“No abandonaremos la Inconvertibilidad”

cavallo upside downRepasando el blog, noto que la mayoría de los últimos posteos han sido de coyuntura. Bueno, este noviembre ha sido un mes muy … coyuntural para los argentinos. Quiero volver a asuntos más permanentes. Y la economía política es uno de esos.

Por suerte (los viernes no soy muy productivo), tengo un artículo ya editado que me envió Pablo Tonelli. Tiene más de veinte días, pero no ha perdido un minuto de actualidad. Pablo sigue explorando lo que analizó en su Llegó la Inconvertibilidad; se nota que lo tiene pensativo el sistema que comenzó a entrar en vigencia hace un año.

LA DINAMICA DE LA INCONVERTIBILIDAD DEL PESO

Pablo Tonelli, economista

La inconvertibilidad del peso como forma superior del control de cambios está planteada como un problema de supervivencia de la política económica a secas. Compartiendo amplia y totalmente los objetivos del Gobierno en esta materia, me pregunto si la estrategia adoptada es la única posible. Descarto la macro devaluación, el reinicio de un nuevo ciclo de endeudamiento o un brusco ajuste fiscal (o la combinación de estos instrumentos).  Me planteo si es posible pensar en un Plan B.

Es curiosamente un antropólogo argentino, Alejandro Grimson, el que me ha hecho reflexionar (sin hacerle, en modo alguno, cargo de mis opiniones). Decía Grimson en un artículo publicado en Página 12 ”Hay medidas económicas que tienen consecuencias culturales y políticas que los economistas no saben calcular pero, más grave aún, no saben que deberían ser calculadas. Desdolarizar la economía y el ahorro exige un plan complejo y una ejecución cuidadosa, que incluye la creación de formas más sólidas de ahorro”. Menciona como la cultura del dólar es producto de la experiencia histórica, y que en aquellas oportunidades quienes menos confiaron en el Estado y en el peso salieron ganando. Además sostiene que “es imposible que la Argentina se desarrolle con una fuga de capitales equivalente a la que tuvo en la historia reciente” y que “revertir esa dolarización será un trabajo lento que exige extremo cuidado en las formas de instrumentación”.

En un artículo anterior definí lo que entendía como Inconvertibilidad del peso, la que voy precisar un poco más: El régimen cambiario vigente no es un control de cambios, de los tantos que en diferentes coyunturas y gobiernos se han aplicado en nuestro país. Dichos controles tenían por objeto regular las cantidades de moneda local que podían ser convertidas en divisas, e implicaban un racionamiento de los dólares existentes, nada más. El régimen de inconvertibilidad del peso (sigo con el razonamiento de mi amigo el economista Jaime Saiegh) implica la imposibilidad de adquirir divisas para convertir la deuda pública emitida en pesos a dólares al tipo de cambio oficial, e implica además la de obtener divisas para atesoramiento (de personas o empresas) provenientes de las arcas del BCRA.

Las transacciones de la economía argentina se realizarán en pesos. Los nichos en los cuales el dólar suplía a la moneda local, como el mercado inmobiliario, desaparecen. Sobre este punto el economista argentino Héctor Valle afirmó “Argentina es el único país del mundo donde el cemento se vende en pesos, los ladrillos se venden en pesos, la mano de obra se paga en pesos y los departamentos cotizan en dólares”. Es rigurosamente cierto. Lo que no agota la complejidad del tema, porque seguramente muchos desarrolladores inmobiliarios vendieron los dólares que tenían o habían comprado al BCRA, o mantenían  depositados en el mercado financiero local, para pagar los terrenos, y pensaban en muchos casos en ofrecer unidades que brindaran una renta en dólares pagada por el turismo extranjero. Es ese uso local del dólar el que se extingue. Es lógico entonces que los depósitos en dólares del sistema financiero argentino se hayan reducido a la mitad desde octubre del año pasado.

La inconvertibilidad del peso como forma superior del control de cambios tiene el objeto de lograr que la reserva de valor que expresa el ahorro se haga en pesos y no como tradicionalmente ha sido en la economía local, en dólares.

Hago mías las palabras de Alfredo Zaiat ”La fortaleza o debilidad que tuvo un gobierno para intervenir en el mercado cambiario fue definiendo su destino”. Es por ello que el BCRA no vende más dólares para atesoramiento o pago de deudas, en concreto no financia la fuga de capitales perdiendo reservas. Los agentes privados que deseen dolarizarse deben recurrir al mercado marginal que cotiza un 35 % aproximadamente por encima del oficial, o recurrir a la operatoria conocida como “contado con liquidación” (comprar títulos públicos en pesos en el mercado argentino y venderlos contra dólares en el exterior, una forma de hacerse de divisas a un tipo de cambio incluso superior al dólar marginal, pero legal). Como dato importante consignemos que si un privado vende y otro privado compra los pesos permanecen en el sistema económico, a diferencia de cuando un privado compra y el BCRA vende y absorbe dichos pesos de la circulación monetaria, reduciéndola.

Ramiro Castiñeira sostiene que el sector privado argentino destinó en los últimos veinte años una magnitud equivalente al 2,90 %  del PBI, promedio anual a la compra de dólares, esa cifra llegó al 4,20 % del PBI durante la corrida cambiaria del año 2011. Con la inconvertibilidad del peso dicha fuga de capitales, la continuidad del atesoramiento en dólares, no es  a costilla de que el BCRA venda sus reservas.

¿Qué ocurrirá con ese excedente que tradicionalmente se dolarizaba, unos $ 65.000 millones (el 2,90 % del PBI)? (Castiñeira). Veamos cuál puede ser la dinámica del régimen de inconvertibilidad del peso

El mejor escenario es que el excedente  permanezca en pesos colocado en plazos fijos ¿A que tasa de interés? Como afirmaba en mi artículo anterior: en un contexto de brecha entre el tipo de cambio paralelo y el oficial del orden del 35 %  (un paralelo digamos de $ 6,35 por dólar) y una tasa de interés del 15 % anual, el excedente que permanece líquido, que no se consume ni se reinvierte, se mantendrá en pesos y no demandará dólares billete si el rendimiento de la tasa en pesos es mayor que la devaluación del dólar marginal. (que sería $ 7,30 en un año a esa tasa de interés). La dinámica de esa tasa no se referencia a la evolución del dólar oficial sino al comportamiento del dólar paralelo. La tasa de interés puede ser negativa, es decir menor a la inflación real. Lo importante es que sea positiva en relación al dólar marginal. Se coloca en pesos porque se espera un rendimiento mayor a la marcha del dólar marginal, que sigue siendo la imagen de la reserva. ¿Otras opciones de ahorro en pesos? Exceptuando los títulos públicos nacionales o provinciales la reforma del Mercado de Capitales recién comienza su trámite legislativo.

La dinámica de la inconvertibilidad del peso muestra una excepcionalidad respecto al comportamiento de los últimos cincuenta años. Una crisis político-económica no se va a expresar como corrida cambiaria, dado que el BCRA es el comprador de los dólares de exportación y restringe la venta a la importación y otros pagos puntuales, no vende dólares destinados al atesoramiento, no pierde divisas hasta el punto límite de forzar una devaluación.

Una crisis tendría lugar si el monto del excedente que no se reinvierte ni consume internamente en lugar de permanecer colocado a plazo fijo demandase dólares marginales. Esa “corrida” no provocaría devaluación del dólar oficial sino un salto de precios en la cotización del paralelo, ampliando su brecha con el tipo de cambio oficial. El tamaño e intensidad de la brecha y sobre todo su rapidez y su dinámica puede incidir sobre los precios, no porque se alteren en forma directa los costos internos en un primer momento (los salarios, los bienes que se importan al oficial, los insumos) sino por el peligro latente en la larga memoria hiperinflacionaria que haga que los precios tiendan parcialmente a redolarizarse (al dólar paralelo) y pasemos de una inflación alta pero estable y de una brecha entre el oficial y el paralelo también estable, a la inestabilidad inflacionaria, una brecha mayor del dólar con altibajos bruscos y seguramente una mayor tasa de interés.

La inconvertibilidad del peso es una solución inédita y audaz. Nunca antes encarada. Una apuesta a la pesificación  cuyo objeto es que el excedente se conserve en la moneda nacional como reserva de valor. Una apuesta que necesita imperiosamente que en el corto plazo la tendencia vigente de incremento de los plazos fijos no se detenga ni se revierta.

Mi formación y sobre todo mi experiencia me llevan a pensar en una estrategia alternativa que parta de la aceptación de la condición bi-monetaria de la economía nacional (algo cuya raigambre cultural excede lo económico, como apunto Grimson), e intentara superar esa restricción ofreciendo alternativas a los dólares del colchón o fugados. Alternativas que sirvieran a los objetivos de la política económica. Por ejemplo, en 2011, antes de la corrida, se podría haber subido la tasa de interés que se pagaba en dólares por los depósitos en esa moneda en la banca oficial e inducir a la banca privada a adoptar el mismo comportamiento, explicando que se buscaba ampliar la pre-financiación de exportaciones y el otorgamiento de líneas de crédito para la adquisición de bienes de capital, cuyo financiamiento externo se halla acotado por el problema no resuelto con los países que integran el denominado Club de París. La novedad: Financiamiento local en dólares para el equipamiento industrial, (lo que de otra forma terminará realizando en 2013 el BCRA con una porción de las reservas).

Manteniendo la política de desendeudamiento, también se podrían haber refinanciado los vencimientos de capital en dólares del 2011 y 2012, pagando solamente los intereses. Esto no sólo no incrementa la Deuda Externa en relación con el PBI, sino que la misma continúa disminuyendo, ya que el PBI crece. Esto aliviaba la necesidad de dólares.

Por último, instalado un dólar marginal como el dólar para la conversión a pesos en la búsqueda de reserva de valor, hubiera, como sostuve en una nota anterior, profundizado la diferenciación en el tipo de cambio, esto es un tipo de cambio como el actual, llamémoslo comercial, que seguirá el ritmo de devaluaciones que marca su dinámica presente, por el que se canalizarían las importaciones industriales (que permitirían su abaratamiento contra el otro tipo de cambio) y las exportaciones primarias, con lo que no se afectaría el salario porque no se elevaría el valor de los alimentos. Y otro tipo de cambio, llamémoslo industrial y financiero, por el que se canalizarían las exportaciones industriales, el turismo, las remesas de utilidades, los movimientos de capitales del sector privado, las importaciones industriales de bienes finales y artículos de consumo y un nivel claramente establecido de atesoramiento en divisas. No sería afectado el salario porque los bienes de la canasta básica no se encarecerían y las tensiones inflacionarias no afectarían como lo hacen hoy a la competitividad de la industria, que tendría a su vez en el tipo de cambio industrial importador un costo límite a la política de sustitución, que evite la tendencia a la autarquía y la falta de escala en la producción. El BCRA interviene en el mercado comercial como hasta el momento y puede o no hacerlo en el financiero, de acuerdo a la evolución de los indicadores económicos.

No todos estos instrumentos son aplicables hoy, el de los depósitos en dólares claramente es impracticable, las otras … son alternativas que no convendría descartar en un eventual escenario de tensiones.

Por último: Sería deseable que funcionara el régimen de inconvertibilidad del peso y que sus muchas tensiones pudieran procesarse favorablemente. Estas son especulaciones sobre un Plan B, que siempre es bueno tener en carpeta y discutirlo, sobre todo cuando su aplicación no está determinada por ninguna urgencia inmediata.

About these ads

24 respuestas a “No abandonaremos la Inconvertibilidad”

  1. victorlustig dice:

    Aunque alguna vez lo dije en otro lado, parece Lysenko todo el comentario.

    saludos

    • Rogelio dice:

      Estimados Abel, Víctor:

      Son muy ingeniosos los malabarismos monetarios de Tonelli y también la imagen de Mingo cabeza abajo.
      Sin embargo conservan un olor muy fuerte a “más de lo mismo”.

      He visto que Artemio – también como secuela del libro de Zaiat – ha publicado en los últimos días un par de post duros sobre temas económicos:
      1 ¿ Por qué se estanca la generación de empleo ? desinversión y fuga, otra mirada sobre la inflación y sus causas.
      2. Inflación, generación de empleo, fuga de capitales

      En síntesis lo que expone es que la fuga de capitales del período 2007-2011 ascendió a U$S 80.000 millones equivalentes al doble aproximado de las reservas actuales del BCRA y al 80% del superávit comercial del período.

      Es decir, que la fuga de capitales (obviamente legítima, porque no existieron normas y en consecuencia no hubo controles que lo impidieran) ha sido un componente estructural del modelo durante todo este período.

      La consecuencia es que al fugar los excedentes generados en el interior de nuestra economía, cae sustancialmente la inversión y también cae la capacidad de generar empleo que según se dice, es uno de los pilares del modelo.
      Sin embargo, Argentina es hoy el país de Sudamérica con la tasa más alta de desocupación.

      La cuestión es sencilla:
      Si los que tienen capacidad de generar renta (y que no se improvisan ni reemplazan de la noche a la mañana) no la reinvierten aquí, entre nosotros, los artilugios monetarios que analiza Tonelli resultan absolutamente insuficientes.
      No llegan ni a rozar el cambio cultural (y político) del que habla su inspirador Grimson.

      Aún para los más entusiastas, los contrastes resultan demasiado fuertes, ¿ no le parece?

      Saludos
      PS: de Lysenko hablaremos en otro momento.

  2. Alcides Acevedo dice:

    ¿Para quién escribe Tonelli? me parece difícil que alguien sin un mínimo de conocimiento económico (y digo mínimo) se interese por sus textos ¿entonces?

    Veamos este párrafo:
    El mejor escenario es que el excedente permanezca en pesos colocado en plazos fijos ¿A que tasa de interés? Como afirmaba en mi artículo anterior: en un contexto de brecha entre el tipo de cambio paralelo y el oficial del orden del 35 % (un paralelo digamos de $ 6,35 por dólar) y una tasa de interés del 15 % anual, el excedente que permanece líquido, que no se consume ni se reinvierte, se mantendrá en pesos y no demandará dólares billete si el rendimiento de la tasa en pesos es mayor que la devaluación del dólar marginal

    Ahá… ¿el mejor escenario es continuar con inflación en dólares (ahora marginales)?
    Bueno, así vino funcionando la economía argentina los últimos 6 años con relación al dólar (oficial) y falseamiento del INDEC mediante ¿cuántas veces lo dijimos?
    Evidentemente no va a durar para siempre semejante desquicio.

    Espero que cuando la realidad se manifiete con toda brutalidad gente como Tonelli haga un “mea culpa”.

  3. oti dice:

    El único problema es político y de poder. La solución ya existe desde hace mucho: control por el Estado del comercio exterior y nacionalización del sistema financiero.

    Esto no son medidas ideológicas, son imprescindibles para reunir los recursos que se necesitan para iniciar cuanto antes el plan de inversiones físicas para transformar la infraestructura (energía, transportes, gestión hídrica, viviendas, hospitales, escuelas).

    Lo que hay que lograr es que cambie el paisaje físico de la economía para que el sistema monetario y financiero se adapte a eso.

    No que haya que esperar la forma financiera y monetaria correcta, porque sino no cambiamos más lo que hay que cambiar en la economía física “real”.

  4. Capitán Yáñez dice:

    El segundo párrafo de Tonelli es extraordinario, un mea culpa poco frecuente en un economista… aunque a quienes no lo somos no nos llama la atención que un antropólogo avive a uno de estos matemáticos frustrados en cuanto a que una medida económica no solo impacta en la variable que aislaron para pergeñar el celebérrimo ceteris paribus sino que recorre como un rayo a la sociedad y pega en cuestiones que van más allá de la economía.
    Sin embargo, todo el análisis posterior es propio de un economista “puro”, una abstracción teórica que, al no vincularse a “nombres propios”, queda reducida a devaneos que no conducen a ningún lado.
    En la “histeria verde” de hace poco más de un año, cuando Melconián & Cía. invocaban a “la pobre gente que sólo trata de cubrirse de la inflación comprando dólares”, pregunté, más de una vez, en el blog… “¿en qué andará el Santander Río?”. Ese banco me provee, desde hace años, de una tarjeta de crédito cuyos saldos pago religiosamente aunque no siempre en la fecha de vencimiento. Los llamados telefónicos advirtiéndome que “su deuda no ha sido cancelada”… o la inexistencia de tales llamados aún cuando “mi deuda no ha sido cancelada” son un preciso termómetro de cómo y en qué anda el banco.
    Pues bien, en aquellos días… me tenían podrido. ¿En qué andaba el Santander Río? Obvio: bombeando dólares a Europa a cuatro manos y dos motores para alimentar a la bomba, no por la falta de confiabilidad o la inseguridad jurídica de la economía argentina… sino porque su casa matriz estaba hasta las p… allá.
    En definitiva, la “endogenia” es improcedente cuando no se parte de un análisis estructural que no se reduzca al macroprecio que es el tipo de cambio. No hay ceteris paribus que valga cuando las casas matrices de “nuestras” empresas exigen remesas para salvar sus balances “allá”.
    Se trata de un Estado que favorezca negocios “acá”, no de hacer malabares con el dólar.

  5. Julia dice:

    Qué opinan de este post de Telechea?
    Soy solo una de a pie pero entiendo que, hablando de monetarismo y considerando la inconvertivilidad del euro y que algunos opinan (no recuerdo donde lo leí) que el estado podría emitir mas, me pareció sugerente. Disculpen lo largo.
    jueves, 29 de noviembre de 2012
    2020
    Fue en el año 2020 que la mayoría de la gente comenzó a “entender” realmente lo que es el dinero. En ese momento, muchos se preguntaron cómo no se habían dado cuenta antes.
    La mayoría coincide en que el cambio comenzó con el colapso final de la zona euro en el 2018, un evento que se veía venir desde hace tiempo. La sorpresa fue que la ruptura con la Unión Europea arrancó en Italia, y no en Grecia como todos esperaban. Resultó ser la sangre caliente italiana la que primero se hartó de un ajuste tras otro, situación que obviamente en algún momento se iba a tornar insostenible. Ante estas circunstancias, el 12 de septiembre de 2018 el presidente (del Partido Republicano Italiano) renunció a su cargo, y en su lugar asumió el Partido Democrático. Al día siguiente se anunció la ruptura con el euro y la restauración de la lira (el peso italiano), aumentos de salarios y de jubilaciones, al mismo tiempo que se volvía a fijar la edad de retiro en los 65 años.
    Los pronósticos de una hiper-inflación que realizaron los economistas ortodoxos ante estas medidas, nunca ocurrieron. Por el contrario, la gente volvió a trabajar recogiendo los escombros que se habían acumulado durante meses, reconstruyendo los edificios quemados y reparando calles y edificios que no habían sido mantenidos en los últimos años.
    Lo que desconcertó a todos, fue la decisión del ministro de economía sobre cómo realizar la transición del euro hacia la lira. ¿Para qué tomarse la molestia y el gasto de volver a imprimir liras? Hacía un tiempo ya que los teléfonos celulares tenían la capacidad de realizar transacciones financieras de manera electrónica. Entonces, lo que hizo el ministro fue eliminar todo el dinero material y lo reemplazó con dinero digital. Para esto se le dio a cada ciudadano la Tarjeta Lira Digital (TLD) que podía ser cargada con liras en cualquier cajero, y luego cuando uno hacía una compra éstas eran debitadas a través de un programa en los teléfonos celulares.
    Al poco tiempo, los nuevos trabajadores contratados por el gobierno para reconstruir el país estaban cobrando sus sueldos en los cajeros con sus TLDs y luego comprando vino, pan, pizza, aceite de oliva y muchos otros productos más en los supermercados y negocios. Los restaurantes volvieron a abrir sus puertas, e incluso el Teatro dell’Opera (que había cancelado la temporada 2017 por la falta de venta de entradas) volvió a brindar grandes espectáculos. ¡Y todo esto se hacía solamente con una tarjeta!
    Lo mejor de todo fue que en pocos meses el país se recuperó y la crisis ya era cuestión del pasado. Después de todo, Italia no estaba en bancarrota como decían; simplemente se había quedado sin euros.
    Lo que realmente llamó la atención de todos fueron las TLDs. Había algo acerca de cómo utilizar el dinero electrónico que comenzó a cambiar la forma de concebir al dinero mismo. No era porque fuera algo novedoso (hacía décadas que la mayoría de las transacciones financieras se realizaban de esta forma), sino más bien el hecho de que ya no existiera ni un solo billete, que el dinero en efectivo hubiera desaparecido completamente de la faz de la tierra.
    La lira ahora solo existía de manera digital, eran números en una pantalla. Ya no se podían tener billetes, ni contarlos para saber cuánta plata tenía uno, o guardarlos en una caja de seguridad. Tampoco se podían caer del bolsillo o ser robados. De a poco comenzó a desaparecer esa idea de que el dinero era un objeto material, y por lo tanto su asociación con una cantidad finita.
    Aún más raro era que ahora todo el mundo comprendía de donde salían las liras digitales. Éstas eran creadas por el gobierno, con solo apretar un par de teclas en las computadoras del Banco Central. No había ningún costo en producirlas, ni nada por el estilo. Y no se agotaban.
    Los bancos continuaron haciendo préstamos como antes, pero otra sorpresa apareció acá también: el programa utilizado en los teléfonos celulares para manejar las cuentas bancarias mostraba claramente que cuando se otorgaba un préstamo, el banco NO estaba incrementando la base monetaria (creencia que se sostuvo por cientos de años). Cuando un panadero pedía prestadas 100 liras para comprar harina, en el haber de su programa mágicamente aparecían 100 liras, pero al mismo tiempo en el debe se mostraban -100 por la deuda contraída con el banco. Así, el neto se mantenía sin cambios. Es decir, ¡el banco no había creado ninguna lira en absoluto! Esto reforzó la idea de que las únicas liras creadas eran las que el gobierno decidía a través de las computadoras en el Banco Central. No había otra forma.
    Y mientras esta idea cobraba cada vez más fuerza, la gente también se percató de que la única forma que tenía el gobierno de introducir nuevas liras digitales en la economía era comprando bienes.
    Y entonces el gobierno empezó a hacer eso. Para el asombro de todos, durante el 2019 el gobierno realizó licitaciones con empresas privadas por más de 60 billones de liras para reconstruir y reparar la infraestructura del país. Además se incrementó notablemente el gasto en educación pública: se crearon nuevas escuelas y universidades, se aumentaron los sueldos y la capacitación a los docentes y así la educación pasó a ser prioridad nacional. Esto se tradujo en una rápida caída de la desocupación ya que eran muchas las obras que había que hacer: la tasa de desempleo, que se ubicaba en torno al 40%, cayó a menos del 10% en 2020.
    La caída del desempleo hizo que las discusiones de política económica pasaran a centrarse en la estructura impositiva. Lo más interesante fue que la introducción de la lira digital hizo que se dieran cuenta de que el fin principal de los impuestos no era recaudar dinero para financiar los gastos del gobierno. Había quedado perfectamente claro que el gobierno podía gastar todo lo que quisiera simplemente creando más dinero con las computadoras del Banco Central; para eso no era necesario primero tener que recaudar a través de los impuestos. Por el contrario, la razón principal por la que son precisos los impuestos es para retirar dinero de la economía, y así evitar presiones inflacionarias en el mercado. Si bien todavía no habían aparecido señales de aumentos en los precios, parecía inevitable que esto sucediera en el corto-mediano plazo dado que la economía avanzaba velozmente hacia el pleno empleo.
    Así, el gobierno se dio cuenta del efecto que tenía la aplicación de impuestos: retirar liras de la economía que previamente el mismo gobierno había creado, y así controlar la cantidad total de dinero para que no se desataran presiones alcistas sobre los precios.
    El siguiente punto de discusión fue acerca de la otra función que tiene la aplicación de impuestos y el gasto público: la redistribución de la riqueza y los ingresos. De este modo, se sostuvo la idea de que se debía seguir utilizando este recurso como herramienta de redistribución (a través del seguro de desempleo, impuesto a las ganancias, gasto social, etc.) pero se dieron cuenta de que como ya no era un objetivo el tener que recaudar para poder gastar, se eliminaron los impuestos que afectaban a toda la población de forma regresiva, como el IVA por ejemplo.
    Hubo, sin embargo, un grupo de personas en particular que no estaba contenta con todo esto: los corruptos. Como ahora todo el dinero era digital, al poco tiempo se creó un programa que podía rastrear cada lira que había creado el gobierno y ubicarla en todo momento, sabiendo quién la tenía. De este modo, resultaba extremadamente difícil lavar dinero, no declarar los ingresos o quedarse con una tajada de una licitación pública, por ejemplo. Rápidamente estas actividades delictivas se redujeron de forma drástica.
    El resto del mundo estaba observando lo que sucedía en Italia, y con mucho interés por supuesto. Los economistas ortodoxos estaban teniendo serios problemas para explicar la “Primavera Italiana”: no podían entender cómo es que el supuesto déficit fiscal que se estaba acumulando en las finanzas públicas de este país en realidad no era una deuda que tenía que ser pagada en el futuro.
    Sin embargo su confusión comenzó a disiparse cuando el sector financiero (esos mercenarios que hicieron que la Unión Europea se rindiera a sus pies durante todos esos años que duró la crisis de deuda, haciendo subir las tasas de financiamiento de los países deudores y al mismo tiempo negándose a la más mínima quita de intereses), viendo el impresionante crecimiento que había logrado Italia en tan poco tiempo, quiso volver a comprar bonos públicos de este país. Entonces el ministro de economía dijo: “¿Bonos? No tenemos más bonos para vender. ¿Para que querríamos vender bonos? Ya no necesitamos financiarnos a través de préstamos” A lo que los mercenarios respondieron: “¡Pero nosotros queremos comprarles bonos! Necesitamos un lugar donde colocar las cantidades monstruosas de dinero que tenemos y que nos den intereses. ¡Necesitamos que ustedes emitan bonos así nosotros se los compramos!”. Y el ministro replicó: “Si ustedes quieren invertir su dinero en Italia, pueden poner una fábrica, traer una nueva tecnología que convierta la luz solar en energía eléctrica o financiar un nuevo teatro…pero no vengan con la idea de comprar bonos. Ya no estamos más en el negocio de guardarles la plata con la que no saben qué hacer y encima pagarles un interés por ello”.
    Corría el año 2020, y el mundo entero recién entonces comenzaba a entender cómo funcionaba el dinero.

    Readaptado de acá.

  6. Norberto dice:

    Muy interesante AyJ, lo voy a leer con detenimiento, porque a pesar de que es anterior al fallo de la Sala de la Corte de Apelación del último miercoles, a vuelo de pájaro veo lo preocupado que está, y por si no lo vistes, te adjunto mi respuesta a Desde…., donde hago incapie en algo poco escrito sobre la velocidad de respuesta de esa sentencia
    “Perdone Ud. don Desde Sarawak, pero en todo está el que y el como, y una de las cosas que Ud., ilustre originario de Sarawak
    parece olvidar como la Cámara de Apelación dió curso al trámite , dado que la presentación de Argentina entró a la misma a última hora del día lunes, y su sentencia fué emitida en las primeras horas de funcionamiento del tribunal del miércoles, a sólo una semana, jueves, del fallo del tribunal de primera instancia.
    Opino qué por lo rápido del accionar, y lo que requería su fallo original, ya se habían cansado de las agachadas del juez en favor de los buitres, y le tendieron una trampa, pero que también querían poner punto final a este tema obligando a Argentina a aceptar abrir una oferta en condiciones de real pari passu, puesto que no hay otra explicación para lo centelleante de la resolución, sobre todo poniendo a salvo los pagos de diciembre, puesto que según Ámbito de hoy, el próximo pago en condiciones similares recién es septiembre del año que viene.
    Bueno, espero que haya buen tiempo en Borneo, en especial su ciudad de origen Sarawak y la pase Ud. bien.”
    Es muy raro que en un solo día salga una sentencia de tal importancia si no estuviera previamente acordada entre los tres jueces y preparado el escrito, parece que solo esperaron la presentación argentina para cumplir con la formalidad.
    Nunca menos y abrazos

  7. Abel B. dice:

    Estimados:

    Agradezco sus aportes pero no voy a comentarlos a mi vez. Volví tarde al blog, y tengo demasiado sueño para hacerles justicia.

    Sólo una observación a Rogelio: Estoy de acuerdo con su preocupación. Pero un economista como Tonelli, y aún el gobierno nacional, sólo cuenta con artilugios monetarios, y legales, para modificar la situación en el corto plazo. Los cambios culturales llevan mucho tiempo.

    Y estoy impulsado a darles mi opinión sobre el material que han traído. El artículo q aporta VictorL es correcto, pero superficlal. A mí me confirma en mi opinión que Roubini no tiene contribuciones intelectuales importantes que hacer a la economía. Es poco más que un divulgador inteligente.

    En cambio, lo que trae Julia es interesante. Ese texto, traducido y corregido en parte por Telechea, ayuda a comprender el rol del dinero, y de la creación de dinero, en la sociedad moderna. Y el absurdo de las políticas de ajuste recesivo.

    Pero, ojo, también tiene su lado muy engañoso: No separa claramente la creación de dinero, que hace un gobierno o el sistema financiero, de la producción de bienes. Da la impresión, sin decirlo expresamente, que para producir bienes basta con proporcionarle dinero a los emprendedores. Lamentablemente, en el mundo real no es así.

    El otro error importante es ignorar la necesidad de importar productos, o instrumentos de producción. Para eso, un país necesita entregar bienes, o su equivalente. No le sirve el dinero que emite.
    Esto es válido, en el largo plazo, aún para el país que emite el dinero que es aceptado como divisa. ¿O por qué EE,UU. ha sufrido un proceso de desindustrialización?

    Abrazos

    • Rogelio dice:

      Abel, unas pocas observaciones.

      1. Quien pone su artículo en la perspectiva del “cambio cultural” es el propio Tonelli y me parece muy bien;

      2. Los períodos 2007-2011 y 2012-2015 son mediano-plazos y tienen duración suficiente como para que los evaluemos desde diversas perspectivas, no únicamente desde las monetarias y legales. No se pueden soslayar economía, educación, energía, industria, tecnología, infraestructura, salud (por mencionar solamente las más obvias).
      Son todas dimensiones que tienen que formar parte del análisis porque están entre las responsabilidades inexcusables de cualquier gobierno;

      3. Mi intención también ha sido poner en paralelo las reflexiones de Tonelli [que como aclaraste, son de 20 días atrás: no es poco para una dinámica como la actual] con los análisis de Artemio: Argentina continúa siendo un gran exportador de capitales en magnitudes no menores al último cuarto del siglo pasado. Ahora vía exportación de utilidades y rentas así como en el período anterior lo fue vía endeudamiento.

      4. El efecto inmediato de la fuga de capitales es la falta de inversión y su consecuencia la caída en la capacidad del modelo para generar empleo: Argentina tiene hoy la tasa de desocupación más alta de Sudamérica (Artemio dixit; completo Click ACÁ). En estas realidades se originan las dificultades actuales del gobierno con las organizaciones de trabajadores. Y en estas realidades también se forjarán los resultados electorales del año próximo.

      Si la inconvertibilidad de Tonelli contribuye a revertir los problemas estructurales de falta de inversión y alta desocupación, será bienvenida.

      Un abrazo

    • Rogelio dice:

      PS:
      Es justoseñalar que el artículo de Tonelli especula alternativas de tipo Plan B para el caso de que se originen tensiones adicionales en el régimen actual de Inconvertibilidad.

    • Rogelio dice:

      AQUÍ, un caso que enfoca los problemas desde una perspectiva no exclusivamente monetaria.

      • victorlustig dice:

        Rogelio, 4 años es corto plazo, podremos tomarlo aqui como mediano, pero, es corto, cualquier inversion en serio se mira a 10 años, y es un plazo corto.

        Quizas es la obsesion por resultados rapidos, pero, lamentablemente hace falta un esfuerzo continuado, solo citar el ejemplo de Brasil alcanza, ellos comenzaron casi contemporaneos con nosotros la siderurgia (1942 – Volta) y siguieron con mucho menos pendulo que nosotros (ni siquiera se molestaron en firmar CIADI) durante mucho tiempo, hay muchos otros.

        El problema es que a lo largo del pendulo nos hemos descapitalizado en capital humano, desde los miticos 50, donde recibiamos capital formado merced a la guerra, a los 60s 70s 80s donde lo exportamos, a los 90s donde ni siquiera lo haciamos, y, revertir eso, es muy largo, no 5 años, ni quizas 10.

        y, creo, como lego, que estamos en un ciclo de stop and go, donde ahora estamos en el stop, no por estrangulamiento quizas, como lo definian antes, sino por la falta de plata para inversiones, que es lo que hace falta.

        Todo no se puede hacer junto, pero, como siempre, hay que fijar prioridades, y, le doy un ejemplo, la ley de medios segun dicen adolece varios problemas, pero el principal es que fue hecha por sociologos y abogados, con lo cual apareceran dificultades tecnicas en su aplicacion, el mas notorio, DirecTV.

        Creo, y lo dije implicitamente al citar USA de 1850, que debemos enfocar los medios en las cosas fisicas, no en las metafisicas, aunque sea politicamente incorrecto esto, debe existir la AUH? sin duda, los planes trabajar? sin duda, pero, debe tambien existir resultados mostrables 100%, como dijo el inmortal R.Saa, plantare 1 millon de arboles, y si, eso es demostrable, aunque suene idiota, te pago el plan contra arbol plantado, no me importa adonde, hechos fisicos, no sarasa (y no dije nada de gastos superfluos, hay millones como todos sabemos)

        en fin, saludos

        en fin, todo esto comenzo como algo coherente y termino en un popurri, mis disculpas, pero leer las hiperboles de Tonelli, vuelvo, me hizo acordar a Lysenko, y, creo que lentamente este gobierno se esta tornando lysenkoista, o, como dijo alguien, son peronistas, hacen todo lo posible y al final hacen lo correcto cuando no les queda remedio

      • Rogelio dice:

        Víctor, Abel:
        ¿ Leyeron a Moreno ? http://tw.gs/26y2Z

  8. Julia dice:

    Moreno! Moreno!
    Además, leyeron? : La petrolera YPF anunció ayer que hizo uso de la opción para adquirir 54,67 por ciento de las acciones de Gas Argentino (Gasa) a la empresa British Gas (BG), con lo que queda como accionista principal de la empresa Metrogas. De esta forma, YPF también pasa a ser controlante, de manera indirecta, de la distribuidora de gas con un 70 por ciento de participación.
    Hechos y no palabras?

    Abel, tenes razón, anoche pensaba, ¿ quién va a ser el que apriete la tecla que dice el artículo?
    Pero sobre el parrafo te compro bonos la soberanía y la educación y comunicación mayoritaria del pueblo, para no comprar economistas trasnochados sería parte de la solución.

    • Rogelio dice:

      Estimados Abel, Julia:

      Con todo respeto, Julia, le hago notar que no estamos distraídos.
      La compra de la mayoría accionaria de Metrogas (GASA) por por parte de YPF la comentamos hace ya 2 días aquí mismo en el Blog de Abel; para verificarlo haga click ACÁ.

      Con el mismo respeto le confieso que he disfrutado la fábula italiana.

      Finalmente, Julia, le pregunto:
      ¿ Qué conviene que interpretemos de la exclamación “Moreno! Moreno!” ?

      Saludos y gracias anticipadas por su respuesta.

      • ricardo j.m. dice:

        supongo que por esto don rogelio

        “Si tenemos a toda nuestra población en condiciones de trabajar y quiere trabajar, tiene que poder hacerlo. Ese es el deber mayor del Gobierno que ejecuta la política económica”, definió. Luego planteó dos ordenadores básicos: los precios son los que asignan los recursos, y tienen que estar relacionados con los costos. “Para llevar nuestra economía al óptimo, hay que administrar distorsiones y rentas extraordinarias que cada nación tiene por la dotación de sus recursos naturales”, siguió.

      • Rogelio dice:

        Buena síntesis Ricardo.

        Será necesario profundizar.porque GM planteó al unísono cuestiones de carácter conceptual que implican acciones y efectos de orden económico y político muy específicas.

        El encuentro se denominó “Capitalismo nacional e integración regional” y además de la asistencia del ministro Lorenzino tuvo el auspicio de la AFAC argentina y la presencia del titular brasileño de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), Paulo Skaf.

        Saludos

      • ricardo j.m. dice:

        es asi rogelio, ahora lo notable es la negacion de esto de parte de la clase politica opositora o de los que vienen adentro a “discutir” politcas.

        cuando pinta la discucion politica real siempre hay algo mas importante justo ese dia jajaja es una risa siguen llamando discucion politica a la danza de jetones hablando pavadas.

        seremos muchos para saber todos como pero todos sabemos por que y para que.
        que es la parte que llamamos discucion politica.

  9. Norberto dice:

    Buehhh, fuera del tema, pero bastante importante para saber que pasará en la Corte Apelación del Segundo Circuito de New York, ayer viernes y publicado hace instantes el The New York Times, el fondo buitre del buitre Singer, presento un escrito solicitando que ese tribunal revea su decisión respecto al depósito y obligue a Argentina a hacer efectiva la fianza ordenada por Griesa, o al menos U$S250millones, antes del 10 de diciembre.
    Nunca menos y abrazos

    • casiopea dice:

      Creo que eso también era esperable, desgraciadamente, son las pantomimas de la ley. Ahora, si el fallo fue solo una maniobra para traer a la Argentina al redil, ya lo consiguieron y no debería prosperar, salvo que nuestros abogados o los de nuestros aliados circunstanciales hayan dejado de lado algún punto importante, cosa que dudo (los holdins contrataron a una de las mentes legales más brillantes de EEUU). Cuanto más leo el fallo, ahora con la relativa tranquilidad que da el aplazo, más me da la sensación de que era casi deliberadamente impracticable más allá de que implica una interpretación nueva y muy leonina de la ley (cosa que en EEUU los jueces pueden hacer). Impone una carga onerosísima a los intermediarios que creo es un punto muy débil, e interrumpe potencialmente el flujo de fondos a agentes que también está protegidos por la ley. Veremos. Esto no es ningún chiste. Justo que uno respiró un poco más aliviado por un par de días….

      • Norberto dice:

        Mi impresión Casio, es que dentro del escrito están admitiendo que se avendrían al pari passu correctamente entendido, porque esos doscientos cincuenta millones me suenan a lo que tendrían que cobrar con un canje de sus bonos de los noventa por los emitidos bajo las condiciones 2005/10. De ser así, estaríamos ante un escenario muy favorable, en caso de que la Sala no admita esa caución, porque de hecho Singer estaría admitiendo su derrota, y eso sería un triunfo para todos los países en problemas financieros, presentes o futuros.
        Nunca menos y abrazos.

  10. […] aquella oportunidad opiné que la estrategia adoptada era más que un estricto control de cambios y la llamé “régimen de inconvertibilidad del peso”, a partir de la imposibilidad de adquirir divisas para convertir la deuda pública emitida en pesos […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 710 seguidores

%d personas les gusta esto: