No es la economía. Es la política, estúpidos

El 12 de marzo, hace dos semanas, cuando la Sociedad Rural, la CRA, Coninagro y la Federación Agraria anunciaron un “paro del campo” contra la política de retenciones anunciada el día antes, comenzó en Argentina un conflicto que – en ese momento – era gremial. Algunos puristas amigos míos, de centro izquierda y urbanos ellos, insisten que es, estrictamente, un lock out patronal. Yo lo llamo gremial porque era, en ese momento, un conflicto de intereses. Se enfrentaba de un lado el gobierno y del otro las bien diferenciadas organizaciones que, más mal que bien, representan los intereses también muy diferentes de los empresarios del “campo”, sojeros, ganaderos, tamberos, algunos apellidos tradicionales a los que les quedan extensiones de las que fueron repartidas por Roca o por Rosas, chacareros gringos del Sur de Córdoba y Santa Fe, sus proveedores, distribuidores… (y quién representa a los pools de siembra, que son un actor muy importante?) Realmente, era necesaria la destreza de un ministro educado en la Universidad de San Andrés y en la London School of Economics para conseguir su unanimidad.

Pero es importante tener claro, pienso, que – más allá de las torpezas que suelen cometer académicos brillantes cuando operan sin intermediación en la realidad – el enfrentamiento era lógico y previsible. Las retenciones – redescubiertas por Duhalde en el 2002 – son la pieza clave de la recaudación, que para este gobierno – que es también el anterior – es la base de su poder. Por supuesto, para cualquier gobierno los recursos son fundamentales; pero en el caso de los Kirchner el superávit y las reservas son más que una herramienta; han llegado a formar parte de su discurso legitimador, como lo fue la convertibilidad para Menem. Otro aspecto a tener en cuenta, para entender a Cristina y a Lousteau, es que diferenciar entre la gran explotación y el pequeño productor es mucho más fácil en el discurso que en la realidad de la recaudación; precisamente, la existencia de los “pools de siembra” agudiza esa dificultad.

Los empresarios del “campo”, esa realidad compleja y diversa, han sido durante estos años socios renuentes del gobierno. Su ideología, hasta su lenguaje, es muy diferente de los políticos urbanos y viejos militantes setentistas que dan el tono de la administración K; pero recordaban los años muy duros de fines de los ´90, se habían beneficiado con Duhalde – no tanto con la devaluación, pues también sus insumos son en buena parte importados; sí, espectacularmente, con la licuación de sus deudas con los bancos y con los monopolios agroquímicos – y los que sobrevivieron o aprovecharon la concentración de la explotación rural, ganaron mucho dinero con los Kirchner. Los resultados electorales del año pasado lo muestran con bastante claridad. Pero estas medidas les anunciaban, sin anestesia, que sus ganancias pasaban a depender por completo del arbitrio del gobierno. Y los del “campo” son humanos; grandes o pequeños, no les gusta que les metan la mano en el bolsillo (al contrario de sociólogos y periodistas progres, que jamás piensan en contratos y mucho menos en sobres)

Continuará

6 Responses to No es la economía. Es la política, estúpidos

  1. leonardo dice:

    Hasta ahora que te leo, no tenía muy claro por donde iban los tiros, aunque sigo con mis dudas lo tengo más claro. Consulte diarios, diversos blogs, laa sesudas explicaciones de la TV española “los campesinos argentinos le dieron la primera cacerolada a CK porque dicen que el gobierno se quiere quedar con el 56% de sus ganancias”.Punto. En los demás…silencio o confusión…
    Se podría decir, estirando un poco el concepto, que menedez bety es una campesino…en fin, todo es posible.
    Como dijiste una vez citando a no se quien, la única politica es la internacional, para mi algo tiene que ver.
    Te seguiré atentamente desde la madre patria(que lo pario)
    un saludo
    PD) los reunidos en Rosario de estarán frontando las manos, mejor dicho, los garfios

  2. Edgardo Arrivillaga dice:

    El problema en este conflicto es que el sistema decisional del gobierno es anacrónico, violento y de un verticalismo totalmente sobrepasado por el tiempo.
    En este curioso país falta un Ministerio de Agricultura, faltan politicas que ya se aplican en otros lados para estimular la producción agraria diversificada con una selección de personal tambien calificada.
    Personal que viene de las cárceles – como en el caso norteamericano – o personal que viene de sectores handicapados, discapacitados se dice por acá, pero que son perfectamente reciclables en un sistema de producción primario. Y producción claramente vinculada de forma integral al sistema cientifico-tecnologico.
    Sintesis, el pais sigue pensado en terminos autoindulgentes sin una clarificacion interna de las metas agroexportadoras o de una politica para consumo interno, como se hace en Canada y Australia con sus cortes diferenciados para categorias de consumo diverso, paises muy parecidos al esquema argentino y que hemos analizado siempre con cierta superficialidad algo snob. justamente porque los veiamos como perifericos productores granjeros.
    El campo es un problema demasiado complejo como para dejarlo en manos de los tecnicos de la macroeconomia. Son ellos los que han provocado este conflicto y ahora no saben exactamente bien como resolverlo.
    La negociacion nos hara salir de esta crisis pero esta claro que en matertia agraria el pais carece de estrategia.
    Y esa es la mas valedera enseñanza de esta situacion que no la resolvera el Pasdaran D´Elia con sus pasatistas historias de la izquierda nacional o los recuerdos de la produccion de las misiones jesuiticas, pero tampoco en modo alguno el grupo Benetton.
    Saludos.

  3. Ey, como kEYnes dice:

    Hola.

    Sumaste un nuevo curioseador merodeador a tus opiniones y diatribas.
    Gustoso el blog.

    Saludos

  4. Abel dice:

    Bienvenido. Pero… ¿diatribas? ¿cómo cuáles

  5. Bayrak dice:

    my Spanish is not good but is seem like a very nice web site, thanks

  6. […] mi pensamiento, que he ido formando y escribiendo desde marzo. En realidad, siento que las entradas “No es la economía. Es la política, estúpidos” I y II, que subí el 26 y 29 de marzo siguen siendo una buena descripción para legos de mi opinión […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: