Inversión y formación de capital

En las últimas dos semanas, casi todas las entradas del blog han sido sobre política internacional o sobre las batallas que se están dando y se darán en torno al petróleo y la recuperación de YPF. Dos líneas de reflexión que no están desvinculadas, por supuesto, y que en el segundo caso van a un tema inmediato y vital para Argentina.

Pero, como dije en alguno de esos posts, las batallas – importantes como sean – no son la guerra. La guerra, si vamos a usar esa figura, es la permanente y aburrida tarea de gobernar de todos los días. Y, como diría Bill Clinton, ahí el factor decisivo “es la economía, estúpido!”. Las ideas mejores y más nobles no se pueden llevar a la realidad si no hay recursos para hacerlo.

En términos de un Estado, eso significa inversión. Por eso doy la bienvenida, y les pido que lo lean, a este informe del economista que se ha convertido en un colaborador muy frecuente del blog, el amigo y compañero Pablo Tonelli.

INVERSIÓN Y FORMACIÓN DE CAPITAL EN ARGENTINA 

Pablo Tonelli, economista

La inversión es imprescindible para asegurar el crecimiento económico. Esta afirmación forma parte del sentido común, por buenos motivos. Los datos económicos muestran que la fuerte ampliación del PBI producida a partir de 2003 se sostuvo, entre otros factores, en el dinamismo que mostró la tasa de inversión. Los análisis del CEP (Centro de Estudios de la Producción, organismo dependiente del Ministerio de Economía), nos permiten ubicarnos en el contexto histórico y analizar los periodos en que el crecimiento y la inversión se conjugaron para producir resultados virtuosos. Con la salvedad que en los últimos cincuenta años no existen muchas experiencias de crecimiento estable y prolongado.

El concepto estadístico que utiliza el CEP es el de IBIF (Inversión Bruta interna fija) que contempla la inversión en construcción (incluye las obras públicas), la maquinaria y equipo y el material de transporte. Este indicador incluye el aporte del sector público a la formación de capital.

Siguiendo con el análisis del CEP, tomamos el período 1946-1948. En el mismo la tasa anual de crecimiento promedio del PBI fue del 8,50 %, la fase expansiva duró tres años, la tasa de inversión promedio se ubicó en el 17,6 % y la inversión en equipo durable de producción, en el 5,10 %. Si consideramos el lapso de mayor expansión del PBI de nuestra historia, 1964-1974, dicha fase duró once años, el crecimiento fue del 72 % en total y su promedio anual del 5 %,  la inversión total promedio se ubicó en 21,1 % y fue del 6,7 % en equipos durables de producción. En la etapa de mayor expansión de la Convertibilidad, 1996-1998, el crecimiento total fue del 18 %, la tasa de crecimiento anual promedio del 5,8 %, la inversión total del 19,7 % y en equipo durable del 8 %.

Entre 2003-2010 el crecimiento total del PBI fue del 65 %, la tasa anual del 7,4 %, la onda de crecimiento ya dura ocho años y la inversión promedio fue de 20,3 % y en equipos durables de 8,1 %. Si tuviéramos las cifras definitivas del 2011, estos números serían mayores. Entonces el período de expansión del producto estaría en el orden del máximo de los últimos cincuenta años y la inversión en equipo durable de producción sería la máxima histórica. Es un dato duro potente, que merece de todas formas ser analizado. Veamos:

El economista Pablo Manzanelli ha estudiado la evolución y destino del excedente económico, y trabaja con el concepto de inversión bruta nacional, que surge de dividir la IBIF por el VAB (Valor Agregado Bruto a precios de productor). El VAB es la diferencia entre el valor de producción y el valor del consumo intermedio de un sector. Incluye la remuneración al trabajo, las amortizaciones (consumo del capital fijo), los impuestos netos de subsidios a la producción y la ganancia del empresario (como excedente neto de explotación), a grandes rasgos. Es decir considera la inversión en relación con el valor generado en cada sector, otra manera de acercarse al tema.

Este economista sostiene que…..”si se compara el comportamiento de la tasa de inversión bruta entre la década de los años noventa y la posconvertibildad se advierte, como era de esperar, un incremento en la del conjunto de la economía y, llamativamente, un descenso en la de la cúpula empresarial (las 500 firmas de mayor tamaño según la Encuesta Nacional de Grandes Empresas)…” Este dato seguramente constituirá una sorpresa para el público informado no economista y hasta para muchos economistas influidos por la ortodoxia neoclásica.

En datos: la tasa promedio de la inversión bruta nacional 2002-2009 es del 21 %, la tasa de inversión bruta de las 500 mayores firmas es del 14,7 % en el mismo periodo.  Siguiendo el análisis de Manzanelli podemos afirmar que. “..Es irrefutable, por consiguiente, la afirmación de que no es la cúpula empresaria la que estaría impulsando el crecimiento relativo de la inversión en la Argentina de la posconvertibilidad. Aun cuando su aporte a la inversión sea relevante, no son estos actores – neurálgicos y decisivos en materia de crecimiento económico – los que estarían promoviendo la formación bruta de capital y por ende, el desarrollo potencial (y de largo plazo) de la economía.”… Es un amplio y heterogéneo universo de empresas pequeñas, medianas y grandes (cuyo valor de la producción no alcanza el nivel necesario para formar parte de las 500 más grandes) el que estaría traccionando la ampliación de la capacidad productiva….” Podríamos agregar que también es el Estado a través de su participación en la IBIF el que viene incrementando sostenidamente el proceso inversor, dado que la inversión pública pasó del 0,50 % al 4 % en relación con el PBI durante la administración kirchnerista.

Otro elemento central para la política económica pasa por entender la relación entre las ganancias y la inversión. Siguiendo a Manzanelli en el período considerado (2002-2009) las 500 empresas más grandes internalizaron tasas de ganancia que en promedio alcanzan el 31,8 %, contra las tasa de inversión del 14,7%, que ya consignamos. La conclusión es clara: El ritmo real de acumulación de capital está fuertemente por debajo de las utilidades generadas. El problema se centra en la reinversión de utilidades, método clásico de expansión de la capacidad productiva, que muestra una amplia brecha con los beneficios obtenidos.

A mi juicio, la baja reinversión de utilidades se explica centralmente por el alto grado de extranjerización de la cúpula económica empresaria argentina y en la lógica que surge a partir de ello. Como bien afirma Manzanelli las casas matrices de las empresas extranjeras dictan normas a sus filiales y éstas buscan minimizar sus costos absolutos a nivel mundial. Con cadenas de valor fragmentadas en todo el planeta, las trasnacionales deciden sus inversiones no según la lógica del espacio nacional sino con la de sus intereses globales. La  Ley de Inversiones Extranjeras vigente no pone obstáculos de ninguna índole a la remisión de utilidades y los Tratados de Protección de Inversiones de la década del 90 refuerzan, a su vez, la libre repatriación de los beneficios.

La crisis internacional ha profundizado la tendencia (ya existente) de las grandes compañías a girar sus utilidades y tener una baja reinversión local de las mismas. A escala internacional las ganancias se han recuperado fuertemente en los EEUU al calor de un menor costo salarial acentuado por la desocupación y a una cierta reactivación del consumo, pero la inversión continúa débil. En Europa el fenómeno es más agudo. Las trasnacionales buscan hacerse de liquidez global y profundizar la baja de costos. Esto constituye un dato relevante.

El Gobierno a través de los porcentajes accionarios que posee en un conjunto de empresas de la cúpula local ha presionado en el sentido de evitar la distribución de utilidades y ampliar la reinversión local, como en los casos de Techint, Telefónica, Telecom, BBVA, Santander Río, etc. Es un ejercicio insoslayable con las empresas multinacionales y los grandes grupos locales que operan con lógica trasnacional. (entre las 500). No obstante es bueno tener en cuenta que la ley del valor rige la economía mundial y las estrategias políticas deben contemplar que el escenario es de tensiones con este grupo y sólo una ampliación de mercados y de escala (una vez más el Mercosur y sobre todo Brasil) podrá modificar las decisiones de los grandes grupos en el tiempo. Mientras tanto la administración del comercio exterior no permitirá que la fuga de capitales afecte las reservas internacionales, que no es poco. El escenario internacional ofrecerá alternativas de relocalizaciones, ampliaciones y rediseño del mapa mundial de las inversiones de las multinacionales en el futuro cercano.

La relación entre ahorro, inversión y crecimiento es un tema de debate (otro más) en la teoría económica. El pensamiento ortodoxo sostiene la igualdad entre el ahorro y la inversión y hace depender a ésta última del deseo de la comunidad de transformar la proporción que no se consume en inversión. Como los asalariados consumen su remuneración adquiriendo bienes, es entonces deseable, para la teoría económica convencional, que el ingreso total de la sociedad se concentre en pocas manos, ya que los perceptores de ganancias y rentas no destinan la totalidad de las mismas a la demanda de bienes de consumo y ese porcentaje no consumido puede destinarse a la inversión. A priori ese ahorro equivale entonces a inversión y una desigual distribución del ingreso motorizaría la inversión productiva. Luego la eficacia del mercado es la que permitiría que la oferta de ahorro de los individuos se transforme a posteriori en inversión productiva. Esta lógica es inaceptable para todas las vertientes del pensamiento económico no tributarias de la lógica neoliberal. Pero esta es la lógica del capital multinacional.

En cambio para Keynes las cosas no operan de esta forma. Sostiene que los mecanismos que llevan a ahorrar son diferentes a los mecanismos que producen la inversión, y nada asegura la igualdad previa entre ahorro e inversión. Esta última depende de las expectativas de ganancias de los empresarios en relación con el capital invertido, comparada con el interés que deben pagar sobre el capital que solicitan a préstamo. Sin profundizar la discusión teórica, sobre si la inversión es guiada por las utilidades o responde a la demanda autónoma, discusión que nos llevaría a otro escenario, la lógica keynesiana puede funcionar para los grupos medianos y grandes nacionales en los que la inversión se decide por “el rendimiento esperado en dinero atribuible al empleo de un activo de capital determinado…” (Axel Kicillof, Fundamentos de la Teoría General).

Los bienes de capital, siguiendo al análisis keynesiano del actual viceministro, no son homogéneos, cada tipo particular de equipo y no el capital en general tiene su propia eficiencia marginal (eficiencia marginal del capital es el término con que Keynes define aquí el beneficio empresario). La decisión positiva de inversión se produce incorporando previsiones sobre la evolución de la economía en su conjunto durante un período tan largo como sea la duración prevista de la inversión. Esto puede funcionar para los grupos locales que sustituyan importaciones y amplíen el acervo productivo (acumulación y formación de capital) apalancados en el crédito orientado por el Estado y centren el mercado local y regional y en su expansión exportadora sus negocios.

Por último, digamos que la nacionalización de YPF contribuirá al incremento de la IBIF en forma directa, porque se incrementará la formación de capital por parte del sector público.  A su vez es esperable que las cadenas de valor del sector combustibles y gas  amplíen aún más dicha formación de capital.  Según el CEP el stock de capital se incrementó un 36 % entre 2003-2010; el esfuerzo debe estar entonces destinado a incrementarlo apostando a los sectores cuya lógica de ganancias es funcional a la lógica de acumulación centrada en la Argentina y teniendo una política específica para el gran capital concentrado que actúa con la lógica trasnacional de valorización de su capital.

27 respuestas a Inversión y formación de capital

  1. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Vivimos tiempos que están bajo el signo de una disyuntiva evidente:
    “Poder nacional o poder corporativo”.

    Por ello, y con el debido respeto, me permito observar que entre nosotros no solamente se trata de “inversión y formación de capital”, como si careciéramos de capital nacional, según machacan algunas voces.

    Se trata también – al unísono – de hacer crecer la conciencia política y los mecanismos institucionales para la “reapropiación efectiva del capital nacional”, como fundamento firme y sólido punto de partida de las nuevas inversiones.
    Este es quizás, el desafío más importante para las nuevas generaciones, la de nuestros hijos.

    Un testimonio valioso
    Sobre el particular me permito acercar AQUÍ, un interesante testimonio que nos ayudará a recuperar una porción de nuestra memoria histórica y nos impulsará – especialmente a los más jóvenes – a internarnos con valentía en el futuro.

    Un gran abrazo, Rogelio

  2. Sergio Robles dice:

    Muy claros los conceptos.

    Ahora bien, será muy conveniente no perder de vista que, a futuro, la garantía colateral de los nuevos inversores extranjeros no estará ya a cargo por la Guardia Civil Española y un “gilipollas”, sino que el colateral será el 7mo. de Caballería o, en su caso, la fuerza militar del Ejército de la República de China que – al decir de Wikipedia- incluye 3 ejércitos y 5 cuerpos de ejército.

    Ojo al piojo!

  3. Norberto dice:

    Un muy interesante aporte, desde creo la misma óptica, pero acentuando sobre como el control del capital por parte de los estados genera diferencias entre aquellos países como los de lejano oriente respecto a los occidentales, y en particular los latinoamericanos, es la entrevista al economista Gabriel Palma en el suplemento Cash de Página 12 del día de hoy. que en este momento todavía no está disponible en la red.
    Nunca menos y abrazos

  4. Abel B. dice:

    Estimados:

    Rogelio, Norberto: Por supuesto que no carecemos de capital nacional. El problema es que una proporción MUY importante está en instituciones financieras con sedes en Montevideo, Miami, Ginebra. Inclusive, por sumas muy significativas, en Vaduz.

    Eso es señalado con mucha frecuencia tanto por economistas “ortodoxos” en LaNación como por economistas “progres” en P.12. Difieren, claro, en los consejos que dan para encarar el problema. De todos modos, hay algo de lo que podemos estar seguros: es muy difícil de solucionar. (No ha dejado de aumentar en los últimos 60 años, incluidos los 9 últimos).

    Por eso el post, y el enfoque de Tonelli, no hablan de “capital” como algo estático´. Sino de de inversión, y de formación de capital. Y de las dos, la primera es más importante en el corto plazo.

    Sergio R: Lo que Ud. dice es cierto, pero simplificado. Cualquier gobierno, antes de tomar una acción hostil – o justa – contra una empresa, mira lo que puede hacer el gobierno que tiene detrás. Por eso España está para el cachetazo, pobre.

    El problema no es, salvo en casos extremos, la fuerza militar. La capacidad de tomar represallias económicas que duelan, eso se mide más.

    Abrazos

    • Sergio Robles dice:

      Coincido, una vez más, con su apreciación. como dijo el muy estimado Carl von Clausewitz: “…el comercio es, después de la política, lo que más se parece a la guerra…”

  5. victorlustig dice:

    antes de analizar los numeros, hay una cosa importante, en las mediciones de importacion de bienes de capital, IED, etc hay conceptos muy disimiles, que, no se, si son definidos iguales en todos lados, por la metodologia, y la comparacion posible.

    Ejemplo, en el 76 etc los 747 se categorizaron como IED en capital, en los 90s, las contrataciones de ingenieria de las privatizadas a sus subsidiarias vinculadas, como trasnferencia de tecnologia (y eran formas de sacar plata disfrazadas), Repsol y AESA hoy.

    Por eso los a los numeros yo los miraria con cariño

  6. Alcides Acevedo dice:

    Es increíble… ¿la tasa de inversión es la que dice Tonelli?
    Yo no la ví por ningún lado ¿incluirá los 10 mil millones en Atucha II que no funciona ni va a funcionar por muchos años?

    La verdad es que guiarse por las esotéricas cifras del INDEC a esta altura ya no resulta siquiera gracioso.

    Lo digo en serio, en la década del 90 se invirtieron grandes sumas en generación eléctrica, telecomunicaciones, reconversión de la industria automotriz, etc, etc.
    Yo no veo nada parecido en los últimos años, salvo en los discursos.

    Y por supuesto: las que lideran el proceso inversor en Argentina (por lejos) son las glorificadas, misteriosas y anónimas PYMEs… y eso que no tienen acceso al crédito.
    ¿Se dan cuenta? la única forma de que cierren los números fantasiosos de “cricimiento de la inversión” es imputárselo a un actor las más de las veces informal.

    • Abel B. dice:

      Alcides, hay una vieja historia de un campesino francés que al ver por 1° vez a una jirafa, sentenció: “Ese animal no existe”.

      Igual, su escepticismo primitivo tiene un lugar. Más allá del INDEC, están los números de exportaciones, importaciones, consumo de energía, … que pueden obtenerse de muchas fuentes ¿Por qué no los busca y refuta a Tonelli y al CEP?

      El punto interesante de lo que afirma sobre que una buena parte de la actividad económica es informal – en mi barrio dicen “en negro” – es que la producción, el consumo y la formación de capital en Argentina son MAYORES que lo que registran las estadísticas.

      • Alcides Acevedo dice:

        ¿Qué se puede decir?
        Una preguna: ¿la participación de Argentina hoy en el comercio mundial en mayor o menor que durante los 90?
        El dato de las importaciones también es interesante: ¿la importación de bienes de consumo es mayor o menor que durante la época del Turco (como participación del total)?

        En cuanto al consumo de energía (a mi juego me llamaron) tiene suerte señor Abel de contar con un comentarista como yo, vemaos:
        Consumo eléctrico industrial año 2001: 27522387 (MWH)
        Consumo eléctrico industrial año 2010: 34268432 (MWH)

        Crecimiento: 24.3%
        La información puede sacarse de aquí:
        Serie Facturación en MWh 1970-2010 (ministerio de economía)

        Digamos que equivale a un 2.2% anual acumulativo, y eso que este es un modelo industrialista.
        ¿Vió señor Abel qué fácil es desbaratar la mentira K?

      • Alcides Acevedo dice:

        Ah… y el consumo eléctrico industrial en 2003 fue de: 29902319

        Por lo que el crecimiento del consumo industrial 2003-2010 fue del 14.6% ¿alguien lo puede explicar?

      • Norberto dice:

        Desmentir aumentos de potencia instalada y consumo de picos va mas allá de lo que un ser humano pueda entender, pero aún con tus datos, por cada punto de consumo de energía eléctrica normalmente hay dos puntos de aumento del PBI, y estamos hablando del 2010, sin hablar del Programa Energía Plus, de todas maneras por lo visto es muy poca la gente que siente lo mismo que vos, porque no es posible hablar de pensamientos en tu caso.
        Por otra parte te recomendaría que revises en Wikipedia que dicen los últimos números del índice de desarrollo humano de la ONU de los países del G20, los PBI, y los PBI ppa de los paises que componen el G20 porque creo que vas a tener una sorpresa.
        Nunca menos y abrazos

    • Norberto dice:

      Perdón Lopez Aufranc, tengo entendido que sos ingeniero, pero en vista de tus conocimientos tengo una duda, del cuerpo de ingenieros pero voluntario, soldado de de primera, cabo o cabo primero?
      Nunca menos y abrazos

    • Lucas dice:

      “en la década del 90 se invirtieron grandes sumas en generación eléctrica, telecomunicaciones, reconversión de la industria automotriz, etc, etc.”
      Correcto. Una parte de la explicación de la aparente sostenibilidad del actual ciclo de populismo es el capital que se hundió en los 90s y el salto de eficiencia que logró la economía (ver estadísticas de evolución de la PTF). También hubo mucha destrucción creativa cuando se expuso a la competencia a muchos sectores que sólo eran viables parasitando al Estado.
      La soja por si sola no explica 9 años de políticas desastrosas sin aparentes consecuencias negativas de peso.

      “Como los asalariados consumen su remuneración adquiriendo bienes, es entonces deseable, para la teoría económica convencional, que el ingreso total de la sociedad se concentre en pocas manos, ya que los perceptores de ganancias y rentas no destinan la totalidad de las mismas a la demanda de bienes de consumo y ese porcentaje no consumido puede destinarse a la inversión.”
      [citation needed]
      La justificación utilitaria de la desigualdad en el ingreso es el generar incentivos a mayor (y mejor) esfuerzo. Si el esfuerzo (ajustado por el riesgo) no es recompensado adecuadamente, se debilitan los incentivos a producir bienes y servicios, a posponer consumo (i.e. ahorro), a tomar riesgos, etc. Por eso, los utilitaristas en general estamos a favor de la meritocracia, pero con matices [1], dado que un mundo meritocrático, por bueno que sea [2], tiene sus defectos [3]
      La concentración del ingreso no es condición necesaria ni suficiente para promover un fuerte proceso de inversión.

      Interesante lectura para aqueloos interesados en la definición de ahorro e inversión según la óptica “ortodoxa” sin caer en falacias del hombre de paja: http://www.themoneyillusion.com/?p=12617

      1- http://www.slate.com/blogs/moneybox/2012/01/26/what_would_meritocracy_look_like_.html
      2- http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02185370902767581#preview
      3- http://ips.sagepub.com/content/29/1/7.short?rss=1&ssource=mfr

  7. Norberto dice:

    Tambien relacionado con el tema, en el excelente artículo de Página de hoy, Martín Granovsky hace refereencia al artículo de The Guardian de Richard Drayton
    http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/may/02/democracies-stop-predatory-financiers-argentina-bolivia
    donde hay respuestas, si bien de un periodista inglés, a los interrogantes de los últimos post y comentarios de los últimos días sobre este y temas relacionados con YPF/Repsol.
    Es interesante ver que su opinión es coincidente con los que esto vemos como una puja entre el capital financiero y el productivo en general, y toma esto como un avance en el sentido correcto hacia la economía real.
    Nunca menos y abrazos

    • Rogelio dice:

      Estimados Abel, Norberto:

      La nota de Richard Drayton en el The Guardian inglés es, efectivamente, de gran interés.

      Su mismo título lo indica con claridad: Las democracias pueden detener a los depredadores financieros – Argentina y Bolivia están mostrando cómo hacerlo.

      Soberanías nacionales: valor universal del desafío
      A este fenómeno me refiero en mi comentario anterior cuando digo que la disyuntiva es hoy “poder nacional o poder corporativo” y lo hago convencido de que no se trata de una cuestión exclusivamente nuestra, de los argentinos. La nota de Drayton prueba que es un desafío absolutamente general. Lo afrontan cada una de las naciones europeas y también USA.
      En este sentido, las soberanías nacionales no son contradictorias entre sí sino complementarias unas con otras.

      El futuro viable pasa por el fortalecimiento de las naciones soberanas como sujetos esenciales y perdurables de los procesos de integración mayores: regionales, continentales y universales.
      Aunque actualmente pululen ciertos personajes aprovechados y/o confundidos que parlotean sobre la decadencia de los estados-nación (por ejemplo, tipos de la catadura del legislador de la Coalición Cívica Fernando Iglesias, autor de “Modernidad Global una revolución copernicana en los asuntos humanos” y otros especímenes de la misma calaña).

      O no habrá futuro humano porque el predominio corporativo financiero acaba necesariamente en depredación.
      Invito a quien lo dude a hacer un somero repaso de la evolución en la situación de los países de Europa (incluida la Gran Bretaña) y de USA (véase por ej. la nota “Abundan las razones para el reflujo en el crecimiento del empleo” en el New York Times de ayer, donde se informa que las cifras de creación de empleo son decepcionantes y ya están llegando a 14 millones de desocupados).

      Apropiación del capital nacional
      Justamente, Abel, el hecho de que una proporción MUY importante [del capital nacional] está en instituciones financieras con sedes en Montevideo, Miami, Ginebra. Inclusive, por sumas muy significativas, en Vaduz es clave para el análisis, porque prueba inequívocamente que Argentina ha sido y es una exportadora neta de de capital en beneficio del poder financiero especulativo.

      Por lo tanto, si de “inversión y formación de capital” se trata, el primer paso es considerar cuáles son las acciones específicas para “apropiarnos como nación” del capital que efectivamente continua generando nuestra economía.

      En esa dirección va el análisis de Tonelli: apostar a los sectores que siguen “la lógica de acumulación centrada en la Argentina” – poder nacional – y desalentar a los que evolucionan según “la lógica trasnacional de valorización de su capital” – poder corporativo -

      Saludos

      • oti dice:

        Rogelio, desde que se desencadenó la crisis global vengo diciendo que el asunto fundamental de los países, no solo de Argentina es lograr construir un Estado Nacional. Y que no se puede entender la dinámica de crisis de desintegración global si no se entiende la lucha por entre Estados nacionales potenciales y la oligarquía global que es la clase social (el poder) que está detrás de las corporaciones que mencionás. Excelente tu comentario, Rogelio. Hay que machacar permanentemente en eso. Saludos.

      • Rogelio dice:

        Oti, creo que en buena medida es lo que se está haciendo en Argentina desde hace varios años. Por supuesto que es perfectible, pero los avances y mejoras que se puedan hacer dependen siempre de las condiciones políticas generales, no sólo de una voluntad individual. Y por lo tanto, requieren conducción y aprendizaje colectivo constante.

        Mi comentario no es otra cosa que una glosa al artículo económico de Tonelli posteado por Abel, combinado con los conceptos políticos del jefe del bloque de diputados del FPV al cerrar el debate de nacionalización de YPF (que se puede ver AQUÍ).

        Saludos

  8. oti dice:

    Yo diría que es lo que se está haciendo en la argentina desde el 2007/8, cuando se empezó a vislumbrar la real magnitud de la crisis global. El proceso de gobierno, desde ese momento, responde al intento de aumentar las capacidades nacionales como alternativa de supervivencia frente a la desintegración global.

    La alternativa natural a la desintegración que promueve la oligarquía global es la afirmación de las soberanías nacionales y su cooperación en torno a principios comunes.

    Conductores políticos históricos, de la talla de un Perón o un De Gaulle, sabían muy bien la diferencia entre un “universalismo” oligárquico “tecnocrático” de uno al que se llega desde las soberanías nacionales. Esos conductores conocían muy bien el paño. El gobierno de la Argentina recién lo empieza a conocer.

    • Lucas dice:

      “La alternativa natural a la desintegración que promueve la oligarquía global es la afirmación de las soberanías nacionales y su cooperación en torno a principios comunes.”
      - Sería interesante conocer cuál es la desintegración que promueve la “oligarquía global”.
      - La alternativa a la inevitable pérdida de relevancia del Estado-Nación es la creación de instituciones democráticas de alcance global [1]

      1- http://en.wikipedia.org/wiki/World_Federalist_Movement

      • victorlustig dice:

        Lucas, eso seria cierto si y solo si los boards vivieran en una nave espacial, como no es asi, privilegian el donde viven, ejemplo, si una cia tiene sede social en NY, olvidate que privilegien Zimbawe, ejemplo, en 2006/7 Bush the lesser a traves de un recondito parrafo en una ley eximio de impuestos a las ganancias de capital de las cias americanas al repatriar dichas ganancias, resultado, un monton de plata volvio a USA.

        Por eso, el discurso de transnacionalizacion es sarasa, dicho de otra forma, el mercantilismo vive, y, como corolario de eso, es una enfermedad que se cura con el desarrollo (a veces)

        Dejo de lado el sandwich irlandes o el doble sandwich irlandes en materia de ganancia imponible en USA, que cada tanto, se soluciona con lo mencionado arriba

      • Rogelio dice:

        Estimado Lucas:

        El Movimiento Federalista Mundial (WFM) es a la geopolítica lo mismo que el Esperanto a la comunicación entre los humanos. Es obvio que no va a andar, no es así como ocurren las cosas ¿ no le parece ?
        Saludos

  9. Mariano T. dice:

    Si hay muchos capitales que todavía se quedan y se reinvierten acá, me parece que es para descorchar champagne y no para quejarse.
    A mi ya no me agarran. Hay capitales que estan acostumbrados al alto riesgo político, con ganancias que compensan ese riesgo, a mi no me tientan ni con el 50% anual. Que vayan a “disciplinar” a su abuela.

    • Lucas dice:

      “Hay capitales que estan acostumbrados al alto riesgo político, con ganancias que compensan ese riesgo, a mi no me tientan ni con el 50% anual. Que vayan a “disciplinar” a su abuela.”
      Como dice Andrés Velasco:
      “After this expropriation, they insist, no one will ever again invest in Argentina.
      That is false, just as previous claims that no one would lend to Argentina after its umpteenth debt default turned out to be false. As P.T. Barnum reminds us, there is a sucker born every minute; a sucker who will be bailed out by his government if he over-lends surely is born almost as often.” [1]
      Los bol*dos nunca faltan. O los que creen que pueden jugar mejor el juego que intentó Repsol:
      “En 2007, y ya con Antoni Brufau al frente de la petrolera, el presidente Néstor Kirchner pidió a REPSOL que un grupo argentino entrara a formar parte de la compañía. Se trataba del grupo Petersen de la familia de Enrique Eskenazi. La familia Eskenazi era una familia de la alta burguesía de Santa Cruz, región que había sido presidida (oh! casualidad!) por Néstor Kirchner, antes de ser presidente de Argentina. De hecho, Enrique Eskenazi era amigo íntimo de don Néstor, tan íntimo que le había financiado las campañas electorales que le llevaron al poder. Es decir, el presidente Kirchner obligó en 2007 a REPSOL a aceptar un socio argentino que, casualmente, era un amigo íntimo de toda la vida y al que se le debían algunos favores políticos. Antoni Brufau aceptó porque sabía que siempre es bueno tener inversores locales con conexiones políticas. Es bueno que los insiders te señales la existencia de luces ámbar antes de que se vuelvan rojas. Por esto aceptó que la familia Eskenazi tenga primero el 15% y luego el 25% de la compañía. ” [2]
      Exxon (un ejemplo) no va a invertir sin tener el respaldo completo de la Embajada en caso de que alguien se quiera hacer el vivo y/o se asegurará de corromper a quienes corresponda para proteger sus derechos de propiedad. En otras palabras, las cosas se hacen por las buenas (acuerdos de inversión, seguridad jurídica, respeto de contratos) o por las malas (lobbies, corrupción, etc) si la rentabilidad esperada es alta. Por eso las compañías occidentales invierten en Turkmenistán.

      1- http://www.project-syndicate.org/commentary/the-last-argentine-picture-show
      2- http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/288-no-llores-por-mí-argentina-llora-por-tí.html

      • victorlustig dice:

        entonces vos decis que las compañias occidentales, mas especificamente las americanas, no cumplen con FCPA?

        No sera que quizas el motivo es otro, basicamente las ganancias esperadas en funcion de la inversion son tan grandes que se cumple lo de Barnum?

        Brasil, con Petrobras y el Presal, aparte de la baja momentanea de las acciones de esta no es, llevandolo a la refutacion de paradigma, el caso que muestra que todo lo que dice Sala y Martin es basicamente sarasa, eso si, intelectualmente linda?

        Me hace acordar a Foroeconomico, ante el hecho de aca,lo llamaban confiscacion, al de Brasil, apropiacion, eso si, ante mi pregunta de por que distinto adjetivo frente a hechos iguales me dicen, el mercado castigo mucho las acciones, pero no por que usar terminos distintos, y, que suena distinto

        Me parece que hay un bias intelectual, lo cual impide analizar objetivamente las cosas, por ejemplo, la ley americana y el FCPA o lo de Brasil, o, mas distintas reacciones frente a lode Repsol y lo de Bolivia, que, ya que estamos, estan diciendo por boca de su vicepresidente vamos a ver si tenemos que pagar algo.

  10. oti dice:

    Lucas, te respondo:

    La desintegración que promueve la oligarquía global consiste en salvatajes financieros y ajustes fiscales. Quieren convencer al mundo de que al sistema financiero quebrado hay que salvarlo cueste lo que cueste. Por eso Europa Occidental es una ruina y USA también.

    Dicha oligarquía está administrando la crisis en USA y Europa Occidental y así le va a los gobiernos que aceptan eso.

    Muy pocos países se están resistiendo, por ahora, a eso, entre ellos la Argentina, Rusia y China. Estos países quieren hacer algo con su economía “real” y para eso necesitan empezar a controlar nacionalmente una serie de recursos, además de los financieros.

    Estos ejemplos están indicando que no sólo está resurgiendo rápidamente la concepción y acción del Estado Nacional sino que, además, la oligarquía globalista no puede oponer a eso más que escenarios que empujen a la guerra, como lo revela la presión por el cambio de régimen en Siria, el caso Irán y el desplazamiento de misiles en la frontera con Rusia que se está convirtiendo paulatinamente en un tema muy serio.

    Las noticias actuales son: la globalización se está desintegrando, la oligarquía que la sostiene quiere aprovechar eso para acentuar su dominio, pero, como siempre sucedió en la historia, le surgen contrincantes que afirman el poder nacional contra los intentos globalistas.

    La solución es más soberanía, en todas partes. Ningún pueblo que viva en un país soberano quiere la ruina de otro pueblo. Eso quieren los imperios. No hay impedimentos inherentes a las naciones soberanas para lograr cooperación, acuerdos y compromisos que beneficien a todos.

    • Rogelio dice:

      Abel, Víctor, el caso que presenta el anexo multimedia del NYT sirve para profundizar en el conocimiento de la función que cumplen los paraísos fiscales. El caso está aplicado a la evasión de impuestos de USA por parte de Apple. Quizás le falte señalar quién conduce los “fiscal paradise” y hoy está en vísperas de entrar en bancarrota.

      Más adelante sería bueno que hiciéramos un ejercicio de “localización”, procurando ejemplificar como funciona la misma bicicleta en nuestro país. Sin apuro y bien documentado.

      Será un aporte valioso para descular cómo mejorar los niveles de Inversión y formación de capital en Argentina, aunque los muchachos de Vaduz y Montevideo tiren la bronca.

      Dejo en manos de Abel la iniciativa.

      Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 656 seguidores

%d personas les gusta esto: