Política y corrupción

No dedico mucho espacio en el blog a comentar columnistas de los grandes medios locales. Aunque sea en contra, uno queda enganchado como público (se lo dije hace poco a Anahí) y un blog debería servir para que uno ensaye sus propias ideas. Pero hay tres notas muy recientes de Carlos Pagni, que me parece que valen la pena: expresan – creo – algo más que lo dicen, y lo que dicen ya es bastante interesante.

Pagni es un periodista política informado e inteligente – que además no se la cree, al nivel insoportable de un Nelson Castro o de un Morales Solá. Era una de las (pocas) “plumas” que hacían que valiera la pena la información política de Ámbito Financiero. El año pasado tuvo su pase a Primera, cuando entró a jugar en LaNación. Ahora está un poquito más aburrido y previsible y, por supuesto, muy antiK, pero, bueno, ese es el estilo de juego de su nuevo equipo.

Igual, siempre vale la pena leerlo. Pero entre ayer y hoy publicó tres notas: una sobre aparentes negocios de juego en común entre Kirchner, Macri y Cristóbal López; otra sobre una vieja conocida de los políticos argentos, la empresa Siemens. Rematando con una tercera “Radiografía de una Argentina corrupta“. Léanlas; lo que tengo ganas de hacer aquí es – un poco – especular sobre el interés de Pagni/LaNación en destacar las “pésimas noticias sobre la calidad moral de la política argentina” y algo más sobre el tema del título, Política y corrupción, donde, hay que reconocerlo, Pagni tiene datos interesantes.

Las notas hablan de hechos en los que participan varios gobiernos, de diferente signo; los favores que un decreto del entonces presidente Kirchner hizo a los negocios de López son refrendados por el Jefe de gobierno de la capital (aún así, el sesgo antiK de LaN le priva de un titular muy bueno que usa el mismo día su viejo equipo, Ámbito “Macri otorga más que Kirchner a empresarios de las apuestas). Los sobornos que Siemens admite comprometen a los gobiernos de Menem y De La Rúa, aunque Pagni aluda a “figuras estelares del presente”. ¿Hay una intención de vincular a la política en sí con la corrupción?

Si es así, cabe señalar que La Nación contaría con dos grandes aliados: los políticos mismos, por supuesto, y nuestra sociedad. Que evade impuestos, coimea, elude las reglas que puede y, de vez en cuando, a menudo cuando su bolsillo empieza a sufrir, tiene ataques de moralina y grita “¡Los políticos son todos ladrones!” y lo peor, con sinceridad. No estoy hablando de la clase media (fuente de todas las hipocresías para los progres ortodoxos) en particular; en Soldati y en Barrio Parque uno puede ver el mismo fenómeno.

Quiero hacer claro lo que pienso para evitar mi propia hipocresía: la corrupción que consiste en el intercambio de beneficios entre los funcionarios de un Estado y empresarios privados existe en todos los tiempos y en todas las sociedades, en diferente grado. En estos días los diarios están llenos de ejemplos en el Primer Mundo, justamente cuando sus bolsillos sufren (Y a la frase favorita de nuestro medio pelo “Pero allí van presos”, sólo cabe agregar “…cuando pierden”. Tal como aquí. El origen de la fortuna de la familia Kennedy no huele exactamente a rosas. No profundicemos en los vínculos entre Obama y la máquina de Chicago. Ya lo harán otros, si le va mal). Nadie que haya visitado Cuba puede ignorar que su pueblo, alegre y solidario, practica con entusiasmo el mercado negro y el robo al estado. Y setenta años de socialismo sentaron las bases en la vieja URSS de mafias que el feudalismo siciliano tardó siglos en formar.

Sigo con lo obvio: la corrupción es un delito que acompaña a la vida humana en sociedades, y si no se le pone límites, destruye a la sociedad. Para combatirlo, es necesario encararlo con realismo, sin hipocresía y sin anteojeras ideológicas. Una es la provocada, en parte inconscientemente, por esquemas heredados del viejo marxismo: los políticos, los funcionarios del Estado no pueden ser pensados como una clase, con sus propios intereses. No, clases, lo que se dice clases, son la burguesía y el proletariado. Y los políticos burgueses sirven – por definición – a la burguesía. Entonces no es que haya corrupción, sino que cumplen con su naturaleza.

Una versión de esto, más berreta, fue popularizada en tiempos frepasistas por Verbitsky: el menemismo necesitaba de la corrupción para conseguir imponer sus políticas neoliberales. Esto querría decir que las medidas keynesianas salen gratis. Hmmm, … no me parece.

Voy a citarme a mí mismo para hacer claro el contexto en que veo el problema:

El poder económico en serio siempre se construyó en relación con el poder del Estado, desde las ciudades italianas del Renacimiento, pasando por los “trusts” yanquis que surgen después de su Guerra Civil, hasta la China actual (Y en Argentina esto tiene una larga tradición que empieza con algunos virreyes, se nacionaliza con la Primera Junta y se afirma con Roca y el reparto de tierras) … La corrupción, entonces, no es un problema sólo moral sino económico … ¿Dónde se trazan los límites, si la sociedad no lo hace? Y cómo se trazan los objetivos – tarea fundamental de la política – si ella está influída (condicionada) por los negocios?

Como ven, siempre tengo más preguntas que respuestas. Les sigo cuando tenga más tiempo

9 Responses to Política y corrupción

  1. Anahí dice:

    Abel B., antes de leer a Pagni (qué laburo, che!), te doy un ejemplo peronista: a Evita la tildaron de todo lo tildable en ese momento. Cuando la revolución fusiladora quiso encontrar irregularidades en la Fundación, no encontró ni medio centavo fuera de lugar, ¿me equivoco? Y no sólo “había perdido”, sino que incluso ya había pasado a mejor vida. Yo creo que la ¿clase? política hoy no pasaría ese examen, ni algo parecido tan siquiera.
    Está claro que la política no es reductible a lo moral, pero “la ética” es y debe ser intrínseca a la política. Es como pienso: si me quedo, digamos, con $50.- de un plan que ya es vergonzoso de por sí, es un pibe que no va a la escuela, o que no tiene para zapatillas, o lo que es peor, que no come. Y esto es apenitas una aproximación.
    Lo que yo creo es que cuánto más redistributivo es un proyecto, menor corrupción es capaz de sostener. Corrupción cero es un postulado, una dirección a la que apuntar.

    Abrazo.
    Tengo otro punto de vista sobre la URSS, pero no la quiero hacer muy larga.

  2. Yukio dice:

    Es cierto lo que decís de Pagni, es inteligente y escribe bien, pero sus intereses no son los míos. Con respecto a lo demás, el recurso de apelación a la corrupción por parte del régimen responde al termómetro hipócrita global. Acá sirve para mantener vigente el que se vayan todos, sirve para control social, sirve para vender medios, y descubre lo que puede ser descubierto para que lo que no debe serlo no lo sea. Tal vez porque no acostumbro a pegarle al que perdió es que celebro tu esfuerzo de no sumarte a la algarabía de los acusadores virginales, habitantes de neverland que sólo por milagro coinciden en nuestra terrena estadía. Ese esfuerzo tuyo por pensar hace la diferencia entre tu blog y el resto. Un abrazo peronista

  3. manolo dice:

    Abel
    Estimado compañero, seamos audaces para entender el viraje de Pagani y La Nación.
    El caso Siemens impacta sobre uno de sus pilares ideológicos, el sector privado es victima de las extorsiones de los funcionarios.
    Es inimaginable pensar que la coima puede ser ofrecida, no tiene sustento económico, por principio la libre iniciativa es pura y cristalina.
    Porque el Mercado vigila atentamente, y sanciona en consecuencia.
    La Pirámide de Ponzi armada por Madoff agrega un dato inquietante a la Crisis Global.
    Ya no se puede achacar su génesis solo a la Impericia, salvando la Teoría de la Bancarrota Ideológica.
    Si el “Mercado” puede ser estafado por uno de los suyos, eludiendo por tanto tiempo a los expertos, solo puede ser explicado por la convivencia.
    Desde su posición en la Nasdaq actuó como cualquier Inspector de Feria.
    Si se descubren más de estos asuntos no puede negarse lo evidente para los NO liberales.
    El Tango se baila de a dos, y existen tanto “ofrecimientos” como “extorsiones”
    El sueño de Carrio, los Kirchner presos, se puede convertir en una pesadilla; con la crema y la nata del Establisment en la misma celda.
    Solo hay que leer lo que se dice de Botín en España, donde paso de Héroe lleno de sabiduría a Cómplice necesario.
    Un abrazo

  4. Nixon dice:

    lo que cansa es esa asociacion entre politica y corrupción, piensenlo la corrupcion es algo muy menor lo que no la justifica pero ¿un gobierno limpio redistribuye la riqueza necesariamente? si extremamos el planteo llegamos a la posicion de Carrió para la cual todos los problemas estructurales del pais se liquidan en “el problema es que se roba”, esa es la vision lanatesca pedorra de la historia la cual solo se explicaria por las tramoyas de dos o tres personajotes, no hay relaciones de clases, de dominación, internacionales, económicas, etc. Es muy pobre, la verdad. Nos lleva esa chatez mental por la cual se interpreta el fin del sistema previsional privado como un ardid berreta para conseguir fondos para una campaña (es tan pedorro como decir que menem privatizo SEGBA para quedarse el con un vuelto) o a creer que lo malo de los 90 fue la corrupción y no un modelo de endeudamiento fiscal descontrolado e insostenible. Yo no defiendo el roba pero hace, simplemente intento poner las cosas en el que para mi es su lugar. La ética no le va a dar de comer a nadie, es duro pero es asi. Los que se escudan solo en ella es por que no pueden o no quieren decir su proyecto de pais.

  5. Gatorall dice:

    Como siempre muy interesantes y atinados comentarios.Me dio un poco de gracia el comentario anterior relacionado al nick utilizado. Es con respeto y buena onda. saludos

  6. Abel B. dice:

    Nixon:
    Tiene mucha razón… en parte. Pero la parte que falta no es menor, es muy importante. Porque la corrupción en el Estado, SI SE LA COMBATE CON RAZONABLE ÉXITO Y SE LA LIMITA, es un dato más de la realidad. Del financiamiento de la política, en el mundo moderno. Si no se le ponen límites, debilita, termina destruyendo al Estado… y a la sociedad. En la América Española tenemos demasiados ejemplos. (Y como apunta Gatorall, el seudónimo que eligió recuerda otro caso con enseñanzas).
    Al resto le contesto en el siguiente post. Porque me dicen que mis respuestas son a veces más largas que los posts originales.
    Abrazos a todos

  7. […] para no limitarme a la queja, les vuelco cosas que ya dije en el blog, hace algo más de cinco años. A fines del 2008, cuando Carlos Pagni, recién incorporado a La […]

  8. […] este tema, siempre actual, encontré que este año se va a cumplir una década de la primera ver que lo analicé en este blog. Para confirmar mi idea que, como en la literatura, en política se trabaja con un número limitado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: