Geopolítica para salita de 5 (II parte)

Ayer sábado subí el post anterior y tuve dos respuestas que me hicieron pensar. Me puse a contestarlas… y me encontré que la respuesta era más larga que el post original. Así que ahora va como una nueva entrada. Espero que quede más claro lo que quiero decir

Anahí:

Gracias por tu amabilidad: “excelente análisis”. Me hace sentir bien, pero no es cierto. Es un resumen demasiado superficial, impulsado por 2 noticias: la gira de Medvedev y la presencia de la Flota Rusa – que merece una reflexión más a fondo que trataré de hacer – y el orden de los llamados de Obama, que alcanza a ser una nota de color (sin ironía) y nada más. No es que no tomaba en cuenta los datos que vos señalás; es que, importantes como son desde los símbolos: la propuesta de Correa, la presencia de Rusia en el ALBA, no consideré que afectaban hoy las realidades de poder.

Pero me pareció que valía la pena escribir algo sobre, justamente, la política de poder en el ámbito internacional (la política en serio, bah). Porque es un tema casi ausente de la discusión en público: Tokatlian, a veces Escudé,… Liberales, y muy pocos de ellos. Para la inmensa mayoría del campo antikirchnerista, que es el que tiene más repercusión en los medios, les basta con repetir clichés: “la Argentina no tiene política exterior” “hemos quedado aislados”, y no se les cae una idea. Porque después de la Crisis, se hundieron las que tenían (exceptúo a mi amigo Harry, pero está limitado por su público de fósiles).

La izquierda y los nac&pop, bueno tienen más o menos el discurso de mi amigo Leo (que es tan humilde que me lo mandó como mail. Se lo subí yo). Ojo: porque lo que Leo dice “el proceso de Chávez es lo más parecido al peronismo (incluso en algunos hechos históricos asombrosamente coincidentes), pero creo que es algo más… actual” y muchísimos argentinos con él, TAMBIÉN ES PARTE DE LAS REALIDADES POLÍTICAS. Un gobierno no puede – no le conviene – ir muy en contra de lo que su pueblo siente.

Fíjate que el egregio Artemio, al que nadie podría acusar de ingenuo, saluda hoy el lanzamiento del Sucre.

Pero la política internacional no está hecha de deseos ni de sentimientos: es – lo repito – un problema de poder. En ese plano, Chávez es un importante exportador de petróleo… a los Estados Unidos. Y los restantes miembros del ALBA son – en términos de poder y con la excepción de Ecuador, otro exportador de petróleo, dolarizado – clientes (en el sentido romano) de Chávez.

En ese mismo plano – el del poder – vemos a Brasil que aspira a ser una potencia. Hoy es el menor del BRIC, y está golpeado muy fuerte – más que nosotros, por ahora – por la Crisis. Pero tiene los recursos: población, extensión geográfica, base industrial para plantearse ese objetivo. Y cuenta con una política internacional muy lúcida que no le permite olvidar que, más allá de sus ambiciones, su lugar en el mundo es América del Sur. Pero, a pesar de ello, evalúa que le conviene seguir jugando con las reglas globales establecidas (actitud en la Ronda de Doha, ante la deuda externa, etc.) ¿Por qué no? Hasta ahora, no le ha ido mal.

¿Y Argentina? Bueno, la realidad nos pone en el medio (en una tercera posición? Chiste. Pero no del todo). Su gobierno no puede hacer la Gran Chávez: no tiene bastante petróleo y – más importante – una parte muy importante de su población, los sectores medios y altos, que no se van a exiliar a Miami, la rechaza profundamente. Tampoco puede hacer lo de Brasil: no ha construído el acuerdo sobre políticas nacionales entre el Estado y los empresarios que es la clave de la realidad brasileña.

¿Qué recomendaría yo? Utilizar, muy prudentemente, las ventajas de esa tercera posición, digamos, geopolítica (para darle un nombre).

Hacia el mundo: Tener claro dos hechos que le juegan en contra en su relación con cualquier gobierno norteamericano (todavía, el jugador más fuerte): Uno, que para el sistema financiero internacional sigue siendo un estado paria, precisamente porque quedó afuera del sistema y hasta ahora pudo arreglárselas. Dos, que sus exportaciones principales, soja, cereales, son competitivas de las yanquis. Eso ha sido así desde el siglo XIX, y hoy, ante la Crisis, las exportaciones de alimentos tendrán un rol clave, aún para U.S.A.

Pero hay un hecho que le juega a favor, ante los ojos del Departamento de Estado yanqui, donde han estudiado mucha geopolítica, aunque con otros nombres: a ellos no les interesa que Brasil sea la potencia regional indiscutible (más allá de las fantasías de los discípulos del almirante Rojas). A ningún imperio en suave declive le divierte el crecimiento de sus rivales.

Hacia América del Sur, que es el ámbito decisivo: Argentina también debe tener presente – como no lo hace desde Caseros – que éste es su lugar en el mundo. Su socio inevitable es Brasil. Sólo en acuerdo con él su voz es escuchada en el mundo (Brasil puede hacerse oír sólo, pero lo debilita si Argentina no está con él: ver Doha y Consejo de Seguridad de la ONU). Pero nuestro país también debe – como han señalado Methol Ferré y tantos otros – armonizar, integrar políticas, con el resto de los hispano parlantes – Venezuela y también Perú, Chile, Bolivia, todos ellos – que necesitan de la Argentina para tener peso ante Brasil. Por lo menos, como decía Nimo, así lo veo yo.

Anuncios

7 respuestas a Geopolítica para salita de 5 (II parte)

  1. Anahí dice:

    Abel B., creo entender tu punto de vista, ahora yo siempre consideré, y quizás me equivoque, que la política exterior está fuertemente vinculada con la polítca interior. Según yo lo veo (que no soy Nimo) le cuesta enormemente a este gobierno sostener alguna, y lo digo en términos estratégicos. Se vio en el conflicto con “el campo?” y creo no se modificó mucho (y me parece que lo de las AFJP fue una excepción y no la regla)
    A. Roig en una entrevista decía algo a lo que suscribo totalmente: “… hay un enemigo [que] es el capital internacional manejado de una manera totalmente en contra de los intereses nacionales, y después una debilidad por parte del gobierno respecto de la conducta que tiene que tener en relación con ese poder…” Creo que esa es la clave de cualquier política importante, y más en una economía transnacionalizada como la nuestra (Cargill, Monsanto, Dreyfus, Pan American Energy, Repsol, Barry Gold, …)
    Abrazo.

  2. Abel B. dice:

    Anahí:
    Vos planteás una crítica a este gobierno que yo comparto: No sostiene estrategias coherentes en muchas áreas, entre ellas, la política exterior. Y el vínculo – que vos señalás – con la política interior, hace que la coherencia que muestra en aspectos importantes de esta (no represión, no ajuste anti asalariados) se ve dañada.
    No estoy de acuerdo, sin embargo, con lo de Roig, porque su enfoque es abstracto “El Enemigo es el capital internacional…” Depende de las circunstancias y del país. Para China, hoy, ha sido un aliado táctico. Para el Brasil de Lula, un socio peligroso. Para el Ecuador de Correa: tiene razón, es un enemigo: está jugado. ¿Para la Argentina? Aliado seguro que no es, pero no tenemos reservas importantes de petróleo ¿Podemos llevar adelante una política más dura que los K? Creo que sí, pero si dijera que estoy seguro sería un bolazo.
    En concreto: Vos, yo y centenares de blogueros más no somos medios masivos (todavía), aunque algunos pibes K y muchísimos antiK escriben como si lo fueran. Si servimos de algo, no es para criticar o aplaudir al gobierno sino para “pensar en voz alta”.
    Cuando escribo sobre política internacional, no quiero aguantar los trapos, sino ayudar a plantar algunas ideas que sirvan a Argentina y a los países hermanos con cualquier gobierno que tengan.
    Que los K sigan, dependerá del humor de la gente y no de los blogs.
    Un abrazo

  3. Anahí dice:

    Abel B., lo de que no tenemos reservas ¿? no me parece suficiente motivo para no tener un política energética nacional. Pero además, en los puntos claves de la economía, como los llamados comoditis, dependemos del capital transnacionalizado. No tengo muy claro lo del caso chino (tenedor de la deuda yanqui) sin duda es una realidad bastante diferente a la nuestra, de la cual no escapará su socialismo no lejano si acaso no-actual. En todo caso, cualquier capital que vaya contra el interés nacional es enemigo, desde mi punto de vista. Incluso los capitales “nacionales” vendidos a los externos.
    ¿Podemos llevar una “política más dura”?, no lo sabremos porque para saberlo hay que hacerlo… mm… Sí creo, sin ser demasiado lúcida en esto, que podríamos tener mejores estrategias, aún cuando no fueran más duras. Pero además hay propuestas de sectores a los que no se les da mucha bola, que podrían ayudar, como, por ej., las pymes y las empresas sociales. Con los K hasta el 2011, o más allá con o sin ellos. Por ahora, son los que están.
    Desde ya sé que los blogs no son medios masivos, ni creo que lo vayan a ser, menos si alguna vez no se “democratiza” internet. Es, como decís, un pensar en voz alta, pero un pensar en voz alta con algunos otros.
    Abrazo.

  4. Abel B. dice:

    Anahí:
    Me explico muy mal o me estás chicaneando (no lo creo de vos). No hablé de política energética, que es el aspecto más criticable de este gobierno. Señalé que hay estrategias de política internacional (de lo que estamos hablando) que son posibles si el país que las aplica es rico en petróleo. Libia en los ´70, Venezuela hoy pueden ser adalides del antiimperialismo por ese motivo.
    Abrazo.

  5. Anahí dice:

    Ok, entiendo lo del petróleo, es cierto, pero también es cierto que Venezuela siempre tuvo petróleo, y recién ahora tiene una política “adalid del antiimperialismo”. ¿Bolivia lo tiene? ¿Cuba? ¿China? Brasil ha descubierto que tiene porque se ha preocupado en averiguarlo…
    Es muy interesante conocer la historia de la reaprpiación de PDVSA, te recomiendo. Y una vuelta que estuvo por aquí, ya hace algunos años el ministro de planificación, un periodista le preguntó en quién se basaban – en Varsavsky, contestó (¿te lo imaginás a De Vido? yo tampoco). Para mí fue todo un descubrimiento, en el sentido de abrir, despejar. Eso es para mí tener estrategia. Y como dicen algunos, es cierto, le venden a los yankis, pero el petróleo es de ellos: mañana le dejan de vender o no, si tienen mejor cliente.
    Pero además, no creo necesario ser adalid de nada: de hecho aquí “se grita” mucho, pero las políticas no han cambiado mucho desde los ´90 en varios sentidos (hace poco escuché al titular del INTI responder en una entrevista que no tenía ningún tipo de directivas de nada…), y algo tan elemental como apuntalar el mercado interno no parece estar muy en consideración, ¿o sí? Puede que esté mal informada.
    Y la corto acá, porque esto ya parece una carta… ja, ja, ja…
    Abrazo.
    pd: no, no era chicana, no te había entendido.

  6. […] alegramos o no?, pero, la verdad, no tengo más remedio que repetir parte de un análisis que hice hace tres años: la política internacional no cambia con la velocidad que necesitan los titulares de los […]

  7. […] casi ocho años subí al blog un par de posteos con el título “Geopolítica para salita de 5“. En realidad, todo lo que escribo en la categoría “Política internacional” […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: