desde Brasil, a la Antártida por Mario Cafiero

agosto 7, 2008

Lo único que tiene que ver Brasil en ésto (hasta ahora) es que yo estoy aquí, pasando unos días en Recife, y mi amiga Bibiana me ha reenviado un mail de Mario Cafiero. Ahora, en Pernambuco saben que el resto del mundo existe, pero no les importa mucho y no tengo forma de chequear estos datos. Normalmente, no reproduzco las encendidas denuncias que me envían algunos que parecen creer que Argentina lo único que necesita es enojarse en serio, reclamar en voz muy alta, y los demás países, debidamente preocupados, atenderán la indudable justicia de sus planteos.

Pero Mario Cafiero, con quien no me unen lazos políticos, me apresuro a aclarar, ha hecho otras denuncias que han obligado a gobiernos argentinos a tomarlas en serio (sin reconocerlas, por supuesto). Así que aquí les copio su mensaje:

Les acompaño un Informe, que les pido que lean y difundan.

Es un tema estratégico para nuestro país, donde está en juego la soberanía sobre un vasto territorio marítimo y sus enormes recursos naturales.

Se trata de las cerca de 4.000.000 de kilómetros cuadrados o sea 400.000.000 de hectáreas – leíste bien: cuatrocientas millones de hectáreas – correspondiente a la ampliación a 350 millas de la plataforma continental en el Atlántico Sur, Malvinas y Antártida.

En mayo del 2009 vence el plazo para presentar los límites ante las Naciones Unidas. No hay más prórrogas.

La Argentina es el único país, que con las más extensas reivindicaciones posibles aún no ha presentado nada.

El 26 de julio la Ministra de Defensa Nilda Garré y el vicecanciller «festejaron» con un acto que se terminara de marcar la plataforma continental (ver Clarín 26 de julio de 2008, página 20).

Hay un Proyecto de Resolución 3916/2008 del diputado oficialista Basteiro que expresa «el beneplácito de la Cámara de Diputados por la labor que permitió delimitar los límites exteriores del Mar Argentino».

Simplemente, nada de esto es cierto. Solo es jactancia propia de los irresponsables. Sobre todo los ubicados en algunos puestos claves de gobierno.

Las tareas de la delimitación de la plataforma continental terminarán solo cuando la presentación de la Argentina sea aprobada por las Naciones Unidas. Al día de hoy no hay ni presentación, ni mucho menos aprobación, solo la recolección de datos parciales y que aún están pendientes de procesamiento.

Lo más grave es que toda la información oficial habla de incorporar solo 1.000.000 de kilómetros cuadrados, o sea 3.000.000 de kilómetros cuadrados menos, porque irresponsablemente los relevamientos efectuados no incluirían al mar que rodea a la Antártida.

El Reino Unido de Gran Bretaña ya ha anunciado que sí presentará reclamos soberanos sobre la plataforma marítima circundante a Malvinas, Islas del Atlántico Sur y el área de la Antártida que ellos reclaman (área antártica que prácticamente se superpone con la Antártida Argentina).

Es el espacio geoeconómico en disputa de soberanía más importante del planeta. La IV Flota norteamericana no está precisamente de paseo por la zona. Y el Reino Unido hace cientos de años que sabe mucho como ganar disputas. Ya sea en el campo de batalla. O en la mesa de los enriedos de la diplomacia. La Argentina nuevamente esta muy lejos de obrar a la altura del enorme desafío que enfrenta. Y que las graves circunstancias mundiales le exigen.

Se está incubando una nueva decepción que seguramente nos golpeará muy duramente en el futuro.

Pidamos que intervenga el Congreso Nacional. A quién la Constitución Nacional encomienda arreglar definitivamente los límites de la Nación. Pidamos que el gobierno reaccione. Aún estamos a tiempo de corregir el rumbo.

Te pido que difundas este tema.

Ing. Mario Cafiero


A %d blogueros les gusta esto: