice:

    Ulschmidt:
    Con el debido respeto al presidente de la Sociedad de los Carnotistas (uno de los primeros blogs que leía cuando empecé a preguntarme qué era esto) debo pedirle una aclaración: Su afirmación ¿es un dato para la historia diplomática o una declaración política?
    Si es lo primero, es correcto pero en un sentido muy restringido; los proyectos de Unión Sudamericana se remontan a la propuesta de la Junta de Chile a la Junta de Buenos Aires en 1810 y siguen los antecedentes con la iniciativa de Bolívar, los que surgen ante la guerra con España de Perú y Chile, etc., etc., todo eso en el siglo XIX, Para ser precisos, nuestra declaración de independencia en 1816 es de «las Provincias Unidas de la América del Sur».
    Si es una declaración política ¿Ud. afirma que el proyecto de Unión Sudamericana beneficia exclusivamente a Brasil, y/o no beneficia/perjudica a Argentina? Si es así, da para un debate interesante. Que, entiendo, es la propuesta de Mangabeira Unger.
    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: