la Corte y la burocracia sindical

Uno trata de plantar en este blog temas que no sean de coyuntura, y viene la coyuntura y lo patea. Con mi historia, no puedo quedarme callado. La sentencia de la Corte Suprema, que – por unanimidad y con fundamento compartido por todos sus miembros – declara inconstitucional el art. 41 de la ley de asociaciones profesionales, dice que para ser elegido delegado no es necesario integrar un gremio, mayoritario o no. Y eso va más allá de lo que había pedido ATE en el juicio. La Corte no dice que dar más facultades al sindicato más representativo – que es la esencia del modelo sindical peronista – esté en contra de la Constitución. Pero con este fallo, si se impusiera en la práctica cotidiana (es lo que pelearán los abogados en cada tribunal y los sindicalistas en cada lugar de trabajo) estaría hiriendo de muerte a ese modelo.

Ya – como era previsible – Manolo escribió una larga entrada. Donde, encima, al comienzo me cita a mí. Así que los invito a leerla, incluyendo los comentarios, que esta vez agregan elementos relevantes. Me parece que da una visión muy completa – no neutral, claro – del asunto desde el punto de vista del sindicalismo y de los intereses de los trabajadores, y advirtiendo sobre un peligro a tomar en serio. Yo voy a tratar de dar un pantallazo de la situaciòn política, tal como la veo. Y después, como acostumbro, voy a decir donde estoy parado. No va a ser una sorpresa, supongo, pero a lo mejor algunos de mis motivos no son los esperados.

Para empezar por lo más visible… Están aplaudiendo el fallo Hugo Yasky (CTA), Patricia Bullrich (Coalición Cívica), Humberto Tumini (Libres del Sur), Guillermo Montenegro (PRO), Carlos Raimundi (SI), Gerardo Morales (UCR), Artemio López (Consultora Equis), … Esto por sí no prueba que el fallo sea malo. Sí muestra que gente astuta tiene ideas muy diferentes sobre lo que va a provocar.

Un vistazo superficial mostrarìa que los únicos que no aprueban entusiasmados son los peronistas, pero hay más que decir sobre eso. Otro vínculo entre los aplaudidores, sólo un poco menos evidente, es que ninguno tiene responsabilidad de gobierno (Sabbatella, que también aplaude, serìa una excepción. No hay muchas). Pero, fíjense, lo que a mí – que no soy nostálgico en política – me recuerda es la división en la sociedad argentina frente a la burocracia sindical, en los ´70, y también en los ´50, los ´60 y, sin tiros, en los ´80.

A los dirigentes sindicales peronistas – que eran en promedio más flacos y tenían más pelo que los de hoy, pero no eran más respetuosos de los valores progres – los enfrentaban no solamente gorilas antiperonistas y liberales de derecha (entonces existía también una derecha nacionalista, pero nunca pesó demasiado), sino también la “pequeña burguesía” de izquierda y, por supuesto, auténticos luchadores sindicales, encuadrados en el PC o en izquierdas más idealistas. ¿Y por qué no? Nadie creyó nunca en serio en un gremialismo apolítico. Era una herramienta de poder, y por él se peleaba.

No voy a sostener aquí que el peronista era el único proyecto de poder popular posible. Puedo creerlo, pero ¿pero quién podría demostrarlo?. Eso sí, la historia nos dice – con ese dogmatismo que pone a veces – que las únicos fuerzas gremiales no peronistas importantes se construyeron en los ´50 apoyados en las bayonetas de la dictadura y en los ´60, mezclados con el peronismo combativo en la CGT de los Argentinos y en la Córdoba industrializada. No construyeron poder permanente (Algunos de esos luchadores contra el peronismo sindical – hoy bastante más viejos – te dícen que el sindicalismo peronista sobrevivió porque era malo. Y algo de razón tienen, pero de eso más adelante). Igual, la historia no asegura que el proyecto político de la CTA sea imposible. Eso sí, como en una batalla anterior les dije a los ruralistas, fíjense en sus aliados.

El fallo de la Corte es – la lectura lo deja muy claro – una muestra del pensamiento liberal, en su mejor nivel (aunque como suele sucederle a los liberales argentos, en algún punto van al delirio “En resumida cuenta, hay una ‘diferencia fundamental’ entre el monopolio sindical ‘instituido o mantenido por la ley’ directa o indirectamente, y el que ‘voluntaria y libremente’ quieran establecer los trabajadores” O como resume el encuestador bloguero “Mononopolio de representación de los trabajadores sí, pero voluntario” Supremos, Artemio ¿están hablando en serio?) Igual, se me ocurre que – en la polìtica deteriorada que tenemos hoy – el aspecto doctrinario no es decisivo. El jubiloso apoyo que muchos sectores de poder dieron a este fallo tiene que ver con que lo perciben como un punto vulnerable del  kirchnerismo.

Lo es. Es difícil decidir si es una acusación más grave decir que el gobierno conocía de antemano el fallo, o que lo tomó de sorpresa. En todo caso, tiene – como casi todo – consecuencias diversas. Le puede complicar mucho la gobernabilidad, aunque le regale la Superintencia a Moyano. Las comisiones internas son incontrolables (lo que entusiasma a los pequeño burgueses, como dice Yukio). Por otro lado, el primer resultado de la sentencia es que abre otra importante fuente de trabajo para mi amigo Recalde y sus colegas, los laboralistas. El segundo es que le permite al Ministerio de Trabajo una intervención decisiva en todos los conflictos internos gremiales, con el arma de las reglamentaciones. No lo veo como una apuesta sensata para Néstor (aunque se ha mandado algunas…)

En cualquier caso, esto puede exacerbar la división subterránea del peronismo, y sacar a la luz la bronca que muchos militantes sienten con los K. Un viejo amigo (no Harry, demasiado racional y escéptico para eso) ya me envió un mail “los Kirchner quieren hacer lo que no consiguió la Fusiladora: destruir al Movimiento Obrero. Van tras la liquidación lisa y llana de la Ley de Asociaciones Profesionales, único resultado tangible del pacto Perón-Frondizi, que condujo a una CGT única“. Y del otro lado aparecen los jóvenes – y algunos pendeviejos – que identifican al peronismo con los Kirchner y sueñan con reemplazar a los dirigentes gordos y especuladores con fantasías románticas que mezclan Tosco y la JTP. Si hay algo que no le conviene al gobierno, es esta división.

Da para más. Pero por ahora, voy a resumir lo que pienso. El sindicalismo moderno necesita instituciones poderosas (el post de Manolo da muy buenos ejemplos). Perón les dió poder polìtico, conciencia y banderas. Cuando fue derrocado en el ´55, perdieron lo primero, pero conservaron las otras cosas. Fue Manrique, ministro de Onganía en los ´60 quien les dió las bases del poder económico: las obras sociales. Y siguieron una vieja instrucción del General: “SI EL PATRÓN TRATA DE COMPRARLOS CON PREBENDAS, TOMEN LAS PREBENDAS Y VOTEN POR EL PERONISMO”.

Desde entonces, para bien y para mal, todo sindicalista que quiere construir poder, para él y para su organización, debe construir poder económico. Óngaro, Tosco, pudieron pensar que la Revolución reemplazaría esta lógica. Los muchachos del P. O. pueden seguir fantaseando con ello… hasta que toman la manija de algún gremio o aparato estudiantil. Luego la aplican a rajatabla.

Esta es la pelea real. El fallo de la Corte crea una nueva situación, de la que todavía tenemos que ver su desarrollo. El problema político son los argentinos de buena voluntad – en su mayoría en la clase media no sindicalizada – que creen que la disputa por el poder se da entre idealistas y corruptos, las almas blancas de las que hablaba Sartre. Y, también, los que aceptamos todo porque es “de nuestro lado”. El sindicalismo argentino – el peronista (mayoritario) y el otro – tiene falencias muy graves, y sus dirigentes deben responder ante la sociedad. Pero su primera obligación es construir instituciones poderosas. Y eso, en el mundo en que vivimos, significa contar con recursos económicos y mantenerse unidos.

Anuncios

18 respuestas a la Corte y la burocracia sindical

  1. harry dice:

    Querido Abel,nuestra ley de Asociaciones Profesionales es un calco de la Carta Nazionale del Lavoro mussoliniana de 1921 y no cambio una coma.El problema para la izquierda es que les resulta dificil digerir que el fascismo fue sustantivamente progresista en muchos aspectos-
    El fallo de la corte es juricamente impecable pero se da en el peor momento politico economico de nuestra vida nacional.Y del mundo….
    Gane el kirchnerismo o la coalicion anti K en octubre nadie puede pensar seriamente que el crecimiento exponencial del sindicalismo ayudara al país o aplacara los conflictos sociales.
    Todo sera peor y el problema que tiene Macri con los docentes es un ejemplo claro,esa categoria sindical pequeño burguesa tiene 14 estructuras sindicales en la capital federal.
    Insisto,el fallo de la Corte es justo pero politicamente ucronico.Era algo para mas adelante.
    Y que Cavallo lo haya aplaudido para mi define claramente el objetivo antinacional.
    Es un fallo inadecuado aunque la panza de Moyano no me guste.
    Harry.

  2. Anahi dice:

    Empiezo diciendo que el “idealismo requiere una gran claridad de espíritu”, cosa que no creo tener, y hoy día menos que antes. Pero tampoco creo en la Real Politik. Ser práctico y concreto no es ser pragmático en el sentido político del término, que es de lo que hemos abrevado los últimos ¿30 años?. Y si no encontramos una superación de las políticas pasadas, como yo lo veo, no hay salida.
    Recorrer la historia nuestra reciente o antigua, no significa reproducirla, significa saber de dónde venimos, y tratar de encontrar caminos adecuados ´en-el-ahora´, y abrir perspectiva de futuro.
    Hace poco escuchaba a un gremialista hablar de las nuevas camadas de obreras, entre 20 y 30 años (recambio generacional), ¿de verdad creés que puedan sentirse representados por el pero-sindicalismo. Me da la impresión de una suerte de herida narcisista más que otra cosa.
    Yo creo que la Corte (como digo en el post de Manolo) abre un desafío que “el peronismo como clase gobernante hoy” tendrá que tomar (veremos si puede, así como pudo en lso ´90¿? en otro sentido) y legislar.
    No me parece que sea taaann relevante si Patricia Bullrich, o no sé quién. Lo que sí me parece relevante es si están preparados y dispuestos para tomar el desafío. Eso sí me preocupa, y más allá de los Kirchner.
    Abrazo.

  3. harry dice:

    Vuelvo sobre el tema sindical.Cavallo es un especialista en destruir corporaciones cuando no se asocian con el .Caso concreto Yabran. Este gobierno es cavallista-kirchnerista y su montonerismo es un taparrabos de fachada.No solo tendremos conflictos sociales,la pelea dura sera por las obras sociales,los hospitales como el Guemes o el Anchorena y la red turistica paralela que hasta ahora manejaba la CGT.
    Insisto,mal flanco para abrir en un mundo cada vez mas inestable.

  4. Luciano dice:

    Hola, Abel. Los señalamientos que hacés sobre las implicancias del fallo los comparto, y exacerban aun más las preocupaciones que yo vislumbraba en torno al tema. La compuerta que deja abierta el fallo es mucho más que la de otorgar la personería gremial a la CTA. A nivel operativo de comisiones de base y / o empresa promueve una fragmentación absolutamente funcional a los intereses patronales. La cuestión sindical no puede discutirse “juridicamente”, es un tema político, y aparece en un contexto donde progresivamente los gremios de actividades clave ( los vinculados a la producción industrial) venían recomponiendose después del marasmo menemista, con la reintroducción de las CCT promovidas por los Kirchner, creciendo el nivel de sindicalización.
    Me parece que este fallo no perjudica sólo a la CGT , sino también al kirchnerismo. A Néstor y Cristina no les gusta la conflictividad(la real) y apuestan a la unidad sindical porque ellos no quieren dolores de cabeza. El amigo que te mandó el mail creo que plantea un escenario erróneo. En principio, es la Corte la que sacó este brulote al mar.
    saludos

  5. Abel B. dice:

    Harry:
    Sos un buen analista y un tipo bien informado. Tus comentarios aportan un punto de vista que falta en la blogosfera (serías un socialdemócrata de derecha, si estuvieras en Europa) ¿Pensaste en largar tu público de gerontes y meterte a bloguear’
    Igual, mi enfoque es diferente, porque trato de mirar no a lo que está, si no a lo que viene. La historia me gusta, pero quiero que me sirva para entender el futuro (tomando en cuenta la aguda advertencia de Drucker, que lo único que se puede profetizar con seguridad es lo que ya comenzó a pasar).
    ¿Dónde va todo eso? A que si la ley de Asocs. Profs. está inspirada o no en la Carta del Lavoro ya importa un cuerno. Si UPCN tiene más afiliados que ATE es porque tiene obra social razonablemente buena. Si el fallo de la Corte le sirve a la delirancia del PO, a las grandes empresas industriales u obliga a los gremios a abrirse hacia abajo, depende de lo que se haga en el futuro, no de lo que pasó antes (ahí Anahí tiene razón)
    Y Néstor y Cristina me importan mucho menos – aunque conservan poder de iniciativa, y al contrario de lo que parece, la Crisis se los aumenta, ya sabemos lo que pueden y no pueden hacer – que lo que va a pasar con la generación de cuadros entre 50 y 60 – con historia en la Tendencia o en el PC – que hoy están en las segundas líneas – las decisivas – de la política ¿Podrá el peronismo encontrar un equilibrio que los integre? ¿Le darán su sello? ¿Terminarán yéndose a un nuevo Frepaso? ¿Y que pasará con los otros cuadros, los sub50, que muchos vienen de la Ucedé? La pregunta decisiva ¿Habrá lugar – y que formación tendrán – los sub30 – una minoría pequeña de la generación , pero siempre es así – en el peronismo? ¿En la política?
    Las respuestas dependen de lo que hagamos los que nos interesa la política. Los que no les interesa, como les advirtió Toynbee, tendrán su castigo: serán gobernados por algunos tipos a los que sí les interesó.
    Anahí:
    Ver respuesta a Harry. Sólo te agrego algo, por tu rechazo a la realpolitik. De acuerdo. Ponerlo en alemán es una pedantería. A mi me interesa la política real. Y esa se hace con gente y con recursos. En el esquema actual argentino – que no tiene nada que ver con la Carta del Lavoro – las obras sociales son la herramienta fundamental del poder sindical.

  6. manolo dice:

    Abel
    Es tan antisindical, en el sentido estructural, que el supuesto mayor beneficiario de la medida hace la Gran Felipe.
    Como le decía a los amigos de Artepolitica, ¿Alguien escucho una declaración de Alberto Piccinini?
    Según la lógica de los “periféricos” como Artemio, tendría que estar haciendo un llamamiento a los trabajadores de SMATA y la UOM para construir un gran Sindicato Clasista.
    Silencio de Radio, porque sabe, comprende que es imposible “armar” algo con este fallo.
    El basismo puede ser efectivo en la UBA, o como mucho en un Gran Centro Fabril como Sitrac Sitram, pero a nivel Nacional es inmanejable.
    Lo tragicómico es que mucha de la gente de ATE, con este sistema, puede pedir el pase a Camioneros.
    Si pueden encuadrar su actividad en el concepto de logística, ¿Cómo lo impedís?
    En fin, dan ganas de recordar José Peter y su pelea con el fantasma de Berstein.
    A fines de los 60 decía que Perón era el Bismarck argentino; y que ellos, el PCA, no se dieron cuenta.
    Un abrazo

  7. Abel B. dice:

    Luciano:
    Estoy completamente de acuerdo. Creo que vos ponés – en forma sintética – el problema central con el fallo de la Corte, que es lo que encara Manolo en su post (y aunque es brillante, lo suyo no es la síntesis).
    Lo que yo quise hacer es encarar el marco político donde se va a dar la pelea. Porque los muchachos no van a aceptar mansamente las consecuencias negativas del fallo. Estimo que lograrán que el gobierno colabore en eso. Pero necesitarán respaldo político, porque los sectores medios – aún los más cercanos al peronismo – tienen un problema de piel con el gremialismo (con bastantes motivos, entre nosotros).
    Había escrito mi respuesta anterior antes de leer tu comentario. Igual, ahí yo toqué el tema de las nuevas camadas de dirigentes. Ejemplo: el Barba Gutiérrez será todo lo progre que quieras, pero como hombre de la UOM entiende de sindicatos. Pero Sabbatella, que es un buen intendente, apoyó el fallo…
    Un gran abrazo.

  8. Abel B. dice:

    Manolo:
    Evidentemente, los perucas comentamos a la misma hora. Al tuyo, sólo puedo decir Amen.

  9. Anahi dice:

    Abel B., estoy segura que vos entendés muchísimo mejor que yo lo que a política real se refiere, y eso lo noto en la agudeza de tus posteos. No fue mi intención ser pedante, es sólo que Real Politik es como suelen llamar los autores específicamente a la escuela del pragmatismo políico, y decirlo en términos de ´política real´ tiene sus ambigüedades. Te pido disculpas, reitero, no fue mi itnención ser pedante.
    No escuché declaraciones de Piccinini, sí otras, por ej., de Recalde, que entiendo es “un histórico” fuera de sospechas. Realmente no entiendo como un tipo con tantos argumentos como los que él puede tener, sólo funda alguno en que el fallo “se basa” (cosa que no así) en el caso OUTÖN. Digo, es para llamar la atención, al menos la mía.
    Saludos.

  10. Anahi dice:

    Algo más: otra cosa también para llamar la atención es que sea Funes de Rioja el que siempre bregó frente a la OIT contra la personeria gremial de la CTA, sin resultados, claro.
    Saludos.

  11. Luciano dice:

    El comentario de Manolo es para guardarlo en un cuadrito. Genial.
    Saludos

  12. Yukio dice:

    Estimado Abel, deberé estar perdiendo reflejos si me equivoco, pero no me preocuparía demasiado.

    Recalde: “[La Corte] desconoce lo que significan para el mundo laboral las representaciones superpuestas.”
    A.Rodríguez “Las representaciones no se logran a través de un fallo judicial.”

    Un fallo jurídico no modifica sustancialmente la realidad, sólo lo intenta. No supongo inocencia en éste, por qué habría de hacerlo, pero sí una absoluta ignorancia del mundo sobre el que legisla. El espíritu liberal es atentatorio contra las bases de cualquier sociedad organizada, es por ello que debe contradecirse de facto. Para aplicar una legislación que consagra una libertad casi absoluta, deberá ejercer una presión despiadada para controlar sus efectos disolutorios. Por un lado consagra un derecho, por otro va a cercenar a mansalva los de aquellos que se vean afectados por el ejercicio del mismo. La práctica hará que ésto no pase de boutade. Es que esta corte “excelsa” se ha expedido para los mundos posibles, pero posibles y reales son cosas diferentes.

    Finalmente, si la CGT es peronista no lo es por casualidad, sino por superioridad ideológica, que, precisamente proviene de moverse en el mundo real.

    Un confiado saludo peronista

    Yukio

  13. Anahi dice:

    Yukio, disculpas que me meta, pero sólo para corregirte una pequeña pero no poco importante cuestión: la Corte NO LEGISLA. De ahí en más, lo que se siga es falaz.
    Saludos.

  14. Yukio dice:

    La no frecuentación de los tropos hace muy aburrida la existencia. Los hombres no son de metal y los metales no cantan; sin embargo Gardel es un bronce que lo hace cada día mejor 🙂

    Yukio

  15. Abel B. dice:

    Anahí:
    Esta columna de comentarios es rica, y desordenada. No siento que pueda agregar algo útil, Voy a esperar y ver si puedo aportar un enfoque más amplio, con la ayuda inapreciable de la realidad. Si escribo ahora es para aclararte que nunca se me ocurrió acusarte de pedantería. Lo mío era acordar con vos que el discurso de la “realpolitik” puede ocultar la ausencia de cuestionamiento a problemas muy básicos. Pero insistir que las exigencias de la política real existen. En este caso, contar con esctructuras sindicales fuertes. Que significa con recursos.
    Un abrazo

  16. Anahí dice:

    Pero si troposeás demasiado la elocutio te queda la cabeza llena de metonimias, y ni Gardel con su canto logrará broncearla. 😉

  17. Anahí dice:

    Abel B., justo que escribiste estaba contestando el mensaje de Yukio, así que no lo mal interpretes…
    Abrazo.

  18. harry dice:

    Es que la Carta del Lavoro fue progresista, todo cambio cuando despues de 1944 el sindicalismo italiano estatista se paso masivamente al partido comunista de Togliatti.En ese entonces la libertad sindical sirvio para crear un sindicalismo socialista y hasta otro liberal.Unico objetivo,cerrar el paso al Pc.
    aCA NO FUE NECESARIO PORQUE el sindicalismo pacto sistematicamente con los militares y por lo tanto el corrimiento hacia el PC era insensato.LeS RECUERDO que el plan original de Martinez de Hoz implicaba el desguace sindical pero ejercito y marina se opusieron y por el contrario comenzaron las laboriosas discusiones para llevar gremialistas a la OIT .Ubaldini algo sabia del asunto.
    Si Abel,en Europa la socialdemocracia no escandinava es de derecha,pero aca la derecha -no todos-.creen que el programa agrario de Jose Antonio Primo de Rivera era sospechosamente de izquierda.
    Con mis gerontes cumplo con el rito de Pagina 12 ,ellos publican religiosamente la desaparicion de un cuadro estrategico agazapado en la puna de Atacama cuando tenia 19 años.yo publico el drama del subteniente al que un gobierno constitucional-el nuestro -mando a la guerra sin darle siquiera un barniz de contenido politico.
    Y de paso te mando una idea harryana ,Rusia no entra ArRepsol pero hoy Putin es el Chavez de Zapatero.
    Pensalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: