Pavadas económicas, y la «carta a Macri»

Estén tranquilos: No voy a componer una lista de las pavadas que se repiten sobre temas económicos. Para eso no alcanza un post; con una enciclopedia de 27 tomos podría empezar.

Tampoco es mi tema ahora la categoría más rica: las pavadas que repiten economistas inteligentes, con buena formación… y con anteojeras ideológicas. Simplemente, y para beneficio de los amigos, les aviso que si son ortodoxos, deben escribir como si las recesiones no existen – a menos que sean causadas por gobiernos ignorantes – y que los mercados siempre tienen competencia perfecta y nunca tienen barreras para el ingreso.

Si se consideran keynesianos, deben escribir como si la inflación es un cuco de la derecha, y – muy importante – mencionar siempre que los empresarios, si son grandes y sobre todo si son del agro, son codiciosos (en contraste con los intelectuales progresistas y los funcionarios, que jamás piensan en el dinero).

El asunto que me preocupa hoy es la cantidad de pavadas que ha asimilado, y repite, la gente común. Ojo: no se me ocurre que alguien que no sea economista profesional o gobernante esté obligado a conocer los aspectos intrincados de la economía. Basta con que sepa si el dinero le alcanza para llegar a fin de mes, si está mejor o peor que el año pasado, y si puede planear para su futuro y el de su familia. No hace falta dominar la teoría de los virus o saber de neurología, para darse cuenta si uno está enfermo. Por eso, lo que me mueve no es menosprecio a la opinión de los que no son profesionales; al contrario, es la valoración preocupada de la importancia que tienen sus creencias. Después de todo, son la inmensa mayoría, y condicionan la realidad.

El disparador de esta preocupación es una «carta a Macri» que está circulando insistentemente por Internet (si todavía no la recibieron, cosa extraña, cliqueen en el renglón de arriba; la reproduce el blog «No me parece»). Allí, el autor – con el pretexto de aconsejarle a Macri que no se presente en la elección presidencial – pronostica una serie de catástrofes (algunas en curso): crisis energética «cortar la luz a los vecinos de Caballito«, inflación galopante «el IPC real rondará el 50% anual«,  «el superávit fiscal se habrá licuado», y así sigue, culminando en el clásico «el estallido es inevitable«.

Claro, la «carta» tiene puntos válidos (es tan difícil escribir algo completamente equivocado como algo totalmente acertado). Pero el nivel del análisis económico que se hace en él va de lo trivial a lo berreta. Por supuesto, puede pasar todo lo que dice allí,… si Cristina gana y es lo bastante estúpida. Pero Néstor, que no es uno de los grandes cerebros de Occidente, no lo ha sido (alguien recuerda que pronósticos similares se hacían en 2002, 2003 y 2004?) y sería machista decidir que su mujer necesariamente lo será.

Tengo claro que esa carta expresa una pasión política, y no está en la tradición argentina de las últimas décadas cuidar la exactitud de lo que se dice cuando se trata de atacar al adversario (enemigo). El autor ciertamente no es un economista (ni tampoco es Asís, que escribe mejor que eso).

Lo que realmente me preocupa es que el texto expresa el pensamiento de una parte no pequeña de nuestra gente, entre ellos muchos que no pueden ser clasificados como de «derecha»: votantes tradicionales del peronismo, del radicalismo o, más recientemente, del ARI: Más allá de la fascinación de los legos por vaticinios apocalípticos, creo que ellos han elaborado el derrumbe de la convertibilidad ¡asumiendo como «sentido común» la propaganda más simplista que se puede leer en Ámbito Financiero! Ni siquiera los columnistas que escriben sobre economía en «La Nación» suscribirían en su totalidad lo que se dice allí. El hecho que el discurso del gobierno, y el de economistas progres, incluya un conjunto similar de banalidades y simplificaciones groseras, no debe servir de consuelo.

Frente a los problemas que existen, y que se van a agudizar, el discurso optimista se desacredita, y esperar catástrofes ayuda a que se produzcan.

2 Responses to Pavadas económicas, y la «carta a Macri»

  1. […] los que mezclan sus opiniones políticas y económicas escribí aquí, hace muy poco. Cabe que me juegue con mi opinión, breve: Esta crisis es una típica burbuja […]

  2. José A. Martinez dice:

    La economía es un uso específico del lenguaje, m’hijo. Una narración. Pero de gran poder persuasivo. ¿porque cree que el campo -algo tengo- le hace piquetes a Cristina y no a Chicago. Se da cuenta ?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: