Rucci y los otros

Mañana se cumplen 35 años del asesinato de Rucci. Hace 2 años escribí algo, y no tengo más que agregar acerca de esa muerte. Pero siento que hay algunas cosas que necesitan ser dichas, y forman parte de la misma historia.

No estoy pensando en el reclamo de Hugo Moyano: que se juzgue por «delitos de lesa humanidad» a los que lo mataron. No es un planteo jurídico. Es como los carteles, hace año y medio, que decían «No jodan con Perón«, una forma de decir No jodan con los peronistas. Es marcar la cancha. Puedo acompañarlo, pero no lo veo como un tema de principios, sino de poder.

Esa categoría de delitos, con la salvaguarda clave que se considerarán tales si ha participado el Estado, no puedo dejar de sentirla como una chicana de abogados, que quieren estar seguros que a unos se los persiga y a otros no. Hay una cláusula tácita: No serán crímenes de lesa humanidad los que hayan cometido los que hoy tengan poder en un Estado. Juristas prácticos como Kissinger y Putin estarán de acuerdo. En realidad, hace algunos años un juez inglés, con ese realismo que ha llevado a los «anglosajones» tan lejos, consideró improcedente una acusación presentada contra Fidel Castro por alegados crímenes de lesa humanidad, con el argumento que era una categoría inaplicable a un Jefe de Estado en ejercicio.

Lo que quiero plantear – para provocar algunas reflexiones – no tiene que ver solamente con la muerte de Rucci: también las de Vandor, Alonso, Coria, Klosterman,… Es el extraño momento, a fines de los ´60 y principios de los ´70, cuando el asesinato de sindicalistas fue una forma aceptada por muchos de la lucha revolucionaria. Porque en Colombia, por ejemplo, mataron muchos más sindicalistas que aquí, pero todos como parte de la guerra contrarevolucionaria.

Es cierto, era otro tiempo, más violento o menos hipócrita, y que un gremialista cayera en un tiroteo, como le pasó a Rosendo García y a Blajakis, era casi un gaje del oficio. También había odios más profundos – o a uno le parece – que los de ahora. Cuando mataron a Aramburu, yo lo lamenté por un simple respeto a su coraje personal (el relato que hicieron sus secuestradores deja eso en claro), pero fueron muchos, muchos los militantes peronistas, que si les hablaban de montoneros pensaban en Felipe Varela, que sintieron que se había pagado una deuda.

La pelea que dieron los sindicalistas peronistas contra gremialistas comunistas y radicales para recuperar sus organizaciones, fue muchas veces muy violenta. Hubo heridos y algún muerto. No hubo asesinatos. La pelea interna del peronismo entre y con los sindicalistas, fue peor (como corresponde). Pero cuando el asesinato (no la violencia) se convirtió en un procedimiento aceptado – y coreado en actos – de la lucha política, se cruzó una raya sin retorno. Y cuando mataron sindicalistas en operativos comando de la guerra revolucionaria, había un elemento de soberbia y locura que iba a crear respuestas parecidas. Ese fue, me parece, el huevo de la serpiente.

9 Responses to Rucci y los otros

  1. harry dice:

    El problema central es la naturaleza y etiologia del terrorismo.Rucci es masacrado junto con otras 914 personas en el mismo año cuando la Argentina habia elegido un camino formalmente democratico,en un país en donde la izquierda contaba con diputados y en donde el Partido Autentico,expresion politica de los Montoneros fue llevado a elecciones libres por una inteligente iniciativa de Rocamora y alli demostro su exiguidad.
    Las muertes anteriores a 1973 son discutibles por el clasico efecto de reaccion y reaccion ,las ejecuciones posteriores al camporismo pertenecen al mas estricto golpismo militarista de la izquierda y de los montoneros.
    En lo legal despues de Milosevich las cosas han cambiado,en verdad despues del debilitamiento del concepto kelseniano que se produjo exactamente en Nuremberg.
    Si mañana Putin es juzgado por Tchechenia nadie se sorprendera demasiado como el colgamiento de Sadam fue tomado como un hecho normal que no levanto a las masas arabes.Tampoco el asesinato de Rabin que modifico la politica israeli o el abatamiento del conde Bernadote por Israel ,en 1947.
    Y el campeon de Occidente sudamericano,Fuyimori esta preso junto con el eficaz aliado de entonces Vladimiro Montesinos.
    Y alguien dijo algo importante sobre el asunto ?
    El terrorismo junto con el foquismo guevarista son recetas perimidas para impulsar el cambio social.
    Algunos todavia no lo advirtieron y cuando lo hagan propondran una amnistia general,amplia,omnicomprensiva y exquisitamente garantista.
    Es mas ,en eso estan.
    Saludos.

  2. Yukio dice:

    Muy a propósito el artículo y muy bueno lo del 2006. El petiso se lo merece. Lo de Harry, como usualmente, inobjetable. Un abrazo peronista

  3. Anahí dice:

    Abel B., mi parecer sobre lo que proponés (con los elementos que yo cuento, claro):

    Sin entrar en disquisiciones sobre qué fue primero, si la serpiente o el huevo, en términos empíricos pienso que la serpiente la trajo el propio Perón en la forma de su secretario privado. Y esto es algo que no sé si los peronistas han analizado con seriedad y lo suficiente (digo, «el último Perón», más allá de si estaba senil o no, etc.). Sería importante que lo hicieran, digo, tengan la iniciativa, el 50% de la identidad de los argentinos, por decirlo así, va con ello.

    Faltan a mi juicio algunas variables: dominación, dictadura… y otras más (la violencia de los pueblos es violencia justa, Perón dixit, ¿qué pasa con eso?)

    Yo personalmente no creo que exista una tal «violencia justa», y la muerte de Rucci no la entiendo ni mucho menos la comparto (y como personaje histórico nunca me simpatizó: controversia con Tosco, el apoyo a Onganía, la masacre de Ezeiza…); lo que sí creo es que hay una tal «violencia necesaria», que en absoluto está perimida -según dice harry-, como lo demuestran la resistencia iraqui y otros ej. que no vienen al caso.

    El concepto de delitos de lesa humanidad son una conquista importante después del nazismo que dividió las aguas por donde era necesario, más allá de las tergiversaciones y utilización que hagan los poderes de turno (justamente, son poderes), y a mucha gente valiosa le fue la vida en ello.

    Salú2.

  4. Abel B. dice:

    Harry:
    Con los años que nos conocemos, me siento mal al decirte que estás analizando como un intelectual. Con influencias de Platón, mirá lo que te digo.
    Bromas aparte, lo tuyo me parece un comentario inteligente e informado. Pero mi ironía surge que hablás de «terrorismo» y «políticas de derechos humanos» como si fueran realidades políticas en sí mismas, independientes de los intereses, egos y delirios de los individuos metidos en ellas. Cuando decís «Si mañana Putin es juzgado por Tchechenia nadie se sorprenderá demasiado», estás olvidando la previsible oposición de Putin, que algo puede hacer al respecto. Lo mismo para los cientos (miles) de colaboradores suyos, que interrogaron severamente a chechenos sospechosos o sirvieron un trago de polonio a algún amigo. La diferente situación de Videla o del finado Pinochet comparados con los generales brasileños tiene en buena parte que ver con que estos construyeron poder y no perdieron de vista la situación internacional. El chileno descuidó el 2° factor y los argentinos no tuvieron ni idea de ninguno de los dos.
    Los que empezaron a militar en «derechos humanos» lo hicieron en su mayoría motivados por familiares o amigos muy cercanos víctimas de la represión. Hoy su identidad, su reconocimiento público, en algunos casos su carrera están basados en ellos ¿Soltarán esa bandera porque algún ex-guerrillero piense en cubrirse?

    Yukio: Muchas gracias. Concuerdo con tus elogios a Harry, pero los dosifico porque si no se envanece

    Anahí: Cuando decís que la valoración de Perón tiene que ver con el 50 % de la identidad de los argentinos, planteás un tema válido e importante. Pero si todavía estamos discutiendo sobre Rosas, es difícil que los argentinos tengamos un «relato» común sobre el Viejo.
    Y sabés qué? A mí se me ocurre que visto a la distancia – como me parece que es tu caso, por tu edad? – Perón aparece más como un Demiurgo, el autor de la realidad, que como lo vimos nosotros, que ya éramos proclives a los mitos. Él nos advirtió «Los hombres creen que hacen la realidad, y lo más que pueden hacer es una montura para cabalgarla». Bueno, el cabalgó la violencia que se incuba a partir de la 2° mitad de los ´60, en cuyo origen tuvo poquísimo que ver.
    Mi intención, además de dejar claro dónde estoy en relación a Rucci, fue trazar la diferencia, política y ética (por eso la archivé en «valores») entre la violencia, aún la lucha armada, y el asesinato planificado como instrumento político. Un tema que la mitología setentista confunde, hasta sin querer. Los asesinatos, en este caso de gremialistas, comienzan cuando López Rega era un oscuro sirviente, Cooke un ex-delegado personal y Perón enviaba cintas y recibía en Madrid a quien fuera a verlo. Y su origen intelectual no es en el peronismo, ni siquiera en el marxismo ortodoxo. Hay un acento francés ahí.
    Para la relación de Rucci con Tosco, te aconsejo ver lo de Manolo http://deshonestidadintelectual.blogspot.com/2008/09/conclusiones.html El es nuestro mejor traductor para la izquierda bien intencionada

  5. HARRY dice:

    Anahí,la violencia » justa » se justifica por el triunfo,el cambio y en ultima instancia la revolucion.Todo el fenomeno de descolonización incluye una violencia que se justifica y autojustifica por la aparición del nuevo sujeto politico,el descolonizado.En el Este de Europa ocurrio exactamente lo mismo con las naciones colonizadas por el stalinismo que obtuvieron libertad politica gracias en gran medida a las reformas de Gorbaciov y a la intuicion de Yeltsin .Fueron revoluciones liberales en una parte de Europa que permanecia ausente de la revolucion francesa. Pero no hay que engañarse,desmantelar la URSS fue una proeza mucho mas considerable que derrotar al imperio frances o al britanico .
    Mirando con frialdad el enfrentamiento entre montoneros ,sindicalistas y otros en los 70 esta bastante claro que el sujeto de izquierda social estaba en los sindicatos y el socialfascismo militarista en los montoneros.
    Todo el problema consiste en mantener ese dificil equilibrio entre la minoria ilustrada que tiene la» precisa» y los intereses de las masas que son siempre concretos y poco sofisticados.Pero son el genuino actor social.
    Peron trajo varias viboras,un butantam pero le fueron utiles para obtener el poder formal.Luego ,exactamente como De Gaulle con la resistencia comunista-casi no hubo otra en Francia-les planteo la integracion o el sometimiento.
    El operativo Dorrego fue un poco un ejemplo de esa tendencia.
    Rucci era mas representativo que cualquiera de los dirigentes de las OPM,Montoneros,Erp y otras.
    Por eso lo mataron justamente.
    Saludos

  6. harry dice:

    Abel,esta clarisimo que los Derechos Humanos siempre se aplican al derrotado.Es logico,nadie analizara Hiroshima o Nagasaky,simplemente no hace falta.El problema que vos planteas con respecto a Putin me produce un interrogante…si los dictadores
    perciben que seran juzgados esto implica que cerraran cualquer salida aperturista?,se abroquelaran y esperaran simplemente que la muerte termine con la cosa.Si esto fuera asi la doctrina Helsinky sería contradictoriamente ineficaz con respecto a sus objetivos.
    Pero creo que la realidad politica solo se ensaña con los perdedores y en ese momento dejan de tener valor.Tenemos la misma edad,recorda cuando el gran aliado occidental,el Sha ,no era aceptado en territorio americano y tuvo que ir a peregrinar a Mexico para morir finalmente en Panama.
    Por consejo del propio Kissinger.
    Con respecto del terrorismo es una herramienta,solo se legitima con el exito politico,desde luego que atrae a los jovenes y a los psicopatas pero esto no es tan definitorio.
    Y ya sin intelectualizar tanto puedo señalar que cuanto mayor distancia existe entre el sistema de reclutamiento y el area operativa de los terroristas menor posibilidades tienen estos ultimos de ser neutralizados.
    Es una ecuacion simple,pensalo…a mayor distancia entre… el reclutamiento y los …cuadros activos mejores posibilidades tienen de sobrevivir y reproducirse.Cuando esos dos ambitos se acercan terminan masacrados,exactamente como los grupos de superficie montoneros.
    Un abrazo.

  7. Yukio dice:

    que la justicia se aplica al vencido, por lo cual responde a una correlación de fuerzas. No tiene que ver con la verdad, que nadie sabe bien qué es. “¿Y qué es la verdad?” es una de las preguntas más poderosas jamás formuladas y nunca tuvo respuesta. Quienes hablan de errores en relación con la muerte de Rucci, o mienten a sabiendas o no quieren ver. Hay quienes dicen que dijeron o pensaron: “debimos haber matado al Brujo”. Nunca quisieron matar al Brujo. Querían matar al que era representativo del “genuino actor social”, el Movimiento Obrero Organizado. El Brujo, en cambio, era la pieza necesaria de una relojería tenebrosa, una operación de pinzas que terminó exitosamente. El gobierno cayó. El objetivo se cumplió. Perón estaba muerto y “la Martínez” presa. Y la noche llegó y el desbande se produjo. Ahora cuentan lo que quieren y lo hacen porque pueden, y eso, la sola posibilidad, se sabe, es razón sobrada para hacer algo. El horror farsesco pasará, esto que hoy ocurre no quedará, salvo en las historias de Pigna, nunca un long seller, el voluntarismo de Galasso o la memoria forzosamente breve de cándidos o interesados, y volveremos a ver desfiles de arrepentidos, falsos confundidos, iluminados por luces cegadoras cayendo de sus cabalgaduras en el duro camino de Damasco que requiere pagar la tarjeta de crédito, llenar el tanque y comer en P. Hollywood. Nuevos baños en el Jordán de las culpas colectivas, lejos, muy, de cuestiones de izquierdas o derechas, sólo el resultado del precio de pertenecer, a como de lugar, huyendo de cualquier atisbo de cercanía con Gregorio Samsa o un laburante del común (que podría terminar al frente de la CGT), que para el caso es lo mismo. Saludos Abel,

  8. Yukio dice:

    «La frase de Harry, “por eso lo mataron justamente” es exacta. Y es rigurosamente cierto». Me comí el primer párrafo, el copy paste sin anteojos no es mi fuerte. Chau

  9. Anahí dice:

    Abel B., fijate que aunque lo respeto, yo no soy peronista justamente porque no comparto muchas de los conceptos filosóficos del Viejo:
    Para mí el hombre sí construye la realidad, más que cabalgar sobre ella, en una relación dialéctica, o dialógica si te gusta más con el mundo. De hecho, de lo que decís «el asesinato planificado como instrumento político» (y estoy muy de acuerdo con tu apreciciación del asunto) además de «planificación» tuvo consecuencias, como tuvo consecuencias «el butaram» (harry «dixit» – se me pegó, qué le vas a hacer) que Perón trajo con él. (Tal vez un demiurgo lo haría a su antojo, «alquímicamente». No es el caso).
    Con respecto al relato rosista, la desventaja está en que los sujetos que no arrasó la generación del ochenta, los arrasó el siglo, digo, tanto protagonistas como testigos y partidarios. El revisionismo es una mirada histórica, en este caso, no cuenta. En cambio, el peronismo está aún a la vuelta de la esquina, por lo que tendrían la oportunidad, no sé si exagere, pero histórica, de analizar algunas, no digo todas, de esas cuestiones para quizás «empezar» a elaborar un borrador de relato. La patria agradecida.

    harry: Cuando digo que para mí la violencia justa no existe, lo digo desde una mirada ético-abstracta que implicaría la noción de justicia, y que no tiene que ver con los resultados: si alguien me amenaza de muerte con un revolver y yo me defiendo, no es por justicia, sino por necesidad. Las guerras justas son inventos de los conquistadores: del medioevo de las cruzadas, de la inglaterra de locke, de la yanquilandia de bush… etc.
    Acuerdo con vos respecto del equilibrio necesario entre elitismo y masa. Pero el verdadero actor social para mí es el sujeto.

    Y conjugando: si aparece un sujeto social descolonizado no es por «predeterminismo» ni por cabalgar en una realidad ajena a él, sino porque siguió las luchas para lograrlo, ayudado o no por otros.

    Abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: