De blanqueos

Cristina Kirchner anunció ayer un «paquete» de medidas ante la Unión Industrial y la Cámara de la Construcción. La Nación publica la noticia, claro, lo que permite a sus columnistas denunciar la infinita maldad e ineficacia del régimen K (lean la edición de hoy miércoles). Página 12 le dedicó buenos análisis generalmente elogiosos, aunque Zaiat no puede contenerse y habla de «candorosa esperanza» cuando se refiere al tema que está en el título de este post. (Don Alfredo, sabe una cosa? si no lo repite por ahí, quiero decirle que no creo que este gobierno sea tan malo, pero «candoroso» es el último adjetivo que usaría para describirlo).

Ahora, en los lugares realmente interesantes, como los blogs de economía, he leído poco sobre el asunto. Mi falta de tiempo en estos días, unida, claro, a mi falta de conocimientos técnicos suficientes, me impide también analizarlo a fondo. Dándoles una primera impresión – que para eso sirven los blogs – diría que el contenido de los anuncios es menos importante que el hecho que muestran que el gobierno mantiene la iniciativa y que puede pensar en políticas para el lado de la oferta – las que tradicionalmente piden los empresarios. Aunque uno piense que se necesitan más políticas para el lado de la demanda, éste otro no puede ignorarse. Y el énfasis en obra pública es bienvenido, aunque necesita menos anuncios y más ejecución.

Ahora, Artemio López, severo custodio de los principios de la militancia pro K, sí publica hoy dos cuestionamientos al aspecto más visible de los anuncios, el mismo al que apunta delicadamente Zaiat: el blanqueo. Una breve y muy precisa crítica de Julio Sevares, a la que agrega esta frase contundente «convalidar la ilegalidad no puede conducir más que a seguir convalidándola una y otra y otra vez«. Y sube también un mail de Claudio Lozano. Ahí me parece que se cometen dos errores; no fundamentales, no éticos, pero que vale la pena señalar.

Uno, más explicable, surge de las buenas intenciones de Artemio: Lamentable, pero una parte importante de su público – lo muestran los comentarios – jamás perdonará a Lozano que hace pocos meses, en el asunto de las retenciones, votó No, IGUAL COMO PRETENDÍA LA SOCIEDAD RURAL (y unos cientos de miles de tipos más, pero esos eran idiotas útiles y no importan). La S.R.A. es el Mal Absoluto, y – como denunció el compañero Nicolaides – conspira desde hace 2500 años contra la civilización industrialista y progre (o era otra denuncia? No importa). Encima, insiste con las mineras, que es un transparente pretexto para atacar al gobierno de la Compañera Cristina, que tiene otras cosas en qué ocuparse. Lo siento, Don López.

La otra observación que quiero hacer es más técnica: Estoy de acuerdo con la crítica a los blanqueos: generalmente son ineficaces, y en contexto de crisis y lucha política no servirán para atraer recursos importantes. A menudo se explican por un favor a determinados empresarios, con nombre y apellido; otras veces, y si uno quiere ser benévolo puede pensar que ésta es una, se fundan en la intención de emitir un gesto favorable a la comunidad evasora, digo de negocios (¿el caniche style, sería?). Pero es un error mezclar esta crítica con una condena general a la «fuga de capitales», a la Lilita Carrió. Lozano debería tener en cuenta que la fuga de capitales es imposible de evitar en un país como el nuestro sin control de cambios y ley marcial. Y en la primera semana de su aplicación, mientras se intervienen bancos y casas de cambio y las tropas se desplazan a las salidas del país, los capitales restantes desaparecen. Los argentinos tienen buenos reflejos.

Con esa confusión, que sólo sirve para la izquierda superficial – a la que ya tiene en contra – Lozano debilita sus argumentos sólidos contra la legislación actual de las actividades extractivas, petróleo y minerales, que ESTIMULA la salida de capitales.

El ataque al problema que preocupa a Artemio, Sevares, Lozano y muchos otros sólo puede llevarse a cabo a través de imponer cada vez más dificultades legales a las actividades que negrean capital (La AFIP no está haciendo un mal trabajo en los últimos años. Si el resto del Estado acompañara…). Y llegando a acuerdos fiscales con los países desarrollados, que ahora están bastante escamados con el dinero «blue». Es un camino lento e imperfecto, como corresponde al mundo real

4 Responses to De blanqueos

  1. Anahí dice:

    Abel B., me parece que exagerás, los «contradictores» a Lozano son por ahora dos, y uno de ellos «anónimo»:..
    Abrzo

  2. Abel B. dice:

    Anahí:
    ¿Estás siguiendo la blogosfera? En particular, su nuevo sujeto dinámico (por la cantidad de blogs y de entradas, aunque sean muy breves), el kirchnerismo militante? No tengo tiempo para hacer una investigación a fondo, ni tampoco quiero ser botón, pero la hostilidad con Lozano, Pino, Tenembaum y en general con los progres que se oponen a Néstor y Cristina se acerca al nivel que encontrás en los foros de LaNación (de signo opuesto, naturalmente).
    Me interesa el nuevo tema en tu blog ¿Qué es IIRSA? Trataré de comentarlo. Un abrazo.

  3. Anahí dice:

    Ja, ja, ja, yo hablaba del post de Artemio, pero tu comentario fue «premonitorio». Se llenó de comentarios de los pibes K.
    ültimamente no los leo, me cansaron, es la verdad. (una esperaria que fueran un poco más creativos, mm, no sé, repiten muuuucho….)
    Abrazo.

  4. […] bloguera (como la lista de propietarios de las AFJP que subí en su momento, recuerdan?). Ya dije antes que no me parece una buena idea, pero no soy tan duro en mi crítica como alguien más kirchnerista […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: