el campo, política y gestión; para cerrar marzo

Entre las respuestas que provocaron las dos notas anteriores sobre el tema de las retenciones, hay una que me interesó en especial, porque echa luz sobre algo que trasciende al conflicto agrario que hoy sacude la Argentina: la relación entre “política” y “gestión“. A principios de año, empecé aquí a tocar el tema, en ocasión de los despidos de Macri. Acepto lo que dicen muchos, que con frecuencia se levanta la bandera de una “gestión eficiente” para tapar una mala política. Pero también es cierto, y los que queremos cambiar la realidad no debemos olvidarlo, errores o torpezas de gestión pueden convertir en desastrosa a cualquier política. Por eso pongo aquí las válidas observaciones de un amigo que conoce “de adentro” el Estado, las empresas y su relación, y por eso usa el seudónimo literario de Miguel Linares:
Todos estos días he estado pensando qué lejos de la realidad se puede estar luego de más de 4 años de ejercicio de una función pública, pero además, me llama la atención la falta absoluta de:
* conocimiento de la realidad micro y macro del campo,
* sensibilidad política (a quién se le puede ocurrir, un mes antes de levantar la cosecha, decirles que van a cobrar un 25% menos; enrostrarles que “son los piquetes de la abundacia” aunque lo fuesen ¿para qué decírselo?)
* conocimiento de la economía “heterodoxa”. La función principalísima de las retenciones es equilibrar las productividades relativas tan dispares entre la tierra y el capital puesto en la industria, permitir un tipo de cambio competitivo que haga viable la industria y la generación de empleo que esta implica. El aumento de los ingresos fiscales y la redistribución de ingreso que ellas permiten, son un efecto importante pero de segundo plano.
* racionalidad en el diseño y anuncio de las medidas (por qué no las anunciaron para la campaña 2009?).
* humildad y servicio en la acción de gobierno.
Te envio un abrazo.
Todavía les debo lo que pienso sobre la situación creada – una vez que ya se cometieron las macanas. Como el paquete se desenvuelve en estos días, para bien o para mal, y ya no hay tiempo para influir sobre los jugadores, esperaremos a que suceda… lo mejor que pueda suceder. Les comento, eso sí, lo que discutimos entre amigos: si Néstor chocará o no con un muro; mi evaluación personal es que no, no comerá vidrio… porque hasta ahora no lo ha hecho. Para los que conocen viejas historias (por ejemplo, Manolo), pasa por ver si en su formación política han influido más la FURN o Diego Ibáñez.

One Response to el campo, política y gestión; para cerrar marzo

  1. harry dice:

    El problema querido amigo no es tanto que el ex presidente coma vidrio y la calidad del vidrio sino en que medida hay fusibles para evitar la indigestión de vidrio
    .A mi juicio acá hay un problema de economía real con una alta incidencia en nuestra proyección estratégica como país agroexportador-recuerdan la historia de la OPEP proteínica que desarrollábamos como quimera en los 70? y en que quedo…..
    Entonces insisto si ni el joven ministro de economía-versión tecnocratica peronista de Ricardo Zin o de Guillermo Klein, ni el jefe de gabinete, ni siquiera el secretario de Agricultura en un país que debería tener un Ministerio para el sector sin mas vueltas no pueden ser fusibles por un problema de simple disciplina stalinista como se puede articular una política para el país real?
    La política es arte y mediación, no necesariamente manifestaciones pasatistas y ventriculizadoras de los primeros años del siglo XX que en verdad casi ya no conducen a nada.
    Lo único positivo que quedara de este conflicto es que el país esta nacionalizando el problema del campo, finalmente
    .Entendiendo que el nuestro es un país industrial pero no solo eso. Es un país agroindustrial y no una simple economía de monocultivo como Venezuela o Bolivia.
    O Cuba.
    Por lo tanto de ahora en más no creo viable una plataforma política que no conjugue perspicazmente los intereses de los dos sectores.
    Las dicotomías ideológicas son tontas y anacrónicas. Es como pretender como sostienen los socialistas en la Comunidad Helvética que los suizos estén contra el secreto bancario porque en realidad el sector financiero produce pocos empleos … pues -de eso justamente viven y a nadie –salvo a ellos ,Jean Ziegler y sus amigos – se le ocurre desmantelar los motores estrategicos que generan su propia fuente de ingresos.
    La Argentina no es un estado corporativo organizado por sectores de producción y con un estado que los dirija.Es un flan de democracia o autocracia imperfecta –elijan el modelo que quieran – con algunos miles de personas en la plaza y en los cortes pero nadie con capacidad transformadora para organizar una política que reposicione el interés nacional en términos pragmáticos por encima del ombliguismo de los intereses inorgánicos.
    Es probable que K no coma vidrio, pero también es muy probable que algunos miles de cuadros, intendentes, sindicalistas, algunos gobernadores salgan de estos fastos con una severa indigestión.
    Ellos si
    Saludos.
    Harry.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: