política internacional: lo importante, lo trivial, y China

En “El hijo de Reco” me planteé desde el comienzo esforzarme por aportar ideas y enfoques para pensar una política internacional para Argentina, algo que de lo que tengo claro dos cosas: La necesitamos. No puede ser hecha desde un sector, sino desde el conjunto.

Pienso que “Argentina y su circunstancia”, trozos de un mail mío enviado a principios de 2003, sigue siendo bastante actual. Tengo que reconocer que no le dí entonces suficiente importancia a Chávez. A pesar los toques tropicales – como éste, una nota del NYTimes que copia La Nación (gracias Félix) – nadie que gobierne una de las reservas de petróleo importantes del planeta y a la vez se plantee ocupar el rol del antagonista en el enfrentamiento dramático con USA que tenía Fidel, puede ser ignorado.

Igual, no caben dudas que el desafío que concentra las energías de la Gran Potencia – mucho más decisivo que el que enfrentó en Vietnam, Kissinger dixit – es el creado por sus políticas y sus intereses en el Medio Oriente, y, por extensión, con el mundo musulmán. Absorbe sus energías y buena parte de sus recursos, dejando a nuestros pymgs, pequeños y medianos gobiernos de Iberoamérica, un margen de acción que de otra manera no tendrían.

Pero me parece cada vez más evidente que en el mundo actual el proceso que va a marcar este período histórico es el ascenso (o regreso) de China al rol de Gran Potencia. Seguramente como marcó en Europa la segunda mitad del siglo XIX el ascenso de Alemania; quizá, solo quizá, comparable al que representó para el mundo en el siglo XX el ascenso de los Estados Unidos.

Hasta no hace mucho tiempo, economistas como Krugman señalaban que una cosa es pasar de una economía campesina primitiva a una regida por la industria, proceso que puede ser muy veloz, y otra es el desarrollo tecnológico, no de unos enclaves militares – como en la vieja Unión Soviética – sino en todas las actividades de una nación moderna. Bueno, China lo ha conseguido, al menos en algunas regiones, que en sí solas reúnen más población que Europa y más industria que Latinoamérica. Un artículo de ayer de Alfredo Zaiat, “China no es una burbuja“, describe con concisión y lucidez lo que está pasando y sus consecuencias inmediatas, marcando de paso la trivialidad de algunas preocupaciones que menciono en el post de abajo. Les encarezco que dejen de lado sus prejuicios con Página 12, si los tienen, y lo lean.

Para nosotros, sólo repito lo que dije en la nota que linqueé al comienzo: Hoy, el destino de los países medianos como la Argentina no se define en campos de batalla, sino en la sabiduría de su política y en el acierto de sus políticas económicas.

One Response to política internacional: lo importante, lo trivial, y China

  1. […] diciendo – por favor – que el ministro de economía es “sólo” un técnico.  Desde hace mucho que afirmo que – después de 1945 y el final de la Segunda Guerra – la suerte de la mayoría de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: